historiademendoza-agentina-montiel.jimdo

San Carlos prepara acciones legales para frenar la exploración minera

San Carlos prepara acciones legales para frenar la exploración minera

El intendente Jorge Difonso entregó al Gobierno un petitorio votado por los vecinos autoconvocados que ayer protestaron sobre la ruta 40. Recordó que Laguna del Diamante es área protegida.

Finalmente, el intendente de San Carlos, Jorge Difonso, se reunió con funcionarios de gobierno esta mañana para aclarar puntos de un tema que entró en el centro de la escena desde que días atrás el Consejo de Minería de la Provincia otorgó la concesión de un área de exploración de oro y cobre a la empresa canadiense Teck Cominco en las cercanías a la Laguna del Diamante.

Durante casi una hora, Difonso conversó con el ministro de Gobierno, Félix González, el secretario de Medio Ambiente y la directora de Minería, Adriana Blesa.

Justamente fue Gudiño el encargado de despejar dudas acerca del alcance que tiene el edicto que permite a Teck Cominco marcar la cancha para futuras exploraciones y explotaciones en la bautizada “mina San Carlos”, es decir que por ahora no concede ninguna autorización para realizar trabajos en la zona.

Además le explicó al intendente que ahora se abre una etapa en la cual el municipio y cualquier persona o organización que lo desee puede hacer presentaciones legales ante el Consejo de Minería para oponerse a ese derecho concedido. Luego, esa área deberá analizar si da lugar o no a esas posiciones.

Y es en este paso donde se detendrá el jefe comunal y su equipo legal. Durante diciembre prepararán varias medidas que apuntarán básicamente a dejar en claro que cualquier actividad minera que se realice dentro de una reserva natural como la Laguna del Diamante constituye un delito. Se trata del arma más eficaz que tiene San Carlos para revertir la situación, según reconocieron desde la Secretaría de Medio Ambiente.

Es que el Consejo de Minería no podría dejar de reconocer que se trata de un área protegida y que su aprobación para registrar la mina a nombre de esa empresa canadiense se basó en estudios que presentó la interesada en 2000, cuando aún no regía la ley que dio luz verde a la ampliación de la reserva.

Difonso llegó a ese encuentro en Casa de Gobierno con un petitorio votado por todos los vecinos autoconvocados de San Carlos que ayer protestaron durante todo el día sobre la ruta 40 al sur de Pareditas, justo donde el camino se bifurca en la 143 a San Rafael y la 40 sigue hacia Agua del Toro y la Laguna del Diamante. En ese escrito los sancarlinos pidieron a la Provincia que dé marcha atrás con el edicto.

Los vecinos analizarán lo ocurrido en esta reunión el próximo viernes, cuando en una asamblea que realizarán a la noche en la terminal de ómnibus de Eugenio Bustos determinarán las próximas acciones a seguir y que podrían incluir cortes más significativos que los de ayer durante todo el fin de semana

oregano
oregano

Orégano: un negocio con “aroma a poco”

Con más de la mitad de la superficie cultivada en el país, la provincia de Mendoza lidera cómodamente la producción nacional de orégano y se ha constituido en referente para le negocio. Esto no implica que la situación de los que producen sea floreciente.

La limitada superficie de la que dispone la mayoría de los productores; los actados recursos para financiar el cultivo; y su escasa capacidad negociadora ante los acopiadores, entre otros factores, hacen que los números no siempre terminen de cerrar.

Estas debilidades, junto con algunas fortalezas del sector quedaron expuestas la semana pasada, durante el Seminario de Producción de Orégano y de Pimiento para Pimentón, realizado en Chilecito, San Carlos.

El encuentro fue organizado por la Agencia de Extensión Rural La Consulta INTA y congregó a productores y técnicos de Cuyo, así como del Noroeste argentino, de Buenos Aires y Neuquén, que también viajaron para aprovechar al día siguiente el Foro Federal de Hierbas Aromáticas y Especias, realizado asimismo en el Valle de Uco.

¿Por qué el Valle de Uco? Esta zona, y más precisamente San Carlos, concentra el 92 % de la producción de orégano de Mendoza (1.063 hectáreas), lo que equivale al 50% de la superficie del país. Al mismo tiempo el seminario sirvió para permitir evaluar a productores locales alternativas de producción, complementarias, como el pimiento para pimentón.

Variables de rentabilidad

Al analizar costos y rentabilidad, el Ing. Agr. Pablo Bauzá, de la AER La Consulta, plantea una serie de opciones, según un esquema socioeconómico basado en 5 modelos de productor, diferenciados de acuerdo a las siguientes variables: propiedad de la tierra, labores de cultivo, limpieza con zaranda y propiedad sobre la zaranda.

La combinación de esas variables, según si los productores poseen la tierra o la alquilan, si realizan o no labores culturales o si tienen su propia zaranda o la arriendan, resulta determinante a la hora de lograr un cultivo rentable, salir a costo o ir a pérdida.

Entre los costos del cultivo, el arriendo de la tierra es el más elevado, aunque cabe aclarar que en el Valle de Uco es normal que no se pague dinero por el alquiler, si no que se deja entre el 20% y el 30% del orégano al arrendatario.

Desde el INTA, que lleva adelante un fuerte trabajo de transferencia y apoyo al desarrollo rural del productor oreganero, señalan que “en San Carlos predomina el modelo de productor que alquila la tierra y hace todas las tareas del cultivo. Para este tipo de productor, se calcula que debería obtener un rendimiento por encima de los 1700 kg/ha (kilos por hectárea) para no perder dinero”.

En relación a los rendimientos, se consideran altos cuando alcanzan, en promedio, alrededor de 2000 kg/ha en el primer año del cultivo, llegando a 3000 kg/ha desde el segundo hasta el cuarto año. Mientras que son rendimientos pobres cuando se llega apenas a 1000 kg/ha el primer año y no alcanzan ese volumen desde el segundo año.

En cuanto a los precios, actualmente se está pagando al productor (en promedio, a lo largo del año) $7 el kilo de orégano sucio (trillado pero no zarandeado) y $8 el kilo del producto limpio.

Lo que ocurre, explica Bauzá, es que “la mayoría de los productores chicos (según datos censados en 2006-2007, el 80% de los productores de orégano cuenta con menos de 10 ha cada uno) no tienen la capacidad de aguantar hasta la época de mejores precios. Así, es normal que vendan el kilo de orégano a $5 o $6 el kilo”.

De las conclusiones obtenidas tras el análisis (realizado sobre datos de la temporada 2009-2010), el técnico del INTA resaltó que el agregado de valor por medio de la limpieza del producto resulta beneficioso, incluso teniendo que alquilar la máquina para limpiarlo.

Poseer la tierra se hace indispensable, para la rentabilidad de la producción. A este tipo de productor, aseguró el técnico, “el negocio le cierra pero los que alquilan la tierra sólo cubren los costos”.

De lo expuesto sobre los costos, que en muchos casos apenas se cubren, algunos asistentes al seminario realizado en San Carlos plantearon por qué la gente sigue produciendo orégano cuando los números no cierran. Parece que prefieren no trabajar en relación de dependencia.

“Los años buenos hay ganancia y los otros años les permite ser sus propios patrones”, sugiere Bauzá.

Claro que no todo es sombras para el orégano. Bien llevado el cultivo, se pueden obtener buenos rendimientos y un beneficio económico aceptable. Lo asegura Julio Rodríguez, productor de Chilecito, San Carlos.

Trabaja sobre tierras propias y alquiladas; con mano de obra familiar una parte, y otra parte contratada. Se enorgullece de haber alcanzado en ocasiones rindes de 5000 kg/ ha. Pero asegura que la clave está en planificar. “La gente no se da cuenta que puede lograr diferencias pero para ganar hay que invertir”, advierte.

Qué variedades cultivar

Otro aspecto que incide de manera considerable en el balance del negocio a mediano plazo es qué tipo de orégano es conveniente cultivar. En el INTA La Consulta han hecho ensayos que arrojaron conclusiones interesantes; aunque algunos productores dan testimonio de sus propias experiencias.

En este sentido, Julio Rodríguez -que es socio de la Cooperativa Agricultores del Valle- cuenta que en su finca antes hacían el orégano mendocino “que tiene muy buen aroma pero es delicado para mantenerlo”.

Luego empezó a cultivar compacto por una razón de rendimientos, porque “el mendocino estaba bajando los rindes y el compacto venía con mucho vigor; pero al pasar los años ha perdido la sanidad que tenía al comienzo, en lo que colabora también la falta de rotación. La gente se confió con el compacto por su vigor, llegando a no curarlo nunca”, afirma Rodríguez y se interesa por lo que se sugirió durante el Seminario, de sumar otros ecotipos con mejor sanidad.

Más adelante en el Seminario, el Ing. Agr. Daniel Suares, de la AER Villa Dolores INTA (Córdoba) habló sobre la nutrición en el cultivo de orégano y el Ing. Agr. Jorge Lafi, de la Facultad de Ciencias Agrarias Universidad Nacional de Cuyo se explayó acerca de las enfermedades de esta aromática.

 

el petiso orejudo Cayetano Santos Godino
el petiso orejudo Cayetano Santos Godino

 

un siglo del primer asesino serial argentino

Hace cien años caía detenido Cayetano Santos Godino, “El Petiso Orejudo”, un cruel y enigmático criminal.

Textos: Rolando López - Ilustración: Víctor Gallardo

La palma de una mano humana poblada de migas de pan asoma tiesa por la única ventana de una celda de la Cárcel del Fin del Mundo. Las gaviotas revolotean desconfiadas. Hasta que una peca de confianzuda y se posa sobre la mano para empezar a comer.
En ese momento la mano se cierra sobre una de las patas de la gaviota y ese brazo se introduce nuevamente al interior de la celda. La gaviota pasa por entre medio de los barrotes con cierta dificultad porque es un ave grande. Pero igual pasa.
Desde las celdas cercanas, otros presos alcanzan a sentir el jadeo de quien acaba de atrapar a la gaviota: son como jadeos de placer. Después se escuchan ruidos secos y los chillidos del animal.
Todos saben de quién se trata: es el hombre que primero le arranca un ala a la gaviota y la deja que camine torpemente por el piso de la celda; después le quiebra una pata con sus dedos y la vuelve a hacer caminar por la celda pequeña. La toma entre sus manos de nuevo y le fija la cabeza; con una pequeña varilla de metal deja tuerto al animal. De pronto todos los ruidos terminan. Santos Godino, con sus manos ensangrentadas alcanza un poco de paz: ha vuelto a torturar y matar a un ser vivo; algo que no puede dejar de hacer.
Cayetano Santos Godino nació en Capital Federal el 31 de octubre de 1896. Hijo de inmigrantes calabreses, tuvo seis hermanos. Su padre era alcohólico y golpeador. En su paso por las escuelas primarias manifestó una conducta extraña: era un chico malo.
Entre los 7 y 10 años se le registran al menos tres intentos de homicidios de niños, quienes -junto con los incendios- eran su debilidad.
Desde los diez años fue detenido en más de una ocasión por incendios que provocaba y por ser atrapado poco antes de que matara a alguien, pero estaba claro que tarde o temprano se iba a convertir en asesino. Entró y salió de institutos de menores debido a su corta edad. A los once, junto con su amigo Alfredo Tersi, empezó a robar relojes y carteras que los obreros de la zona dejaban en las obras en construcción donde trabajaban.
Hacia 1906, Cayetano fue confinado a la Colonia de Menores de Marcos Paz, adonde lo mandó su padre después de que encontrara debajo de su cama una caja de zapatos llena de pajaritos muertos. En la Colonia aprendió a leer y a escribir rústicamente pero, según sus historiadores, "fue en ese sitio donde se convirtió en un asesino potenciado".
En libertad, volvió a vivir en la casa de sus padres, en el barrio Parque Patricios de Capital Federal. Conseguía trabajos a los que renunciaba de inmediato: la calle se había vuelto su hogar y pasaba días sin regresar a lo de sus padres. En la zona ya lo llamaban El Petiso Orejudo.
El 7 de junio de 1912, Cayetano unificó sus dos debilidades: el asesinato y la piromanía, y acercó un fósforo encendido al vestido de su vecina Reyna Vainicoff, de cinco años. La niña falleció días después en el Hospital de Niños como consecuencia de las quemaduras. Sin embargo, la hasta entonces falta de pruebas logró salvarlo.

La horrenda muerte

Su crimen más recordado ocurrió poco antes de su detención y fue reflejado por la prensa como "la horrenda muerte de Jesualdo Giordano".
El 3 de diciembre de 1912, Cayetano encontró a su vecinito Jesualdo Giordano, de tres años, y lo tomó en brazos. Lo llevó por calle Progreso al 2000 de Capital Federal y se detuvo en un almacén, donde compró caramelos que le regaló al nene.

Luego lo introdujo en un sitio llamado La Quinta de Moreno, en el cruce de las calles Catamarca y 18 de Noviembre. Allí, Cayetano hizo acostar al niño y lo ató y lo golpeó. Como Jesualdo seguía vivo, al Petiso Orejudo se le ocurrió ir por un clavo. Al salir de la Quinta, se encontró con el padre de Jesualdo, quien le preguntó por él. "No sé, vaya a la comisaría", le contestó Cayetano.
Cuando regresó al sitio donde había dejado al niño, Cayetano tomó el clavo que había ido a buscar y se lo clavó en la sien, por más que el nene ya estaba muerto.
En los diarios de la época reflejaron el cinismo del Petiso Orejudo cuando escribieron que "el principal sospechoso del crimen estuvo presente en la reconstrucción del hecho". Días más tarde, la policía lo detenía y después el propio Cayetano se hizo cargo, durante su declaración, de tres casos más de homicidios: los de Reyna Vainicoff (5), de Arturo Laurora (13) y de una nena de un año y 11 meses que nunca fue identificada. En todos los casos, se comprobó que Cayetano, antes de matar, torturó a sus víctimas.

Al hospicio

A principios de 1914, El Petiso Orejudo recaló en el hospicio Mercedes, donde a poco de llegar casi asesinó a dos de sus colegas de encierro; debido a eso fue que lo aislaron. Un juez de apellido Oro solicitó los informes psiquiátricos acerca de Cayetano y una dupla médica lo consideró de la siguiente manera: "Es un alienado mental, un degenerado hereditario imbécil e irresponsable".
Justamente la palabra "irresponsable", salvó de momento al Petiso Orejudo, ya que en octubre de ese año el juez Oro declaró al acusado como irresponsable de sus crímenes y Cayetano fue absuelto pero siguió en el hospicio Mercedes.
Igual, luego de una serie de apelaciones, sobre todo basadas en la opinión pública, la Cámara de Apelaciones condenó a Cayetano Godino a la pena de prisión por tiempo indeterminado, ya que un nuevo informe psiquiátrico indicaba que Godino ya no era "un imbécil absoluto", algo que el artículo 181 del Código Penal de entonces consideraba imprescindible para no ser un inimputable. Para los especialistas, El Petiso Orejudo "había mejorado su psiquis mientras estuvo en el hospicio".
Con este dato, el 20 de noviembre de 1915 Cayetano fue a parar a la Penitenciaría Nacional en calidad de preso común, donde terminó de aprender a leer y escribir.

La cárcel del fin del mundo

La Cárcel del Fin del Mundo, inaugurada en 1904 en Ushuaia para presos reincidentes, pasó a ser un temible depósito de delincuentes cuando en 1922 la comenzaron a usar solamente para internos condenados por tiempo indeterminado: allí fue a parar El Petiso Orejudo el 28 de marzo de 1923. Debido a su peligrosidad, le dieron la celda 90 en solitario, donde nunca recibió ni una visita familiar. Sus padres ni siquiera contestaban sus cartas.
Otra particularidad de Godino tiene que ver con que fue el primer delincuente en atender a la prensa. En 1933 le concedió una larga entrevista al cronista estrella de la revista Caras y Caretas, Juan José de Soiza y Reilly, quien indicó que Godino acababa de salir del hospital de la cárcel después de que un grupo de presos le propinara una feroz golpiza. ¿Qué había hecho El Petiso Orejudo?: había matado a dos gatos que eran las mascotas preferidas de esos internos.
Nunca se recuperó de aquella golpiza y los últimos años de su vida los pasó inmerso en la lástima. Murió en el penal el 15 de noviembre de 1944; las causas de su deceso siempre fueron confusas.
Hacia 1947 el gobierno de Perón ordenó cerrar la Cárcel del Fin del Mundo (aunque fue reabierta por la Revolución Libertadora, ahora para presos políticos). Y cuando fueron a por los huesos de El Petiso Orejudo, que habían sido enterrados en una suerte de cementerio al lado del penal, no había nada.

Nota: escritores, periodistas, criminólogos y especialistas de otras áreas, se reunieron el martes 2 de octubre en un coloquio en el Museo del Libro y de la Lengua, en Capital Federal. Allí analizaron qué significaron los asesinatos y delitos cometidos por este singular adolescente de la historia criminal argentina. Los datos para esta nota fueron extraídos de dicho coloquio.

Tíndaro Muscará: "Donde llegue nuestra voz, llegará el conocimiento"
Un verdadero hombre de radio cuenta su experiencia. "La radio es una pasión, una vocación para quienes hemos participado en ella" destacó.
27 de Agosto de 2010
Por Maria Eugenia Leonforte, Horacio Yacante y Manuela Moretta. Alumnos de Tercer Año de Periodismo del Instituto Fabián Calle.

Cuando entendemos que la historia se escribe día a día, podemos valorar cada uno de los pasos que fue dando la radiofonía argentina en estos 90 años.

Como todo gran relato, los hechos deben apoyarse en grandes hazañas y mitologías. Al hablar de radio, hablamos de historia, de personajes tangibles, y de héroes que a lo largo del misterio de las voces transportaron los miles de sucesos que construyeron la historia de nuestra Nación.

Tíndaro Muscará se erige como uno de estos emblemas del éter mendocino.

En una breve pero amena charla nos acerca a los años pasados a los que suma su trayectoria, con gran pasión nos habla de sus deseos, sus ganas y la profunda devoción por que la radio siga teniendo voz.

- ¿Qué es la radio?
- La radio es algo intangible que queremos hacer real. En mi caso no solo quería escuchar sino también participar, hacer tangible a esos personajes. No podía imaginar que fueran solo una voz, quería verlos, tocarlos, saber quienes eran. Hace 50 años la radio no evolucionaba a nivel técnico como ahora, ni existía el grado cultural amplio que hay en la actualidad. Hoy en día hay más posibilidades, hay más voces de gente que antes no la tenia. La radio es una pasión, una vocación para quienes hemos participado en ella. Es compleja, no es sencilla, no es sentarse y solo hablar.

-¿Cómo ve la radio en la actualidad?
-Experimentó un estancamiento y un retroceso a partir de la época militar. Sustentadas en un vacío legal, aún con la vuelta de la democracia al poder, a partir de 1989 comenzaron a dar sus primeros pasos las FM. Pasos que partieron desde la informalidad y hasta, desde la ilegalidad. Pero lamentablemente no se remitió solo a esto. Con la apertura de las nuevas emisoras, ingresaron también un gran número de personas sin vocación ni capacidad, y con el único objetivo de obtener un rédito comercial. Por eso es que se hace imperante volver a la radio, con gente calificada, preparada y con vocación de sacrificio. Y que cumplan con el rol fundamental de formación, que nunca debió ser abandonado. Porque una radio que no forma, no sirve para nada. Si no, lo que resta para el futuro es solo mediocridad.

- ¿Que se necesita para hacer radio?
- Hay que ser libre y luego hay que trabajar, teniendo siempre espíritu de sacrificio, continuidad y fundamentalmente vocación. Sin estos elementos no se podría hacer radio responsablemente.

- ¿Qué homenaje deben ofrecer las nuevas generaciones de comunicadores a la radio?
- Deberían hacer un juramento público, por la Patria y la soberanía, a mantener la voz siempre desde el compromiso de formar a las nuevas generaciones. Y sobre todo si entendemos que nuestra voz es parte de esa soberanía, y a donde llegue nuestra voz la acompañará el conocimiento. Yo creo en los jóvenes pero creo que deben comprometerse a formar gente, a utilizar un buen vocabulario y a trabajar con sacrificio y vocación.

Ficha
Nombre: Tíndaro Muscará
Fecha de nacimiento: 5 de febrero de 1940
Estado civil: Casado, dos hijas mujeres y cinco nietos
Hobby: la radio
Libro de referencia: la Biblia.
Libro favorito: el diccionario.
Profesión: Locutor Nacional, formado en el ISER (Instituto Superior de Enseñanza Radiofónica) y en el COMFER (Comité Federal de Radiodifusión). Martillero público; Auxiliar en criminología, Enólogo y periodista.
“El trabajo que más disfruté fue el de locutor y comunicador social; no tengo ningún referente o modelo a seguir, pero podría señalar a un compañero que me enseñó mucho: César Agüero.”
JOSEMARIA LIONELLI
JOSEMARIA LIONELLI

 

Los Leonelli, los únicos asesinos seriales que ha tenido Mendoza

Marcos y José María eran hermanos. En 1916 fueron detenidos por un homicidio, pero en la casa familiar se hallaron varios cadáveres más, la mayoría de los cuales fue imposible identificar.
23-10-2011

Marcela Furlano
mfurlano@diariouno.net.ar

Muchos creen que nuestra provincia tiene la fortuna de no poseer en su historia criminal asesinos en serie, pero hay una excepción: los hermanos Marcos y José María Leonelli, aquellos que en 1916 revolucionaron la tranquila Mendoza con el crimen de un joven de 18 años, Tufik Ladekani, un cambista que iba a casarse en pocos días. En la cárcel de Boulogne Sur Mer se guardan los prontuarios de ambos y por primera vez llegan a la prensa.


La punta del iceberg
El 20 de diciembre de 1916 Tufik Ladekani fue interceptado por José María, quien sabía que Tufik cambiaba dinero y que llevaba una tentadora suma encima. Le ofreció un trato que tenían que cerrar en la casa-negocio de los Leonelli, una cochería (carros tirados por caballos) que había remplazado el almacén que antes tenían en la misma dirección, Salta y Urquiza. Allí los esperaba Marcos, y entre ambos hermanos asesinaron a golpes y finalmente por asfixia al cambista, cuyos gritos de terror terminaron con la policía encontrando su cadáver, sin saber que éste era sólo el inicio de la más macabra historia criminal de la provincia.


Casa sitiada
Dos días después de la muerte de Ladekani, la Justicia ordenó, ante la sospecha de otros asesinatos, realizar excavaciones en varias zonas de la casa. El primer día de trabajo aparecieron restos humanos debajo de la cocina familiar, enterrados junto a dos chalecos que tenían varios billetes de lotería. Nunca pudieron ser identificados y por ello los hermanos no fueron juzgados.

Hay que recordar las escasas o casi nulas herramientas que los investigadores poseían en esa época para la identificación de cadáveres, situación que favoreció notablemente a los homicidas, ya que Marcos fue condenado por dos asesinatos y el encubrimiento de otra muerte y su hermano por uno solo, cuando los diarios daban cuenta de que varias personas relacionadas con ellos habían desaparecido.

Fueron muchas las osamentas que aparecieron en la casa familiar, incluidos los restos de un neonato y de un niño de unos 4 años. La madre de los homicidas, Teresa Paolantonio, fue detenida (diario La Palabra del 16/1/1917) para averiguar si estos niños eran sus hijos, pero ante la falta de pruebas, fue puesta en libertad. Ella había quedado viuda y algunos diarios reflejaron una de las teorías que circulaba entre los vecinos: tanto el bebé por nacer como el niño eran fruto de relaciones extramatrimoniales, algo que “la moral” de los Leonelli no podía tolerar, y por ello habrían asesinado al menor de 4 “por ser hijo natural”, algo que tampoco pudo comprobarse.

Mientras, la casona debió ser puesta bajo vigilancia policial las 24 horas, ya que algunos vecinos querían incendiarla. El resto de la familia debió ser reubicada para que no fueran agredidos. Idéntico miedo deben haber sentido Marcos y José María Leonelli, ya que la multitud se agolpaba a la entrada de la comisaría donde estaban alojados y pedía a gritos que la policía se los entregara.

Para evitar un linchamiento permitieron que en reducidos grupos entraran a verlos. Vecinos, conocidos y personas que nunca los habían visto los insultaba y escupía, mientras ellos permanecían sentados en su celda. La medida extrema logró evitar que la muchedumbre tomara la comisaría e hiciera justicia por mano propia.


Identificados
Sólo dos cadáveres pudieron ser identificados además de Ladekani: los de Julián Azcona y Juan María Dávila (desaparecido en marzo de 1915). El primero fue hallado aún con las cuerdas y la toalla que usaron para ahorcarlo alrededor de su cuello, en el fondo de la casa y el segundo debajo de uno de los pozos ciegos.

Fue identificado por las iniciales bordadas en su sombrero, enterrado junto a su dueño. Los Leonelli tenían deudas con ambos y al parecer los asesinaron cuando fueron a exigirles los pagos. Es que los criminales habían conocido una época de mayor prosperidad. Llevaban muchos años en el comercio, eran reconocidos en la ciudad y por lo tanto, cuando para saldar las deudas hipotecaron sus propiedades, no fue extraño que obtuvieran ayuda de varias personas. Lo malo es que cuando reclamaban el pago, eran asesinados. Familiares de otros desaparecidos se presentaron a dar testimonio de la relación que tenían con los homicidas (vinculados por deudas), pero la falta de identificación de las víctimas impidió que la Justicia los alcanzara.

Se cree que unas doce personas estaban enterradas en la casa. El juicio empezó dos años más tarde por sólo tres víctimas y ni siquiera las familias tuvieron el consuelo de que pasaran toda la vida en la cárcel.
Calle Los Pescadores
Calle Los Pescadores

Francisco Guerrero - fguerrero@losandes.com.ar

Por lo que sabemos aquí los vecinos más antiguos, a esta zona llegaban en carros los pescadores de las lagunas del Rosario y aquí los vendían", comenta Juan Carnali, un hombre que hace casi 60 años se instaló sobre Pescadores, casi Bajada de Arrollabes, al límite entre la Cuarta Sección y el departamento de Las Heras.

En los planos de fines del siglo XIX la traza de la calle Pescadores figura, pero el origen del nombre tiene dos versiones. Una, la más conocida, es la de aquellos huarpes que pescaban bagres, pejerreyes patagónicos y percas (trucha criolla) y se los vendían a los españoles y criollos que habitaban la antigua ciudad de Mendoza, fundada en 1561.

La otra habla de pescadores portugueses en nuestra provincia, que a fines del siglo XVIII fueron prisioneros de los españoles y luego de ser liberados se dedicaron a esa actividad. Pescaban en las lagunas cercanas a la ciudad y luego vendían la mercadería en el sector noreste de la incipiente ciudad.

La calle, en algunos tramos se llama Pescadores y en otros, los carteles indican Los Pescadores. Sirve de límite entre Capital y Las Heras y es la continuación de Coronel Díaz. Se extiende desde Ramírez al Acceso Norte. Pero continúa dos cuadras más al este del Acceso y se pierde entre cañaverales y antiguos cauces de riego. De todas maneras, no hay mayores datos sobre su historia.

Las crónicas del siglo dieciocho cuentan que la pesca era una floreciente actividad desarrollada por los huarpes que en sus canoas de totora navegaban por las aguas de un sistema de lagunas y pantanos que en esa época estaban muy cerca de la ciudad. Martín Villanueva y Virgilio Roig, en su trabajo sobre ictiofauna de Mendoza (Iadiza), señalan que en la provincia, el más extenso de los complejos lacustres fue el del río Mendoza. Sus pantanos comenzaban en Barrancas y se extendían 100 kilómetros al norte hasta Jocolí. Desembocaba sus aguas en otro conjunto de lagunas, entre ellas estaban las de Guanacache y la del Rosario, alimentadas también por el río San Juan. La misma ciudad fue fundada a las orillas de estos pantanos. Entre los ejemplares que se obtenían se cuentan la trucha criolla, el pejerrey patagónico y los bagres otuno y chico. El estudio revela que a principios del siglo XIX Mendoza era aún una provincia pesquera, incluso, los pescados se vendían en Chile. Hasta 1885 era muy común ver arribar la carga a nuestra ciudad en carretas.

Pero luego, las lagunas empezaron a secarse por una caída constante y progresiva del caudal de agua que las alimentaba. Este fenómeno se aceleró a fines del siglo diecinueve y principios del XX. Todos los grandes reservorios, en especial los de Guanacache, se secaron por completo y así desaparecieron los peces y el trigo. Sólo se mantuvo la explotación de la madera (algarrobo).

En la Guía de Educación Ambiental, flora y fauna de Mendoza (1999) se señala que son diversas las causas del desecamiento. Entre ellas, que las zonas inundadas cercanas a la ciudad de Mendoza, por su capacidad de ser cultivadas, fueron desecadas y aprovechadas. Se encauzó el agua para poder extender el oasis inicial. Esto llevó a que cesaran los desbordes producidos por los ríos en el llano y justamente eran estos desbordes los que daban origen a las lagunas.

"Es importante rescatar el pasado lagunero de Mendoza, porque es algo que no lo tenemos muy presente. Pero en la primera cartografía realizada por los españoles, el punto central son las lagunas y la riqueza que ellas encerraban", asegura Jorge Ricardo Ponte, autor del libro "De los caciques del agua a la Mendoza de las acequias".

Sobre el tema, Ponte explica que la calle Los Pescadores no figura como una vía de importancia para la ciudad (la actual traza) y en algunos mapas aparece en forma paralela al canal zanjón Cacique Guaymallén (la extensión del cauce) y se une a la actual Pedro Pascual Segura.

Muchos sostienen que probablemente haya sido la huella por la que ingresaban los pescadores con sus carros a la ciudad. "Seguramente esta zona contenía agua y los peces estaban muy cerca de la ciudad", insiste Ponte. Y agrega: "Me parece que el nombre de la calle está más ligado a los portugueses que a los huarpes".

Finalmente, el investigador considera que otras calles deberían tener un merecido homenaje, como Olascoaga (Las Heras), que es la continuación de una de las calles más importantes de la vieja ciudad: Ituzaingó (ex de la Cañada), que era el camino hacia Chile y San Juan, a través de la calle La Chimba, hoy San Martín en la parte de Las Heras. "Olascoaga era un sector irrigado por la acequia Zapallar, y donde hoy se ubica un vivero muy conocido vivía el cacique Tabalqué. Esa zona, por lo menos debería llamarse Tabalqué", subraya.

Sacaron la escalera mecánica de la Tonsa, la primera del interior del país

Se instaló en 1958 y fue la primera del interior de Argentina. Se usaba para acceder al entonces famoso supermercado Persian, en el subsuelo.

Edición Impresa: viernes, 03 de mayo de 2013
DIARIO LOS ANDES
Sacaron la escalera mecánica de la Tonsa, la primera del interior del país

La estructura probablemente sea trasladada a otro centro comercial. (Orlando Pelichotti / Los Andes)

Ángeles L. Acosta - aacosta@losandes.com.ar

Subir o bajar por una escalera mecánica es algo a lo que si vamos al Shopping, por poner un ejemplo de tantos, no solemos prestarle mucha atención.

Son escalones que nos trasladan de una manera simple y rápida. O sea, en lo cotidiano le damos un uso funcional y listo. Pero, ¿cómo era usar una escalera de este tipo hace 40 años? Definitivamente, toda una odisea.
 
Ése es el recuerdo que queda a algunos pocos -de los más "antiguos"- propietarios de locales de la galería Tonsa. Es que allí se instaló en 1960 la primera escalera mecánica del interior de Argentina. Funcionó algo más de una década y luego quedó ahí, en desuso, como parte del paisaje de los transeúntes.

Hace un mes decidieron -no se sabe con precisión por qué- que era momento de sacarla. Ayer, luego de este tiempo de esfuerzo y trabajo, finalmente se logró completar la tarea que fue realizada por unos 15 operarios.

Sobre el destino que se dará ahora a la estructura metálica hay un par de versiones. Según testimonios recolectados en el lugar, se las llevan para alquilarlas por 3 ó 6 meses y luego las vuelven a instalar. Por otra parte, hay quienes indican que serán utilizadas en un espacio comercial que está próximo a inaugurarse en Mendoza.

Tal cual se recuerda, la escalera se colocó en 1958 y su inauguración fue dos años más tarde, junto a la de la misma Galería. Como está ubicada en la planta B, que sería la baja -ingresando por San Martín o por Catamarca- se utilizaba para bajar a la A, es decir el subsuelo, donde estaba ubicado el supermercado Persian.

Según los más memoriosos, la escalera se estropeó con el aluvión que ocurrió en 1970. "Fueron lluvias tremendas. Ahí entró mucha agua y por eso se cerró la escalera y ya no se volvió a utilizar. Además, cerró el supermercado que funcionaba allá abajo y que fue (también) el primero del interior del país. Los dueños son la familia Poquet", comentó Dante Cutri, que es miembro de la comisión directiva de la Galería.

El hombre es dueño de Casa Cutri, un local de artículos de joyas y relojes. Y, si bien era chico cuando la escalera aún funcionaba, sabe bastante de la historia de ese típico espacio céntrico. El comerciante contó que cuando inauguró la galería "era toda una novedad; un centro comercial con las principales casas del momento. La confitería Vía Veneto o el Cine City, son dos clásicos que fueron muy frecuentados. Cuando abrió este novedoso centro comercial, los primeros años, venía gente de clase alta sobre todo", relató Cutri, mientras inspeccionaba que el desmontaje de la escalera se realizara correctamente. Según adelantó el señor, hay un proyecto municipal que busca restaurar y ordenar la galería.

"La idea que tienen es de volver a lo tradicional. También hay varios proyectos de los estudiantes de arquitectura de la universidad que suelen venir a ver la estructura porque está en bastante buenas condiciones", dijo Cutri.

Por su parte, Jorge Leonori comentó algunos de sus vagos recuerdos de los primeros años de la Tonsa. Es que era muy pequeño cuando sus padres lo llevaron a la galería a ver la escalera. El hombre fue administrador de la misma un tiempo y hoy se dedica también a la administración de consorcios. Su oficina, como no podía ser de otra manera, se halla en "la Tonsa".

"Mis papás instalaron un negocio de artículos regionales en la galería en 1973. Me acuerdo de aquella época: 'mandarse' por esa escalera, tanto para bajar como para subir, era toda una aventura. Era como que te iba a tragar algo", rememoró Leonori entre sonrisas. Si bien él entiende y comparte que hayan sacado la escalera, también confiesa que le cuesta aceptar la decisión.

"Aunque no funcione hace mucho tiempo, es un símbolo y por eso que la saquen a uno le produce mucha nostalgia. Es como si quitaran el Cóndor de ingreso a la ciudad o los portones del Parque. Para la gente como yo, que estamos aquí hace muchos años, es un verdadero símbolo", definió el administrador.

En un tono un tanto más crítico se expresó Salvador Accordino, quien supo tener un local nocturno en el subsuelo del lugar. "En la época de esplendor de la galería la gente estaba fascinada con todo. Incluso la escalera fue una novedad absoluta. Pero ahora, lamentablemente, ha perdido su esencia; más que una especie de shopping es como una cueva de cambio", deslizó Accordino, con una mezcla de nostalgia y amargura.

Murales patrimoniales

Por otra parte, cabe recordar que en agosto de 2010, el Concejo capitalino aprobó una resolución mediante la cual declaró integrantes del patrimonio cultural de la ciudad a 3 murales que ornamentan las tres plantas de la Galería Tonsa. Fueron realizados por los artistas Luis Quesada, José Bermúdez y el ya desaparecido Mario Vicente

Tita Merello, a 108 años de su nacimiento

Laura Ana Merello, conocida como Tita Merello, nació el 11 de octubre de 1904, en Buenos Aires, aunque hay diversas posiciones respecto a la fecha y el lugar ya que en aquella época no se inscribían los nacimientos de forma inmediata.

La morocha Argentina, surge de una familia humilde, del conventillo, de una vida de carencias, de falta de afecto, con la ausencia de la figura paterna. Todo esto marcó para siempre su vida pero no impidió que fuera una gran estrella.

Se destacó como cantante de tango y actriz. Debuta como actriz a los 27 años en la película Tango, primera película sonora de Argentina. Luego de esta película le siguen otras muchas incluso para productoras mexicanas.

En la película “Mercado de Abasto”, filmada bajo la dirección de Lucas Demare, es donde canta la milonga que la identifica hasta hoy: Se dice de mí.

Tita falleció a los 98 años, una víspera de Navidad del año 2002, en la Fundación Favaloro de Buenos Aires.

La Biblioteca AECID la recuerda en el día de su nacimiento y comparte con vosotros algunos documentos de nuestro fondo.

  • Tita Merello : la morocha argentina. Buenos Aires : Aguilar, 2006. 135 p. (Protagonistas de la cultura argentina). ISBN: 987-04-0577-0. Signatura: ICI 0B-37818.

“Comencé mi camino por las calles. Tenía mucha hambre. Cómo habrá sido la expresión de mis rostro que un hombre se dio cuenta de mi meseria y me compró un sándwich”, recuerda Laura Ana Merello, luego conocida como Tita. “la vedette rea”. Su infancia en un orfanato la marcó, pero su desparpajo la hizo llegar lejos: comenzó con Sofía Bozán; actuó en El conventillo de la paloma, el sainete de Alberto Vaccarezza; integró el elenco de Tango, la primera película sonora argentina; cantó y bailó con la orquesta de Francisco Canaro. Pese a que aprendió a escribir pasados los veinte años, desarrolló una personalidad intuitiva, hasta lograr un estilo marcado por la presencia de los suburbios, ese elemento malevo con el que se la identificaría siempre.
Su nombre refulgió en las marquesinas de Corrientes y Lavalle. Sus letras inolvidables llenan aún el espacio con la calidez metálica de su voz. En merecido homenaje, el complejo cinematográfico de la calle Suipacha al cuatrocientos lleva su nombre. Resumen tomado del libro.

  • Tita Merello, (1904-2002) : el mito, la mujer y el cine / Gustavo Cabrera. Buenos Aires : Marcelo Héctor Oliveri Editor, 2006. 216, [16] p.

En palabras del autor del libro: […] esta Tita que pertenece al alma de Buenos Aires, y que por ello mismo es ya universal, trataré de esbozar este estudio, este intento de acercamiento a su imperecedero legado artístico.

No son muchos los mitos porteños que tengan un rostro femenino. Se necesitaba toda la increíble personalidad, el notable talento y el perseverante espíritu de lucha de Tita Merello para ganarse un lugar en la historia de nuestro arte popular que se agiganta con el paso del tiempo. Discutida, polémica, encaradota, la Merello fue imponiendo un estilo propio de cantar el tango a medida que se consolidaba como una actriz dramática cuyas interpretaciones resultaban tan avasalladoras como inolvidables. Resumen tomado del libro.
Además este libro incluye un DVD con un completo documental sobre su vida.

Tuvo todo para fracasar, pero triunfó […] así comienza este libro biográfico de Tita Merello que incluye extractos de entrevistas, una cronología de su vida y las letras de las canciones que están en el CDRom que acompañan este libro, como por ejemplo: Qué careta, Se dice de mí, Arrabalera, entre otras.

 

MOISES ARUANI
MOISES ARUANI

MOISES ARUANI, UN PRÓDIGO PIONERO EN TIERRAS DE VILLA SECA

 

Un poco de la historia del departamento de Tunuyán, y para ello se entrevisto Victoria Maria Barbero nieta de uno de los pioneros e ilustres hombres que marcaron el engrandecimiento de nuestro departamento, a través de la solidaridad y el trabajo arduo de sol a sol. Por ello, para valorar nuestra historia cultural y patrimonial Tunuyanense es necesario conocer el ayer, cultivar y preservar los valores como personas dignas y emprendedoras en el hoy día a día, para que el futuro vislumbre los frutos enraizados en nuestros hijos, así como nuestros abuelos, ya fuesen originarios de éstas tierras o inmigrantes, no legaron como herencia fundamental su sacrificio, las buenas costumbres, el respeto por el prójimo, la solidaridad, la honestidad, así también, como los bienes obtenidos, fueron el resultado de una merecida labor de esfuerzo y sudor en tiempos en los que no se contaba con los avances tecnológicos, científicos e industriales como hoy en día. Victoria nos cometa que es nieta de Moisés Aruani, el que en tierras áridas, secas, de médanos elevados en polvo, ante la fuerza de los vientos, y en una lucha constante por la obtención de la fuente principal de la vida, como es el agua. Aruani se radicó en el distrito de Villa Seca a principios del siglo XX, más precisamente en el año 1914, desposado con una bella mujer, tan emprendedora, “madre”, compañera y luchadora como él, la Señora Reneé Ruston de Aruani. Sus orígenes de natalidad datan del año 1895, nacimiento de Don Moisés, y Doña Reneé (su esposa) nace en 1898, ambos originarios de país de Siria (en Medio Oriente). Tuvieron ocho hijos, transmitiéndoles en su formación y educación las costumbres y enseñanzas de sus tierras lejanas. Ahora, como auténticos inmigrantes, se adaptaron fecundos a la nueva patria, Argentina. El trabajo y el avanzar prósperos, fueron sus lemas. No llegar en barco a éstas magníficas tierras a hacerse la América, sino que se convirtió en un mendocino Tunuyanense forjando raíces, aunque siempre pendiente y nostálgico hacia su tierra natal. El amor y agradecimiento a su nueva ciudadanía por adopción y opción personales, fueron emprendiendo el camino y abriendo surcos, germinando grano a grano en su profesión multifacético, ya que en caso de Don Aruani, sus actividades no se limitaron al comercio, con su importantísimo Almacén de Ramos Generales, cono se los llamaba en aquellos tiempos ni tampoco sólo a la agricultura fructífera de sus campos. Su espíritu solidario y grandilocuente, como su envergadura física y de corazón abierto, ayudaba a su comunidad, fue mecánico, creó carros y coches de paseo a caballo, para facilitar a las familias del lugar que pudieran pasear y acceder así, a la villa cabecera de nuestro departamento, recorriendo veinte Km. Se dedicó a la cría de vacunos y a su producción prima como la leche. Luchó día y noche, por lograr que su pueblo de Villa Seca tuviera agua, enfrentándose a serios y numerosos pleitos legales y justos. Fue un hombre de avanzada, progresista, culto, letrado, inteligente, audaz, sin temor y con la marca de la justicia en su frente altiva. Recurría a soluciones concretas, cuando sus pares conciudadanos de la comunidad sufrían necesidades, como el de instruirse con un importante enfermero, para que le enseñara a colocar inyecciones, así también primeros auxilios, ya que no existía una sala o Centro de Salud por ese entonces. De ésta forma, entre la esterilización de los elementos y la confianza de la bella gente del distrito, se convirtió en el “primer enfermero”, y aunque más allá de no tener un título de enfermería, se contaba con la mano firme y la voluntad grande por ayudar de ésta forma en la salud de las personas. No pocos son méritos Don Moisés Aruani; aquí no hay anécdotas, sino hechos y realidades de un pasado concreto y verdadero. La educación también tocó su grandeza e interés, la preocupación de una escuela específica para el distrito, la cual lleva el nombre de

“Ejército de los Andes” de marzo de 1915, la que sufrió numerosos cambios en sus ubicaciones distritales, fue finalmente ubicada en 1928 en un Edificio acorde y en terrenos de Don Moisés, ya que era imperioso su funcionamiento, por el crecimiento demográfico de los niños. No conforme con esto y ya pequeño y deteriorado el edificio (el cual está en pie actualmente), el Sr. Aruani decide donar 3000 m2 de un terreno de su propiedad, con el objetivo de construir una gran escuela, con todas sus comodidades y por el bien de los numerosos hijos de familias de la Villa Seca. En 1968 se inaugura el nuevo edificio. Hoy es así, la Escuela Ejército de los Andes N°.1-119.

Su perseverante colaboración en su Villa Seca querida continúa hasta sus últimos días, el 29 de julio de 1981. Cómo pensar entonces, que un pueblo tan pujante, con sus necesidades sociales, comunitarias, religiosas y de salud, se resignarían a no contar con otras infraestructuras y atenciones básicas. Ante esto, Don Moisés Aruani “no muere”, el recuerdo de su obra y donaciones se continua en la generosidad, legada de su padre, en la persona de la Sra. Victoria Aruani de Barbero (su hija), nacida en este hermoso distrito, al cual alberga junto a su familia en la casa paterna. Ella dona también, media hectárea de su propiedad, hace pocos años, cerca de la escuela, con el fin de construir una capilla, cuya magnífica creación, lleva el nombre de María Auxiliadora: la protectora del agro, y además un Centro de Salud como se lo merece nuestra comunidad de Villa Seca, el que se encuentra en construcción y ya inaugurado, debe su emprendimiento y directiva a una de la numerosas obras realizadas en Tunuyán…

NOTA Heriberto Montiel.

ORESTE OMAR CORBATTA
ORESTE OMAR CORBATTA

ORESTE OMAR CORBATTA

 

Un ídolo que se fue solo

Solo, triste, aunque muy recordado por la hinchada de Racing, el 6 de diciembre de 1991 dejó de existir Oreste Omar Corbatta, cuando tenía apenas 55 años, pero dejó su estela de futbolista brillante.

por Télam4 de Diciembre de 2008 | 16:08

Final del formulario

 

Oreste Corbatta y una historia con un final poco féliz. (Foto Web)

En 1955 Racing produjo un cambio generacional en su delantera.

Adquirió al club Arsenal de Llavallol al notable Humberto Dionisio Maschio -jugador estratégico de con gran pegada- y por otro lado había llegado un delantero elegante, habilidoso y muy joven: Antonio Valentín Angelillo, de 17 años.

Sin embargo, el que quedaría inmortalizado en ese quinteto "mágico" fue un flaquito desgarbado, de piernas peludas y carita de ángel. Se llamaba Orestes Omar Corbatta y su dimensión resultó infinita como "hijo del potrero" y jugador de habilidad inconmensurable. El mejor wing derecho de la historia.

Corbatta, 1,65 y 63 kilos, era de Daireaux, localidad de no más de 5.000 habitantes, situada en el centro de la provincia de Buenos Aires. Llegó al mundo el 11 de marzo del 36. De familia numerosa, sus padres engendraron 7 hijos. Al tiempo, se establecieron en un suburbio de La Plata.

Como tantos otros chicos de familias humildes, donde no sobraba nada, su vida fue el potrero. A los 15 años era jugador de la sexta de Estudiantes de La Plata y en el 52 quedó libre después de una lesión en un tobillo. "Se olvidaron de él", contó cierta vez Julio Venini, volante central de aquella primera "pincharrata".

Su padre, jardinero, obtuvo un trabajo en Chascomús y llevó a su familia. El club "Juverlandia", cercano a la laguna, resultó el escenario que, al cabo, lo llevó a Racing. A los 18 años ya enloquecía a sus rivales y a quienes, unos pocos, iban a Chascomús para verlo jugar.

El "arlequín" -así lo definió Juan José Pizzuti- llegaría a maravillar a los peruanos en el Sudamericano de Lima. Luego, al periodismo del mundo. Hasta a los norteamericanos. En julio de 1957 fue la tapa de la revista "Life", en Estados Unidos.

Con los años tendría el récord de penales convertidos. De los 68, sólo 4 atajados en veinte años. Fueron Julio Cozzi, de Independiente, en el 58; Antonio Roma, de Ferro Carril Oeste, un año más tarde; Heriberto Righi, de Banfield, en 1963, cuando

Corbatta estaba en Boca, y el chileno Quitral, en el 57, jugando por el seleccionado.

Su habilidad y desparpajo asombraron a uno de los tantos detectores de talentos que lo llevó a Racing. Fue en el verano del 55.

Debutó en un preliminar, en el "Cilindro" de Avellaneda, entre la "Academia" y el Rapid de Viena, de Austria. Esa tarde-noche empezaba la leyenda del "crack".

Los que lo vieron jugar en el amistoso preliminar entre la reserva de Racing y San Lorenzo recuerdan la magia y el "fenómeno" que inspiraba ese flaquito, que llegó al vestuario con una camisa blanca con una raya horizontal azul y en zapatillas. Apenas con un bolso.

Racing lo pagó 18 mil pesos e iba a debutar en un amistoso contra Quilmes, entre semana. Cuenta la leyenda que hubo más de 2.000 personas que concurrieron por todo lo que se hablaba de él.

Pero no jugó. El bautismo vendría después.

"Creíamos por error que se llamaba Comesaña. La rompió y le hizo hacer dos tantos al "Turco" (Eduardo) Balassanián, goleador de la tercera. Varios años después supimos que el marcador de punta rival, severo defensor, era el tucumano David Iñigo", evocó Héctor Bono, consultado hace un tiempo por Télam. El ex lateral de Racing fue el primer amigo de Corbatta en la Academia.

"Dos años más tarde, Iñigo compartiría la selección nacional con Corbatta en el extraordinario equipo que fue a Perú", añadió Bono, campeón con Racing en el 58, que tuvo alojado en su casa familiar al "crack" llegado de Chascomús

"Antes, en el 54, el 7 titular era Norberto Cupo, de una delantera donde jugaron Juan José Pizzuti, Manuel Blanco, Llamil Simes, también Ameal y Ezra Sued. Fue el último año del notable puntero izquierdo. Corbatta tenía 18 años", agregó.

Corbatta reunía todas las cualidades de un futbolista anormal para el adversario. Era "mágico", rápido con la pelota atada a su pie derecho. Tenía el freno y el amague incorporados a un cambio invisible. Fue un wing clásico, bien pegado a la raya. Indescifrable. 

Jugó veinte años. Después de Racing fue a Boca, en el 63, con pase récord esa temporada. Lo pagaron 12 millones de pesos. Estuvo dos años y lo adquirió Independiente Medellín. En Colombia formó otra pareja. De su primer matrimonio tuvo una hija después del Mundial de Suecia, en el 58.

Hizo 122 goles en Primera. Los más recordados fueron los 79 que marcó para Racing. Convirtió uno inolvidable en La Bombonera (Argentina 4 - Chile 0) por la eliminatoria, en la primavera del 57. Eludió varias veces a dos defensores chilenos y con varios amagues dejó al arquero Quitral en el piso antes de anotar.

En su decadencia, ya en los años 70 -jugó en San Telmo y Tiro Federal de Río Negro- el genial Corbatta fue alojado en una piecita debajo de una tribuna de la cancha de Racing, donde entre
1955 y 1962 habían brindado su magia. En los últimos años padeció de alcoholismo.

Murió por un cáncer en la laringe y dos años más tarde la directiva de Racing gestionó ante la municipalidad de Avellaneda el cambio de nombre de la calle, una cortada, lindera al "Cilindro". Antes, el periodista Jorge Llistosella, que fue redactor de "El Gráfico" en el apogeo de Corbatta, había escrito: "No habrá ninguno igual". Como dice la letra de tango.-

 

ALBERTO DEMIDDI
ALBERTO DEMIDDI

A LOS 54 AÑOS DE ALBERTO DEMIDDI

De carácter muy fuerte y peleador Demiddi nació en Buenos Aires el 11 de abril de 1944 y creció a orillas del Paraná, en Rosario, donde comenzó a practicar regatas y todo tipo deportes. Entre ellos la natación disciplina en la que se consagró campeón en dos oportunidades en los 400 metros.

Fue medalla de plata en Munich ‘72 y bronce en México ‘68, y ganó títulos nacionales, sudamericanos, panamericanos y mundial.

En la época en que las medallas olímpicas no abundaban entre los atletas argentinos, Alberto Demiddi se dio el gran gusto de traer al país una de plata en Munich 1972 y otra de bronce en México en 1968. Apodado “La máquina” fue un deportista amateur que, para participar en Munich, por ejemplo, logró que la empresa donde trabajaba como supervisor de ventas, le concediese dos meses de licencia para entrenar

Comenzó a practicar remo a instancias del presidente del club Regatas de Rosario, Napoleón Sivieri, y así empezó a construir su propia historia. En 1962 y 1972 logró coronarse campeón argentino en el single. Fue campeón Sudamericano en 1964, 1965, 1968 y 1970, Continental (en Winnipeg, Canadá) en 1967 y en Cali (Colombia) en 1971, Europeo en 1969 (en Klagenfurt, Austria) y en 1971 (en Copenhague, Dinamarca), Mundial en 1970 ( En Saint Catharines, Canadá), obtuvo la medalla de bronce en México 1968 y salio cuarto en los Juegos de Tokio.

Su mejor perfomance fue en las Olimpíadas de Munich en 1972. Demiddi llegó fácilmente a la final el 2 de septiembre de 1972. También lo hizo el ruso Malishev. Era la primera vez que una regata de Demiddi se televisaba a la Argentina, y para Rivadavia relataba José María Muñoz. “...Malishev picó en punta y me sorprendió –contó alguna vez–. Como no estaba acostumbrado a ver botes delante mío y menos cerca de la largada, pensé que mi salida había sido lenta y quise alcanzarlo como fuera antes de los mil metros. Pero no podía. Entonces aflojé un poco, para rearmarme y tratar de pasarlo al final. En el sprint metí 35 remadas por minuto. Quería reaccionar con cada remada, y hasta el último momento estaba seguro de que lo alcanzaba, de que ganaba, pero cuando escuché la chicharra entendí menos porque creía que todavía me quedaba tiempo.” Tras una trayectoria plagada de éxitos abandonó el remo en 1974 y se dedicó a entrenar a Ricardo Ibarra y a Sergio Fernández. Era un tipo al que no le gustaba perder pero aguantó con dignidad cuando un cáncer de estómago le ganó su última batalla el 25 de octubre de 2000. Tenía nada más que 56 años.

 

VICTOR PIZARRO
VICTOR PIZARRO

En una emotiva ceremonia realizada en el Salón Rojo de la Legislatura Provincial, se distinguió a uno de los íconos de la cultura mendocina: Víctor Pizarro.

Desde muy temprana edad, Pizarro siempre estuvo comprometido con el movimiento folclórico cuyano. A tal punto que fue uno de los impulsores de los grandes festivales del género que existen a lo largo de todo el suelo provincial: la Fiesta Nacional de la Tonada de Tunuyán, Rivadavia le Canta al País y el Festival de Alta Montaña que se lleva adelante año tras año en la localidad de Uspallata, Las Heras. “Me siento verdaderamente orgulloso de recibir esta distinción por parte de las autoridades legislativas. Con todo esto de los festivales arrancamos en la década del ’50 y desde allí no paramos. Eso sí, debo reconocer que estuve acompañado de gente maravillosa, que me ayudó a darle forma a estos grandes festivales que tiene nuestra querida provincia”, sostuvo un emocionado Víctor luego de recibir un grabado en cristal por parte del senador Jorge Ciafrelli y del vicegobernador, Carlos Ciurca.

Este cronista, investigador y escritor también aprovechó su homenaje para presentar Vocabulario mendocino, su reciente libro, en el que rescata diversos términos típicos utilizados en la región. “Es un libro muy divertido, más bien diría simpático. Allí hago un repaso de todas las palabras que usamos los mendocinos y en general todos los cuyanos”, explicó por su nuevo título recientemente editado.

Víctor Pizarro en la actualidad está apunto de editar la biografía del célebre y recordado folclorista mendocino Hilario Cuadros, el fundador histórico de Los Trovadores de Cuyo. Fuente Diario Uno

MANUEL NAMONCURA : Casique de las Pampas Argentinas
MANUEL NAMONCURA : Casique de las Pampas Argentinas
CEFERINO NAMONCURA: hijo de Manuel  Namoncura
CEFERINO NAMONCURA: hijo de Manuel Namoncura

En la basílica de San Pedro en Roma, hay una estatua de Don Bosco en la que el santo está flanqueado por San Domingo Savio, su ejemplar jovencito alumno, y por un indígena que representaría a Ceferino Namuncurá. El indígena está de rodillas como sometido, no así Domingo Savio, que está de pie. 

 

Aquí esta la foto que creo todos conocemos. La que aparece en las ilustraciones de los manuales de 4º o dando un toque étnico a un producto patagónico como el hall de una tratoría o el recibidor de un hotel 5 estrellas.

En el centro con la cara cuarteada de dolor y de enojo, el Coronel Manuel Namuncurá con anteojos lenon y uniforme militar. A su lado dos de los entre 25 y 30 hijos que tuvo con sus 14 esposas. Uno de ellos, el de la izquierda, Ceferino, vestidos también los hermanos como para cambiar el modo de estar en el mundo.

Manuel parece concentrado en aquellos días de 1.876, en que cinco divisiones de soldados con uniformes como el que él mismo tiene ahora, avanzan contra su pueblo, humillando la condición humana.

Parece llegarle un rumor de aquellos días en que la sociedad huinca participaba del debate entre Alsina y Roca, debate que tenía un nombre ilustrativo: “el problema del indio”. Uno quería asimilarlo a la cultura huinca, el otro exterminarlo. Nunca un problema tuvo solución más fácil: “el problema del indio”, era el blanco.

Manuel parece recordar el viento, una piedra filosa.

Muerto Alsina (1.877), Avellaneda nombrará en ese cargo a su opositor Julio A Roca que en el congreso dirá “Es necesario ir a buscar al indio en su guarida, para someterlo o expulsarlo…”

En abril de 1.879 comienza la mal llamada “campaña al desierto”. Primero arrasando las tolderías y llevando la frontera hasta los ríos Negro y Neuquén. Los indígenas que no son asesinados, son tomados prisioneros, algunos enviados a la zafra en Tucumán, las mujeres entregadas como personal doméstico, se destruyen los vínculos, arrancan hijos de sus padres, destierran a la gente de la tierra, el pueblo mapuche es acusado por los poderosos de la época y encontrado culpable, “de estar ahí”, donde ahora querrían estar ellos, sus animales, sus estancias.

Las palabras dadas a la tropa en 1.881, cuando se inicia la tercera etapa de la conquista, son distintas que las dadas en el Congreso: “Matanza y exterminio”.

Esta foto se trata justamente de la segunda palabra de esa orden.

Matanza es lo ya venían demostrando eran capaces de hacer, el exterminio, buscar que el otro deje de ser quien es, eso quedaría para la iglesia en primer lugar y en segundo plano para la escuela que haría pie unos años más tarde con el mandato castellanizador y argentinizador.
Algo así hicieron en la última dictadura militar agarrados de la orden de “aniquilar”. No se trató de detener al supuesto guerrillero. La orden de “aniquilar” supuso también para las bestias, robar los niños y cambiarles su identidad. Violar, robar, quemar los libros, prohibir.

En la foto, Manuel Namuncurá parece recordar la primavera de 1.883, cuando sólo resistían Sayhueque, Inacayal, Foyel y él mismo. Con 5.000 lanceros, sin sable, ni quepi, ni uniforme, ni anteojos lenon.

La misión salesiana entró con el ejército, eso es, al decir del padre salesiano Antonio Mateos (quien estuvo desde 1.970 en Pampa del Malleo y se retirara junto a con la congregación hace unos pocos años) “el pecado capital”.
“Cuando vino Milanesio, y todos los primeros misioneros que estaban acá, se hablaba de una teología de la salvación. El que no se convertía no se salvaba” reconoce Mateos quien prefiere “no hablar de culpas, sino de errores”.2

Esta foto habla del exterminio.
Tiene la opaca y exacta violencia de esa parte de la orden.
Ahí está el bravo Manuel Namuncurá, rendido, con pilchas de coronel. El papá y los hijos en posición de quietos. Colores blancos, negros y grises en la foto y sin embargo, no se puede mirar sin empezar a sentir insoportable las manchas rojas de sangre, coágulos de lagrimas y gritos por tanto dolor y barbarie. Se alcanzan a escuchar risas y sablazos cruzando la foto.

Cuando el estado Argentino se decidió a hacer una escuela en Huilqui Menuco3 (hace unos 30 años) se acordó de Don Manuel Namuncurá, pero se acordó de cuando se rindió. La escuela Nº242 se llama “Coronel Manuel Namuncurá” y tiene un padrino listo para limpiar culpas dando algo que le sobre, “el ejército argentino”.

Ceferino en la foto, tal vez tenga unos 12 años. Tal vez la sacaron cuando de paso a la Capital, se hospeda con su papá en el colegio Don Bosco de Bahía Blanca. Después llegaría a Buenos Aires para estudiar y “ser útil a su gente”.
Pocos años más tarde va a tener la oportunidad de ser útil cuando en 1903 su papá quiere llevarlo a sus tolderías como lenguaraz y secretario. Ceferino se refugia en su protector el Dr. Luis Sáenz Peña, y en monseñor Cagliero para que lo apoyen a seguir su vocación. Estos señores para que siga su vocación lo alejan de su padre enviándolo a Viedma donde continúa sus estudios bajo el cuidado del padre Evasio Garrone.

“El 24 la pasé con el P. Barreto, en san Ignacio, reserva de las tierras de la tribu Namuncurá. Unas 60 o 70 familias muy dispersas, un cacique, Aníbal, hermano de Ceferino, ya en el ocaso pero notable personalidad, con “savor faire”. Una capilla donada por los Lagos Mármol de Quillén, hace años.”4

¿Quiénes son los Lagos Mármol que de tan “buena fe” donan madera para la capillita?

Unos de ese puñado de estancieros que financiaron la campaña al desierto, poniendo las migajas finales para lograr que los que se salvaron se abuenen, bajen la mirada, se sometan.

Es particular el caso de la estancia Palitué.

Su nombre viene del que los mapuche daban al lugar, por tener una hermosa pampa siempre verde (a pocos kilómetros de Junín de los Andes) donde según me contó la abuela Carolina Millapi hace unos años, “los mapuche nos juntábamos a palicar porque se venía el malón huinca, de este modo nos preparábamos.”5. Esta estancia pertenece a la familia Hiriart, esposa del genocida Pinochet.

El papa Ratzinger firmó hace ya cuatro años el decreto que declara beato a Ceferino.

Es difícil escuchar a Ratzinger sin recordar la historia de abuso y dominación hacia este pueblo originario, como también es difícil desmarcar este hecho del sentido de una beatificación quien como dice uno que sabe, Rubén Dri, “beatificaciones y canonizaciones dejan completamente en claro que son actos de política eclesiástica. El acontecimiento que muestra esto con absoluta claridad es el proceso mediante el cual llega a los altares José María Escrivá, fundador del Opus Dei.”6

El obispo –dice el padre San Sebastián sobre De Nevares- sabía que tenía que evangelizar y llevar a Cristo al pueblo mapuche, pero sin atropellar ni imponer.¿?

Siempre me costó entender esto.

Se me ocurre que Ratzinger anduvo moviendo algunos decretos para completar aquel mandato de exterminio, del mismo modo que los estrategas del catolicismo otorgaron a los jerarcas nazis después de la guerra, pasaportes falsos del vaticano para que salieran de Europa y vinieran a Argentina (muchos a la patagonia) o alimentó la locura del cura represor Christian Federico von Wernich, el capellán de la cadena represiva de la Policía Bonaerense. Según relatan los testigos, Von Wernich entraba en las celdas como si fuera un enviado de Dios complaciente, con una sonrisa en los labios. A veces llevaba sotana; otras, apenas la camisa sacerdotal celeste o un poncho de vicuña con el que cubría sus hombros del frío. Llegaba, casi siempre, después de largas, terribles, extenuantes jornadas de torturas. Entonces intentaba quebrar las almas.

Respeto a las personas que profesan cualquier tipo de fe. Esa que potencia la esperanza en un buen invierno, salud para los chicos y los viejitos.

Por supuesto que a Ceferino, a Manuel, a toda su familia de entonces y de ahora, y a todos aquellos que canalicen su fe a través de su nombre.

Pero me parece desparejo pensar sólo en términos de fe cuando otros actores de la misma foto piensan políticamente. Actores que en esa foto no dan la cara.

El 11 de noviembre de 2.007 anduvo por la zona el secretario de Estado del Vaticano, Cardenal Tarcisio Bertone, y proclamó beato a Ceferino Namuncurá, “el Lirio de las Pampas, un indio mapuche y hermano salesiano que murió a los 19 años de edad, mientras se formaba para ser misionero”.

Las siguientes palabras de Bertone son una extraña confesión de parte que el cardenal suelta al aire así como diciendo sean buenos, no peleen, hagan el bien sin mirar a quien:”la vida del nuevo beato es como la parábola de una profunda deuda, Ceferino jamás olvidó que era mapuche, en efecto su ideal supremo era ser útil a su gente”. “Ceferino Namuncurá era la esperanza de su tribu y por eso vino con nosotros a una escuela salesiana en Buenos Aires donde pronto descubrió su vocación religiosa. Hecho hermano salesiano, anhelaba convertirse en sacerdote misionero para evangelizar a los suyos. Sin embargo una penosa enfermedad le impediría hacerlo pues murió a los 19 años de edad en la isla de Tíber, en Roma.”7

Cuando anunciaron por la tele y la radio el decreto de la beatificación de Ceferino Namuncurá como un gol de media cancha, aparecieron entreveradas y no muy explícitas otras partes de la misma historia. Nuestra historia Argentina, manchada en las páginas relacionadas con los pueblos originarios, de sangre y verguenza.

SU MANJAR PREFERIDO LA ACEITUNA
SU MANJAR PREFERIDO LA ACEITUNA
CLEMENTRIBUNA
CLEMENTRIBUNA
LA MULATONA
LA MULATONA

CLEMENTE

EL PERSONAJE DE CALOI

GANÓ FAMA AL ENFRENTAR

UNA CAMPAÑA

ANTIPAPELITOS EN EL

MUNDIAL DE FÚTBOL DEL 78.

 

 

Clemente es un extraño personaje que, con el tiempo, se convirtió en un clásico de la historieta argentina. Fue creado por Caloi (Carlos Loiseau) en el año 1973, e hizo reír a los lectores del diario “Clarín”, desde la contratapa del mismo, a lo largo de más de 40 años. Físicamente es una criatura de una especie indefinible, algo así como una especie de pájaro a rayas, con trompa en lugar de pico (aunque originalmente lo tenía), sin alas ni manos, pero que puede volar. Su manjar preferido son las aceitunas, aunque generalmente no son unas aceitunas comunes, sino unas que hablan, se le escapan, y amenazan con suicidarse.“Clemente es un personaje del absurdo, pero no tiene lugar en la escala zoológica”, contó Caloi en una entrevista. El personaje de Clemente es, sin lugar a dudas, el crítico político y económico de las tiras por excelencia. Sus comentarios y conclusiones responden a la realidad social, política y económica del país con un tono sarcástico e irónico, y suele burlarse de las figuras más encumbradas no sólo de la Argentina sino del mundo. Desde las viñetas, analiza y comenta la situación del país y el mundo, derribando con sus juicios a grandes personalidades del planeta. Junto a él lo acompañan un grupo de personajes desopilantes, cada uno de ellos con una característica particular y extravagante. Con su mirada irónica y su carácter “porteño” fue cronista de varios de los grandes momentos de la historia argentina reciente.

 

Surgió como un personaje secundario en la tira del diario Clarín "Bartolo el maquinista" en el año 1973 (haciendo. La historieta original se trataba de un porteñísimo y algo melancólico conductor de tranvías llamado Bartolo, que recorría Buenos Aires, con su mascota (Clemente). En esas primeras aventuras el tranvía se movía como loco, volaba, se achicaba o se agrandaba. Como Bartolo era hincha de River (al igual que el autor de la tira), Caloi hizo que Clemente fuera de Boca, de forma tal de lograr un contrapunto con el protagonista. A pesar de que no se lo propuso, Clemente fue cobrando mayor protagonismo que Bartolo, y, en un tiempo corto, fue convirtiéndose en el protagonista de la historieta, sacando de este lugar a Bartolo, para finalmente quedarse con todo el espacio en la tira. Así, con el tiempo Bartolo desapareció con su tranvía, y Clemente inició una nueva etapa, una nueva tira, donde él era el protagonista.

 

 

 

En sus tiras y personajes rondan muchas de las pasiones características de los habitantes de estos confines australes del mundo, entre las que se destacan el fútbol, el amor por la palabra y la ironía y, por supuesto, las mujeres. A medida que fue cobrando protagonismo, a mediados de la década del 70, aparecieron con mayor nitidez los elementos de identidad que lo convertirían en un personaje único. Uno de los más singulares, el que produjo la gran conexión con el público, era su capacidad para filosofar, para devanear existencialmente, con un pie siempre puesto en la sabiduría de barrio, en el sentido común de la calle, en la manera de ver las cosas del ciudadano de a pie. A Clemente le encanta el fútbol, y es por eso que se destacó su participación no sólo en tiras, sino también en la televisión, mediante su versión animada durante los mundiales. En esos momentos suelen aparecer decenas de Clementes saltando y gritando a favor del seleccionado argentino desde una tribuna de fútbol, con gorros, banderas y vinchas. También suele aparecer “el hincha de Camerún”, un personaje similar a Clemente pero negro, que simpatiza por el país africano y que se hizo conocido durante el mundial de España ´82. Pero ya en el mundial anterior, en Argentina ’78, Clemente cobraría fama por alentar el uso de papel picado cuando salían los equipos a la cancha, peleándose incluso con José María Muñoz porque el relator estaba en contra de la campaña del personaje para que la gente tirara papelitos cuando aparecía Argentina. Es un símbolo de la pasión criolla, representó al hincha y se convirtió en un digno representante del folclore argentino futbolero.

 

A Clemente y sus múltiples dobles, Caloi le sumó otros personajes a su tradicional tira:
Mimí.
Es una canaria de crianza, de aires aristocráticos, fina y delicada, pero un tanto fría. Vive en una jaula y es muy romántica. Está muy enamorada de Clemente, y lo ama con todo su corazón .
La mulatona .Junto con Mimí forman el triángulo amoroso de Clemente. Apareció después que ella, enamorando completamente a Clemente. Contrasta totalmente con la fina Mimí; ama al ritmo, los vestidos con escotes pronunciados y la diversión. Es de tez morena, tiene unos prominentes pechos y labios gruesos pintados de rojo. Es un amor explosivo e inestable, y Clemente, a veces, aparece hablando desde los pechos de este singular personaje.
Jacinto. Es el hijo mayor de Clemente, y es la versión pequeña de éste. Tiene generalmente un chupete, y está celoso de su hermana. Charla asiduamente con su padre sobre diferentes problemáticas.
Clementina. Es la hija de Clemente, pero parecida a la Mulatona. Posee unos gruesos labios, lleva unas trenzas y unos pañales. Habla en una jerga que molesta a Jacinto (según éste, ella es una "cheta").
Clementosaurio. Es un mezcla de un "Clemente" y un dinosaurio; es alto, robusto, alargado y, al igual que Clemente, amarillo con rayas negras. Es cariñoso y simpático.

 

 

 

 

En el año 2004 Clemente fue nombrado "Patrimonio cultural de la ciudad", por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires. En noviembre de ese mismo año se llevó a cabo la inauguración del Monumento a Clemente, obra del escultor Fernando Rusquellas, en la Plazoleta Clemente, en pleno centro de Adrogué, provincia de Buenos Aires. Hay también una estatua de Clemente en la "República de Los Niños", en Gonnet, partido de La Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina.

 

Carlos Loiseau (alias "Caloi") nació en Salta (Argentina) el 9 de noviembre de 1948, pero fue criado en Adrogué, Buenos Aires, Argentina. Publicó ininterrumpidamente desde sus comienzos en la revista "Tía Vicenta" en 1966, hasta el momento de su muerte, ocurrida el 8 de Mayo de 2012, a la edad de 63 años. Desde 1967 publicó en "María Belén" su serie "Artista, Flor, Ejecutivo". Sus dibujos aparecieron luego en "Adán", "La Hipotenusa", "Panorama", "Tío Landrú", "Siete Días", "La Bella Gente", "Cronopios", "Atlántida", "Satiricón", "Mengano", "La jeringa", "Primera plana", "Semana gráfica", etc. Fue dibujante de las secciones humorística y política de la revista "Análisis" de 1968 a 1971. Realizó, en 1970, "Las invasiones inglesas", cortometraje cinematográfico de dibujos. Desde 1968 fue dibujante de distintas secciones del diario "Clarín", principalmente con su sección libre "Caloidoscopio", y con las tiras de Clemente. Entre 1976 y 1982 publicó una página semanal de humor sobre temas deportivos en la revista "El gráfico". Algunos de sus dibujos fueron (y son) reproducidos en otros países. Ha realizado numerosas exposiciones individuales y colectivas, charlas y conferencias. Varios museos exhiben sus originales y reproducciones en forma permanente.

       

 

Realizó una muestra retrospectiva de su obra, denominada "20 años no es nada" en el centro cultural Ciudad de Buenos Aires (recoleta) en 1987, visitada por 110.000 personas. En el mismo centro también realizó en 1999 una "muestra de originales a color", publicados en la revista viva desde 1994 a 1999. Fue jurado en el concurso de dibujos infantiles del Banco Mercantil Argentino (1987); en el concurso de humor y caricatura del diario Clarín; en el primer festival mundial de humor gráfico de Calarcá (Colombia, año 1989), etc. Fue el creador y conductor del ciclo de televisión "Caloi en su tinta" (en ATC desde 1990 a 1999, y posteriormente en el cable hasta 2008), programa dedicado a la divulgación de cortometrajes artísticos de animación, historietas, humor, diseño gráfico, ilustración y artes plásticas en general. En 2000 realizó una importante muestra en el Centro Cultural de Alte. Brown, y, en 2004, en el Paláis de Glace (en la Ciudad de Buenos Aires). En el año 2004 fue declarado "Personalidad destacada de la cultura" por la Legislatura de la Ciudad, y, 5 años después, la legislatura porteña lo nombró Ciudadano Ilustre de Buenos Aires. “Yo he sido un dibujante nato y neto: estoy dibujando desde el momento en que prácticamente un chico puede alzar un lápiz”, reconoció entonces. También fue galardonado en la Bienal Nacional e internacional del humor y la historieta de Córdoba, dos veces con el Premio Konex de las artes plásticas, y con el Datero D’Argento, en Italia.

 

 

Poco antes de su muerte, en Mayo de 2012, se estrenó "Ánima Buenos Aires", un largometraje animado integrado por cuatro episodios, producido por Caloi y María Verónica Ramírez, dirigido por ésta última, y con guiones y dibujos de ambos, además de Carlos Nine, Pablo y Florencia Faivre y Pablo Rodríguez Jáuregui

EL NIÑO DE LA HUERTA 

Un niño acarrea agua en tarros de lata 5 litros, uno en cada mano, no podía llevar uno más grande por su corta edad, bajaba a una vertiente natural donde salía un chorro de agua cristalina, descendía por un barranco de unos 10 metros de profundidad, hacía escalones en la tierra para poder bajar y subir, llenaba los tarritos con el liquido luego envolvía con trozos de trapos las manijas improvisadas con alambres, y comenzaba la lucha para llegar a la cima con toda el agua, a veces se le derramaba y mojaba la tierra convirtiéndose en barro que imposibilitaba el ascenso, sus piecitos descalzos resbalaban y caía el niño volcando el agua y haciendo más imposible subir, pero era su misión el llenado de un recipiente de 200 litros, ropa mojada lleno de barro bajaba y subía los escalones improvisados, su pequeña mente recorría un mundo de fantasías se veía un hombre importante con mucho dinero, que regalaba cosas a los niños, que tenía muchas novias, que vestía de lo mejor, y especialmente que tenía muchos, pero muchos juguetes, claro no como los que tenía que eran improvisados, eran hechos de latas y maderas a los que les podía poner unas ruedas improvisadas de latas de picadillos y de carrocería una de sardina, una plancha de hierro vieja, ataba una piola y la arrastraba para alisar el camino por donde el pasaba con su auto de sardina, soñaba el niño sentado en la cima del barranco pero siempre hay que volver a la realidad la vos de su abuela lo trae de vuelta a la tierra, se levanta y sigue con su tarea, que obviamente no era la única, hay que juntar y llevarle comida a los conejos y cerdos que eran bastantes 20 chanchos y como 200 conejos que no paraba n de comer, corta la Alfalfa, brújula, el hinojo, la achicoria, todos yuyos del potrero. Eso durante el día llegada la tarde quedaba la última tarea, que era una bastante pesada para el niño que más de 7 u 8 años no tenia, buscar y trozar leña para el fogón, donde la vieja cocina, salía el niño con su pesar a buscar entre medio de los arroyos y pantanos plantas secas, sauces, álamos y todo lo que encontraba y que sirviera para calentar el agua y lumbre. De regreso cargando palos pesados en sus frágiles hombros, los tiraba al suelo, miraba el grosor, toma el hacha que apenas podía levantar y comenzaba su última tarea picar la leña y guardarla bajo el fogón. Casi extenuado tomaba la sopa servida en un plato de lata enlozado, mientras ardía el fuego que alumbraba los rincones de la cocina, arriba de la mesa un candil improvisado, un recipiente de vidrio una tapa con orificio en el centro por donde se le coloca una mecha hecha con trapo, esa era la iluminaria, el niño miraba el humo que despedía la mecha mientras se consumía, sentía una gran alegría, porque era el día de los reyes magos, tal vez ahora le traigan algo, nunca le llevaron nada y eso que él se portaba bien hacía todas las tareas, y a los otros niño les llevaban regalos y eso que estos no trabajaban como él, me traerán regalo los reyes abuela, la vieja lo mira y le responde no se tal vez a los mejor, corre buscas sus alpargatitas que se encuentran rotas por demás, están muy rotas no las puedo poner en la ventana, mejor dice la vieja para que los reyes vean que sos un chico pobre a lo mejor te dejan algo, acordarte que hay otros niños más pobres que vos. Casi no duerme en toda la noche esperando los benditos reyes, el cansancio lo agota y se queda profundamente dormido, de pronto despierta se había quedado dormido son las 7 de la mañana hay que comenzar la tarea, pero antes corre a la ventana donde se encuentran sus alpargatas, están vacías no pasaron los reyes magos, siente mucha tristeza porque no se acuerdan de él si se porta bien trabaja mucho, no aguanta más y se pone a llorar, pero él no llora como los otros niños, él lo hace en silencio sólo se le ve caer las lagrimas por sus mejillas, murmura con rabia, por qué no me dejan regalos a mi si a todos los otros chicos les dejan, la vieja lo consuela, lo que pasa es, que los que pasaron por aquí son los reyes malos ellos no le dejan regalos a los niños bueno, ya vendrán los buenos y te dejarán un regalo.

Ahora hay que regar la huerta para tener verduras fresquitas, vuelve el niño a cargar los tarros, baja y sube llevando el agua que riega la huerta, se siente orgulloso ve como comienzan a florecer los zapallos, el azafrán. Qué lindo, vuelca el agua en las plantas y corre en busca de más pronto va haber verdura. Después de más de una hora volcar agua en las plantas, toma un tarro lo usa como asiento contempla su huerta y murmura entre lágrimas. Que me importan los reyes magos, si yo tengo mi huerta, y cuando sea grande me comprare los juguetes que yo quiera. Malditos reyes magos los odio.

La virtud acompaño al niño en su adultez, porque hoy muchos juguetes tiene, pero sigue con sus fantasías y sueños que todavía le faltan concretar. Al llegar cada 6 de enero,   día de los reyes magos, comienza a recordar su niñez llora y murmurar MALDITOS REYES MAGOS SIEMPRE LOS VOY A ODIAR.-      

HERIBERTO MONTIEL

 

BIBLIOTECA JOAQUIN DI GENARO

La biblioteca Joaquín Di Genaro, se encuentra en calle nro. 49 de Pareditas San Carlos, frente a la plaza del mencionado distrito, la Señora Directora Elena Sierra de Góngora, comentó que en el mes de junio de 1.992. Un grupo de vecinos de Pareditas se reunían en las casas para compartir un sueño: el deseo de tener en el pueblo una biblioteca popular, para que los niños y jóvenes tuvieran acceso al mundo mágico de los libros.

Finalmente el 10 de ese mes quedó formalmente constituido la comisión directiva de la biblioteca Popular “Joaquín Di Genaro”, que honra de ese modo al gran maestro puntano que educó a varias generaciones de Pareditanos.

La primera comisión estaba formada por Presidente:

Amílcar Ignacio Ceballos.

Vicepresidente:   Cristina Nahim

Secretaria: Mariela Ferrón

Pro Secretaria: Lucia Lagos

Tesorero: Saúl Morales

Pro Tesorero: Rafael Luna

Vocales: Leónidas Luffi, Susana Moyano, Asencio Basaez, Elías Nahim, Gloria Terraza, José Bocanegra.

Había que fijar un domicilio, doña Susana Moyano ofreció con generosidad el salón de su casa. Allí comenzó a funcionar, en la calle Rodolfo Pacheco345.

La activa comisión comenzó a trabajar y consiguió varios logros, fue reconocida por la CONABIP, que le otorgo el nro.3190 y obtuvo de la municipalidad de San Carlos la donación de un terreno en calle Castro, logró la Personería Jurídica, consiguió un subsidio especial de la CONABIP y estreno con orgullo el nuevo y moderno edificio.

  Es muy difícil poder desarrollar la cultura cuando no tenemos los medios para poder aplicarla, pero a veces están, y falta la información necesaria para que la comunidad llegue hasta allí, nos referimos al lugar que todos deberían visitar las BIBLIOTECAS, que son base de información para que la comunidad amplié sus conocimientos, o simplemente no se olviden del libro, de la lectura que tanto nos enriquece. Este medio entrevisto a la PRESIDENTA DE LA BLIOTECA PUPULAR, JUAQUIN DI GENERO, ubicada en el distrito de las Pereditas frente a la plaza, FLORENCIA ELENA SIERRA DE GÓNGORA, la que amablemente comentaba que este año 2006 en el mes de febrero se hace cargo de la biblioteca, esta nación del sueño de un grupo de gente que quería que el pueblo tuviese una donde los niños pudieran ir a realizar consultas. Esta es una zona de muy difícil acceso los chicos no pueden concurrir a otros lugares, por eso esta gente lo soñó y lo cumplió que es lo más importante, realizaron los pasos necesarios para que perteneciera a la CONABIP donde se encuentran asociado a raíz de eso se consiguió un subsidio para realizar el edificio propio, el cual dono la municipalidad, posiblemente sea Una de las primeras bibliotecas con edificio propio y hecho para tal fin, al hacerse cargo tubo que hacer el balance de nueve años, y logran salir adelante realizando el último el 22 de octubre. Esto significo que la conavi le remitiera los subsidios del año 2005 y 2006, con ese dinero se compraron libros por el valor de dos mil pesos, también tuvieron que comprar estanterías, se arreglo las computadoras, la fotocopiadora, y se encuentran avocados a la adquisicición de una computadora de última generación. La biblioteca esta abierta a todo él publico, cualquiera puede ir a realizar consultas, pero el que quiera llevarse libros a la casa o trabajar en las computadoras debe ser socio, que en la actualidad llega aproximadamente a unos 120, se hicieron cuotas diferenciadas a los chicos de la vieja primaria EGB 1 y 2 cobrándose un peso, y a los chicos de EGB 3 y polimodal un peso cincuenta,a los mayores de 18 años dos pesos. con ese ingreso se ayuda para los gastos chicos, (caja chica que se llama), para gastos de gas luz etc, se ha creado una nuevas categoría de socios que son SOCIOS BENEFACTORES, personas físicas o jurídicas que quieran ayudar, en este momento solo hay tres EL SR. JORGE NAYEN, LA HIJA DE JOAQUIN DI GENARO ALBA, Y LA COOPERATIVA SAN CARLOS SUR, ellos aportan cincuenta pesos por mes. Se ha sacado un boletín informativo que se llama DON JUACO, el que informa a todo los socios lo que se hizo en el mes, se llama así por que ese era el apodo de don Joaquín, para finalizar recalco que cuenta con muy buena biografía, y buenos libros de lectura, también muy pronto contara con línea telefónica y posiblemente con INTERNET. Este medio quiere finalizar la nota refiriéndose a DON JOAQUIN DI GENARO, ¿quien era?, Fue un maestro y director de la escuela N° 10 vieja escuela de Pareditas que en la actualidad es la N°. 1064, fue un maestro que realmente enseñaban a vivir, cuando él enseñaba las escuela solamente tenían hasta 4to grado, claro que un egresado de 4to grado de aquélla época se podría decir que tiene mucho mas conocimiento que un ingeniero de la actualidad. En honor a DON JOAQUI LLEVA SU NOMBRE.

 Nota Heriberto Montiel

Fue   una madrugada del 26 de enero de 1985, cuando un movimiento sísmico produjo seis muertos y 300 heridos, y quedo al desnudo la vulnerabilidad edilicia de Mendoza.

 

El sábado 26 de enero de 1985 había comenzado hacía pocos minutos, una noche calurosa y varios mendocinos estaban despiertos, cuando se sintió un pequeño temblor y luego un tremendo estruendo y el remezón. Así recordamos muchos aquella madrugada de hace dos décadas, se decía que las victimas fatales eran pocas, los heridos eran muchos, estos hizo que los mendocinos vieran la realidad en cuanto la edificación edilicia en la provincia. El sismo se produjo 6 minutos con 27 segundo de pasada la medianoche, con una magnitud de 6,3 en la escala de Ritcher y una intensidad de 7 en la de mercali. El epicentro se ubico al Sudoeste del conurbano capitalino. Las vibraciones fueron tan fuertes que las agujas de los sismógrafos se quebraron, como era de esperar el pánico se adueño de la población, toda la gente corría hacía la calle invadió las plazas y los parques donde muchos pasaron las noche, en 18 horas se produjeron 34 réplicas.  

Luego se supo que hubieron seis muertos tres por paro cardiacos, y los heridos 328 los que fueron derivados a los Hospitales Central y Lagomaggiore, el viejo Hospital el Carmen casi se viene a bajo en su totalidad no solo quedo inutilizado, si no que 200 pacientes internados en ese momento debieron ser traslados a otros sectores. Al correr de las horas se fueron evaluando los daños materiales. La mayor cantidad de derrumbes se produjeron en Villa Hipódromo Godoy Cruz, Villa Marini, Villa Jovita, en Las Heras y Capital un gran número de casas quedaron inhabitables, se afectaron 12 mil viviendas las que en un 90% eran de adobe las que no reunían las condiciones antisísmicas. El gobernador de aquel entonces Felipe Llaver decreto la emergencia provincial y suspendió la celebración de la fiesta Nacional de la Vendimia y enviar a la legislatura un proyecto para expropiar los inmuebles abandonados, se procedió a refugiar 1500 personas en distintas escuelas y albergues.

Inmediatamente se activo una cadena de solaridad, muchos mendocinos llevaron sus donaciones al actual estadio Malvinas Argentinas y otros a la Escuela Eva Perón, llegó ayuda de otras provincias Argentinas y de otros países como por ejemplo Francia que envía módulos habitacionales que fueron ocupados por los danificados. El gobierno nacional de Raúl Alfonsin. El vicepresidente Víctor Martínez viajan a Mendoza y anunció el adelanto de de $918 millones de la regalías petroleras para paliar los efectos del sismo. A los pocos días del terremoto el gobierno local anunció la creación del comité de reconstrucción para la planificación y preparación proyectos de barrio para los afectados: plan sismo. En total la operatoria del plan sismo totalizó 9.768 c asas y las primeras 78 fueron entregadas el 30 de julio de 1985 en Guaymallén.

Cabe recordar que los sismos son parte del código genético de los mendocinos, aunque a los largo de su historia han sido varios los terremotos sufridos, estos consolidaron una especie de segura local a esa realidad. Eso se tradujo en un pánico ancestral y en cierta incapacidad de prevención y reacción ante el suceso, además de decenas de mitos sísmicos.

El primero de los terremotos que registra la historia local fue el 2 de mayo de 1782, día de Santa Rita. El segundo, el 20 de marzo de 1861, miércoles de la pasión de Cristo, considerado el más dramático de la historia del país. fue un sismo de 9 y dejó en ruinas la ciudad de Mza y afectó San Vicente, Lavalle, Lujan y el, Valle de Uco. en esa oportunidad murieron 6.000 personas sobre una población de 8.670 habitantes. Escombros, grietas, incendios, fue el escenario de muchos días. No había agua ni comida. Los muertos y la vivienda fueron presa de los saqueadores, ese hecho fue el comienzo de una nueva etapa para la Mendoza que conocemos.           

      

A partir del terremoto de 1985, los encargados de estudiar el problema sísmico de Mendoza cambiaron su forma de analizar el caro asunto. Una de las principales consideraciones hizo foco en la rigidez de las propiedades horizontales y en la flexibilidad que debían demostrar ante un movimiento telúrico futuro.

Así lo recuerda el actual Director de Defensa Civil local, el Comisario Rafael Aldo Garay, que durante ese año era un joven inspector en funciones en Bomberos de la Policía de Mendoza.

“Una vez pasado el terremoto del ´85, Mendoza da un giro en sus consideraciones respecto a las resistencias sísmicas, sobre todo el código de la Ciudad de Mendoza, adopta otros tipos de medidas, en cuanto a juntas de dilatación con el fin de que los edificios tuvieran flexibilidad”, recordó Garay, aludiendo a las actuales exigencias de “rodillos en las bases de los cimientos de los edificios”.

También -luego de este terremoto- la provincia solicitó nuevos estudios geológicos para analizar en profundidad las fallas de los distintos tipos de terrenos sobre las que están asentadas las áreas pobladas.

El terremoto cuyo epicentro fue en el distrito de Barrancas, Maipú, en el Gran Mendoza también fue rebautizado como el “terremoto de Villa Hipódromo”, por los daños que produjo en esa zona de Godoy Cruz. Desde esa altura del piedemonte, se extendieron sus efectos, casi en línea recta, hasta la localidad de Jocolí en Mendoza y hasta Media Agua, en San Juan.

El Hospital El Carmen, fue una de las construcciones más afectadas y que debió prácticamente ser reconstruído por la contingencia geológica, “también el noroeste de Las Heras, sintiéndose los efectos del terremoto en la vecina provincia de San Juan”, rememoró, añadiendo que el movimiento del suelo “si mal no recuerdo, fue como a las 12 de la noche de un sábado”.

En la ciudad de Mendoza, uno de los edificios más afectados “fue el de los periodistas, en la Calle Boulogne Sur Mer, donde reventaron los elementos como ladrillos cerámicos, también las paredes que presentaban boquetes, todo por la rigidez de la construcción”, contó.

Otro edificio que debió ser inspeccionado por Garay en 1985, fue “el que estaba frente al restorán del Club Pacífico de Calle Perú, donde las bases de las columnas, en algunos casos, parecían cortadas por una sierra y eso que los hierros eran del 30 o del 40”, agregó.

En el caso de Jocolí, el dato curioso y preocupante fue el referido a “que cedió el terreno, ya que una sucursal del entonces Banco de Mendoza quedó hundido hasta las ventanas.

       

             

                                   LA PATRIA

Dios la fundó sobre la tierra para que hubiera menos hambre y menos frío.

Dios la fundó sobre la tierra para que fuera soportable su castigo.

Desde aquel día es para el hombre desamparado como el árbol del camino.

Porque da frutos como el árbol y como el árbol tiene sombra y tiene nidos.

Manos de amor la hicieron grande como sus cielos, sus montañas, sus ríos.

Como el candor de sus rebaños y la virtud de sus trigales infinitos.

Manos seguras en el día de la victoria y en la noche del vencido.

Tanto en el puño de la espada como en la mano y en el hombre del amigo.

Podemos dar gracias al cielo por la belleza y el honor de su destino.

Y por la dicha interminable de haber nacido en el lugar donde nacimos.

 

Su nombre suena en el silencio con el sonido luminoso de las armas.

Vive de gloria y de justicia como el perfume de la flor vive de savia.

Es un sonido de monedas caritativas que la tierra desparrama.

Y de trigales que maduran sagradamente para el cuerpo y para el alma.

Nombre de luz para los ciegos, nombre de hogar para los hombres sin morada.

Para el hambriento y el sediento, nombre de pan y al mismo tiempo nombre de agua.

Nombre que suena entre los nombres como entre todas las demás la voz amada.

¿Quién no distingue entre los otros el tintineo de la llave de su casa?

Es el amor hecho armonía y el incansable corazón hecho palabras.

Nobles espadas la escribieron para que ahora la pronuncien las campanas.

El ancho río de la patria viene cantando de una fuente dolorosa.

Pero este mar que lo recibe recuerda el gusto de las lágrimas remotas.

El árbol fiel que nos cobija tiene raíces torturadas en la sombra.

De aquel oscuro sufrimiento viven las flores y los frutos y las hojas.

Nuestro es el día perdurable, nuestro es el sol, nuestra es la luz.

Para gozar lo que hoy gozamos fue menester la noche larga y tenebrosa.

Este sosiego pensativo tiene relámpagos de hierro en la memoria.

En los arados impasibles hay un lejano resplandor de espadas rotas.

La patria duerme como un niño, con la cabeza en el regazo de la historia.

Su sueño dulce y reposado como el que sigue a la virtud y a la victoria.

 

La patria vive dulcemente de las raíces enterradas en el tiempo.

Somos un ser indisoluble con el pasado, como el alma con el cuerpo.

Como la flor con el perfume, como las llamas y la luz con el incendio.

Como la madre con el hijo que tiene en brazos, como el grito con el eco.

Mucho dolor fue necesario para sembrar lo que cantando recogeremos.

Nuestra nobleza está fundada con la firmeza del amor en todo Aquello.

Como la roca en la montaña, como la dicha de la casa en los cimientos.

Como la piel en nuestra carne, como la carne dolorosa en nuestros huesos.

Seres borrados por los siglos están velando por nosotros desde lejos.

Cuando florecen los linares, sus ojos claros nos contemplan en silencio.

 

Dios la fundó sobre la tierra para que hubiera menos llantos y menos luto.

Dios la fundó para que fuera como un inmenso corazón en este mundo.

Mano sin tasa para el pobre, puerta sin llave, pan sin fin. Son sin crespúsculo.

Dulce regazo para el triste, calor de hogar para el errante y el desnudo.

La caridad es quien inspira su vocación de manantial y de refugio.

En las tinieblas de la historia la Cruz del Sur le dicta el rumbo más seguro.

Ninguna fuerza de la tierra podrá torcer este designio y este rumbo.

Por algo hay cielo en la Bandera y un gesto noble y fraternal en el escudo.

Gracias, Señor, por este pueblo de manos limpias, frentes altas y ojos puro.

Gracias, Señor, por la tierra de bendición y porque somos hijos suyos.

Francisco Luis Bernárdez

Poeta Argentino 1900-1979.

 

LO QUE PIDE LA PATRIA

 

La patria no pide discursos sino labor buena y útil, y se la embellece con las obras del entusiasmo generoso: construir puentes, fundar escuelas, sembrar la tierra, difundir la belleza, realizar justicia, trazar acequias, decir la verdad, enseñarla, limpiar los campos de maleza y alimañas, vestir el desierto, ennoblecer la fuerza, promover la abundancia, hacer de la tierra un jardín de la vida.

En fin. Necesitamos hombres dispuestos a embellecerla y servirla en jornadas bien cumplidas. Hombres de honor y responsabilidad con los demás, de honor y responsabilidad consigo mismos, con plena conciencia de su hermosa adhesión.

Necesitamos, con urgencia, ese linaje de gente.  

 

Ellos también hicieron historia

El boxeo no olvida a Pérez y a Galíndez

 

 


Después de haber recordado el duelo Ali-Bonavena, bien caben unas líneas para rescatar las enormes figuras de los inolvidables Pascual Pérez y Víctor Galíndez. A su memoria... íSalud campeones!

Además de conmemorarse los 35 años del combate entre el gran Muhammad Ali y el inconfundible Oscar "Ringo" Bonavena, el miércoles pasado también cumplieron aniversarios un par de victorias pertenecientes a peleadores argentinos que forman parte de la historia ilustre del boxeo criollo: Pascual Pérez y Víctor Emilio Galíndez.

En el caso del gran "Pascualito", cabe señalar que el 7 de diciembre de 1957 le ganó por nocáut en la tercera vuelta (GKO 3) y en el estadio del Club Boca Junior de Buenos Aires al español Young Martin -que realmente se llamaba Gregorio Vidal y también llegó a pelear como Marín Marco Voto-, en combate en el que defendió por quinta vez el título mundial único del peso mosca que había obtenido el 26 de noviembre de 1954 en Tokio (Japón), frente al púgil anfitrión Yoshio Shirai.

En cuanto al otro dato, al hecho anteriormente descripto cabría agregarle la consagración del bonaerense Galíndez -alguna vez llamado "El Leopardo de Morón" en alusión al lugar donde vivía-, como campeón mediopesado de la Asociación Mundial de Boxeo, por aquel entonces vacante.

Justamente, el 7 de diciembre de 1974, el inolvidable Galíndez le ganó por abandono en la décimo tercera vuelta al estadounidense Len Hutchins (GAB 13, ahora se escribiría GKOT 13), en combate escenificado en el mítico Luna Park, convirtiéndose de dicha forma en el primer argentino que se proclamó titular mundialista en el la esquina de Corrientes y Bouchard de Capital Federal.

Antes de tiempo

Lamentablemente, Pascual y Víctor murieron jóvenes. Pérez, al que también supieron apodar "El León Mendocino", falleció el 22 de enero de 1977 en la ciudad Buenos Aires, de insuficiencia hepatorrenal; nacido en Tupungato (Mendoza) el 4 de mayo de 1926, tenía poco más de 50 años al morir. Por su parte Víctor tuvo un trágico final el 26 de octubre de 1980 en la localidad de 25 de Mayo, provincia de Buenos Aires: dedicado circunstancialmente al automovilismo, fue atropellado por un coche de Turismo de Carretera en plena carrera, cuando intentaba volver a boxes. Nacido en Vedia el 2 de noviembre de 1948, una semana después del accidente hubiera cumplido 32 años.

Como boxeadores rentados lo hecho por ambos ha sido realmente significativo, al margen de que no hayan podido, por diferentes motivos, darle un cierre feliz a sus trayectorias. Galíndez, con récord final de 55-9-4 y 2 nulos (34 KO) en 70 salidas al ruedo, anunció su retiro el 21 de agosto de 1980, debido a que se le había diagnosticado desprendimiento de retina; Pérez, con registro de 84-7-1 (57 KO) en 92 peleas, anunció su retiro el 10 de abril de 1964, a menos de un mes de haber sido derrotado antes del límite en Panamá por Eugenio Hurtado y veinticuatro días antes de cumplir 38 años.

Noqueó Matthysse

En el club Cuarto y B de San Diego (EE.UU.), el welter santafesino Walter Darío Matthysse (66,225 kg), le GKO 1 a Xavier Tolliver (66,000 kg), en su primera aparición bajo contrato con la empresa Golden Boy Promotions de Oscar De la Hoya; el combate se terminó cuando se cumplían 2 minutos y 27 segundos de la vuelta inicial. De tal forma, "El Terrible" Matthysse, que pertenece a la escuadra de Mario Arano y nació el 29 de agosto de 1978 en Esperanza, quedó con un récord invicto de 24-0 y 1 nulo (23 KO) en 25 peleas. En cuanto a pleitos programados para hoy, cabe señalar que en la FAB va el choque de 10 asaltos entre los mediopesados Julio César Domínguez y Marcelo Trinidad. TyC Sports televisa a partir de la medianoche.

Sergio Ferrer

recopilación H. Montiel

NOCHE FRIA

Que noche fría, son crueles las del mes de junio, parece que el frio no tiene compasión de nadie, se penetra por la tela de los abrigos por más gruesos que sean, que frio tengo se me congelaron hasta los dedos del pié, pero tengo que seguir caminando es mi misión caminar, caminar y caminar, en esas caminatas recorro los pasillos de la vieja terminal de ómnibus, salas de esperas con butacas plásticas, se ubicaban en el sector Este y Oeste, una tenue luz iluminaban las galería, piso de goma color negro desgastado por el trajinar de tantas personas, el sereno iba y venía con un lampazo el que arrastraba pesadamente, desde las cero horas la terminal comienza a dormirse, los empleados de las empresas se retiran a sus hogares, ya no hay salidas de colectivos, quedamos sólo reloj marcaba casi las dos de la madrugada, hay que prepararse para recibir otra clase de gente, esa gente que ingresa a la estación terminal es aquella que vive de de noche, es aquella que no tiene hogar, no tiene una cama donde depositar sus huesos.

Sigo recorriendo las galerías, observando c ada rincón de las salas de espera, la orden del director es limpiar y sacar a todas las personas de allí, no pueden quedarse a dormir en las butacas, las galería toman vida nuevamente, porque aparese el loco del TUTU, el CARLITOS, LA SANDUNGA, LA LOCA ORTIZ, y obviamente unos cuantos tacheros en la parte norte, que comienza su jornada de trabajo, comienza el despliegue de personas raras ah porque raras, porque allí entran en escena. Los que van a tomarse un cafecito al darse que funcionaba toda la noche, comienza el movimiento de las mujeres de la noche, los gay, las maricas y aquellos que vienen a buscar los servicios de estos, los rateros, los changarines que de día son expulsados, claro viejo es otro mundo donde te entreveras con todo tipo de gente, drogas prostitución, fugados de distintas instituciones, correccionales de menores, cárceles, niñas de 11 o 12 años fugas de sus hogares, perros y gatos apestosos que no tienen donde pasar la noche.

Y allí está el malandra que se lleva a las niñas quizás para abusar de ellas o para hacerlas trabajar, está el que viene por la coima porque allí a esa hora se hace el trato, el que busca la merca, están los que vienen solo a dormir, sobre las butacas estirado y tapado sólo con papales duermen plácidamente por lo menos cuatro indigente nosotros los llámanos linyeras, ellos vienen todas las noche dejan sus valijas(cajas de cartones) a un costado, se acomodan en las butacas luego se tapan con sabanas y frazadas imaginarias que son diario o cartones y dulces sueños, la mayoría son personas de edad entre los 60 y 70 años, con ellos siempre los acompaña tres o cuatro perros que también hacen uso de las salas de espera para descalzar, mis ojos no se casan de ver lo que estoy viviendo cada día cada noche, que feliz que soy por tener un buen trabajo y poder dormir en una cama tapado con sabanas y frazadas de verdad, que feliz que soy por tener la fuerza para seguir adelante, me paro en un lugar de la terminal y desde ese lugar observo todo, y me comienza a invadir una pena muy grande casi sin querer comienzo a llorar, siempre me hago esta pregunta porque esta gente dejo de luchar , porque no lucha por tener una vida digna, ya también estuve solo me crie entre los montes criando cerdos, pero nunca me deje caer a tal extremo. Que hago debo seguir atrabajando, camino las galerías, hace mucho frio yo diría por demás voy dirigiéndome al dársena a tomar algo caliente y a jugar una partidita al truco, pero que hay allí debajo de las escaleras que conducen a la planta alta, en un recoveco se observa un bulto parase un perro, pero un perro no se tapa con diarios, me agacho ingreso al hueco y con la linterna con mucha cautela comienzo a retirar los diario y adivina que no, no lo puedo creer allí estaban dos niños de 7 y 8 años, dormían plácidamente no los podía despertar se ve que están muy cansados, los miró y veo que se estremecen tienen mucho frio, se encuentran mojados claro tanto frio los hace que se orinen en los pantalones no se quieren mover por que les da más frio, dios mío que afortunado que he sido yo y otros tantos que cuando ven estas cosas dan vuelta la cara y siguen como si no pasara nada, niños despierten, después de varios intentos los logro despertar, la pregunta del millón por que están durmiendo en este lugar, sus papá y mamá, me miran con ojos de miedo y odio, por que justo cuando se habían quedado dormido los despiertan, ellos solo te miran nunca quieren hablar, lo primeras palabras son SOS DE LA JUVENIL. Que era una sección de Investigaciones de la Policía la que se encargaba de llevar a todos estos chicos a la colonia 20 de junio. No lo soy les respondí al más grandecito, que hacen aquí porque no están en sus hogares con sus padres, la repuesta no se hace esperar: POR QUE EN EL DÍA NO GANAMOS NADA DE PLATA Y SI REGRESAMOS LOS VAN A PEGAR, por eso nos quedamos en cualquier lado, uno de ellos tenía 11 y el otro un año menos, sabes que no me acuerdo del nombre bueno eso no interesa, el sentido de padre me hace que tengo que ayudarlos en algo, los levanto de ese lugar y le pido al encargado del dársena se me puede dar algo para que ellos puedan tomar, un cafecito caliento con un sándwiches no mejor le pido al chileno que es el cafetero que esta toda la noche que me regale una tortas para estos angelitos que están muertos de hambre y frio. El Chile cuando me ve me dice que pasa compadre le explique y con una sonrisa me dice compadre vas a tener muchos hijos porque aquí vienen muchos de ellos, no me interesa casi no puedo hablar porque tengo un nudo en la garganta, le doy a los niños lo que había conseguido, se sientan en un rinconcito del dársena hay muchos noctabunlos y el olor a la orina se hacía sentir en el local, se acerca el encargado y me dice temes que sacarlos de aquí porque si viene mí patrón seguro que me hecha. Que hago carajo no puedo llamar a la policía para que se los lleve ya se enseguida cuando me baya a casa me los llevo, chicos quieren ir a casa así se bañan y se cambian ropas, claro que mi casa está casi a más de 100 km de aquí. Ya son las cinco a las seis sale el primer colectivo, hablo con el colectivero y le pido que me haga la gauchada de llevarme con los chicos, generoso el hombre accede y viajamos, estaba contento porque estaba ayudando a estos niños a los cara sucia, mi mente se vuelca sobre mí infancia, y me recorre un inmenso odio yo nunca tuve papá ni mamá se lo que es sufrir, andar descalzo. Con ropas que te regalan, no tener el cariño de una madre y del padre es como no tener nada, los miraba y no podía creer que estas criaturas estuvieran así de esa forma abandonados, siempre han vivido en la calle de lo que esta le da, contaban que también se quedaban en las puertas de las iglesias, no podía llegar a casa cuando no tenía dinero, a veces llegaban y estaban los padres borrachos y eran castigados, por eso no regresaron más, varias veces los llevaron a la colonia pero se escapaban porque eran golpeados por los mas grande en fin un sinfín de cosas que te torturan el alma, el lenguaje que tienen estos niños te asusta, ellos no sienten nada solo odio hacía las personas por que de todos lados son sacados echados, si piden en las esquinas la policía los corre, si van a pedir comida también lo primero que les dicen que están corriendo a los clientes, dolor y odio porque la gente no los quiere, eso se repetían una y otra vez, uno de ellos decía cuando sea grande a toda esta gente les voy a meter un caño loco, ya van a ver, me crie sólo sin mis padres pero le doy gracias a dios porque otras personas me recogieron y por lo menos me dieron un techo, aprendí de la calle, me hice en la calle comí de ella, ella fue mi hogar, pero no quiero que la calle sea un hogar para los niños ni ancianos. Hoy por hoy estos niños convertido en hombres c cuando me ven corren hacía mí me abrazan me dicen hola tío gracias tío, ya tienen su familia con hijos, trabajan de mozo de cordel, cuando paso por ese lugar por esas galería todas reformadas con mucha tecnología se pianta un lagrimón como dice el tema, sabes porque, porque yo también me crie allí entre la mugre y aprendí a ser un hombre de bien. Donde estarán los que se dicen gobernantes y derechos humanos, derechos del niño, de los abuelos que se encuentran esparcidos sin protección.

AMIGOS LLEGUE A LA CONCLUSIÓN ESTOS ORGANISMOS NACIERON CIEGOS, HOY OCUPAN UN LUGAR QUE ES COMO UNA BOCINA DE AVION:

DE HERIBERTO MONTIEL

                 POBRE VIEJO

Pobre viejo, los años se le vinieron encima como la noche al día, ya no se levanta temprano, ya no se sienta a matear junto a su vieja querida, más de 50 años juntos recorrieron muchos caminos de alegría y tristezas. Hoy el viejo parece distante sus ojos se van apagando como luz de luciérnaga en la oscuridad, su rostro refleja todo el sufrimiento pasado, cuantas penas viejo cuantas desgracias tuviste que pasar, pero siempre estuviste allí firme como un roble al que el hacha no puede lastimar, manos callosas de tanto agarra la azada, el hacha, y cualquier herramienta que sirviera para trabajar y poder ganar el pan para los hijos que pedían ser alimentados, temprano te levantabas y después de tomar unos amargos como solías decir salías con la ilusión de encontrar algún trabajito y poder llevar la comida, todos en la casa quedan expectantes al regreso del viejo que traerá para comer, el sol se iba ocultando en los picos más elevados de la cordillera andina, los güirises jugaban en el callejón en la entrada a la casa esperando al viejo. Allá viene grita el más chiquito y sale corriendo en su encuentro, los demás lo imitan son tres niños que saltan de alegría a ver que ha regresado el padre y seguro que les trae pan, pero al ver que el viejo solo trae penas y angustia se les borra la alegría de la cara. Pobre viejo piensa la vieja que observa todo desde la ventana de la casa, si parece que se le vinieron de golpe los años al viejo. Toma una silla y se sienta mientras por sus mejillas se desliza una lagrima de tristeza y dolor por que hoy no puedo traer comida para sus hijos, ya nadie lo quiere contratar, no lo necesitan porque esta viejo y no puede rendir como un joven, pobre viejo, levanta la vista mira sus manos vacías y callosas, con esas manos ha alimentado a toda su familia le dio estudio a los demás hijos, que hoy gracias al viejo tienen una profesión y una buena posición económica, pero debe seguir luchando por la vieja y los demás chicos, pero como hace si nadie le da trabajo, como puede hacer para seguir adelante, parece que el ser viejo es un pecado en este país se te cierran todas las puertas, los hijos lo contemplan y murmuran entre sí. El tata esta viejo que vamos hacer, hoy no se levanto y ya no tiene la ayuda de la vieja la cual murió de pena al ver al viejo en esas condiciones. Bueno hay que ver a los demás hijos hay que ver qué hacemos con el viejo, los hijos se reúnen en total son seis, entre ellos hay médicos, abogados, ingenieros, a todos se los banco el viejo laburaba de sol a sol, llegaba a casa con las manos llenas de ampollas, la cara quemada por el sol, hoy el viejo ya no sirve para trabajar, ya no puede valerse por sí mismo, que hacemos con el viejo es la pregunta que se hacen, los seis se miran y uno dice llévatelo vos que temes más tiempo cometa uno, el señalado dice yo ni loco mí mujer me mata, al viejo hay que levantarlo lavarle la cara, bañarlo, cambiarlo, yo no puede, tal vez vos que sos médico lo puedes tener y atenderlo, no menos que menos imagínate tengo el consultorio lleno de pacientes el viejo no me dejaría trabajar tendría que estar pendiente del él, además mí casa es muy pequeña, no tengo lugar y mí jermu se junta con sus amistades y el viejo le molestaría y eso es lo que no quiero, no me voy a llevar mal con ella por el viejo. Y vos dirigiendo la mirada una de las hijas vos no has hecho nada por el papá, creo que te toca a vos cuidarlo llévatelo a tu casa, tu marido se va por toda la semana, no, no puedo tengo que cuidar a mis hijos, hay que mandarlos al colegio y tengo actividades voy todo los días al gimnasio y además las reuniones de amigas en casa donde desarrollamos actividades de beneficencia, por eso no puede cuidar al papá. Bueno que hacemos, el mayor de los hijos se para mira hacia la habitación donde se encuentra el viejo, que hoy no ha desayunado ni tampoco lo levantaron a tomar sol, si yo pudiera me lo llevaría, pero no puedo, he y si le decimos algunas de las hermanas haber si se lo llevan total les decimos que es por un tiempito nada más, ellas no tienen nada que hacer viven permanentemente en sus casa no tienen actividad social como nosotros,   bueno eso haremos mañana nos vamos a reunir con ellos, viejo mañana vemos quien te va a cuidar, enseguida viene una empleada para que te levante y te dé de comer.

Así quedo el viejo tirado en una cama, recordando esos tiempo cuando era joven y jugaba con sus hijos esos hijos que hoy no saben cómo cuidarlo, recuerda a la vieja lavando los trapos gastados por el uso, cebándole unos amargos a la sombre de esa hermosa parra que acobijo la infancia de los hijos, vieja que falta que le haces, porque te fuiste antes si le dijiste que se iban a ir juntos, que cosa que tiene la vida, allí mirando al techo con esos ojitos cansados, su piel quebrajada por los años, está el viejo solo abandonado a su suerte, porque dios permite que siga viviendo, si ya no tiene nada, todo se fue muy rápido, los hijos volaron y a él se le cortaron las alas, solo le quedan los recuerdos, las lagrimas que queman sus mejillas, y entre sollozos a penas se les escucha yo no los abandoné, luche por ustedes hasta que me abandonaron las fuerzas. Hoy es un día negro para el viejo, llega a la casa del viejo un auto importado, de el desciendo dos individuos, bien vestidos traje y corbata zapatos relucientes, que alegría son los hijos del viejo que vienen a verlo, al viejo se le ilumina su cara, vinieron a verme les echaba de menos les dice el viejo. Mira papá te venimos a buscar   te vamos a llevar a un lugar donde vas a estar bien. Vas a tener compañía permanente, vas a estar con gente como vos sabes viejo, además nosotros vamos a estar todo los días con vos. Así lo cargan al viejo al lujoso auto y parten, a que casa me llevan con quien me voy a quedar hijo, ya vamos a llegar ya vas a ver que te va a gustar. Después de transitar un una hora el auto se detiene, frente a un local que parece una escuela, se observa un parque con unos asientos de madera y hormigón, uno por allá otro por acá, unos en silla de rueda otros con bastón son todos ancianos, las lagrimas comienzan a caer por las mejillas del anciano, para que me traen aquí me dijeron que me iba con ustedes hijos míos, porque esto yo quiero ir a mi casa con la vieja, no me dejen por favor, les juro que me voy a portar bien, miren les prometo que me levantare temprano, me bañare, y me iré a trabajar para comprarles lo que les haga falta, pero no mejen acá por favor. Quiero ir a casa, quiero estar con mis cositas mis mascotas y la vieja. Ya no eran lagrimas era una mezcla de ruego y de dolor, que a cualquier ser humano se le hubiese partido el corazón. Bueno viejo no seas maricón si vamos a estar con vos todos los día, te vamos a visitar te lo prometemos. Una empleada aparece con una silla de rueda y en conjunto con el enfermero cargan a viejo y se dirigen al interior del local. No me dejen por favor era la suplica del anciano, suplica que ya no era escuchada por los hijos los cuales en su auto lujoso se habían ido del lugar sin derramar una mísera lagrima por su papá. Ya han pasado varios meses y jamás los hijos volvieron a ver al viejo.

El viejo ya no ve, solo se lo oye decir no me dejen por favor me voy a portar bien, yo nunca los abandone, siempre me sacrifique para que fueran gente de bien, quiero ir a mi casa, así se fue apagando la vida del viejo, se apago de una forma lastimosa solo, abandonado a su suerte, dicen que en ese lugar después que el viejo murió se oyen sus lamentos. NO MEDEJEN POR FAVOR ME VOY A PORTAR BIEN              

Los sínicos lloran sobre el cajón, papá porque te fuiste, porque nos abandonaste, mucha gente en el velorio, pero algo llamó la atención era la clase de gente que llegaba, se hizo como una tertulia, gente de saco y corbata, autos últimos modelos. Y el llanto de los hijos se hacía escuchar y la condolencia de los allegados. Al depositar los restos del viejo en el cementerio del lugar, tampoco fue como el viejo lo deseaba junto a su vieja, fue a parar en fosa común y con una simple CRUZ DE MADERA QUE DECIA QPD, hasta se olvidaron de ponerle el nombre. Hoy en ese cemente también se escuchan los lamentos de esta alma en pena que no tiene descanso.

MORALEJA: CRIA CUERVO QUE TE SACARAN LOS OJOS.

LA MIA ES CRIA HIJOS Q…

de HERIBERTO MONTIEL

CAPITAN DE FRAGATA PEDRO GIACHINO
CAPITAN DE FRAGATA PEDRO GIACHINO

HERIBERTO MONTIEL

 2 de abril día del Veterano de Guerra, la VIII Brigada de montaña del Ejercito Argentino organizaron un acto en conmemoración por los Héroes caídos en Malvinas donde se exponen material y armamentos, los primeros veterano de guerra nacen por 1810 en honor a la patria que desearon construir, desde entonces miles de hombres a través de la historia fueron adquiriendo el honroso lauro de veterano a través de sus desempeño por la Nación, la patria como decía cicerón es el lugar donde se ha nacido es el territorio que un e a los hombres con una sociedad organizada con normas, leyes, historia, tradición y cultura propia, retomar lo que siempre fue nuestro no fue una aventura sino el derecho soberano, la batalla nos fue adversa pero no hay derrota ni de la causa ni del espíritu, fuimos al combate solos sin formar ningún bloque ideológico o de interés, sin socios ni patrocinadores como ocurre en los últimos conflictos bélicos, lo hicimos en razón de nuestra propia identidad en la lógica natural de la independencia Nacional, este sacrificio no solo honró a la nación Argentina sino a toda América puesto que convalido con sangre lo expresado en la declaración con Bogota de 1948., en 1982 como antes como ayer se escribió un capitulo fundamental de nuestra historia y sus testimonios esta en cada uno de sus veteranos que siguen manteniendo el mismo espíritu que en aquella jornada. El Suboficial ex combatiente dirigió el mensaje al pueblo y a las autoridades presentes dijo: hacen 23 en el mes de marzo las relaciones británicas Argentinas pasaban por una crítica situación en las lejanas Islas San Pedro 39 obreros Argentinos son notificados de abandonar el lugar, a la misma hora los puertos son cerrados. El grupo de artillería 9 se disponía hacer uso de licencia la cual inmediatamente fue suspendida era un sábado 27 de marzo, una compañía de Infantería al mando del feje de regimiento Mohamed Seineildin solicito apoyo de una sección de ingenieros reforzada fueron equipados y armados y embarcados con sus vehículos rumbo al sur Provincia de Sta Cruz una vez llegado fueron embarcados y en el seguido día de navegación y con las luces se apreciaba a nuestro alrededor la presencia de la escolta naval, el primero de abril en horas de la mañana el almirante Carlos Busi puso en situación a todo el personal, los revelo el nombre de la operación la cual se llamo Virgen del Rosario, conciente de que esa virgen ayudo al Gran Capitán en el Cruce de los Andes pensaba que los traería un poco de suerte ese día, a las 01.00 horas de ese día comenzaron los reconocimientos anfibios, y el 2 después de las cero horas, la operación Virgen del Rosario comenzó, un grupo de grande de comandos avanzaba hacía los enemigos, otro grupo rodeaba la casa del gobernador Rejam donde se inicio un pequeño combate, entonces un grupo de argentinos alzaba nuevamente la enseña patria, la alegría les oprimía el pecho aquellos combatientes que les toco hacer esto. Pero no todo es alegria muy cerca de allí en un jeep land Robert yacía el cuerpo inerte de un marino ese marino el capitán de marina jefe de compañía comando de anfibios el era un mendocinos y permítame decirles que tienen en el una fuente de orgullo inagotable, por que no dudo en ofrendar su vida antes de comprometer a las de sus hombres el era Pedro Giachino, en un ejemplo. Nunca olvidemos ha esos héroes que con su valor y ofrendando su vida por la patria y a partir de esa fecha hicieron posible que nuestra Bandera jamás sea arriada de ningún mástil del territorio nacional.

Legado

Recibió, en forma póstuma, la Cruz al Heroico Valor en Combate, la máxima condecoración militar de la República Argentina.

Fue sepultado con honores militares en el panteón de Puerto Belgrano, pero a mediados de 1980, por pedido expreso de su hija de 13 años al presidente Raúl Alfonsín, sus restos fueron trasladados al cementerio de la Loma, en Mar del Plata, ciudad de donde es oriunda su esposa y donde residía su familia. La Base Naval Mar del Plata fue también asiento de la Agrupación de Comandos Anfibios, a la cual condujo en combate al momento de su muerte.

En su honor se han elevado monumentos y renombrados cantautores folclóricos han escrito diversas canciones, siendo Décimas para un valiente del cantante Argentino Luna, la más conocida de ellas. Hasta el día de hoy la figura de Giachino es una de las más importantes influencias en la Armada Argentina, inspirando tanto a integrantes de la misma como así también a personas que anhelan incorporarse a la misma.

Acusación de vinculación con la represión ilegal

Giachino era en el año 1976 (cuando ocurrió el golpe de Estado que dio inicio a la dictadura), Jefe del Pelotón de Vigilancia y Seguridad de la Base Naval, que pasó a funcionar como un centro clandestino de detención por el que pasaron aproximadamente 500 secuestrados. Ex conscriptos declararon que cuando llegaban los autos de la banda de secuestradores de la Base Naval, manejaban un tarjetón naranja que los identificaba, pero además tenían que anunciar los apellidos de la gente que traían secuestrada. Es decir, esto lo hacía expresamente la banda que dependía del Pelotón de Vigilancia y Seguridad y, por ende, no existe ninguna posibilidad de que Giachino desconociera lo que sucedía. Por otra parte, una víctima y un testigo señalaron directamente a Giachino como represor. Esto fue comunicado al Concejo Deliberante de Mar del Plata, que retiró el retrato de Giachino de su edificio, lo cual contó con el apoyo de algunos ex combatientes y la crítica de otros.

 

HILARIO CUADROS
HILARIO CUADROS

HERIBERTO MONTIEL

 

AÑO 2004 TUNUYAN LE RINDIO UN HOMENAJE A DON HILARIO CUADROS

Hermoso homenaje le rindieron los tunuyaninos al Padre del cancionero Cuyano Don Hilario Cuadros, fue el día viernes 6 de febrero del mencionado año en el escenario mayor de la Tonada, estuvieron presente su dos hijas las que viajaron exclusivamente de Buenos Aires donde Viven con su madre para recibir un presente junto al sobrino Carlos   Cuadros este último residente en la ciudad de Mendoza, con mucha emoción Carlos y las Hijas de Cuadros recordaron algunas anedoctas, con mucha nostalgia recordaron su infancia y su casa aquella de la cañadita Alegre en Guaymallén, también recordaron a don Hilario cuando salía de farra y regresaba a la semana, Carlos Recordó cuando su tío solía andar por el Valle de Uco especialmente por San Carlos, por ello le dedico un tema a las San Carlinas. Hilario Cuadros nació al iniciarse nuestro excitante y conflictivo siglo XX, en 1902, en la Media Luna de Guaymallén (referente territorial de la cultura popular mendocina) de padres y abuelos cantores, su formación como músico folclórico estuvo signada por la herencia familiar. Su aprendizaje fue en base a la imitación de formas, géneros y estilos. La imitación ha sido la forma más perdurable de aprendizaje musical de los pueblos, que se extiende a la reproducción de prácticas y repertorio. En Hilario Cuadros debemos sumar a su aprendizaje empírico su intuición creadora, que ha dejado un patrimonio de más de 300 composiciones. Su padre, Anselmo Cuadros, era un cantor de origen chileno propietario de "La barraca de Don Anselmo", donde se vendían velas, cueros y jabones, una industria muy desarrollada en la época. Su madre fue doña Carlota Romero, quien a dúo con su hermana Magdalena cantaban el repertorio tradicional. En ese marco familiar él formó su primer dúo cuyano con su hermano Juan Guillermo. En esa época le decían "el chileno”, y más adelante Ernesto Fluixá lo llamaría “El caballero de la tradición".Luego, con el cantor sanjuanino Domingo Morales formó el Dúo "Cuadros - Morales" y comenzó con él sus actuaciones públicas en San Juan, donde el periodismo los bautizó como "Los trovadores de Cuyo". El dúo se convirtió en conjunto con la incorporación de Alberto Quini y Roberto Puccio. En 1931 ya tenían un lugar ganadéenlos teatros de Buenos Aires y en Radio Nacional. Abordó distintos repertorios compartiendo con otros músicos, como Acosta Villafañe, Monbrun Ocampo, Buenaventura Luna, Arancibia Laborde y don Félix Pérez Cardazo, de Paraguay. La amistad de este último le posibilitó la incorporación del arpa y el violín dentro de su conjunto, donde tocaron y compusieron juntos. Hilario Cuadros se conectó con otros cancioneros de América y escribió "pasillos" colombianos, mambucos y cieguitos. En nuestro país grabó para el sello Odeón la mayor parte de sus composiciones y hasta la actualidad se reeditan sus canciones. El conjunto colombiano "Guitarras campesinas" editó un long play dedicado al repertorio cuyano. Hilario desde muy joven impactó por su originalidad, especialmente en el uso de la voz en falsete natural en los dúos y por el variado empleo que hacía en sus conjuntos de otros instrumentos, lo que permitió el acercamiento a diversos públicos. Las temáticas de sus obras respondieron a los paradigmas de Nación - Patria y Tradición que se mantuvieron vigentes desde el siglo XIX y fueron retomados y resemantizados de acuerdo a las necesidades estratégicas dominantes. La Gesta Sanmartiniana se hace presente en su producción en la cueca Los 60 Granaderos con música de Félix Pérez Cardoso; La cueca a San Martín; El Manzano de Tunuyán; Sargento Ayacucho; el vals Che sí de Corrientes (Mi madre de Corrientes, alusiva a la madre del General San Martín, con letra del poeta Julio Quintanilla); Fray Luis Beltrán. Los sentimientos religiosos populares se vieron plasmados principalmente en La Virgen de la Carrodilla y Mi Patrona y Generala. De paisajes y costumbres cuyanas son piezas representativas: Flor de Guaymallén, La voz de los Cerros, Cochero ‘e Plaza; el gato El Tupungatito, y las tonadas Arbolito sos testigo; Dónde andará y Las Brujas de las Minas .El primer larga duración grabado por Cuadros en Buenos Aires para el sello Columbia se llamó Cañadita Alegre del 42.
En el anhelo por conocer más directamente la vida, la obra y el contexto social y cultural que posibilitó su permanencia, nos pusimos en contacto con sus familiares en Mendoza. Estuvimos con su sobrino Carlos Cuadros, quien con una amabilidad muy cuyana nos brindó su tiempo y su archivo sobre la vida y la obra de su tío.
Nos contó Carlos que aún vive en Buenos Aires la esposa de Don Hilario.
Que en el cementerio de la Capital está el panteón de los Cuadros.
Nos mostró la popularidad que Hilario Cuadros tiene aún en Colombia y pudimos relevar varias grabaciones de "pasillos" colombianos grabados en ese país.
Nos puso en contacto además con un interesante trabajo realizado por un grupo de fonoaudiólogos mendocinos sobre el uso de la voz del conjunto musical "Los Trovadores de Cuyo". El trabajo analiza especialmente el falsete y la voz nasalizada. Este estudio nos demuestra una vez más el poder cognitivo y polisémico de la música, especialmente el canto. Nos dice Alberto Rodríguez, "en las casas de campo y aun en los parrales criollos de la misma ciudad, plenos de regocijo los espíritus, en la más franca y amena cordialidad, hombres y mujeres pulsaban la guitarra entonando sentidas y oportunas canciones que renovaban el interminable y siempre gracioso repertorio criollo". Nos resulta de muchísimo valor para sintetizar nuestra recordación una frase de Igor Stravinsky citada por Alejo Carpentier:"Una tradición verdadera no es el testimonio de un pasado transcurrido; es una fuerza viviente que anima e informa. Que lastima que los mendocinos destruyéramos la casa, la parra y ramada que había delante de la casa de Don Hilario, allí donde tantas veces pulsaban la guitarra grandes cantores como Ángel Cacielo por nombrar algunos. Hoy allí hay una estación de servicio y un minimarket, este lugar con historia se encuentra ubicado en la lateral norte de Acceso Este y Calle Hilario Cuadros de Guaymallén, tambien había un busto realizado en bronce realizado con donaciones del pueblo Mendocino, conseguido por el conductor de Peña Folklórica de Cuyo Don Andrés Areco quien hizo construir ir el busto el que duro muy poco por que los amigos de lo ajeno le sustrajeron las placas recordatorias.

El cantar del río, el del arroyuelo, el de los zorzales, el de las calandrias y el de los jilgueros. Flores de heliotropo, claveles del cerro, cogollo de menta, todo eso le traigo, Señora en el pecho.

Hilario Cuadros nació el 23 de diciembre de 1902, en Guaymallén, Pcia. de Mendoza, y falleció el 8 de diciembre de 1956 en Buenos Aires. Sus padres fueron Don Anselmo Cuadros y Doña Carlota Romero (mucho más adelante, se instituyó la fecha de su nacimiento como el Día de la Tonada).
Su padre era chileno, cantor, y fue Ministro Plenipotenciario de Chile en Argentina. Era propietario de "La barraca de Don Anselmo", ubicada en la Calle Larga, donde se vendían velas, cueros y jabones, una industria muy desarrollada en la época. Su madre cantaba a dúo con su hermana Magdalena, el repertorio tradicional.
Sus abuelos también eran cantores. En ese marco familiar él formó su primer dúo cuyano con su hermano Juan Guillermo. En esa época le decían "el chileno”. Este apodo le venía, según cuenta su sobrino Carlos, con motivo de una broma que le hizo su padre a sus hermanos mayores, ya que Hilario nació justo el día en que su padre, que viajaba muy a menudo a Chile, regresaba de uno de sus viajes. Los hijos habían ido a esperarlo a la estación y le preguntaban qué regalos les había traído y él les respondió que esta vez traía un chilenito en sus valijas, aludiendo al recién nacido a quien se aprestaba a conocer. Más adelante se lo llamaría “El caballero de la tradición".
Se casó con Doña Yolanda Carretero y tuvo dos hijas: Marta y Magdalena. Cuando el pequeño Hilario contaba con dos años y medio, su familia se mudó desde su Media Luna natal a la calle Cañadita Alegre 42, residencia de la familia Romero. Sus estudios llegaron hasta recibirse de bachiller.
Hilario Cuadros realizó sus primeras presentaciones con su hermano Juan Guillermo, pero el camino artístico lo inició junto al sanjuanino Domingo Morales (el Quiñao), con quien formó el dúo Cuadros-Morales.
Fue un periodista mendocino, quien al referirse a la partida hacia Buenos Aires, en 1927, de estos cantores, escribió "Se van Los Trovadores de Cuyo", sin pensar, seguramente, que estaba bautizando definitivamente al conjunto que marchaba rumbo a su consagración. Aunque hay otra versión respecto del origen del nombre de este conjunto, que dice que, que actuando en el desaparecido Cine Avenida de la calle Florida, de la Capital Federal, el diario La Prensa, al ver la emoción que despertaban en el publico porteño, los saludó con un "¡Bienvenidos... Trovadores de cuyo!..."; nombre con el que de ahí en más se conoció al conjunto y que quedaría grabado para siempre.
Continuando con lo que se sabe de la historia de Los Trovadores de Cuyo, decíamos que llegaron a Buenos Aires en 1927. Ese mismo año grabaron su primer disco en el sello Columbia. Contenía dos temas: la chacarera "Prenda de mi corazón" y el vals "Deseando", ambos de Hilario Cuadros. Un tiempo después, aproximadamente entre 1929 y 1930, se incorporan al dúo los guitarristas Alberto Quini y Roberto Puccio y comienzan a realizar giras por diversos países, entre ellos Chile y Perú. Al poco tiempo el conjunto llenó teatros en Buenos Aires y sus canciones eran transmitidas por programas de música folclórica de Radio Nacional.
Esta conformación que mencionábamos: Morales, Cuadros, Quini y Puccio, se mantuvo durante varios años
Durante todo el tiempo de vigencia de Los Trovadores de Cuyo, Don Hilario Cuadros hizo siempre la 2da. voz, en tanto que la 1ra. iba cambiando, aunque cabe señalar que en ocasiones Hilario Cuadros cantó en calidad de solista, siempre dentro del conjunto.
Morales fue reemplazado por Luciano Senra. Respecto de esto hay una anécdota: Don Hilario tenía un gran amigo, Fermín Videla, con quien intercambiaba correspondencia, que fue rescatada en parte por su sobrino Carlos. En una de esas cartas, Hilario Cuadros le cuenta a su amigo que ha firmado contrato con el sello Odeón, pero que se encuentra ante el problema de que su amigo y primera voz, Domingo Morales, se encuentra enfermo y la empresa no le permite reemplazarlo por otro, lo que le impide grabar. Finalmente, Don Hilario se vio precisado a realizar algunas gestiones, inclusive de orden jurídico, y finalmente llegan a un arreglo con la grabadora y reemplaza a Morales por Luciano Senra.
Hubo importantes cantores que integraron el conjunto, siempre haciendo primera voz; podemos citar a Juan Cisneros, Clemente Canciello, Félix Blanco, Tomás Lucero, Manuel Ortiz Araya y César Torelli, entre otros.
En cuanto a la actuación en radio de Los Trovadores de Cuyo, se sabe que hubo una conflictiva contratación del conjunto en Radio Belgrano. Parece que las relaciones entre Don Hilario y Jaime Yankelevich, el director de la emisora por aquél entonces no eran del todo cordiales. Sin embargo, merced a los buenos oficios de Don Rubén Emilio Segura, finalmente Los Trovadores son contratados nuevamente en 1951.
Ellos ya habían actuado, tanto en esa como en otras emisoras, pero debido a un entredicho que se había suscitado entre el director de la radio y Don Hilario, Los Trovadores de Cuyo estuvieron 14 años sin actuar en esa emisora, a la que finalmente regresaron, como decíamos antes, en 1951, en un programa denominado "Bajo un Parral Cuyano". La condución estaba a cargo de Rubén Emilio Segura, un baluarte de nuestra cuyanidad. Este fue, en definitiva, el último ciclo que hicieron los auténticos Trovadores de Cuyo, ya que luego fueron nuevamente contratados, pero la actuación no se pudo concretar tal como estaba previsto, con motivo de la desparición física de su director.
Corresponde mencionar también a los guitarristas que integraron Los Trovadores de Cuyo. Después de Quini y Pucio, estuvieron Benjamín Miranda, Martín Herrera, José Herrero, Alfredo Alfonso, José Zavala, Julio y Chango Arce, José Ignacio Rivero, Tito Francia, José María Hoyos, Linos Ceballos, Rafael del Pino, Sorini, Julián, Lainez y hasta se dice que tocó Atahualpa Yupanqui, aunque de esto hay certeza, salvo la afirmación formulada en un reportaje por el sobrino de Don Hilario, Carlos Cuadros.
En el año 1956, Los Trovadores de Cuyo vuelven a ser contratados por Radio Belgrano para iniciar un nuevo ciclo de Bajo un Parral Cuyano, pero lamentablemente, el debut se efectuó el día 10 de diciembre de 1956, sin su director, quien había fallecido dos días antes, el mismo día en que sepultaban a su gran amigo, Manuel Acosta Villafañe.
Cuando él murió, el 8 de diciembre de 1956, en el aire de Radio El Mundo se escuchó: “Se ha cortado el bordón de su guitarra cuando la paz del alma florecía. Cuando muere un cantor la tierra mía una canción junto al dolor amarra. Sombras de Guaymallén, anochecidas en las acequias, su dolor sollozan, mientras nombran los criollos de Mendoza al que pasó cantando por la vida." (palabras de don Atahualpa Yupanqui).

 

 

 

HISTORIA SCARAVELLI Y EL HOSPITAL DE TUNUYAN

Desde el mismo momento de su llegada a Tunuyán, el 24 de julio de 1927 el Dr. ANTONIO JOSE SCARAVELLI, comienza a trabajar por el Hospital, Concretamente el departamento había una sala de primeros auxilios que funcionaba en Tiburcio Venegas 800 donde hoy vive la familia Avena y que era atendido por el Dr. Blanco y el Dr. Salpuga este último Chileno. En Principio el Dr. Scaravelli vivía en una casa ubicada más o menos en lo que actualmente es San Martín y Chile, Allí estuvo la terminal de ómnibus muchos años, La perseverancia por contar con el hospitalito como el lo llamaba-lo llavaron San Martín 1800, donde la familia Villanueva ofrecía un terreno. Las primeras edificaciones es donde en la actualidad se encuentra la Policía Centro Civico: El pago que le hacía sus pacientes era cubierto con materiales que el solicitaba para la construcción: Arena, ripio, El señor Felipe Jury le dono algunas camas, ya en funcionamiento la maternidad en primer termino, pedía mercadería y ropa. Con la colaboración de los vecinos que veían su honestidad puso en marcha el hospitalito que llevo el nombre 6 de septiembre (en alusión al golpe de estado) era fines de 1931, Paralelamente llevaba a cabo una tarea sanitaria en escuelas y salas de primero auxilios- el doctor ALBERTO Jury Bombadre-recuerda que siendo niño le reviso en la escuela Vicente López aserradero de Vivó sobre Aristóbulo del Valle al 45, las autoridades que habían al iniciarse el hospital eran: Intendente Eutemio Pérez, Gobernador doctor José María Rosa y presidente José F Uriburu. Para salir a la zona de villa Seca, Los Sauces, Campo de Los Andes, Vista Flores contaban con un medio de transporte y chofer que facilitaban, después tenía su ford 37 y en algunas ocasiones usaba la ambulancia en forma muy controlada. Fue tenaz en las gestiones para ir ampliando el hospital, práctico y funcional en sus teorías, aceptaba sugerencias en el aspecto científico porque no podía actualizarse y procuraba la profesionalidad de algunos colegas que se fueron agregando al hospitalito como el le decía, el doctor Salomón Lev en 1936, el doctor Juan se Gastón   en 1942 que era medico del ejército-, el mismo doctor Jury que durante cuatro años trabajo ad honórem y en 1952 fue nombrado, reemplazando al doctor Scaravelli en las guardias los jueves y sábados. Con apoyo de la familia Guisáosla se construye e implementa la salita de niños donde se atendían en orden decreciente: diarreas, enfermedades pulmonares y eruptivas, coqueluche etc. La primera enfermera del hospitalito fue Eugenia de Paez, luego Luisa Aranda de Nappa y Luis Martínez. como obstetra Delfina Páez de Bruto y en pediatría Mercedes Pintos enfermera . El primer odontólogo fue el doctor Carlos Alberto Guevara-1942-y el bioquímico el doctor Luis Muzaber. Juan Sánchez era el cocinero y le siguió Genoveva Pineyra. Los farmacéuticos eran en Fungían José Carú y en Vista Flores Manuel Manzano. El Dr. Scaravelli tenía su consultorio y vivienda al lado del hospital de manera que siempre estaba atento a los requerimientos de la gente enferma, sobre todo en la maternidad-venían de San Carlos y Tupungato. Mientras estuvo en el hospital fue su director durante 25 años, en cuanto a otras dependencias sanitarias había sala de primeros auxilios en los Sauces, Vista Flores, Villa Seca, (hoy Salomón Lev) y en los Árboles en esta última prestaba servicio el Dr. ERNESTO PIAGGI, que fue tan relevante para Tupungato como Scaravelli para Tunuyán. En homenaje al Dr. Carlos Ponce, el hospital llevo su nombre varios años y en la actualidad ya con características de regional lleva el nombre de su creador DR. ANTONIO JOSE SCARAVELLI. Desde el 29 de julio de 1989 posee modernas y funcionales instalaciones en Uruguay y Guemez. En medicina según la apreciación hay un ante y un después de Sacaravelli. Hizo de su profesión un sacerdocio y su entrega y su vocación de servicio fue constante, dormía poco y estaba en múltiples proyectos. Asesoraba y formaba a los médicos que se fueron incorporando para prolongar su tarea doctores ALEJO MALLEA, LUDOVICO STUM, JOSE MASTRUMAURO...Al notar resentida su salud obtiene su jubilación, quedando la dirección del hospital al Dr. Antonio Fabio-Bioquímico. Por una afección cardiaca falleció en Buenos Aires el 16 de septiembre de 1958.gestiones y apoyo económico del señor Severino Alonso posibilitaron el traslado de sus restos en avión hasta la consulta y posteriormente hasta Fungían y el velatorio en la Municipalidad y sepultado al ingreso del cementerio sobre el costado derecho- era intendente entonces José Torres, el pueblo no ha sido justo con este pionero de la medicina y medico rural en el Valle de Uco y es el momento de ordenarse y analizar su obra, valorarla, mantenerla y copiarla y para que siempre sea recordado Dr. Antonio Jose Sacaravelli.-

HOSPITAL DE EUGENIO BUSTOS
HOSPITAL DE EUGENIO BUSTOS
Historia de una pequeña sala de primeros auxilios que Se convirtió uno de los principales nosocomios del Valle De Uco- En 1934 el departamento de San Carlos tenía ya más de 11.000 habitantes. La llegada del ferrocarril, la radicación de algunas industrias y comercios y el desarrollo de las actividades agropecuarias había provocado en los últimos años un importante aumento de la población, del orden del 80 por ciento. Se hizo entonces imprescindible un centro asistencial que atendiera las necesidades primarias y que por su ubicación fuera de fácil acceso desde cualquier punto del departamento. Por iniciativa de don Bernardo Quiroga, se instala la primera sala de primeros auxilios en Eugenio Bustos y el primer médico es contratado expresamente en la Ciudad de Mendoza. A partir de esta realización y tras su laborioso proceso, Eugenio Bustos se va transformando en un polo de concentración en procura de atención medica y en un centro de difusión, divulgación y prevención que llega a conformar un eficiente sistema sanitario para todo San Carlos. La salita de primeros auxilios creció en cantidad y calidad, en relación directa a las exigencias de la población, hasta llegar a ser hospital. Paulatinamente sus efectos se extienden y llegan hasta los rincones más alejados y más necesitados, con el programa de atención periférica y por acción de los agentes sanitarios. Se obtiene así grandes logros, como llegar a bajar la desnutrición infantil entre los años 1984 y 1987. La localidad de Eugenio Bustos en 1934 y 1948 era un pueblito, en plena expansión. A partir de la llegada del ferrocarril, en 1923, se establecieron casas comercios, aserraderos, industrias y empresas agropecuarias. La población creció considerablemente y surgió la necesidad de contar con una sala de primeros auxilios, que atendiera las exigencias mínimas en salud de los lugareños. Así como en 1934 se establece la primera sala de primeros auxilios del departamento de San Carlos, en la propiedad de son Bernardo Quiroga, que estaba habitado por Paúl Gardel. Allí funcionaba la panadería que abastecía al pueblo. El local estaba situado en la esquina que es hoy, Las Gras y Bernardo Quiroga, sobre el costado oeste y sur de dichas arterias. El Señor Primitivo Sancho fue el primer enfermero que atendió la sala, persona muy servicial y querida por la comunidad Sancarlina. Con el tiempo la trasladan a un saloncito que facilito don Salomón Avala, en calle San Martín casi esquina don Busco. Funcionaba en muy precarias condiciones. Contaba con una camilla, vitrina donde guardaban el instrumental (pinzas, tijeras, bisturí, jeringas de vidrio, agujas hipodérmicas, espátulas, cajas metálicas con algodón, gasas, apósitos, frascos de tapas esmeriladas conteniendo alcohol, yodo y otros medicamentos. La desinfección de instrumental se realizaba hirviéndolo en agua, (no existía material descartadle). Con el apoyo de don Bernardo Quiroga, se designa al enfermero Palqui y como medico de sala al doctor JOSE MARIA MENDEZ, que luego se radicara en Consulta. Esta pequeña sala iba cumpliendo su cometido, muchos adultos y niños pasaron por allí, también fueron varios los médicos, como Vera Arenas, Juan Gelardi y los enfermeros, Cora de Capurro y Moreno. En 1951, la sala de primeros auxilios fue trasladada a su nuevo edificio de la calle Las Heras y Bernardo Quiroga costado este y sur. 1949-1960 Bajo el gobierno de Blas Brisoli se inicia su ampliación. Los habitantes aumentaron y surgieron asociaciones intermedias: Unión vecinal, comisión del club, cooperadora de la Escuela, las cuales conjuntamente con el pueblo, no solo local sino también de las zonas colindantes solicitaron una sala más acorde con el tiempo que se estaba viviendo. Fue así como la señora CELIA BUSTOS DE QUIROGA (esposa de Bernardo), se hizo eco de este pedido y donó un terreno de 5.000m2 y la construcción de un edificio de 600m2, para sala de primeros auxilios y maternidad. Contaba con dos salas de internación para diez camas, sala de parto, sanitarios y demás dependencias necesarias, que fueron base del actual hospital. La donación fue entregada en septiembre del año 1949, pero no habilitada hasta 1951, pese a que estaba dotado de todo lo necesario, más el personal para su atención. Con el nombramiento del Dr. VICTORINO TAGARELLI en el mes de mayo de ese año se inicia la actividad en el nuevo edificio que se denominó “sala de primeros auxilios y maternidad Eugenio Bustos”. Acompañado por la obstetra Elena Herrera, los enfermeros Moreno y Gumersindo Sosa de Peralta, como cocinera María Mercedes Lobos de Ruarte(que años después fue nombrada enfermera) Graciela Morán, Margarita de Puerta, Rosa Báldame y Otilia Averió. El 20 de junio de 1951 se atendió a la paciente Josefa Astudillo, siente esta el primer paciente, dio a luz una niña que se llamó Mitra, la cual veinte años después era madre en el mismo establecimiento, es decir que ya nacía la segunda generación. En 1972 se inauguró la segunda etapa con la presencia del gobernador de la provincia, ingeniero Francisco Gabrielli, acompañado por el ministro de gobierno contador Sergio Ferrari, el titular de bienestar Social, Dr. Felix Gibbs y el intendente de San Carlos TRINITARIO GARCIA, las nuevas dependencias fueron bendecidas por AMBROSIO BONFANTI. Luchando por la expansión, la dirección del hospital juntamente con la unión vecinal y pueblo siguen buscando soluciones para los problemas quirúrgicos, c radiológicos, oftalmológicos y sobretodo geriátricos. Los años se suceden y el hospital supera el 80% de su capacidad de internación y el personal aumenta a 75 empleados. El Dr. VICTORINO TAGARELLI cumplió en 1976, 25 años ininterrumpidos al frente del establecimiento. Con un pequeño acto se celebro el acontecimiento descubriendo una placa recordatoria que expresaba agradecimiento al destacado profesional. En este acto la unión vecinal solicito la habilitación de la sala de cirugía, con nombramiento de personal idóneo. En 1977 quedo habilitado este servicio. Cabe destacar que en el transcurso de 28 años, aquella salita donde se atendían 60 enfermos por mes, llego a superar 2.400 y en ese mismo período se atendieron 10.000 partos aproximadamente. En 1979 una importante etapa se había cumplido el Dr. Victorino Tagarellí había resuelto acogerse a los beneficios de la jubilación. Parte de los objetivos propuestos se habían materializados, con la gravitación particular del pueblo y el municipio que apoyaron cada una de su transformaciones. 1980-1983 Los últimos años de gobiernos constitucionales, en la provincia provocaron variantes políticas y económicas que llegaron a perjudicar el sistema asistencial. El hospital Eugenio Bustos no escapo a esta circunstancias, y entró en proceso de rápido deterioro: no funcionaba rayos x, se agravo el problema cloacal, se atendían muy pocas obras sociales, no se utilizaba la sala de cirugía, faltaban profesionales y en general el hospital no prestaba los servicios para lo que estaba preparado. Inclusive llegó a temerse el cierre del nosocomio. En agosto de 1983, la situación hizo eclosión. Dos mil ciudadanos de San Carlos, sin banderías políticas, se alzaron en defensa de su hospital. Hacían valer sus derechos adquiridos por todo un pueblo, que ahora no estaba dispuesto a dejarse arrebatar la obra levantada con su esfuerzo y sacrificio permanente. Esta manifestación provocó la renuncia del director. 1984-1987 al asumir a fines del 1983 el gobernador constitucional Dr. Felipe Llaver, las instituciones y el pueblo todo de San Carlos reclamaron a las autoridades la normalización del hospital y solicitaron se designara como director, nuevamente al Dr. VICTORINO TAGARELLI, pedido que fuera concedido por decreto 753 con la firma del ministro de bienestar Social Rodolfo Montero, era intendente de San Carlos MIGUEL FIRPO. Retornando a los objetivos que quedaron pendiente en la gestión anterior, en flamante director inicio reparaciones generales en el edificio para paliar el problema cloacal hizo construir tres pozos sépticos. Justamente era una de las causas para propiciar el cierre del hospital en 1983 como dijimos anteriormente. Se reiniciaron los trámites, para la construcción del sistema cloacal, exhumando el expediente que estaba archivado. Con el apoyo de la municipalidad y el Ministerio de Bienestar Social que aportó la suma de $ 40.000, se compraron los caños para la red, llamándose a licitación el 30 de junio de 1987, para su instalación. La primera extensión. La comisión de apoyo hizo entrega de un grupo electrógeno de 6kv obtenido con los fondos recaudados en el programa de todo corazón emitido por canal 9 Mendoza (7-11-87). Este equipo permitió que se pudiera proseguir con el servicio normal en caso de corte de luz. También se compraron tres acondicionadores de aire. En esta gestión se rehabilito el servicio de cirugía, llegando a tener una estadística de 1.200 operaciones de mediana y alta complejidad. Se crearon los servicio de cardiología, fonoaudiología, psicología y psicopedagogía. La farmacia fue atendida por la farmacéutica Marta Pascuali y en la atención asistencial se introdujeron varios cambios. El municipio también colaboró mandando un ómnibus dos veces por mes con enfermos, para ínter consultas, a hospitales especializados de Ciudad de Mendoza. En este período el hospital toma características DE REGIONAL, de el dependen centros de salud de Chilecitos, Pareditas, la Consulta, Villa Cabecera de san Carlos, Paso de las Carretas, después se crearon cinco centros más: Tres Esquina, Chacón, Calise, El Cepillo, y Casas Viejas, colocando módulos prefabricados conseguidos por la provincia. En 1987 finaliza sus funciones como director, el Dr. Victorino Tagarellí. En esa oportunidad manifestó que aun quedaban objetivos sin concretar. El Dr. Humberto Tagarellí asumió la dirección del hospital. CONCLUSIONES: El actual hospital Eugenio Bustos, tuvo sus comienzos en una pequeña sala de primeros auxilios, donada por los descendientes de ese pionero de nuestra tierra que Fue don Eugenio Bustos y denominado así en su homenaje. Si bien siempre todo no fue perfecto, pero aun de las cenizas del error logró rescatarse el beneficio y al fin triunfo la verdadera solidaridad.

PASION POR LA BAILANTERA GILDA 

 

Cada 7 de setiembre se recuerda

La trágica desaparición de la cantante

Bailantera Gilda, los fans le realizan

homenajes.  

 

Su verdadero nombre era MIRIAM ALEJANDRA BIANCHI, tenía 34 años, era conocida como Gilda. Un 7 de setiembre de 1996 cuando iba a realizar un concierto junto con toda su banda a Entre Ríos sufrió un lamentable accidente en el kilómetro 129 de la ruta Argentina 12, cuando el colectivo en el que viajaba choco de frente contra un camión lo que provocó su muerte, la de su hija y la de tres integrantes de la banda, también viajaba junto a ella su pareja y representante Toti Jiménez, el que no sufrió ninguna lesión. Ya han pasado muchos años de este terrible suceso y todo el ambiente bailantero siempre se encuentra de duelo por que se fue una de las grandes cantantes que arrojo la bailanta.

 

Sin embargo los existo de Gilda llegaron tarde, sus hits Fuiste, Corazón Valiente, la puerta, pasito a Pasito, y no me arrepiento de este amor, empezaron a sonar con mucha fuerza en las radios y en los boliches de la argentina, después de su trágica muerte. La historia de la cantante tocas costados terribles por que en pleno despegue de su carrera musical murió.

actualmente en el lugar del accidente se encuentra su santuario, donde las personas que asisten le dajan cualquier tipo de ofrenda, grafittis y velas.

Unos días antes de abandonar la tierra para conseguir un lugar en el cielo Gilda compuso su ultima canción. Pero horas antes del accidente le cambio la letra a modo de premonición la nueva partitura anunciaba su adiós, El demo de esta canción fue encontrado por su manager entre los restos del ómnibus siniestrado. El titulo de esta preciosa melodía se conoce actualmente como NO ES MI DESPEDIDA.

 Los restos de la cantante descansa en el nicho 3636 del cementerio de la Chacarita, en Buenos Aires. Al lugar acuden cientos de fanáticos, entre ellos niños que la adoran diariamente. Miriam Alejandra Bianchi, fue maestra en una escuela primaria hasta los 27 años de edad. A partir de ese momento decidió abandonar su profesión para dedicarse de lleno a su principal vocación, la música. Así de esta forma comenzó a meterse en el mundillo bailantero gracias a un amigo de su infancia y a su pareja, quienes fueron el puente necesario entre la rutina del colegio y las actuaciones.

Apenas hay un instante entre la vida y la muerte. Un instante en que los mitos se convierten en bisagras para acceder a su vida eterna. Gilda, la maestra de barrio convertida en estrella tropical, se metió en la mitología popular desde el lugar exacto en donde halló su trágico final.

“ Gil” como la llamaban sus amigos, era una canción valiente, de suave melodía y calido ritmo que hacía remover los corazones como si se tratara de un dulce encantamiento.

Era una cantante carismática que explotaba en cada presentación. Un maestra sencilla de la vida que contagiaba su dulzura allí por donde iba. Su desaparición terrenal no significo el final de su existencia, a medida que pasan los días su carisma musical se ha expandido, no solo en nuestro país sino en pases limítrofes como Chile y Uruguay.

En su música resuena la palabra de millones de almas silenciosas, en su espíritu transpiran las emociones y el sentimiento de todo un pueblo, y en su imagen un ángel de carne y hueso –se concentra todas las virtudes de un artista excepcional que nació para no morir nunca más…    

HUGO CORRO

DE AQUEL ASOMBRO A ESTA QUIETUD

Fue el 22 de abril en el teatro Aristón de San Remo, Italia. Corro crecía, Valdez se cansaba y se enojaba gastando energías físicas y psicológicas. Corro lo hacía todo con los ojos abiertos y la presencia e Valdez no le preocupaba en absoluto. Así inicio el combate y así lo termino. No es fácil estar frente a un campeón. Cuando se siente esa sensación es por que quien enfrenta al campeón está campeón como él. Así le ganó Corro a Valdez el título mundial de los medianos.

En el Luna park

el 5 de agosto, defendió por primera vez su corona con el hasta entonces invicto norteamericano Ron Arris. Antes de la pelea, el hombre más inteligente, más hábil, más maduro, era Harris. Después de la pelea los hechos demostraron   lo contrario: Harris debió subordinarse a Corro, quien terminó dominándolo, corriéndolo y pegándole tantas veces como se lo propusiera. Corro, al iniciarse el 13ª round, sacó el campeón-hombre de adentro y junto al canto de las tribunas hizo más por su corona en esos tres rounds que Harris por lograrla en las 12 anteriores.

El 11 de noviembre en el Luna Park ratificó su corona por segunda vez y le ganó por puntos a Rodrigo Valdez. Nadie podrá cuestionar la legitimidad de esta victoria. A partir del 5ª round Valdez ya se había convencido de que no podría dar vuelta el planteo porque su ataque era neutralizado. Con el triunfo asegurado, y a pesar de la impaciencia de las tribunas, no se decidió. No asumió el papel concreto de hombre gobernante, Corro ganó, pero produciendo al mismo tiempo esa sensación de frialdad de los triunfos matemáticos.

El mendocino Hugo Pastor Corro se consagró campeón del mundo en la categoría mediano, reconocida por la Asociación y el consejo mundial de Boxeo, al derrotar por puntos-en fallo unánime-al colombiano Rodrigo Valdez, que poseía la corona.

La pelea fue a 15 rounds y se desarrolló en el teatro Aristón, San Remo, Italia el 22 de abril de 1978, “con inteligencia, vigor y coraje,” así título la nota de la pelea El Grafico en su edición Nª 3055, del 25 de abril. El 30 de junio de 1979 Corro perdió el título ante el Italiano Vito Antuofermo en Montecarlo.

En esta tapa el Grafico le brindó un homenaje a los campeones mundiales de 1978: Daniel Martinazo (Jokey sobre patines, campeón en San Juan), Rubén Suñe (ganador de la copa intercontinental con Boca Juniors al vencer Borussia Moenchengladbach), Hugo Corro (campeón del Mundo de los Mediano). Daniel Passarella (campeón del mundo con la selección Argentina de futbol).

Recopilaciones Heriberto Montiel

Fuente: el grafico Nª 3091 2 de enero de 1º979    

Recopilación H. Montiel 

HUGO ITAKA CORRO
HUGO ITAKA CORRO

Domingo 17 de Junio de 2007  
  

  

 

 

Jorge Luciano Bertolotti
jlbertolotti@diariouno.net.ar

Murió Hugo Corro, gloria del boxeo
Ayer falleció Hugo Pastor Itaka Corro, quien reinó en los medianos con la corona unificada AMB-CMB a finales de la década del ’70. Una afección pulmonar terminó con su vida a los 53 años. Un gran dolor en la familia del boxeo. También fue técnico en el Firpo.

 

Cansado y golpeado por una vida que no lo entendió, Hugo Pastor Corro dejó de pelearla y ayer falleció en el hospital El Carmen.

Hacía unos días que estaba internado en el nosocomio godoy cruceño producto de una afección pulmonar, complicada por una insuficiencia hepática, que fueron determinantes para que el ex campeón mundial de los medianos, de 53 años, nos dejara.

Ya en el 2004, Corro había estado internado, peleó duro y logró recuperarse. Pero las secuelas lo dejaron con la defensa baja, sumado a una depresión que lo acompañaba desde la muerte de su hijo Adolfo.

En los últimos años Hugo se había desempeñado como uno de los técnicos del gimnasio capitalino Luis Ángel Firpo, gimnasio donde conoció la gloria deportiva de la mano de su maestro, Diego Corrientes.

El Itaka fue uno de los referentes del Valle de Uco que trascendió al mundo. Nació en Eugenio Bustos y de chico se mudó con su familia a Tunuyán. De joven, el estilista y fuerte boxeador se mudó a Las Heras, donde residía junto a su familia.

Ayer fue velado en una sala de la calle Maipú, donde una gran cantidad de amigos y admiradores se dio cita para acompañar a su familia.

El hombre que reinó en la época de oro de los medianos y que se dio el gusto de ser el titular ecuménico de los medianos ya no está más entre nosotros: en los festivales, alentando a sus pibes; en las trasnoches de boxeo, contándonos una anécdota o en el privado del Firpo, donde recordaba sus charlas con Kempes, Monzón, Suñé y tantos otros.

Hugo Pastor Corro era del Firpo, de Mendoza y Argentina. Era sancarlino, tunuyanino y lasherino.

El Itaka fue un personaje sin vueltas, directo y taciturno. Tuvo el mundo a sus pies, cayó y se levantó. Pero ayer dijo adiós... dejó de pelearla.

ESCUDO DE SAN CARLOS
ESCUDO DE SAN CARLOS

  LAS DOS FUNDACIONES DE SANCARLOS

 

En 1770 Fundación del Fuerte

 

En 1772 Fundación de la Villa de San Carlos

 

 

A pesar de que la mayoría de los actuales pobladores de estas tierras somos descendientes de los pueblos que vinieron a dominar a los indios y usurparles sus dominios, no por eso, debe­mos olvidarlos, o negar su exis­tencia.  Es más, los indios forza­ron las circunstancias que lleva­ron a las fundaciones de San Carlos.

En carta del 23-1-1770, el Corregidor del Risco (del Cabil­do de Mendoza) dice a la Real Audiencia (del Reino de Chile de quién dependía) que el cura de Uco llegó a refugiarse a la es­tancia de D. Mateo de Contreras en atención a las alarmantes noticias de  alzamiento de indios que tuvo y de cómo invadían  las tierras de D. Pedro Correa y de D. Juan de Videla.(1)

Efectivamente, desde fines de 1769 la Real Audiencia venía recibiendo noticias sobre un po­sible alzamiento de pehuenches y huiliches. Mucho antes, en 1753, varios vecinos propietarios de las tierras, entre los que figura­ban Correa y Videla, se quejaban de las incursiones contra sus cam­pos y solicitaban al Cabildo que se corriera a los indios al sur del Río Diamante. (2)

Dice Chaca en la Historia de San Carlos, que la conquista y colonización logró transformar poco a poco al indio sedentario, pacífico y agricultor de la época prehispánica, en indio montaraz, fugitivo y ladrón. Ahora conocía el hambre, el odio, la mentira y la venganza. 

El Fiscal de la Real Au­diencia, dio sus instrucciones con fecha 27-1-1770: tener listas las milicias, observar los boque­tes (de la cordillera) por donde puedan salir los pehuenches y huiliches, ponien­do centinelas que avisen de sus movimientos; que se haga un fuer­te de estacada en la «Isla» defen­dido por veinticinco hombres montados, con oficiales y cabos; y que antes de marchar se delibe­re por pluralidad de votos. He aquí el origen de la primer fundación de San Carlos.

El Cabildo de Mendoza, por acta del 5-2-1770 ordena «formar un fuerte en el Paraje nombrado la Isla». Basaba esta decisión en «las circunstancias de hallarse la Ciudad amenaza­da de invasión de los Indios In­fieles». Disponía también “que la obra se haga de pared de adobón con mezcla de paja para su mayor consistencia en aten­ción a que en aquellas cercanías no hay madera de cuadra y con­siderándose de gravísimo costo el cortarla y conducirla de las distancias considerables a que se hallan situados los montes donde hay esta providencia:”

“Que para este efecto se fabri­quen cuatro tapeadillos a direc­ción del Diputado quien deter­minará el número de peones que han de trabajar en esta faena a quienes se asalarearán a razón siete pesos al mes dándoles la caballería necesaria para que se  conduzcan al destino.”

“Que la provisión de carne que hubiese de gastar en la manu­tención de esta gente se saque de la Estancia de Dn. Juan de Videla como la más inmediata y de otra cualquiera en defecto de ésta, pasándole recibo al dicho Director de las reses que se con­sumiesen para que con este do­cumento se libre su importe.”

“Que respecto a haberse com­prado seis palas y seis azadas para esta expedición y ser nece­sarias otras tantas piezas para esta obra, se compren y se libre lo que importaren como igual­mente todo el costo que hasta la cabal perfección de dicha obra se impendiere.”

“Y atendiendo al celo conque el maestre de Campo  Dn. Juan Martínez de Rozas, vecino de esta Ciudad ha desempeñado los encargos para que ha sido desti­nado a beneficio de esta Ciu­dad […], le.debían nombrar y nombraron Director Superinten­dente de la obra, para que a su arbitrio se construya con la extensión y figura que tuviera por conveniente trayendo un plano de la dicha fortaleza para infor­mar al. Superior Gobierno de este Reino”

Surge de estos documen­tos, que en "La Isla o Real de San Carlos" Dn. Juan Martínez de Rozas, fundó el Fuerte San Carlos en 1770, de acuerdo a las instrucciones recibidas del Cabildo de Mendoza y conforme a un plano que él mismo confeccionara.

Dos años después, en 1772, el Corregidor Dn. Juan Manuel Ruiz, realiza la fundación de la Villa de San Carlos.

Dice Chaca: « en el asiento denominado "La Isla o Real San Carlos" se hicieron en los años 1770 y 1772, dos fundaciones completamente distintas: la del Fuerte y la de la Villa o población de San Carlos»(2)

 

El acta de Fundación expresa “En el paraje de la Isla -Fuerte San Carlos, en tres días del mes de octubre de mil setecientos setenta y dos el Señor General Dn. Juan Manuel Ruiz, Teniente Coronel de Dragones de los Reales Ejércitos de Su Majestad, Corregidor, Justicia Mayor, Gobernador de Armas y Alcalde Mayor de Minas y Registros de la Provincia de Cuyo  [...] para la determinación y. dictamen de la construcción de la Villa que se ha determinado, establecer al abrigo del referido Fuerte de San Carlos [...], estando todos juntos y congregados dicho Sr. Corregidor hizo manifestación de un mapa o plano de la plaza, calles y demás disposiciones de la fundación de dicha, a la parte del poniente del Fuerte, inmediato a sus murallas y bajo de su Artillería.”

“[... ]Conferido su asunto con consideración a lo que por lo presente permite el paraje y los fondos y posibles para principiar la Construcción y establecimiento de dicha Villa y lo importante que es al servicio de su Majestad, Paz quietud y seguridad de la Ciu­dad de Mendoza, cabeza prin­cipal de la Provincia y sus es­tancias, [...] mandó dicho Sr. Corregidor se pasase sin pérdi­da de tiempo a la medición y señalamiento de ella. » (2)

 

El acta fue firmada por Juan Ma­nuel Ortiz, Juan Martínez de Rozas y otros. El 8 de octubre de 1772  se hizo la entrega de tierras a los pobladores.

San Carlos celebra su fundación, el 4 de noviembre de 1772, por el día del Santo Pa­trono San Carlos Borromeo.

 


(1) “La Provincia de Cuyo del Reino de Chile” . J.L.Espejo . 1954. Chile.

(2) “Síntesis Histórica del Departamento Mendocino de San Carlos”. Dionisio Chaca. 1964. Buenos Aires.

* El presente texto ha sido copiado de Huellas Nº 4. 1996. Año2, Revista de la Biblioteca Popular Prof. Dionisio Chaca.

Leer o imprimir el texto completo

******************************

 Cuando el fuego destruyó

 

la identidad de los Sancarlinos

 

Si hubiera algún sancarlino de  más de 145 años, bien podría disimular  su edad por falta  de documentación que probara  la   fecha de su nacimiento.

Era pleno invierno en San Carlos, y posiblemente el intenso frío o algún documento  que era necesario hacer desaparecer, fueron la fuente de inspiración de  Eugenio Ortiz, quien  sin pensarlo mucho, prendió fuego la Capilla de la Villa, destruyéndola casi por completo.

Casualmente, el  incendio comenzó en el archivo. Recordemos que en esa época los nacimientos o bautismos, casamientos y defunciones se inscribían exclusivamente en los libros de las Parroquias, por lo que eran fuente imprescindible para determinar la filiación de cualquier persona.

Por esa razón, era muy común en aquellos tiempos incendiar templos para destruir precisamente esos documentos de identidad personal que afectaban  intereses particulares.

A causa de ese incendio, ocurrido a principios de agosto de 1852,  todas       las partidas de defunción, de bautismo y matrimonio anotados en los libros de la Capilla de San Carlos se perdieron, quedando así los pobladores sin antecedentes que  acreditaran su verdadera filiación.

Eugenio Ortiz, como dijéramos, perpetrador del nefando crimen, fue conducido a la Capital de Mendoza por tres soldados de Infantería Cívica y puesto a disposición de las autoridades.

Pero, los sancarlinos, como siempre   lo han hecho,  no se quedaron en lamentos ante la adversidad.   El 31 de marzo de 1853, para proceder inmediatamente a su reconstrucción, formaron la "Comisión pro Obra de la Capilla", compuesta  por  Dn. Nicolás Ortiz como presidente, Dn. Santiago Ribas y Dn. Francisco Lencinas como vocales, con el Vº Bº de Dn Vicente Peralta y de Dn Juan Toledo, en su calidad de Jefe y Ayudante del Fuerte, respectivamente.

No era fácil la vida en esa época, sin embargo los habitantes de San Carlos se unían solidariamente  para reconstruir su Capilla con la misma devoción que cuatro meses más tarde, el 9 de julio de 1853, todos los sancarlinos— cerca de tres mil habitantes— juraban solemnemente la Constitución Nacional, recién  aprobada por el Congreso Constituyente.

Eran las épocas difíciles, del comienzo de la organización nacional. Un incendio había borrado los antecedentes de todo un pueblo. Pero su identidad, su verdadera identidad que los distinguía, como valientes, esforzados y patrióticos ciudadanos, no podía ser borrada por las llamas y aún hoy persiste incorruptible.

Fuente: Chaca, Dionisio, Síntesis histórica del departamento mendocino de San carlos, Bs.As. 

DIA DE LOS MUERTOS UN RITO DE RAICES PAGANAS TOMADO POR EL CATOLICISMO LO MÁS DESTACADOS La tumba del GAUCHO CUBILLO, una suerte de robín Hood criollo), está colmada de flores, velas, cartas, algunos creyentes vuelcan vino en un orificio para que el difunto les conceda una gracia. El gaucho Gil, Juna Bautista Bairoleto, y otros que estaban fuera de la ley, pero fueron tomados por los creyentes católicos como santos y difuntos milagrosos. La celebración del día de los muertos, o de los fieles difuntos, es una antigua tradición religiosa, perpetuada a través del tiempo por las miles de personas que, año tras año, se acercan a los cementerios a honrar con obsequios, flores y los más diversos ritos, la memoria de sus seres queridos. Salpicada de un profundo sentido pagano, esta fiesta también extiende sus raíces a la creencia de los indios de Centroamérica y México, cuya cosmovisión abrazaba tanto al mundo inferior o mundo de la oscuridad como al superior, al que se accedía luego de atravesar con éxito las tinieblas del submundo. Siguiendo esta lógica, la iglesia Católica estableció fechas distintas para recordar, por un lado, a los muertos que aguardan la salvación la salvación eterna y, por otro, a los bienaventurados que ya gozan del reino de Dios. De esta manera, el primero de noviembre se celebra el Día de todos los Santos, ángeles, la Virgen María, los apóstoles los niños bautizados y todos los demás santos que vivieron una vida ejemplar- mientras que las ofrendas del dos de noviembre reciben el nombre de “culto a los muertos”. Este, según la iglesia católica, es un día especial para orar por el descanso y la salva ión de las almas. Aunque la tradición del día de los muertos es similar en todo los países de Latinoamérica y en las diversas regiones de España, v aria mucho según la costumbre de cada región, estado o nación. En México, por ejemplo, el día de los muertos es una fiesta que no tiene nada de triste. Durante la semana de los difuntos, los Mexicanos además de recordar a sus seres queridos, se burlan de la parca, ahuyentando su poder en procesiones, canticos y danzas populares, donde niños y grandes se disfrazan de esqueletos , monstruos y demonios. En algunos países de América Central, donde la presencia indígena también es fuerte, los deudos llevan a sus muertos panes, frutas y hasta bebidas alcohólicas y cigarrillos, según que haya gustado de estas cosas en vida. El día de los muertos y Halloween, celebración que en los últimos años se ha hecho popular en la Argentina, son fiestas que tienen algunos puntos en común. Ambas están influenciadas por la religión Católica y en Estados Unidos como en México, la gente usa disfraces de brujas, demonios y esqueletos como una manera de conectar el mundo de los vivos, con el misterioso submundo de los muertos

RECUERDOS DE UN GRAN CICLILSTA DEL VALLE DE UCO

 

Ramón Alberto Páez, tiene muchos recuerdos, los que quiere compartir con todos ustedes: Ramón comenta que comenzó a correr cuando tenia 15 años de edad, practique muchos deportes, lucha, patines, boxeo, fútbol, y ciclismo, tuve la oportunidad de comprar una bicicleta importada de muy buena marca, de ahí me dedique a correr en bicicleta por que los honores se los lleva uno solo cuando pasa la raya, recuerdo la primera carrera que se largo de la casa rosada hasta capiz era todo guadal (arena), en esa carrera corrió un tal Coronel, el cuto Martínez, Polo Manrique, los Ordovine, después que me case deje de correr, un año y medio, hasta que un Señor de apellido Lopez ya fallecido me dijo pepe volve a correr, la bici se la había dado a mí hermano este la había reformado estaba con ruedas anchas de paseo, volví a correr y salí 5to, el próximo domingo volví a correr y llegue en el pelotón a los 6, el tercer domingo me escape y gane, había un Señor que lo nombraban mucho este muchacho era de Mendoza, pero estaba viviendo en Consulta Frente a la Plaza su nombre es SILVIO PANNOCCHIA, este había corrido en la Ciudad de Mendoza, y tenía un hermano Hugo que era campeón mendocino, tenía un rodillo que habían hecho y entrenábamos allí, yo vivía en la cañada y dos veces por semana entreva lo hacía hasta la Tosca, en ese tiempo llevaron a los cuatro mejores a la federación, Chicho Rodríguez, Humberto Pavez, Jorge Páez y Yo, en categoría menores iba Urbani Miguel, Braulio Lopez, Oscar Páez, y Jorge que salió campeón en su categoría, nos llevaron a Mendoza en una estanciera éramos siete más los acompañantes y   bolsos, los menores corrían en circuito cerrado, y los demás lo hacíamos en ruta, en ese tiempo se llama vuelta Sindical que, es la vuelta de Mendoza en la Actualidad, la cual corrí muchas veces, corrí con mucha gente y le enseñe a muchos como Rubén Pergorín, Bergamin, Mario González, Manuel Cataldo, ellos aprendieron conmigo, recuerdo que en ese año me dijo Silvio Pannocchia que era presidente del Pedal Club San Carlos. Al que siempre voy a recordar por que el me enseño mucho, este me dijo Pepe este año no hay gente buena podemos ir al campeonato Argentino este se corría contra reloj, esto significa que cada un minuto larga un competidor, empecé a entrenar de la capilla al Paso de Las Carretas, ochenta kilómetros en 40 minutos, ese año corrí en la Ciudad 100 Km. contra reloj, obtuve el tercer puesto, entonces Silvio me dijo Pepe estamos para el campeonato por porque están nominados los cuatro mejores de Mendoza para el campeonato Argentino y Cuyano, el domingo siguiente le dije a Silvio que, no iba a ir , este me dijo ya hiciste 100 ahora son 80 ya estamos .me convenció y fui, cuando llegue a la meta del portillo última selectiva al Campeonato Argentino 120 km. Contra reloj, se corrió desde el Plumerillo por la ruta hacia San Juan, largue y gane, le saque al segundo competidor 5 minutos, en 1971 me fui al cuyano salí quinto. Que era San Juan, Mendoza y San Luis, corrían los Ruartes, Moisés Carrizo, el Payo Mateseba, a la semana me tocó ir a san Rafael para el Argentino donde entre a los catorce, entonces se disolvió el Pedal Club San Carlos, de este club salio mucha gente buena que levanto el ciclismo del Valle de Uco todo Gracias al Sr. Pannocchia, recuerdo que corríamos con la camiseta de vinos Cabal, en 1972 fui al cruce de Los Andes recuerdo que no tenía auxilio fue realmente un calvario, me toco con José Serrano, junto a un tal Ávila iba un señor de Alvear que tenía un rastrojero chiquito y el corredor de el era el último por lo que ante una rotura o pinchadura tenía que esperarlo, se hacía el recorrido por cuesta del Paramillo, llegamos a chile pero estaba roto el puente entonces tuvimos que ir por la cuesta de Chacabuco una subida terrible hasta llegar a Santiago de Chile, yo lo hacía dentro de los quince primeros, la etapa de las Cuevas a Uspallata baja a una velocidad que superaba los 98 Km. por hora, el promedio record que se tenía en bajadas, tubo una pinchadura imaginate venía bajando a 100 casi me mato por que allí habían precipicios era peligrosísimo, me quedo la rueda cuadrada, me paso Lavaste después venia el auxilio con el Negro Contreras y Ramón Fernández ellos siguieron y yo quede tirado, el encargado de la Asociación Mendocina de Ciclismo, me dijo que lo lamentaba pero no me podía ayudar que el auxilio era para el negro Contreras y Fernández, así que quede tirado en la mitad del camino pase 25 minutos hasta que llego el último ciclista que era Ávila , cambie rueda y seguí comencé a remontar hasta que llegue a Punta de Bacas pero iba con la Horquilla Rota, cuando regreso tambien lo hice con la bicicleta rota. Después no pude correr más por lo económico, en aquellos años no se paga, solo se le entregaba a los ganadores ordenes de compra para las casas de comercios donde te podías comprar ropa o cualquier otra cosa,   por lo que me dedique a correr en la doble valle de Uco donde gane muchas veces, en el 2003 y 2004 salí nuevamente campeón, mí a última carrera fue en el 2004 por que tuve un accidente me atropello un vehículo y todavía estoy inmovilizado, llevo cinco meses en la cama colon la esperanza de poder nuevamente andar en bicicleta. Les quiero dar las Gracias sinceramente a don SILVIO PANNOCCHIA, por su ayuda y CATALDO, como así a toda la gente de San Carlos y del Valle de Uco Entero por haberme ayudado. En la actualidad Ramón Páez ya no se encuentra con nosotros debe estar compitiendo en algún otro lugar porque fue un gran deportista que el Valle de Uco Olvido como a tantos otros. Ramón no hace mucho tiempo que nos dejo para siempre.

Nota Producida por Heriberto Montiel

Publicado en Huellas Nº 11, octubre de 2009

Autor:Estela Estrella de Seno Díaz
 

Eugenio Bustos y el Ferrocarril 

El distrito Eugenio Bustos del Departamento de San Carlos no fue creado a partir de un acto fundacional formal. Surgió espontáneamente por el impulso de la Estación de Ferrocarril inaugurada en 1923 y por la fuerte energía  del trabajo agrícola ganadero que hacía más de 50 años venía pujando en la zona para desarrollarse plenamente.

 Hubo otro elemento fundamental que facilitó y vigorizó el nacimiento de nuestro pueblo. Fue la ejemplar “responsabilidad social empresaria” que pusieron en práctica doña Celia Bustos de Quiroga y don Bernardo Quiroga. Esta expresión RSE tan de moda para los discursos en el ámbito empresarial actual, aunque sin ningún efecto positivo para la población, no existía en aquella época. Sin embargo, los terrenos para la escuela Bernardo Quiroga, para el Colegio Don Bosco, para el Hospital, para la Estación y el tendido de redes del ferrocarril, y mucho más, fueron donados por la hija de Eugenio Bustos, doña Celia, para acompañar y fortalecer con todos los servicios necesarios al pueblo que estaba naciendo.  

 Cuando se amplió el ramal ferroviario que llegaba a Tunuyán, se erigió la estación terminal  del Ferrocarril de Buenos Aires al Pacífico BAP “Km 111”. El primer tren llegó a nuestro pueblo el 10 de octubre de 1923, aunque la inauguración oficial se hizo el 15 de diciembre de 1923 con la presencia del Gobernador de Mendoza, Carlos W. Lencinas[1]

Esta estación recibió posteriormente el nombre de Eugenio Bustos en homenaje al hombre que había previsto la cesión de las tierras para el ferrocarril, 50 años antes de que este existiera y que concretó su hija Celia Bustos de Quiroga. El pueblo que creció a partir de allí también llevó, el nombre de Eugenio Bustos

 Se dice que fue un visionario. En realidad Eugenio Bustos fue un hombre pragmático, estudioso de los problemas concretos y sobre todo emprendedor, ejecutor. Por ello consideramos como muy altas las probabilidades de que haya conocido y compartido con el Coronel Manuel J. Olascoaga el “Proyecto de Ferrocarril Estratégico”[2] que uniría Mendoza con el Sur de Neuquén a lo largo de la Cordillera, que comenzó a  pergeñar en 1868.  Este ferrocarril de casi 800 Km de extensión salía de Mendoza y pasaba por Tunuyán, La Consulta, la actual Eugenio Bustos, Chilecito, Yaucha y llegaba hasta Uorquin al Sur de Neuquén. Dicho proyecto intentaba además de unir y propiciar la creación de nuevos asentamientos hacia el sur; frenar los malones de “orden comercial”,  integrados de forajidos, contrabandistas y algunos indios, que asolaban la pampa hasta el Sur de Buenos Aires. Los vacunos arrebatados cruzaban la cordillera y se transformaban en charqui para vender a mercados del Pacífico. Los fuertes intereses que diagramaron la red de ferrocarriles argentinos, dejaron sin efecto este sueño, quedando la estación del Km 111, como la última de una red que debía ser muy importante.

 Eugenio Bustos llega a San Carlos

Nuestro pueblo no sólo no figuraba en el mapa, sino que ni siquiera existía cuando don Eugenio Bustos, llegó a estos parajes en 1840.

Nació en Renca, un bellísimo lugar al noreste de San Luis, donde aun existe la parroquia dedicada al “Cristo de Renca” fundada en 1732. Esta región, en las márgenes del Río Conlara, era la más rica y poblada de todo San Luis en la primera mitad de siglo XIX. Y tienen el orgullo de que la mayoría de los granaderos que combatieron bajo las órdenes de San Martín en el Combate de San Lorenzo (febrero de 1813) eran oriundos de Renca. Las calles de Renca llevan el nombre de los granaderos que murieron en dicho enfrentamiento. Entre 1832 y 1842 numerosos malones de indios ranqueles la arrasaron. Quizá esa fue una de las razones que trajo a  don Eugenio Bustos a Mendoza.

Eugenio Bustos hizo sus estudios en el “Colegio de la Inmaculada” dirigido por los Dominicos, en Santa Fe. Allí conoció a Fray Justo Santa María de Oro y Albarracín, quien lo orientó con sus consejos y lo motivó a venir a Mendoza. En 1834 se había creado el obispado de Cuyo, la primera diócesis de la Argentina independiente, y su primer diocesano fue Fr. Justo Santa María de Oro quien, desde años atrás, ejercía el cargo de Vicario Apostólico.[3]

 En 1840 Eugenio Bustos fue invitado a pasar una temporada en la estancia “El Melocotón” de Tabanera (hoy Campo de los Andes). Allí había un paso sobre el Río Tunuyán para ingresar a San Carlos, en la zona que los indios llamaban “La Consulta” desde antes de 1700.[4] Nuestro pionero recorrió esas tierras sancarlinas, apreció la inmensa llanura cultivable y la disposición de agua suficiente que podía tomar del río construyendo un  canal. En 1842 tomó posesión de la extensa tierra que acababa de comprar.

 Primeros Esfuerzos

La nueva propiedad no tenía viviendas, salvo las chozas de algunos indios mansos que vivían en las márgenes del Rio Tunuyán. Las primeras casas para la familia Bustos y los colaboradores se construyeron de adobes y más tarde se les adicionó un altillo: habitación pequeña, construida en alto con ventanas hacia los cuatro rumbos, como mirador para ver los indios cuando se acercaban en malón.

 Para evitar ataques con pérdidas de vidas Eugenio Bustos había instrumentado una práctica que le dio buenos resultados. Salía al encuentro de los indios con una bandera blanca y los invitaba a retirar ganado, cereales y otros artículos que necesitaran. Generalmente estos malones buscaban alimentos para paliar el hambre y la miseria de sus tribus.[5]

 Para llegar a la Estancia desde la Ciudad de Mendoza, se debía viajar 110 Km por un camino arenoso y desierto abierto por los indios. Los ríos Mendoza y Tunuyán debían ser vadeados, no había puentes. El caudal de los ríos era muy superior a la media actual, porque sus aguas aun no eran desviadas para riego. Eugenio Bustos tenía un caballo nadador apropiado para esa tarea. La familia se trasladaba en carro o en carreta, cubierta con toldos. Durante el cruce de los ríos cuatro hombres a caballo marchaban a los costados del rodado dando gritos para animar a los animales y siempre alerta para ayuda a mujeres y niños en caso de accidente.

 Después de los trabajos de desmonte, el campo se inauguró con una siembra de trigo con semillas traídas desde Santa Fe. El traslado de la cosecha era lento (90 días), muy costoso y riesgoso, por lo que más adelante dispondrá la construcción de un molino harinero movido por agua que hacía llegar a través de un acueducto especialmente construido al efecto.

Eugenio Bustos debía emprender largos viajes para comprar herramientas, útiles y artículos que necesitaba y para vender la producción de su establecimiento. Muchas veces cruzó la Cordillera a lomo de mula para hacer negocios en Chile y comprar útiles de otras latitudes que llegaban por barco a Valparaíso. Otras muchas viajó a Santa Fe y Buenos Aires para comprar caballos, toros, semillas y al mismo tiempo vender la producción de la temporada. Para mayor rapidez e independencia en sus traslados, Bustos no utilizaba las diligencias. Hacía los viajes a caballo. Eran muchos los preparativos previos a cada partida, desde la elección de los mejores caballos, hasta los víveres y las carpas para protegerse de las inclemencias del tiempo. El dinero lo llevaba en un ancho cinturón de cuero. A este se adosaba una tela donde se cosían una por una las libras esterlinas a las cuales se había reducido el dinero corriente para llevar en menor espacio mayor valor.[6]

En  1855 la Estancia de “La Consulta” ya  estaba en producción. En el Censo de Propietarios de San Carlos, Cuartel Nº 3 del primer Departamento (Cápis y Consulta), realizado de ese año,  figura Eugenio Bustos, que posee 220 cuadras, 2 casas, un valor de 200, 250 vacas y 70 terneros [7]

En 1859, dentro de la Estructura del Mercado mendocino de trigo, se destaca don Eugenio Bustos como uno de los  20 productores que ya producen entre 400 y 1000 fanegas[8] de trigo [9].

En septiembre de 1862, a un año del terremoto, en un listado de 20 hacendados de San Carlos firmado por el Subdelegado, Donato Álvarez, figura don Eugenio Bustos..[10]

En junio de 1867 don Juan Toledo, Subdelegado, informa que don Eugenio Bustos posee una estancia, un almacén y un molino con dos paradas de piedra.[11]

En estos testimonios documentales podemos apreciar el progreso constante logrado  a fuerza de tesón e inteligencia.

La familia Bustos

Don Eugenio Bustos se había casado con Mercedes Corvalán Barraquero (b 26-6-1829), hija de Melchor Corvalán y de Lázara Barraquero (cc 1826)[12]. Era  descendiente de dos familias mendocinas comprometidas con el destino militar y político de la Provincia. Tuvieron siete hijos: Ricardo, Rosario (cc José Vicente Zapata), Celia (cc Bernardo Quiroga), Elvira [13] y tres niños que murieron en el terremoto de 1861.

La familia Bustos, como la mayoría de los mendocinos que vivían en Mendoza, Ciudad Capital, sufrió intensamente esta catástrofe. Cayó su casa sobre los seres queridos. Murieron además de sus tres hijos pequeños, parientes, amigos y fieles servidores. También su negocio se derrumbó, sin dejar nada que pudiera ser rescatado.

Fue un tiempo de dudas y de importantes decisiones. Sus antiguos compañeros de colegio, entre los que se encontraba José María Cullen, le pidieron que abandonara todo y se trasladara a Santa Fe.

A pesar del dolor por las pérdidas sufridas y el temor de nuevos terremotos, decidió quedarse en Mendoza y reconstruir sus propiedades. El trabajo duro sería una vez más el sanador de sus pérdidas, como antes lo fue del desarraigo.

 Responsabilidades Públicas

Es importante destacar que no sólo se esforzó en la producción agropecuaria. También accedió a ocupar algunos cargos públicos en representación de San Carlos. Fue electo legislador en las elecciones realizadas en enero de  1857. En 1866-1867 es designado Subdelegado de San Carlos. Lo vemos, por ejemplo, en un documento preocupándose por el estado de las escuelas del departamento[14].

El 6 de marzo de 1868 es aprobada la elección de convencionales por San Carlos y su representante es Eugenio Bustos. Y en 1869 es electo diputado por San Carlos junto con Pascual Segundo Suárez[15]

 Eugenio Bustos, el nombre de nuestro pueblo

Es difícil imaginar los enormes esfuerzos físicos y la templanza que exigía la vida diaria de un productor agropecuario en aquella época. Las herramientas primitivas, los caminos peligrosos y polvorientos, los precarios medios de transporte, los peligros diversos. Tenían que desplegar la valentía, decisión y esfuerzo de los pioneros. Don Eugenio Bustos tras una fructífera vida, plena de dignidad, honestidad, hombría de bien, laboriosidad, creatividad y respeto por el prójimo, falleció el 14 de diciembre de 1872. Sus restos descansan en el Cementerio de Mendoza, en el mausoleo de su yerno José Vicente Zapata.

Nosotros no solo no le hemos rendido el homenaje que se merece por su meritoria vida de trabajo sino que recién estamos empezando a conocerlo.

Pero desde ya podemos afirmar que consideramos un honor que nuestro pueblo lleve su nombre. No es un héroe de la espada, ni de la palabra. Para nosotros es mucho más que eso. Fue como nosotros: un hombre de trabajo, que supo de cosechas, de heladas, de siembras, de comercialización de la producción, de pérdidas y de ganancias. Y fue perseverante, laborioso y exitoso en ello.



[1] Piatelli, Alberto. “El tren bala no beneficia en nada al Valle de Uco” 9 de enero 2009
[2] Díaz Araujo, Enrique. “El Coronel Olascoaga y su Proyecto de Ferrocarriles Estratégicos” Revista de la Junta de Estudios Históricos de Mendoza, 2da. Etapa Nº 5. Mendoza, 1968 págs. 219 a 222.

[3] La Orden Dominicana en Argentino 1550-2005.- http://www.op.org.ar/Conventos/SantaFe.htm
[4] Chaca Dionisio, “Síntesis Histórica del Departamento Mendocino de San Carlos” , Talleres Gráficos Juan Castañola e hijos, Bs. As. 1964, pág. 555. Reclamo de un título de propiedad de 1705 que dice “…por el norte un médano grande que corre de oriente a poniente a una abra que dividen dos cerros negros que los indios naturales llaman “Consulta”
[5] Zapata de Suárez, Florencia. “Eugenio Bustos. Un ciudadano ejemplar”.Talleres Gráficos D’ Accurzio. Mendoza 1965, pág. 30
[6] Zapata de Suárez, Florencia. “Eugenio Bustos. Un ciudadano ejemplar”.Talleres Gráficos D’ Accurzio. Mendoza 1965, pág. 18
[7] Chaca Dionisio, “Síntesis Histórica del Departamento Mendocino de San Carlos” , Talleres Gráficos Juan Castañola e hijos, Bs. As. 1964, pág. 312
[8] Alvarez, Juan, “Temas de historia económica Argentina” Bs.As. El Ateneo 1929. La fanega es una medida de capacidad (1 fanega = 111,7 litros) .
[9] Coria López, Luis Alberto “El molino Correas. Los mercados del trigo y la harina en el siglo XIX” Fac. de Ciencias Económicas UNC. www.aaep.org.ar/espa/anales/pdf/coria_lopez.pdf .
[10] Chaca Dionisio, “Síntesis Histórica del Departamento Mendocino de San Carlos” , Talleres Gráficos Juan Castañola e hijos, Bs. As. 1964, pág. 600.
[11] Chaca Dionisio, “Síntesis Histórica del Departamento Mendocino de San Carlos” , Talleres Gráficos Juan Castañola e hijos, Bs. As. 1964, pág. 616.
[12] Revista de la Junta de Estudios Históricos de Mendoza Tomo XV 3er y 4º trimestre, 1939 (b:bautizada. Cc:casada con) pág. 102.
[13] Testamento de la señora Mercedes Corvalán, Protocolo nº 398 foja 368, 24 de abril de 1884 “Testamentos 1811-1884” Mariano Marcó.
[14] Chaca Dionisio, “Síntesis Histórica del Departamento Mendocino de San Carlos” , Talleres Gráficos Juan Castañola e hijos, Bs. As. 1964, pág. 613, 618,202.
[15] Chaca Dionisio, “Síntesis Histórica del Departamento Mendocino de San Carlos” , Talleres Gráficos Juan Castañola e hijos, Bs. As. 1964, pág. 624 

Nuestros Grandes Hombres y Mujeres

El Rvdo. Padre Ambrosio Bonfanti

Publicado en Huellas  (Año 7 Nº 9, Pág. 3), Revista de la Biblioteca Popular Prof. Dionisio Chaca. 

El Padre Bonfanti (centro) y otros sacerdotes salesianos

Cuando un hombre dedica su vida, decidido a ayudar a otros, sin mezquindades ni egoísmos además de perfeccionar su bondad, sabiduría, inteligencia y otras virtudes espirituales logra asimismo, que cada vez más, la luz de su interioridad ilumine el mundo circundante.

El Reverendo Padre Ambrosio Bonfanti, era uno de esos escasos seres, que hacen de la solida­ridad, y del altruismo, su objetivo de vida. Con honestidad y modestia, pero con determinación y perseverancia, se ponía hombro con hombro, con toda persona que necesitara ayuda o que quisiera lograr mejoras para nuestro pueblo.

Y así lo vimos, durante incontables años, reco­rriendo las calles de Eugenio Bustos, con su andar pausado, el ponchito sobre los hombros, el cabello blanco y bajo el brazo, varios ejemplares del "Boletín Salesiano" o del "Esquiú" para repartir. No desatendía sus responsabilidades pastoral es, sin embargo se hacía tiempo diariamente para visitar a los vecinos, siempre se lo veía sonriente, ocurrente, dispuesto a dialogar, a dar consejos, a alentar a los enfermos.

Estuvo en todas las lides que el progreso impu­so a nuestra pequeña sociedad, para poder crecer y mejorar. Siempre participaba. No escatimó es­fuerzos, tiempo ni palabras, para hablar con polí­ticos, personas influyentes y todo aquél que podía ser útil a los proyectos comunes.

Era uno más junto a los vecinos reclamando mejoras para los colegios, luz, asfalto, agua co­rriente, gas, bancos, oficinas de servicios públicos, el hospital, el Colegio de las Hermanas del Huerto y cientos de emprendimientos más.

Su mayor anhelo fue erigir una nueva iglesia. Solía realizar cenas con los padres de familia, donde conseguía aportes para el futuro templo de sus sueños. Nadie se resistía a sus pedidos.

En su escaso tiempo libre, escribía muchísimas cartas con motivo de cumpleaños, aniversarios o acontecimientos familiares de sus amigos y cono­cidos, de quienes guardaba largas listas con las direcciones y fechas memorables.

El Padre Bonfanti, era sancarlino por su propia decisión, aunque había nacido en Olginati, Milán, Italia, el6 de diciembre de 1885. A la edad de 9 años llegó a Argentina con sus padres y al año siguiente ingresó como alumno al Colegio San Francisco de Sales en Buenos Aires.

Alos 25 años, en 1910, fue ordenado sacerdote. Recibió su formación de los primeros salesianos enviados por Don Bosco a la Argentina, perteneció por lo tanto, a la primera generación de salesianos de nuestro país. En 1911, formó parte del reducido grupo de su Congregación que fundó la obra salesia­na en Salta. Como clérigo tuvo destacada actuación en el Oratorio San Francisco de Sales de Buenos Aires. Había sido compañero de estudios de Cefe­rino Namuncurá, y tenía predilección por hacer conocer su vida y sus virtudes.

Murió el 30 de marzo de 1977, a los 91 años, donde él decidió vivir y morir: en Eugenio Bustos,  su patria chica, tierra a la que brindó más de 32 años de sacerdocio, de amistad y de intensa acción comunitaria. .

Su pueblo lo re­cuerda y lo venera, y hoy una calle lleva su nombre. Sin embar­go creemos que el mejor homenaje que él hubiera deseado sería que muchos si­guieran sus Huellas. El recuerdo ejemplar del R. P. Ambrosio Bonfanti, nos debe estimular a pensar más en los demás, a ser más altruistas, a dejar de lado la codi­cia, la avaricia y el egoísmo.

La solidaridad es el mejor método de autorrealización y crecimiento interior que existe. Al ayudar en forma activa y práctica a otras personas, las mejores cualidades que uno posee se ponen en juego, se potencia nuestra experiencia de vida y en definitiva se crece interiormente, el espíritu se fortalece y se hace posible alcanzar la verdadera felicidad.

 1.- Agradecemos la colaboración de la Sra. Lidia Demarcbi y del Colegio Don Bosco. Funte: Texto de Rafael Roggio y testimonios

 

LOS FUNERALE DEL “GAUCHITO”

 

 

El 10 de Noviembre de 1929, Carlos W. Lencinas fue asesinado. Siguieron dos días de homenajes en medio del escándalo político desató el atentado.

 

En la vida, Carlos W. Lencinas( o el gauchito como lo apodaban el que llego a ser gobernador en 1922) caló hondo en esa parte del pueblo llamada “chusma en alpargatas”. A eso se sumaría la calidad de mito que sin dudas le confirió su trágica muerte, sucedida el 10 de noviembre de 1929.

 

EL DOMINGO DEL ATENTADO.

 

A que mimo día, el político arribó de Buenos Aires a Mendoza en tren a la estación del ferrocarril . desde allí una multitud lo acompaño hasta el circulo de armas, un club que estaba frente a la plaza San Martín, donde se reunían los radicales lencinista, opuesto al yrigoyenismo. Para el momento de los discursos, el caudillo se ubicó junto a otros oradores en uno de lo balcones. En pleno discurso de un periodista Uruguayo, desde un árbol alguien gritó “ viva Irigoyen”. La masa reaccionó, ante lo cual Lencinas se adelantó abriendo sus brazos y pidiendo que no se dispersaran. Entonces sonó el disparo que lo mató. Quienes lo rodeaban arrastraron su cuerpo hasta una mesa de billar del club . afuera, sus acólitos atacaban a José Cáceres, quien desde el árbol había vivado al presidente radical. Sindicado como el asesino el líder local. Cáceres resulto gravemente herido pero por los disparos de la escasas fuerzas policiales que vigilaban los acontecimientos.

Conocidas la noticia el público se resistía a creer en su veracidad se dirigió parte al hospital provincial –adonde fue llevado el cadáver el político-.y parte al domicilio e 25 de mayo. A las 22:30, se realizó la autopsia que confirmó que al caudillo lo había matado una sola bala. que “ le atravesó el pecho en diagonal corto la aorta y salió por el costado izquierdo, quedando entre el cuerpo y la camiseta”, según detalló Los Andes. A las 3 de la mañana del lunes 11, luego de ser embalsamado, el cadáver fue trasladado a la casa de los Lencinas, donde se levantó la capilla ardiente.

LAS LAGRIMAS DE LAS “CHUSMA”

Los funerales del Gauchito siguieron las pompas de la época, multiplicadas por diez. Todos los diarios locales le dieron amplia cobertura. Además, reprochaban el atentado y con disímiles tratamiento no se tragaban la píldoras de que Cáceres era el autor movido por una cuestión pasional como concluirían las investigaciones instruidas por la intervención a cargo el gobierno local y por Irigoyen. Más elocuente, la palabra encabezaba con la negativa e los Lencinas a los homenajes organizados por la intervención y añadía: “ los asesino no tienen derecho de participar en las ceremonias funerarias de sus víctimas...sobre todo cuando se conoce perfectamente quién y quienes han incluido a un irresponsable a perpetrar el más bajo y el más cobarde de los crímenes”.

De vuelta en la casa mortuoria, por ante el féretro a filado toda Mendoza, sin distinción de clases sociales ni partidos políticos. Quienes llevaron la expresión más elocuente de su dolor sincero son los pobres, mujeres, niños y ancianos del pueblo, para los que él tuvo siempre las mejores expresiones. Otros le hacían guardia de honor tal como lo decidió la junta Ejecutiva de la UCR Lencinista.                                          

 

DE LA MACETAS DE LA CASITA POBRE

      

Ese ir y venir de fieles duraría hasta el martes 12, cuando a las 10 de la mañana hubo una misa de cuerpo presente en la basílica San   Francisco y a las 17.20 arrancó el cortejo que trasladaría los restos hasta el cementerio de la capital. Llevado el cajón a pulso durante unas cuadras , el desfile avanzó por 25 de Mayo hasta Necochea, luego doblo y fue sacudido por la “sirena de la palabra con entrecortados toques que semejaban el ronco sollozo de un titán abatido por el infortunio”, según ese mismo medio. Una vez avenida San Martín, el cortejo llegaría a 10 mil personas. Lo encabezaba una dotación del primer cuerpo de artillería de Montaña y ambo flancos, el regimiento 16 de Infantería, con uniformes, machetes y máuseres. Era la guardia de honor que un e gobernador merecía, pero también delataba el temor del gobierno a desmanes.

Entre la multitud había coches con coronas de flores, luego la fastuosa carroza tirada por cuatro yuntas de caballos y más coches de duelo. A la cabeza iban José Hipólito y Rafael Lencinas, hermano el extinto, junto a otro, entre ellos Federico Cantoni, jefe San Juanino del radicalismo separatista. Todos estos en un silencio ni siquiera roto por los miles que avanzaban a pié más atrás o se sumaban desde las veredas. “ lo que hizo asomar lágrimas en muchos rostros ha sido la cantidad de mujeres y niños el pueblo, de míseras vestimentas, que llevaron las ofrenda sincera de humilde ramitos cortados tal vez en pleno campo asoleado o de las mustias macetas de la casita pobre.

A las 18, el cortejo arribó a la necrópolis fue un caos llegar con el ataúd hasta el pié del mausoleo familiar, hubo discursos mientras dos aeroplanos pasaron a baja altura arrojando flores naturales atadas con cintas con dedicatorias, cuando se termino de pronunciar el último discurso ya era noche.      

EL INCULPADO

A los funerales de Carlos w. Lencinas siguieron las acusaciones del Leninismo al gobierno e Irigoyen por el atentado. El inculpado José Cáceres quien había sido trasladado al hospital San Antonio junto a otros heridos por la balacera policial, murió el lunes a las 13 y fue enterrado esa misma tarde.

 

Carlos Washington (1888-1929) era hijo de José Néstor Lencinas (1858-1920). Llegó a gobernador en 1922, pero una intervención enviada por el presidente Marcelo T. De Alvear lo sacó del mando. Félix Luna lo reseña de la siguiente manera: fue un caudillo nato y vivió toda su vida en función política. Buen mozo y simpático, podía cantar una tonada o bailar una cueca, tenía una oratoria desaliñada pero entradora. Conocía todo los recursos de la demagogia, decían que llevaba en u auto un cargamento de chaquetas y a cada chico pobre que encontraba le regalaba la que llevaba puesta.  

CARLOS WASINGTON LENCINAS
CARLOS WASINGTON LENCINAS

LA TRAGEDIA DE LOS 17 ARRIEROS

 

En un hogar de la calle H. Irigoyen al N°. 1334 de Tunuyán, donde funciona una fábrica de pastas, reside la Sra. RUFINA BRITOS, nacida en Tunuyán el 21-10-1916, (88 años) hermana de Ramón Britos integrante de los 17 arrieros, la cual con tristeza recuerda algunos datos de la tragedia que se llevo a su hermano, comenta que tenía diez años cuando su hermano Ramón que tenía 18 años decidió realizar el cruce de la Cordillera con otros arrieros, a pesar de que el padre le dijo que no lo hiciera porque la Cordillera era brava y que se enojaba cuando veía a mucha gente. Pero este le dijo que no se preocupara que iba con una persona conocida y así partió para regresar 25 años después sin vida.

1-La tradición

En forma muy especial en la popular canción de Quintanilla e Hilario Cuadros, que nos dice: que le parece amigazo medio tristón aparcero en que esta canción amigo me recuerda los arrieros que al cruzar la cordillera toda, toditos murieron, eran 17 arrieros.

Gauchos honrados y buenos eran todos mendocinos toditos eran de acero...

Este hecho solo no se ha incorporado al folclore provincial si no que ha trascendido sus fronteras pasando ha ser nacional.

LOS HECHOS

Don Raymundo Martínez nacido en la Consulta San Carlos, el día 15 de Marzo del año1907 era arriero de una tropa que salió inmediatamente después de la que sufrió el triste desenlace y que la seguía a pocos metros de distancia. Ellos retornaban de Chile vacíos, es decir sin carga. Después de haber entregado la hacienda en ese país.

La tropa que iba adelante, cuyo propietario era don Clodomiro Silva, iba comandada por el capataz don Cornelio Ríos y estaba compuesta por 23 hombres. En realidad eran dos tropas juntas, ya que comúnmente cada una estaba tomada por doce (12) arrieros.

Salieron de San Gabriel el 28-01-1929, detrás de ellos, el patrón don Darío Videla que se quedo en Chile. Eran 12 hombres en total, el capataz era don Vicente Ríos”. Comentaba don Raymundo Martínez, también señala el itinerario seguido en una especie de mapa confeccionado por el mismo.

Llegan al valle del Yeso el mismo día 28 a la tarde y se alojan en la entrada del mismo .

El día 29 a las 8hs. aproximadamente, al subir a caballo para continuar el viaje hacía la Argentina, se oscureció de golpe, un gran viento y nieve, igualmente emprendieron el viaje.

Al poco andar quedo atrás el macero que es el que hace la comida - un arriero se quedo con el para ayudarlo, cruzaron el río Yeso y avanzaron dejando que las mulas los guiaran ya que no se veía ni las orejas.

El viento venía de atrás y los empujaba, alcanzaron a la tropa en el rodeo de las Yeguas, siguieron con ellos hasta el refugio de los Piuquenes, que era una barranca cavada en la vuelta del río. Allí la tormenta se levanto arriba y quedó claro abajo.

El capataz quería seguir pero uno de los arrieros, Luis Gómez en representación de los demás, le manifestó que la tropa no sale y si el tiempo no se compone se volvían, con seguridad que esa firme determinación les salvó la vida.

Luego de unas horas y como el temporal no amainaba decidieron volver unos 5 Km., hasta un lugar llamado Casa de Piedra en donde había mucha leña y podían resguardarse ellos y las mulas. Allí pernoctaron. Era tan fuerte el viento que avanzaban 200 metros y los hacía retroceder 100.

Al otro día (30 de enero de 1929) volvieron hacer el empeño para cruzar a Argentina, llegan nuevamente al refugio de los Piuquenes a las 10hs. más o menos. Allí encontraron a cinco arrieros de la tropa que los precedía.

Estos habían regresado la tarde anterior y pasado la noche en ese sitio. Había llegado detrás de un caballo de tiro prendidos de la cola .

Esos hombres pidieron auxilio para el resto de la tropa ya que consideraban que podrían estar en serios riesgos, si es que ya no habían perecido.

El capataz de la tropa don Raymundo Martínez consideró que era muy peligroso prestar ayuda en ese momento y se opuso.

Pero nuevamente el arriero Luis Gómez, de carácter fuerte, “dijo de aquí no se mueve nadie si no vamos auxiliarlos” y fue apoyado por sus compañeros.

Al bajar siendo más o menos las 11 horas, se encontraron con el, Chileno Zamora que volvía de a pié, venía con pié descalzo pues había perdido la alpargata y no sentía las piernas de la rodillas para abajo, daba lástima había perdido una alpargata y la otro la tenía mojada y no llevaba medias, Cruz arrodillado en el suelo terminó por sacarle la alpargata que le quedaba, tomó un poco de nieve y comenzó a frotarla enérgicamente en los pies de Zamora. El masaje era circular al cabo de un rato de frotar la nieve contra la piel esta comenzó a cambiar de tonalidad del azul morado al rosado de la piel. Don Militon por su parte le daba un trago de pisco y un guazcaso por las piernas para que volviera la circulación sanguínea. Luego comenzó por el cuerpo de la siguiente manera, cinco chicotazos por el lomo y un trago de pisco. Cuando salió del adormecimiento, le dijo con voz entrecortada. Ta’ gueno patronito, ya no me pegue más y no me de más pisco que me voy a poner en “pedo”. Después se desmayo, Eusebio Gómez se volvió con ese arriero, este en la mula de Luis Gómez.

Al llegar a los Caracoles encuentran a DOCE MUERTOS JUNTOS Y UNO EN LA SENDA. cerca de ellos encontraron varias mulas acorraladas en la nieve, estaban encerradas como en un pozo de hielo hecho por ellos mismas.

Avanzaron con la nieva hasta el pecho y lograron rescatarlas, también encontraron un macho cargado y una yegua madrina.

De todas maneras se calcula que murieron entre treinta y cuarenta animales. Estos dos hombres fueron los primeros en llegar al lugar de la tragedia y en poder apreciar lo que realmente sucedió en los últimos momentos.

Doce arrieros fueron encontrados de arrodillados, abrazaditos, amontonados formando una rueda, seguramente en esos últimos dramáticos momentos se abrazaron arrodillaron tratando de protegerse mutuamente, y tal vez elevaron una suplica al señor.

El otro muerto Norberto Méndez estaba tirado, en la senda, junto a su caballo también muerto, agarrado con una mano del cabestro y con la otra del poncho que se lo había sacado el viento.

El destino quiso que esos 13 hombres murieran unos 40 metros antes de subir loma de los burros, porque si hubieran podido avanzar unos 100 metros se hubieran salvado protegidos del viento en un recodo de la montaña, en el lugar donde se salvaron las mulas.

Según contó uno de los sobrevivientes, el chileno Zamora, los arrieros murieron el 29 de enero de 1929 antes del medio día.

Zamora y el capataz Cornelio Ríos pasaron la noche del 29 protegidos del chiflón del viento en un recodo, unos 100 metros antes de los 13 infortunados arrieros, cubriéndose con un poncho.

Al otro día en el cañadón encontraron una mula grandota que encaró por la nieve, no se le veía nada más que el cogote, así avanzo y le siguieron las otras mulas y ellos también. Llegaron con la mulada al real de la bajada del Portillo y dieron la novedad, comieron algo, y todos regresaron hasta el real de don Gabino, a unos 10 Km. Para atrás, en el valle del yeso, llegaron con el sol bien dentro.

En ese lugar se encontraron los patrones de las dos tropas, Darío Videla y Clodomiro Silva, quienes al enterase de los acontecimientos se volvieron a Chile con los seis sobrevivientes para informar a las autoridades.

El 31 de enero esperaron todo el día pero no apareció nadie. El 1 de febrero a las 8 llegaron los carabineros, el temporal había pasado, entonces los guiaron hasta donde estaban los congelados. Llegaron justo con una Comisión que venía de Argentina, a cargo del Comisario Eliseo Guiñazú y un capataz baqueano llamado Juan Corvalán. Discutieron argentinos y chilenos y al fin decidieron llevar los cadáveres a Chile.

Tendieron una manta en el suelo y le secuestraron todas las pertenencias a los muertos.

cargado con dos cadáveres; llegaron a un lugar llamado Rodeo de la Yegua donde se encontraron con una tropa de carabineros, allí bajaron los cuerpos y ellos se hicieron cargo de su traslado al otro día.

Don Raymundo Martínez y sus compañeros iniciaron el retorno a la Argentina el 2 de febrero del ’29, descansado esa noche en El Palomar y llegando a Los Sauces (Tunuyán) el a la tarde.

4- OTROS TESTIMONIOS

en esta oportunidad se entrevistó al intendente de aquella época FRANCISCO FELIPE ROSAS, que en la actualidad tiene 92 años, y vive en la calle 25 de mayo a metros de calle san Martín de Tunuyán. Recogió los recuerdos de aquellos días tristes, reconoce los relatos anteriores coincidió con los mismos.

5- LA REPATRIACIÓN

Don Francisco comento que habían pasado 25años de los hechos narrados, cuando en 1954 se cumplió la última etapa de la dolorosa tragedia de los arrieros.

En ese año, en Tunuyán, se formó una Comisión para la Repatriación de los restos de aquellos infortunados hombres. Esta estuvo presidida por el, familiares de los fallecidos y otras personas caracterizadas del departamento en total eran 13.

Uno de ellos fue el señor Salvador Oscar Domínguez (nació el 5/12/17), quien es sobrino de don Cornelio Ríos y ahijado de don Clodomiro Silva.

Este viejo lugareño que habita en la localidad de Los Sauces (Tunuyán), y que hizo las veces de baqueano y secretario del intendente en aquel viaje, nos dice que la Comisión se dirigió al lomo de mula a San José del Maipo (Chile) en donde se cumplió una sencilla ceremonia en la que no faltaron los sentidos discursos de rigor.

El regreso demandó tres largas y agotadoras jornadas trayendo los restos de los arrieros reducidos en 12 urnas. La travesía de la Cordillera se cumplió en 3 etapas, la primera hasta el valle de Yeso, escenario de la catástrofe, la segunda hasta el refugio Real de la Cruz en el Valle de Tunuyán, y la tercera hasta la Villa cabecera del departamento.

Durante el último tramo del recorrido, la caravana debió detenerse en varias oportunidades para recibir el homenaje de gran cantidad de personas que exteriorizaban sus sentimientos de adhesión y respeto. En Tunuyán, el jueves 8 de abril de 1954 esperaban a la comitiva el gobernador de Mendoza, doctor Carlos Evans, familiares de las víctimas y tres sobrevivientes de la tragedia.

El pueblo todo del Valle de Uco acudió a dar su último adiós a los hijos de esta tierra, que a partir de ese momento descansaron en un humilde mausoleo construido por la Municipalidad a tal fin.

 

Nomina de los 23integrantes de la tropa siniestrada.

 

Fallecidos: 1-Arturo Sáez, 2-Juan Ríos Bravo, 3-Ramón Martínez, 4-Ramón Britos Amaya, 5-Pablo Méndez, 6-Inés Corvalán Montes de Oca, 7-Enrique Castillo, 8-Roberto Gética, 9-Modesto Vega, 10-Ramón Ríos, 11-Pablo Ferto Bastías, 12-Pedro Ramírez, 13-Cornelio Ríos, 14-Modesto Méndez (este no figura en ningún listado, tal vez por ser chileno).

Sobrevivientes: 1-Domingo Bustos, 2-Francisco Ortubia, 3-Luis Anzorena, 4-Luis Gatica, 5-Juan Coria, 6-Luis Zamora, 7-Santiago Amaya, 8-Felipe Airoldi (Marucho), 9-Claudio Vega (Marucho), (estos tres últimos fueron los que regresaron a la Argentina sin avisar).

Resumen: una nueva investigación sobre las luctuosas Jornadas de 1929 en el camino a Chile por el Portillo. Análisis a partir de diarios de la época y testigos vivientes. Reparación de un error Histórico: los muertos fueron 14 y no 17 ni 13.

Catorce muertos más nueve sobrevivientes hacen un total de veintitrés arrieros, que son los que partieron de San Gabriel (Chile).

recopilación Heriberto Heriberto Montiel

 

                                                   Bibliografías y Fuentes            

                                                 RUFINA BRITOS, hermana de Ramón Britos

                                             FRANCISCO FELIPE ROSAS, intendente de la época

                                             DIARIOS DE LA E

Las urnas con los restos de los arrieros, hoy descansan en el cementerio de Tunuyán
Las urnas con los restos de los arrieros, hoy descansan en el cementerio de Tunuyán

EL HALLAZGO DEL MANZANO EN DONDE DESCANSÓ SAN MARTÍN

EN 1939, UN GRUPO DE AMIGOS DE TUNUYÁN DIO CON EL HISTORICO ARBOL. EL MONUMENTO ERIGIDO EN EL LUGAR FUE INAUGURADO EN DICIEMBRE DE 1950

 

El paraje del Manzano histórico, donde San Martín reposó en su vuelta a la argentina tras su renunciamiento histórico, fue descubierto por casualidad por un grupo de Tunuyaninos emprendedores.

Tras de llegar San Martín a Chile después de renunciar al mando supremo del Perú, su salud se vio complicada por una grave enfermedad que lo dejó en cama dos meses. Restablecido de su dolencias y sumamente débil, en enero de 1823 inició la vuelta a la argentina .

El Coronel Olazábal, ahijado de San Martín, enterado de la novedad, se puso en marcha para recibirlo en las inmediaciones del paso del Portillo, ruta que supieron utilizar aborígenes, jesuitas y posteriormente arrieros. El encuentro se produjo en la zona cordillerana y no en la actual reserva.

San Martín volvía acompañado por un capitán, con dos asistentes, dos mucamos y cuatro arrieros, con tres cargueros de equipajes. El general montaba un amula zaina con una silla húngara, encima un pellón y los estribos liados con puño azul por el frió del metal.

“un quisimos guarapón de paja de guayaquil ( sombrero de ala grande), un chamal,(poncho) Chileno, vestía un chaquetón y un pantalón de paño azul, zapatones y polainas, y guantes de ante amarillo” es la descripción de Olazábal en su libro episodios de la guerra de la independencia.

Posterior al abrazo, descansaron en el lugar, donde bebieron mate de café acompañado de bizcochuelo. El viaje continuo hasta Manzano, donde pasaron la noche bajo un pabellón de ponchos que se improvisó en el momento. Al día siguiente continuaron viaje hasta la conocida estancia de los Villanueva, ubicada en el totoral, donde el general paso dos días, recordemos que la estancia de los Villanueva se encontraba en calle hoy actual Melchor Villanueva donde todavía se encuentra de pié aunque totalmente deteriorada la casa don de descansó el general, los Villanueva la esposa de Villanueva era comadre del General. En punto aparte comentaremos sobre la casa de los Villanueva.

En 1939, un grupo de personas del departamento de Tunuyán recorrió la zona con el fin de encontrar el árbol, hasta que por fin dieron con el histórico manzano que habría cobijado a San Martín. El viejo árbol tiempo después fue declarado “histórico” por decreto del gobierno de la provincia de Mendoza y, en 1975, por el gobierno nacional. En 1994, el paraje que tiene una superficie de 1.040 kilómetros cuadrados, fue declarado reserva natural y cultural protegida de uso controlado.

Construir un monumento que rondaba los 100.000 de la época, surgió en l.940 se hicieron grandes esfuerzos por recaudar fondos, hasta que finalmente en 1942 se consiguió el apoyo oficial. Los disputados Héctor Campora y Raúl Bustos Fierro, con el apoyo de Mario Constantino, de la capital Federal, remitieron al congreso un proyecto de ley para la construcción de monumento. Si bien se había calculado la inauguración para el 17 de agosto de 1950, distintos inconvenientes postergaron la culminación de la obra, el predio fue forestado 1.000 árboles.

En la mañana del 31 de diciembre de 1950, en el año del centenario de la muerte del General José de San Martín, fue inaugurado el monumento retorno de la patria el que todos conocemos hoy.-  

monumento manzano historico
monumento manzano historico

EXPRESION DE UN PUEBLO FIESTA DE LA TONADA

El manzano es un casi desierto, los cerros inertes, los arbustos quietos, la llanura se asocia con el silencio. Pero lentamente cuando llega la fiesta de la tonada cambia, y los cerros toman mil tonos de verde, los arbustos estallan en infinitos colores de sus flores, el silencio se transforma en rumor de los arroyos y este rumor en sonidos de guitarras, la quietud del paisaje se convierte en cientos de parejas que dan vida a sus cuerpos bailando alegremente alguna cueca o gato cuyano.

Es un milagro, la fiesta de la tonada se hace realidad, y las distintas manifestaciones populares toman un cauce avasallante hacia el futuro. Así es como el trabajo anónimo que todo un pueblo elabora artesanalmente, se convierte en la mayor expresión cultural, en un hecho que sintetiza el sentimiento y el arraigo a nuestro pasado, a nuestras costumbres y a nuestro paisaje.

El manzano histórico es la cita donde todo los años miles de personas dan rienda suelta a su alegría, donde se puede saborear un asado criollo, unas jugosas empanadas o un chivito a las brasas, compartir un exquisito vino mendocino con los amigo o familias y galantear a las hermosas mujeres. Todo eso y mucho más es la fiesta de la tonada.

Las carpas se levantan por todos lados, los vendedores ambulantes que vociferan sus mercaderías, otros entorno a un fogón comparten una tonada, otros le sacan chispas a sus guitarras, bailan, cantan, otros acompañan con sus palmas y gritos.

La fiesta de tonada es la gran expresión cultural de un pueblo, porque aquí se da cabida a las distintas exteriorizaciones populares. Aquí tiene lugar las actividades deportivas pictóricas , de la danza, de la canción, la jineteada, porque son todas de un vigorosas de tronco común: el pueblo cuyano y una misma raíz nuestra tradición e historia.

Es la fiesta, en suma, de la fe inquebrantable de un pueblo que quiere elaborar su propia vida.

 

El cajón del manzano o como se lo conoce ahora El paso del portillo. En el pasado escenario de la historia grande de nuestro país y del continente americano. paso del sigiloso espía que traía valiosa información para el Gral. San Martín, o de los generosos soldados que van a pelear por un ideal de soberanía y libertad contra el invasor pretencioso.

También fue testigo del último por el andes majestuoso de San Martín y su humildad a cuesta, que viene de liberar a tres países (Argentina, Chile y Perú) y que sin embargo solo tiene el reconocimiento de un puñado de hombres que tiene en el Coronel Manuel Olazábal su expresión más nítida.

Según el profesor Juan Isidro Maza, venía el héroe por el paso del Portillo, brillante en sus ojos algo que nadie pudo definir, allí en el manzano lo espera el coronel Manuel De Olazábal, quién al ver llegar a su jefe corrió y lo abrazó por la cintura, San Martín desde su mula zaina puso la mano sobre la cabeza del oficial y b balbuceando por la emoción de encontrarlo en aquel lugar solo le pudo decir “hijo”…

Después de descansar algunos instantes, San Martín ordeno reanudar la marcha y contemplando la cordillera, expreso “Bueno será que bajemos ya de esta eminencia desde donde en otro tiempo me contemplo América”.

En este lugar se encuentra el árbol de manzano, que cobijo aquel mencionado encuentro entre los dos militares, cuando San Martín regreso a Guayaquil el 10 de febrero de 1823.

Según los historiadores pernoctaron bajo un pabellón de pochos a orillas del arroyo las pircas y al día siguiente en el Totoral (casa de los Villanueva) siguió el viaje cruzando la estacada, la pampa del cebo, lujan y finalmente llegó a Mendoza, al caserío familiar donde forjo sus armas. Cuando entro a la ciudad, por la alameda, que el mismo plantara, fue una sorpresa su aparición.

Este último paso por el cajón del manzano es el San Martín paisano, amigo, hombre que viene de pasadas glorias y que sin embargo tiene delante suyo luchas intestinas que él prefiere evitar y se traslada a Francia, lejos de enfrentamientos, fratricidas que tanto mal le hacían.

El 7 de febrero de 1938 el Gobierno de Mendoza por decreto 169 declaro monumento Histórico al sitió donde se el legendario manzano.           

EL 7mo. FESTIVAL CUENTA CON UNA RICA HISTORIA TONADERA

Todo comenzó como una expresión de deseos, como una ilusión, como un desafió a la incredulidad, pero la idea de un festival folklórico en el manzano histórico, comenzó a dar vueltas por las mentes y7 corazones de aquellos que aman lo nuestro y así como se gesta la fiesta de la tonada.

Su inició coincidió con los festejos del 92 aniversario de la creación del departamento de Tunuyán y se desarrollo del 20 al 26 de noviembre de 1972, durante la intendencia de Isidoro Armando Valladares. Se denomino primer festival Cuyano de la tonada, Vendimia y del canto nacional.

El espectáculo se realizó en un escenario levantado al pié del monumento “retorno a la Patria” y fue su director general Víctor Pizarro, la tonada elegida como “revelación del festival” fue “ándale Tonada” de Jorge Berchecssi más conocido como Jorge Viñas, que luego tuvo amplia difusión nacional.

Participaron en este primer festival artistas de basta trayectoria como los Cantores de Quilla huasi, Los Chalchaleros, Hernán Figueroa Reyes, Daniel Toro, Chacho Santa Cruz, Carlos Vega Pereda, los Cantores de La Cañadita, Los Manantiales y otros.

Se recuerda con mucho cariño el momento en que Figueroa Reyes, en su última actuación extrajo de un bolsillo la letra de una tonada dedicada a Tunuyán que leyó en público, así mismo se recuerda la elección de María Noemí Sebastianelli como soberana departamental, posteriormente coronada reina nacional de la Vendimia.

LOS FESTIVALES QUE SIGUERON

El segundo festival se llevó a cabo, después de un prolongado paréntesis, en 1983 bajo la intendencia del Dr. Carlos García y con la dirección artística de Víctor Pizarro. El animador de este festival fue Julio Marbiz, el reconocido conductor de Argentinísima, y contó con la participación de Daniel Altamirano, Jorge Viñas y los del Suquia.

Entre los años 1984/1987el 3ro, 5to,6to, festival, durante la intendencia del Sr. Antonio Vendrell, y en todo los casos con la dirección de Eduardo Molinengo y Elías Mocayar.

En la presente edición retorna a la dirección general del espectáculo Víctor Pizarro y como titular del municipio se encuentra el Dr. Jorge Silvano.

Este año a diferencia de las anteriores no s elegirá reina de la vendimia, la que se volverá a realizar en la ciudad de Tunuyán.

EL MONUMENTO QUE EVOCA EL RENUNCIAMIENTO A LA GLORIA

en ese sitio muy adecuado por cierto, se edifico el monumento “ retorno a la Patria” realizado por el escultor LUIS PERLOTTI, la obra fue inaugurada el 31 de diciembre de 1950 cuando concluía el año del libertador General San Martín, al cumplir el primer centenario de su desaparición física.

La escultura evoca al Padre de la Patria vestido de paisano, con un poncho cubriendo sus ropas y con sombrero aludo montado sobre una mula, extendiendo fraternalmente su brazo izquierdo sobre el hombro de Olazábal, vestido también   sencillamente con un poncho sobe su cuerpo.

recopilación H. Montiel

 

ACCIDENTE DE AEROPOSTALE EN ARGENTINA


Esta historia está armada gracias a la inestimable colaboración de mi amigo Troilo, los datos aportados por su padre Sr. Jean Blatche (82 años) y las fotos que fueron tomadas por su abuelo, Sr. Marcel Blatche quien siendo Francés fue el que instaló Aeropostale en la Argentina, encargado de la escala en Bs,As. (en Pacheco) Luego fue el jefe de escala de Air France en Buenos Aires , El Sr. Marcel Blatche retornó a Francia , para terminar su carrera como jefe de los talleres de Air France en Orly.

Las fotos son propiedad de Troilo, y fueron sacadas por su abuelo.
El texto de la historia es sacado de internet, mas abajo están los créditos:

Accidente de HENRI GUILLAUMET en Laguna del Diamante, Mendoza con el Potez 25 F-AJDZ

Henri Guillaumet, héroe de la aviación francesa, formaba parte de la Compagnie Generale Aeropostale, el servicio de correo aéreo que unía Francia con América del Sur. El piloto compartía una gran amistad con el escritor y aviador Antoine de Saint-Exupéry, que se desempeñaba, además, como jefe de Tránsito de la compañía.
En 1927, Guillaumet había sido seleccionado para trabajar en el servicio postal que unía a Mendoza con Santiago de Chile. Se estima que entre ese año y 1931 cruzó los Andes en casi 400 ocasiones.
El 13 de junio de 1930, el piloto partió de Santiago en su biplano Potez 25 F-AJDZ. Pero, mientras sobrevolaba la cordillera en su avioneta, fue sorprendido por una tormenta de nieve que lo obligó a realizar un aterrizaje forzoso cerca de las congeladas aguas de la Laguna del Diamante. (Mendoza)
Durante seis días, con las pocas provisiones que llevaba a bordo, Guillaumet caminó sin rumbo por la pálida inmensidad de la cordillera.
En la madrugada del séptimo día, con las ropas destrozadas y los pies a punto de congelarse, el aviador fue encontrado por García, quien en ese entonces era un adolescente.
"Ese día Dios me iluminó -recordaba García hace algunos años-. Desobedecí a mi padre y busqué en una zona que no me habían indicado: encontré al piloto y lo llevamos a mi casa, donde lo reanimamos con una copa de coñac y una taza de leche de cabra con azúcar."
Así, en una humilde casa de la localidad de San Carlos, Guillaumet se salvó de una muerte segura. El piloto durmió un día entero para reponerse de su accidentada aventura.
Los diarios de la época dedicaron una gran cobertura a la búsqueda del aviador, de la que participó el propio Saint Exupéry junto con los grupos de rescate. La odisea andina inspiró al autor de "El Principito" para su libro "Tierra de hombres". Y también fue llevada al cine por Jean Jacques Annaud, en "Alas de Coraje".
El aviador francés Guillaumet murió diez años más tarde, en 1940, en un combate aéreo sobre el Mediterráneo, durante la Segunda Guerra Mundial. También Saint-Exupéry, autor de "El Principito", murió trágicamente al estrellarse su avión, en 1944.

Francia premió a un héroe mendocino (Junio de 2001)
El presidente Chirac condecoró al artesano argentino, que tiene 86 años El aviador francés formaba parte de la empresa de correo aéreo en la que participó Saint-Exupéry

LE BOURGET, Francia (EFE).- El presidente francés, Jacques Chirac, condecoró ayer con la Legión de Honor al pastor argentino Juan García, quien en 1930 socorrió al piloto francés Henri Guillaumet después de que su avión se estrelló en la cordillera de los Andes.
El aviador integraba la empresa de correo aéreo Aeropostale, en la que participó el reconocido escritor Antoine de Saint-Exupéry.
***
Hay homenajes que se retrasan, pero que finalmente llegan. Después de 71 años, García recibió la cruz de caballero de la Legión de Honor y la medalla de la República por aquel "gesto absolutamente excepcional", según describió el presidente Chirac durante la ceremonia realizada en el Salón Aeronáutico de Le Bourget, en las afueras de París.
"En nombre de Francia entera quiero manifestarle este reconocimiento y este agradecimiento", dijo el presidente francés a García, de riguroso poncho y sombrero gaucho.
El homenajeado, de 86 años, trabaja hoy como artesano en la ciudad de Mendoza. Durante la ceremonia, le regaló a Chirac un instrumento de caza y un cuchillo, ambos fabricados con sus propias manos. "En Francia existe una tradición de que cuando te regalan un cuchillo, tienes que dar una moneda", dijo el mandatario, mientras le entregaba un franco a García.

Las siguientes fotos son de dicho accidente, fueron tomadas por Marcel Blatche, abuelo del forista TROILO. El avión es un POTEZ 25
Recopilación Heriberto Montiel


  

FRANCESES VINIERON A MENDOZA A CONOCER A DON JUAN GARCIA

 

El artesano mendocino Juan Gualberto García, de 85 años, recibió en su humilde vivienda a una comitiva de franceses, quienes llegaron para conocer la historia del puestero San Carlino que salvó la vida del un piloto postal galo en la década del 30.

la llegada de los visitantes al barrio Nueva Esperanza, fue custodiada por un fuerte operativo-3 móviles, 4 motos- 10 policías- ante el temor que los franceses fueran asaltados, como ocurrió meses a tras con un guía su esposa. Después de 71 años don Juan contó su anécdota de cuando tenía 14 años y vivía en un puesto al pié de los Andes, hecho que lo convirtió en un héroe reconocido y condecorado tiempo a tras por el propio presidente francés Jacque Chirac, quien lo otorgó la legión de honor de París.

Conmovido por el humilde héroe

Que salvó al piloto galo

Henri Guillaumet en 1930, buscan

Rememorar su hazaña

 

19 de junio de 1930, el piloto Henri Guillaumet e accidentó en las cercanías de la laguna del diamante; San Carlos, cuando realizaba un vuelo de rutina de Santiago de Chile a Mendoza, seis días de extensas caminatas le llevaron al aviador para encontrarse con aquel adolescente que lo cobijaría en su hogar, después de rescatarlo mal herido.

Guillaumet junto al célebre escritor Antoine de Sanit-Exupéry (autor del libro principito) y de Jean Mermoz –sus íntimos amigos-integraban en famoso trío Casablanca-Dakar-el equipo de aviadores postales más de los que volaran sobre el norte africano.

Esta amistad llego hasta un recocido periodista televisivo, Patrick Poivre d” Arvor, de TF1, una cadena nacional de Francia. El comunicador que también trabajaba para la revista Le Figaro , arribo también a nuestra provincia para recapitular los momentos vividos en aquella época por don Juan. Es que el galo siempre añoro descifrar la historia que su familia le contó desde pequeño, ya que su abuela fue la mejor amiga de la esposa- Consuelo-del consagrado literato Saint Exupéry, comenta que hace un año que se había enterado que el Señor García estaba vivo y tuvo el honor de entrevistarlo en París. Desde ese momento se prometió llegar hasta el sitio donde ocurrió el accidente. Por ello e que estoy en Mza, y a las 06.30 partirán hacía San Carlos, traduce el cónsul francés Jean Louis Rysto que hace de traductor. Lo acompaña en la comitiva el empresario Francés y su esposa, un fotógrafo de la agencia Gamma y otros colegas.

Después de recorrer la precaria casa de adobe y después de indagar sobre lo trabajo en cuero que produce este artesano, Patrick saca un diminuto anotador y un lápiz para plasmar alguna que otra palabra. Con una mezcla de tristeza y alegría, don Juan responde pausadamente-traducción mediante-las preguntas del periodista galo, quien admira “ la humildad de este gran hombre que convivió con su historia durante tantos años sin contársela a nadie. Me impresiona su nobleza, la rectitud que lo caracteriza y la hermosa familia que tiene”.

Detallando que Guillaumet se quedó todo un día en su hogar para recuperarse, el mendocino relata una ves más la historia de su vida.

*Hazaña de Henri Guillaumet. Este piloto francés, intrépido y responsable en su trabajo, tenía a su cargo el transporte semanal aéreo, entre Mendoza y Santiago de Chile, del correo para la Aeroposta Argentina, filial de la Compagnie Générale Aéropostale francesa, que unía vía aérea Toulouse en Francia, con Santiago de Chile, haciendo escalas en Casablanca, Cap Juby, Dakar, Isla Fernando de Noronha, Natal, Recife, Río de Janeiro, Montevideo, Buenos Aires, Mendoza, y Santiago de Chile.
El 12 de Junio de 1930, tuvo que cancelar el Vuelo Nro. 12 iniciado en Santiago hacia Mendoza, debido a un intenso temporal.
El día siguiente, 13 de Junio, lo intentó nuevamente por la ruta normal que era la misma del Ferrocarril Transandino y el Río Mendoza, pasando por las Cuevas, pero debido a la violencia de los vientos, decidió tomar la ruta más al sur. Ya la había explorado, era más fácil pero más larga, y no ofrecía auxilio en caso de averías.
Volando a unos 6500 metros por encima de las nubes, una fuerte corriente de aire descendente le hizo perder altura y se encontró dentro de la misma nube de tormenta de nieve, por lo que en instantes bajó a 3000 metros, sin visibilidad y con el riesgo de estrellarse contra las altas montañas.
Alcanzó a divisar una gran masa negra y sabía que era la Laguna del Diamante que contaba con orillas suficientemente planas como para aterrizar.
La sobrevoló hasta quedarse casi sin combustible, y efectuó el descenso, que terminó en capotaje debido a la nieve blanda que dificultó el aterrizaje.
Para los hombres comunes, ese era el fin, ya que nadie sale de la trampa de esa inmensidad blanca en invierno, pero Guillaumet tenía un temple extraordinario y protegió las bolsas del correo y haciendo un hueco en la nieve para acceder al avión dado vuelta, se abrigó con el paracaídas y esperó dos días a que pasara la tormenta.
 El domingo 15 de Junio por la mañana, al haber cesado la tormenta, escuchó un avión que sobrevolaba, pero fue inútil encender las bengalas, ya que desde el aire era imposible distinguir un pequeño objeto que se confundía con la nieve.
Sólo tuvo la alternativa de tratar de llegar a la planicie argentina, por lo que calculando que tendría claro de luna y cuatro días de buen tiempo, a pesar del frío y del intenso viento invernal que soplaba de Oeste a Este. comenzó a caminar con una pequeña brújula de montaña, hasta encontrar el arroyo Yaucha. Siguiendo su cauce, de repente vió a una mujer y a un niño a caballo, a quienes gritó pidiendo ayuda. La extraña apariencia de Henri los asustó y pensaron que era un loco, por lo que contaron la presencia de ese hombre vestido como nunca habían visto antes. Él les gritó “aviaturi, laguna Diamante” y comprendieron que se trataba del aviador accidentado. El niño – Juan Gualberto García – lo ayudó a cruzar el arroyo, y lo llevaron hasta el rancho. La madre – Manuela Romero de García – le sirvió una copita de caña y leche de cabra.
A la mañana siguiente, el viernes 20, trasladaron a Henri a lomo de mula hasta el Puesto de Salvador Lufi, hoy puesto de Fuentes. Lo esperaba un automóvil que lo llevó a Eugenio Bustos, donde en un puesto de telégrafo avisó a su mujer en Buenos Aires que había sido rescatado. Siguiendo el camino, apareció un avión. Era su amigo Antoine de Saint-Exupéry que iba a su encuentro. La emoción fue grande y una multitud lo aclamaba en el aeropuerto de Mendoza
.


 

 

 

 

 

 

 

Copyright Cumbres Andinas Mendoza Argentina 2007

 

 

 

 

 

JUAN GUALBERTO GARCIA
JUAN GUALBERTO GARCIA

domingo, 01 de julio de 2001 

El puestero condecorado volvió a su pago

El gaucho sancarlino regresó ayer a Mendoza, aún emocionado por el recibimiento que tuvo en Francia. El festejo por el reencuentro con sus

  

Por Silvina Scifo

Juan Gualberto García volvió ayer por la tarde a su pago luego del largo viaje que realizó por Francia. Feliz por haber conocido ese país y todavía asombrado por cómo lo recibieron allá, dijo que “ni en sueños” esperaba que todo fuera como lo vivió.

Emocionado hasta las lágrimas repartió besos entre los suyos y relató una vez más aquel encuentro con el piloto francés Henri Guillaumet, cuando le salvó la vida en junio de 1930.

A pesar de que la historia era muy conocida para la familia, todos querían escucharla de nuevo. “Es que cada vez que la cuenta se acuerda de algún detalle que nunca escuché”, dijo Lucio, el hijo menor del puestero nacido en San Carlos que parece admirar mucho a su padre.

A la aerostación Francisco Gabielli llegaron también damas de la Dirección de Ancianidad -Juan recibe una pensión de esa dependencia- para saludarlo. Entre ellas la llamativa reina, María Elena Pérez. La mujer no se despegó ni un minuto de Juan: “Se ha formado una pareja”, gritaban muchos entre carcajadas.

En ese momento se escuchó la vocecita de un pequeño que decía “abuelo, abuelo”. Era el bisnieto de Juan que quería acercarse para darle un beso y tocarle la medalla que colgaba del poncho que el gaucho tenía sobre sus hombros y le pasaba detrás del cuello.

Luego, su familia decidió que Juan pasara un momento por la Plaza Independencia a saludar a sus amigos. Es que allí lo esperaban todos los artesanos, con quienes comparte su pequeño espacio que desde hace seis años tiene entre cueros, boleadoras y típicas artesanías regionales.

Y la pregunta no faltó. Una vez más tuvo que relatar sus pasos por Francia y, sobre todo, le pidieron que recordara el emotivo acto en el que el presidente Jaques Chirac le entregó la “Legión de Honor”: esa es la mayor condecoración que una persona puede recibir de la mano del primer mandatario francés.

Los aplausos y abrazos fueron fraternales y sinceros. Cada compañero se acercaba a brindarle su afecto. “¡Es un honor tenerte entre nosotros!” gritó uno entre la multitud. Otro se acercó para ver lo que llevaba en su mano Juan, quien ahora vive en el barrio La Favorita, de Capital.

“Es el álbum con fotos mías y de Chirac que él me regaló antes de volver a Mendoza”, explicó. Es que el puestero y artesano sancarlino no sólo estuvo con el presidente francés el día de la condecoración, sino que éste lo llevó a la casa de gobierno y allí le entregó los últimos regalos que había preparado para él.

Finalmente, llegó la tranquilidad entre los suyos. Ese fue el momento más emotivo: cuando Juan se reunió con su familia.

Sus cinco hijos (Francisca, María, Luis, Lucio y Analía) habían organizado un festejo por el regreso de su padre con empanadas y un lechón asado. Más tranquilos y en la intimidad de la casa de Francisca, en Coquimbito (Maipú), Juan no podía esperar más abrir las valijas y repartir los regalitos que había comprado para cada uno de ellos y para los nietos.

Libros que reproducen los lugares más característicos de Francia, fotos de Juan recorriendo las diferentes ciudades o enseñándoles a los franceses a tomar mate, postales, semillas de castañas y ramitas de pino que recogió de la montaña, llaveritos, banderas de Francia, perfumes y algunos adornos en miniatura como la Torre Eiffel, la catedral y el Arco del Triunfo, fueron algunos de los más requeridos entre las mujeres.

“No es cuestión de pelear y de sacarme hasta las medias. Son mías”, decía graciosamente Juan mientras habría todo tipo de paquetitos.

Todos alrededor de la mesa esperaban su turno. Mientras, el mate no dejaba de circular, surgían los recuerdos de aquellos momentos. Juan dijo que quiere volver a Francia porque allá lo recibieron como “nunca lo había esperado”. Pero que estaba feliz por compartir eso con los suyos.

 

LUGAR DEL ACCIDENTE
LUGAR DEL ACCIDENTE
MONUMENTO REALIZADO EN PAREDITAS
MONUMENTO REALIZADO EN PAREDITAS

monumento creado por los franseces en pareditas

CARRIL VIEJO A SAN CARLOS

San Martín galopaba entre sus grandes tal vez Soler,

Tal vez Las Heras- por el viejo carril que va a San Carlos,

Y aún retumban los cascos acerados de los que aún hoy

Siento sus pasos.

Autor Ángel Bustelo

 

Se oye un redoblar de cascos y herradura en la azulada niebla de Ugarteche, desde su grande corazón de hechura en aquella madrugada de la escarcha, como la nieve blanca como la blanca leche.

Montado en su brioso corcel blanco, galopa entre jefes y oficiales. El monte y la jarilla se inclinaban a paso de los caballos montaraces. Habían partido cuando aún no asomaba el alba desde el plumerillo cuartel de la avanzada.

Iban a galope largo, parecían la patria hecha fantasma, ruidos de sables amates de batallas. Diez leguas ya llegaban sin demostrar cansancio, el jefe los había preparado para vencer la muerte y ella los respetaba sabiendo que su nobleza superaba al estrago.

Ya estaba en Ugarteche, desolación y campo en el camino, sólo alguna parada para mover los remos, afianzar las figuras, un apretón al cincho, un revisar el freno, darle palmoteadas al pingo rozagante paraqué supiera cuanto lo amaba el amo. Para que supiera que el que llevaba encima no era un maturrango, esa palabra que decía con desprecio el coronel cuando se refería a los de la corona que yugaba a América.

Desde mí predio, mi segundo país que es el resuello, a sólo cinco kilómetros de Ugarteche que se llamaba entonces pampa del cebo, meditaba, tomada de la mano la barbilla, bastante acariciada de tanto pensar en penares de la patria, la grande del plata y ésta, la serrana mendocina.

¿Qué fue de aquella tropa enjalbegada que cruzó el horizonte de oro y nieve buscando libertad de mano de la aurora, que había surgido de aquel día lluvioso con cabildantes asomados a balcones y un pueblo clamando a largas voces su protagonismo verdadero?

Un pueblo que reclama justicia a la aurora para parar el crimen.

A distancia de dos siglos, la memoria de la gente pervive y dura, en tradición de padre a hijo, de hijo a nieto y llega a nuestros días. Por eso el mendocino siente tan suyo al San Martín heroico, que, además de jefe militar fue su intendente, y lo sigue viendo sentado en la alameda que él fundará, gozando en la tórrida tarde su fresco de horchata, mientras convence con incendiado verbo a la madre negra que le entregue su hijo para sumarlo al incendio de la patria, que ha declarado la libertad de vientre.

En la memoria de la mendocina gente del Valle de Uco y el Tupungato enhiesto, de la pampa del sebo enjabonando vientos ese heroísmo de coraza y pecho.

San Martín galopaba entre sus grandes- tal vez Soler, tal vez Las Heras- por el viejo carril que va a San Carlos, y aún retumban los cascos acerados de los que aún hoy siento sus pasos.

Carril viejo a San Carlos aún hoy se llama el que va camino a La Consulta. Ni el tiempo ni la sombra te han borrado. Sigues deseando en la gloria de la hazaña y en la memoria de los cuyanos-que te abastecieron, Capitán-con sus soldados. Buena parte murieron en combate dando a la patria sus sueños y esperanzas, sus novias y sus madres.

Misterios de hechos horadados en el acero noble de tus bravos, una nación entera de sangre y Huarpe y negra con ese afán sagrado de libertar esclavos.

Te voy evocando, carril viejo a San Carlos, en esta tarde de dorados fríos, parado a la vera del camino , en el resuello que arrebate al desierto, y recreo tu furia corocera mientras levanta arenas la ventisca.

Estoy soñando tu piafantes potros, el aceitunado rostro curtido del arriero, la emblema celeste trepando la montaña, el trepidar del noble bruto y el Tupungato que se va nevando. Estoy viendo a San Martín tus huellas y la de los centauros que te acompañaba a realizar la consulta con los indios.

Hoy el cemento ha querido devorar la huella pero la historia que va de padre a hijo de hijo a nieto, hasta que aquí ha llegado a mí y estoy oyendo tu firme voz de mando.

 Recopilacion Heriberto Montiel

PRIMERA MUJER INTENDENTE DE TUNUYAN AÑO 1976

 

En un recorrido por los caminos del recuerdos se llega a la casa de MARIA OLGA SAIZ, de 88 años de edad, ubicada en Ruta 92 Km. 10 Colonia Las Rosas, es una casa muy antigua con amplios ventanales quedan mucha claridad a la vivienda, se observan en la pared de la galería los cuadros de Evita, Perón y del General don José de San Martín, esto hace suponer que se trata de una mujer que siempre estuvo en la política, Olga nos cuenta que siempre milito en el partido peronista que siempre admiró a Evita. Fue concejal congresal Nacional, nunca cobro honorarios por estos cargos. En noviembre de 1975 se hace cargo de la intendencia de Tunuyán designada por la intervención del Dr. Antonio Cafiero que es interventor de la provincia es nombrada comisionada municipal y recibe de esa forma la intendencia la cual había estado bajo el mando de callejón, en primera instancias no quería estar allí por la idiosincrasia del pueblo que creía que la mujer no debía actuar en política pero, fue designada por mayoría. Olga recuerda con nostalgia que ella se caracterizó por dar ayuda a la gente cadenciada, al asumir ala intendencia se encuentra con un a municipalidad totalmente desmantelada y desorganizada, no había jefe de personal nadie controlaba al personal, no había un jefe de suministro por lo que todos compraban y gastaban descontroladamente, no había un jefe de apremios todo era desorden. El 25 de marzo del 1976 es destituida del cargo, ya sabía de ante mano lo que iba a suceder había un proceso militar candente, ella estaba preparada para la caída del peronismo, esa mañana temiendo lo que iba a suceder viaja hasta Zapata y ve a los militares que estaban allí, se traslada hasta el puente del río y ve a otros militares apostados en ese lugar, a las siete de la mañana se presenta en la comuna donde es recibida por un militar, es trasladada a la sala de situación de consejo y la detienen hasta las 10 de la mañana que llega el comandante que había tomado el departamento, con temor consultó si la iban a llevarla detenida algún lugar, el comandante le manifestó que no la iba a llevar detenida a ningún lugar que no estaba presa, le digo que saliera y reuniera al personal, una vez reunidos les digo que, esta comisionada sigue siendo la comisionada simbólica del departamento de Tunuyán, por su gestión y por corrección durante su gestión, nunca pensó que iba a recibir a lagos por parte de los militares los que hacía rato que le iban siguiendo los pasos, le solicito al comandante   que le dejará sacar algunas cosas del municipio por ejemplo expedientes de gente que pedía ayuda, le abrieron el despacho y le dejaron sacar todas sus cosas, también recuerda Olga que le pidieron que fuera ocho días para que le enseñara al nuevo intendente que era un gendarme de apellido Foch el manejo del municipio. Comenta que siempre milito en el. Partido peronista desde 1945, le escribió una carta al General Perón cuando este era Coronel cuando ella era coordinadora de la junta renovadora del partido peronista, y cuando viene el general a la provincia en campaña proselitista y a proclamar a PICALLO Y TABANERA como gobernador de la provincia Olga haciendo caso omiso y burlando la organización subió al palco e hizo uso de la palabra exhortando a la gente acompañar al General Perón, este acto se realizo en calle San Martín Frente a calle Las Heras de Mendoza, por ese atrevimiento fue declara ahijada periodista por la comisión del General, en ese acto fue abrazada por el general Perón el que le digo Dios te bendiga mí hija, a los que Olga respondió Dios lo bendiga a usted mí Coronel y que lo haga presidente de los Argentinos este hecho ocurrió el 27 de enero de 1.946. Con mucha tristeza comenta que nunca recibió una jubilación ni pensión, nunca los de su partido se interesaron por su situación, vive de lo poco que le da su finca herencia que le dejo su padre, hoy vive en el olvido de su pueblo talvez por que no le es indispensable, solo la acompaña el recuerdo y el busto de Evita que, los militares lo iban a tirar pero, que le dejaron sacar de la Municipalidad le pareció extraño este gesto de los militares cuando en otros lugares destruyeron todo los bustos y todo lo que tenía que ver con el peronismo. Esta mujer que a pesar de los años no pierde su vitalidad y ganas de vivir nació en Colonia Las Rosas el 15 de Enero de 1.916. Lo malo de un pueblo es olvidar a las personas que trabajaron para formar una comunidad homogénea, lo malo de un pueblo es olvidar a sus próceres y su historia.  

Nota Heriberto Montiel

 

Hugo Galvez en el Programa Ayer y Hoy que se emitía de lunes a viernes conducido por Heriberto Montiel en LV 24 Manantiales
Hugo Galvez en el Programa Ayer y Hoy que se emitía de lunes a viernes conducido por Heriberto Montiel en LV 24 Manantiales

 HUGO GALVEZ HOSTORIA DEL RADIOTEATRO MENDOCINO

Quien de nosotros no disfruto de los hermosos radioteatros emitidos por las emisoras AM de nuestra provincia, los que hoy no se emiten por la caída de la cultura en nuestros pueblos, muchos deseamos volver a gozar de estas maravilla, recordamos con mucho cariño a uno de los grandes directores y protagonistas de aquellos radioteatros como “La Martina Chapanay”, nos referimos a Hugo Gálvez, este medio tuvo el placer de poder dialogar con él que nos comentaba: que hace 20 años que trabaja en Tunuyán es Profesor de teatro da clase en distintos colegios del Valle de Uco. Mendoza ha sido pionera en este genero, que lamentablemente por cosas ajenas a los artistas actores de radio y actrices desaparece y no es que desapareciera como genero, por que actualmente en radio Nacional de Buenos Aires Nora Massi destacada actriz dirige el elenco de radioteatro de la mencionada radio, pero es unitaria es decir que irradia una obra completa, el genero en el cual he participado ha sido en el diario, un Capitulo por día quedando el suspenso, ¿qué pasara mañana? Donde la abuela decía que no lo olvidemos mañana de escuchar que es lo que paso con Juan ó Pedro, el radioteatro ha llegado a los lugares donde los radioteatros representados no ha llegado, pero la radio llego a los lugares más increíbles de la provincia y el país. Quiero destacar unas figuras como Armando de Oliva ya fallecido en Mendoza, fue un bastión de cultura en Tucumán, tambien la figura una persona que esta muy bien que es Roberto Albarracín que reside en la Ciudad que fue otro gran pionero del radioteatro, es autor radio teatral con obras importantísimas en San Juan y en el país, es una persona que no se le ha dado la importancia que tiene como en sus tiempos Ubriaco Falcon que fue un destacado director de radioteatro ya fallecido, otra figura vive en San Rafael que es Carmen Lopez López, San Rafael fue otro bastión del radioteatro Mendocino, es un genero que solo le falta que alguien diga vamos a rescatarlo y lo vamos a poner actualizado con las técnicas de la actualidad, y crear actores nuevos buscar nuevas voces que deben haber muchas. Por que se cae el radioteatro, Hugo comentó que se cae por la llegada de la televisión se produce la eclipse, cuando aparece la telenovela que es hija del radioteatro esta surgió como una copia del radioteatro llevado a la televisión por Alberto Migre que es el Secretario General de Argentares, es el pionero del teleteatro. Que emisora no tuvo su elenco de radioteatro, en la ciudad de Mendoza se escuchaban cuatro radioteatros diario por Splendid (Nihuil), LV 8 que tenía como actriz a la madre del famoso can tanto y director de cine Leonardo Fabio, LV. 10 tenia dos novelas, tambien LV 4 San Rafael tenia sus directores y actores como Omar Ague, y otra gente que mantuvieron el genero, por ello recalco que esto no esta muerto hace falta una inyección de optimismo seleccionar a un grupo de gente y comenzar.

 

 

                                                                              

10-07-2005

SE REALIZARON ACTOS EN VISTA FLORES, SE RESTAURO EL VIEJO MOLINO MONUMENTO HISTORICO DE ESTE DISTRITO.

 

 

Recordemos que este patrimonio cultural data del año 1937, en un acto de esfuerzo en conjunto, la cooperativa del agua, empresas y vecinos de la zona apoyados por la Municipalidad de Tunuyán, deciden restaurar el viejo molino, monumento que cumple un rol fundamentar que es almacenar Veinticinco Mil Litros de Agua, que alimenta la red madre de este distrito, el proyecto de declaración presentado por el bloque Alianza el 26 de enero 2003 referido a la declaración del monumento histórico del tanque de agua del Distrito de Vista Flores, es fundamental la consagración en el tiempo de las obras que dan utilidad a los habitantes del pueblo, en el departamento hay pocas obras apreciadas como históricas, el antiguo tanque de agua ubicado en la intercepción de calle San Martín, Barandica y Lencinas, es parte de la identidad de todo Vista Florino quien ve en él, el símbolo de su suelo fecundo y pujante constituyendo una parte fundamental de su patrimonio cultural, que no quede en el olvido la utilidad que presto en otros tiempos al proveer el agua que consumían los habitantes de este distrito, y aun hoy cumple una función al contener el tablero de comando de la nueva perforación, un grupo de jóvenes de la zona desean restaurarlo dotándolo nuevamente ese brillo y vigor que lucia en el pasado, por ello el Honorable Concejo Deliberante de Tunuyán, Declaro Monumento Histórico por todo lo que representa para su comunidad. A partir de hoy el viejo molino lucirá con orgullo una placa con su reseña histórica. El concejal Serrani oriundo del lugar dirigió el mensaje a los presentes: dijo queremos recordar con cariño a los que hacen más de 70 años realizaron esta obra que seguramente no lo hicieron pensado que iba hacer un monumento histórico, lo hicieron para mejorar la calidad de vida de la gente que en ese entonces se encontraba haciendo patria en este paraje, en aquel pequeño grupo de gente que figuraba nombres como Arum Moisés, Manuel Manzano, Familias de Eusebio García, Fadul, Monteleones, Pizolo, Sechin, Vicente Quiroga, Vicente Carletti, Lito Manzano entre otros, y muchos que ya no estan entre nosotros, pero saben que su obra sirve por que en esta pieza esta el tablero de comando de la bomba que distribuye agua para toda la comunidad, hoy nos toca mantener esta obra y que los jóvenes sepan que hubo alguien en su momento que se ocupo de la gente de este lugar.-

nota Heriberto Montiel.

PAMPA GAMBINO EN UNA CONFERENCIA EN COSQUIN
PAMPA GAMBINO EN UNA CONFERENCIA EN COSQUIN

09-01-2008

HERIBERTO MONTIEL

 

 De qué forma se nos fue el pampa (el pampita) amigo de corazón todo los años en el mes de febrero nos encontramos en el festival de la Tonada en Tunuyán, era un hombre muy humilde, de buen c0razón, siempre se iba a casa donde podía descansar de esas noches tornaderas, después de almorzar dormía la siesta. Después de las 22 horas nos dirigíamos al anfiteatros a cumplir con nuestra labor periodística.

En ese tiempo yo era dueño de una hermosa emisora de Radio FM, en Tunuyán, el Pampita todos los días se conectaba desde la Legislatura Mendocina con esta emisora y comentaba al aire Tunuyanino las noticias que surgían desde allí. La última vez que lo vi fue por casa y después de charlar un rato se fue al cementerio a llevarle flores a su mamita que hacía mucho que no la visitaba. Pampa las noches del festival de la tonada ya no son iguales por faltas vos hermano y amigo del alma.

Heriberto Montiel

Buscan al vehículo que atropelló al periodista folclórico Roberto "Pampa" Gambino

Fue embestido el jueves pasado por un auto que se dio a la fuga. Gambino quedó tirado en una calle de su querido San José. El lunes por la tarde falleció debido a las lesiones.
Quienes lo querían le escribieron una zamba.

- los 55 años murió el lunes el reconocido periodista folclórico Roberto “Pampa” Gambino. Su deceso se produjo debido a las lesiones que sufrió el pasado jueves, cuando fue atropellado por un vehículo que se dio a la fuga, en San José.

El sepelio de sus restos se efectuó esta tarde, en el Cementerio de la Capital.

Un personaje
“Pampa” Gambino era todo un personaje dentro del mundillo folclórico. Acreditado por una radio de Guaymallén y ayudado siempre por sus colegas, estuvo presente en cuanto encuentro festivalero existiese en el país, siendo animador permanente del Festival Nacional de Folclore de Cosquín, donde era miembro activo de la Asociación de Periodistas Folclóricos de la Argentina.

Al “Pampa” se lo recordará por sus noches en La Tonada y por su incansable búsqueda de ayuda económica para poder editar su libro, contando momentos del folclore argentino.

En un momento donde la comunidad artística mendocina está dolida, se suma la partida del “Pampa”, que se lo extrañará en las cacharpayas entre guitarras, zambas y vinos.

Así, sus amigos de siempre, se unieron y escribieron una zamba que la cantaron durante el sepelio. Con letra de Luis "Sacarina" Pereyra (Trío Buena Onda) y música de Los Chimeno, la siguiente es la zamba:

Pampa Gambino(zamba)

 

 

Desde tu Salta natal

Saliste a andar los caminos

Mendoza te hizo quedar

Y te invito con sus vinos

Mendoza te hizo quedar

Amigo Pampa Gambino

 

Por ser bombisto y cantor

Compadre de las bagualas

Con "los cantores del sol"

Repiqueteaba una zamba

Por ser bombisto y cantor

Enamorado del alba

 

Hoy guitarreando estarás

En la gran peña del cielo

Por tu bohemia sin par

Que no haya luto ni duelo

Vaya este aplauso final

Y un revolear de pañuelo

 

Seguro andarás tu huella

Con tu cuaderno y un vino

Montado sobre una estrella

Por el cielo coscoíno

Te están llorando mis cuerdas

Querido Pampa Gambino

 

Quien sabe a que festival

Por caprichos del destino

Enero te hizo llevar

Roberto Pampa Gambino

Con tu legüero has de andar

Y el parche suelta un gemido

 

 

Letra: Luis "Sacarina" Pereyra

Música: Los Chimeno

Cinturon de Campeon Para Mario Cirujano Ortiz
Cinturon de Campeon Para Mario Cirujano Ortiz

A 32 DE LA PARTIDA DE CIRUJANO ORTIZ

MARIO ORTIZ QUEDO EN EL RECUERDO DE LOS

MENDOCINOS, Y DE TODOS LOS ARGENTINOS.

 

Fue el 11 de septiembre de 1978 cu8ando falleció Mario Ortiz, la noticia no fue ninguna sorpresa, la estábamos esperando, no era la noticia fría que anunciaba una muerte súbita. Los periodistas, amigos, aficionados, familia sabían que Mario Ortiz iba a perder la pelea más dura de su vida. La lucha contra el cáncer, que había iniciado 45 días antes,. La crueldad del rival pido más que sus 24 jóvenes años.

Su fuerza, su talento, su inteligencia su tenaz deseo de salir siempre adelante sin importar qué había enfrente no alcanzaron esta vez. Fue un 11 de septiembre de 1978, el año del primer campeonato Mundial de fútbol para argentina. Como tanto amaba ese deporte, la muerte lo encontró con la camiseta número 10 de su amigo, el goleador del Mundial Mario Kempes, quien de gira por Mendoza con el Valencia de España fue a regalársela al Hospital Español cuando el Cirujano agonizaba, el destino tenía marcado ese día para que Ortiz dejara el mundo de los mortales y trascendiera al de los inolvidables.

Antes toda su vida fue una pelea. Arriba y abajo del ring. Emerger de un medio envuelto en la miseria cuando el hambre muerde las entrañas, es muy difícil. Y él lo había logrado pudo conseguir el medio social común de convivencia a través del boxeo, le venía pegando a la vida y al destino, recibía y daba en la calle aunque no le gustará. hasta que se dio cuenta de que era mejor hacerlo arriba del ring.

Mario Ortiz, fue una de las víctimas de la injusticia que hace nacer a unos en cuna de oro y a otros en una tapera. A los 10 años quedó huérfano y se encontró sólo ante el mundo. Tuvo que ejercer todo los oficios que se le presentaron, esos oficios que forman el currínculum de casi todos los boxeadores .las manos ennegrecidas por la pomada de lustra o la tinta de los diarios, fue changarían, panadero y hombreador de bolsas, como tantos de sus colegas, vino de un m un do de cartón y latas con la ilusión de, algún día, ser alguien por los puños, de ser campeón, de ganar mucho dinero, de ser alguien, apenas llegue un cinco por ciento de los que emprenden ese camino.

Mario Ortiz ya estaba entre ese cinco por ciento, sin ninguna duda, después del gran Nicolino Locche fu el boxeador más talentoso que dio Mendoza en los últimos años. Unía     fuerza y talento, guapeza con frialdad y precisión. Se lo bautizó Cirujano por que podía boxear los diez raund o definir al minuto 59 segundos de comenzada la pelea, como contra Julio Campagna. Enfrentó a los mejores boxeadores de la época: Cachín Méndez, Jorge Polvorita Gómez, Nicolás Arkusin y Gregorio Villavicencio. A les gano. Su futuro era promisorio, estaba para encarar la posibilidad de combatir por el título Mundial. Llenaba estadios, el gimnasio municipal de Tunuyán, el Pascual Pérez o el Luna Park. Había alcanzado el difícil rango de ídolo. Tenía carisma, ángel, eso que el diccionario define como creación de atracción, de simpatía. Además era de tener muchos amigos.

Por que pese a todo lo que le toco vivir y haber crecido a los tumbos por la calle, tenía un carácter agradable, era fino, de muy buenos modales. Elegante para vestir, era sagaz, con mucho sentido del buen humor. Como si aquella historia de vida, tan común en los boxeadores, en el no hubiera existido. Es que no tenía traumas ni remordimientos.

Le decía el loco, porque era un loco lindo. Disfrutaba de sus pequeños hijos como el valor más predicado que había logrado. Sabía que la gloria era efímera y tenía conciencia de lo peligroso de ser boxeador. Sin embargo, otro fue el destino, la ilusión que todos teníamos del gran campeón quedo truncada un 25 de julio de ese año. De la alegría del Mundial pasamos a la tristeza de la internación de Ortiz para ser operado e iniciar la lucha desigual contra la enfermedad que le puso, poco tiempo después, punto final a una vida joven y llena de futuro.

Fuente: Diario Uno  

 

  

Todas aquellas personas que residen en el Valle de Uco, especialmente en Tunuyán tienen el privilegio de estar viviendo y gozando de la naturaleza, hermosos valles, Arroyos, Montañas, Río, es el panorama de este lugar tan hermoso que todas las personas que vistan este departamento puede gozar y llevarse un recuerdo inolvidable de nuestra tierra, esta tierra que esta cargada de historia , sembrada de valor y coraje. Ahora prepárese para leer la historia del CHORRO DE LA VIEJA. BIEN BENIDO SEÑOR TURISTA A NUESTRO VALLE DE UCO.    

EL CHORRO DE LA VIEJA

La vieja, como todos la llamaban, había muerto. Sola y centenaria, había sobrevivido cobijada en su refugio, en ese gran hueco entre los cerro. Si bien todo los puesteros la apreciaban, siempre creyeron que estaba loca. Y eso por que día a día siempre bajaba al lejano arroyo, para traer agua, con la que regaba, las verdes plantas de la entrada de su cueva. Esta tarea era para ella, los más importante en la vida. Ya después de muerta, y como despertando de un sueño, ella se encontró en un espacio nuevo, frente al creador. Por el supo que desde ese momento, sería el hada encargada de velar por la vegetación, tan escasa en su montaña. Muy rápido, como lo hacen las hadas, ella se desplazo al lugar, donde transcurrió su vida. Deseosa de empezar su tarea, decidió buscar agua para sus plantas. Y como hada que era no bajo al arroyito como antes, sino que voló a lo alto de los cerros, donde encontró un fresco torrente. Con sus poderes de hada, fue llevando este arroyuelo, hasta su amado hueco entre los cerros, allí hizo que cayera, en forma de blanco chorro, que expandido por la brisa, fuera humedeciendo todo el lugar. Pronto ese hueco, se tapizo de helechos, musgos, y pastos. Los lugareños adivinaron, que había sido la vieja. Quien obrara ese milagro, y ahora su sueño estaba realizado. Ellos dieron al lugar, el nombre más apropiado y agradecido lo llamaron EL CHORRO DE LA VIEJA.-  

 

EVELINA VERON
EVELINA VERON

EVELINA VERON ESCRITORA DEL VALLE DE UCO.-

Evelina Encarnación Verón De Triubiño es docente jubilada, . Presidenta del Centro de Estudios Históricos, miembro de la biblioteca Popular Segundo Manuel Esteves, Revisora de Cuentas de la Asociación de Docentes Jubilados de Tunuyán, tiene una gran pasión por nuestra historia, con ediciones en libros con autores en poesía, cuento e investigaciones: Antología 1°, 2°, y 3° del Centro de estudios Históricos, Libros “el fortín”, Cister : Tunuyán: Historia y perspectivas, cuento de la región cuyana: Alvear: historia y Perspectiva. Tunuyán Ayer y Hoy. Crónica de mí Terruño. Premios: 1997: Premio en poesía “Alvear Abrazo de Caminos”. 1998: 2° premio en Poesía “Junín”. 2° premio en cuento: cuentos de la Región Cuyana. 2002 3° premio Asociación Docentes Jubilados. 2° premio Asociación Uco-Hue-Tunuyán. 2004 3° premio en cuento: “certamen Armando Tejada Gómez”. Evelina abre la puerta de su hogar y nos recibe amablemente y se presta para el dialogo y comienza comentando que desde que iba a la escuela primaria siempre le gustaba redactar escribir y cuando iba al colegio secundario hacía como de colaboración las glosas de los actos, es cuando los profesores se dieron cuenta que yo tenía mucha afinidad con las escritura y me interesaba mucho las cosas de la familia, los sucesos, las cosas de mis compañeros, lo que hacía en mis ratos libres escribía un poco sobre lo cotidiano. Después de recibirse de docente el primer año le tocó trabajar en la escuela de pareditas después tres años en la escuela de Paso de Las Carretas de donde conservo los mejores recuerdos, siempre prestaba mucha atención de cómo se desarrollaba la gente lo que me ha quedado gravado y me ha servido para que lo pueda trasladar al papel en poesía o en cuentos, sobre mis trabajos puedo decir que lo primero que hago son poesía con lo que se han editado en Tunuyán tres antologías poéticas (1988,1990 y 2003), esta era una compilación que habíamos hecho en el año 1997 si no que demoro en hacerse la edición donde participaron veintisiete escritores del Valle de Uco, las tres antologías que he nombrado han sido en conjuntos, haciendo poesía hicimos un taller en Tupungato y un plástico de Tunuyán llevo un trabajo sobre camino de la Usina vieja este había hecho todo el camino de la alameda y el callejón que lo llevaba a la Usina, y yo hice la poesía y ganamos ese concurso, lo que me motivo para seguir trabajando, he participado en muchos libros en forma de cooperativa: como un certamen literario de Tunuyán donde me premiaron dos trabajos uno es muchacha vendimia, y después cosas de tragos que es un romance, he participado como participante del CINTER (centro de Integración Territoriales) donde hicimos muchas investigaciones y a través de las mismas se hizo el libro Tunuyán y Perspectiva, después Valle de Uco Historia y perspectiva, después Tunuyán Ayer y Hoy que se trata de las Instituciones de Tunuyán, en historia y perspectiva he realizado un trabajo sobre Bairoleto, tambien hay un libro que se llama crónicas de mí terruño donde hay trabajos especiales donde publico un trabajo sobre el tomero por que el tomero es un trabajador que solo hay en Mendoza, se realiza una investigación para saber cuales eran los del Valle de Uco y se les hizo entrega de premios. Cuento de la región Cuyana que fue un concurso que llevo a cabo la fundación Chiapa de Acevedo, donde saque 2do premio con un cuento, el premio era la entrega de cuatrocientos libros editados. Para finalizar Evelina con tristeza comentaba que el centro de Estudio Histórico se encuentra inactivo, por que no se han presentado profesionales (Profesores de Historia) para que trabajen en esa institución pero no pierde las esperanzas de que se presente gente con ganas de luchar por lo nuestro y se ponga nuevamente en funcionamiento.

NOTA Heribedrto Montiel

HERIBERTO MONTIEL

ALCAINO UN ACTOR NO RECONOCIDO MENDOZA

La mayoría de los medios de comunicación de cualquier género, siempre se ocupan de dar a conocer las noticias más dolorosas, aquella que se ha cobrado alguna vida, cuando leemos algún diario ya sea local, Provincial, Nacional e Internacional, lo primero que vemos son caras de Políticos, que nunca hicieron nada o gente que jamás se preocupo por su pueblo, pero están allí presente en primera plana, ocupando espacio que puede ser ocupado para culturizar o educar a nuestra gente, hay personas que han trabajado en forma silenciosa para su pueblo las cuales nunca recibieron un reconocimiento de parte de su pueblo, de las autoridades de turno, jamás un medio de comunicación ya sea radial televisivo o grafico se acerco y les hizo una simples preguntas, talvez sea por que no les interesa la cultura. esta entrevistar es a una persona la cual con mucho esfuerzo llego a trabajar con grandes artistas y por supuesto actores de reconocido renombre en la provincia. Su nombre y apellido es LUIS ALCAINO, y tiene 56 años de edad, el que comenta que en el año 1968 se va con un circo por que quería viajar conocer, luego se sale para cumplir con el servicio militar, y en el año 1978 escribe por primera ves una obra de teatro que se llamó las madres no tendrían que morir, en esos momentos me encontraba en el Cepillo San Carlos, la ensayaron con otros jóvenes por que la idea nace en la escuela nocturna y se la propuso al maestro que en esos momentos les daba clase, este manifestó que estaba muy buena la idea por lo que la ensayaron y la iban a presentar en mes de setiembre del año 1978, pero debido al problema entre Chile y Argentina se postergó para el mes de octubre del año 1979, luego se traslada a Tunuyán es cuando se entera que había una obra de radioteatro en el club Chilecito después de finalizada entrevisto al director de la compañía HUGO GALVEZ, y le dijo que quería hacer radioteatro que me gustaba, Gálvez le dijo que los día miércoles daba clase de teatro en la terminal en el Miniteatro, comienza un 21 de diciembre de 1986, en el año 1987 se puso hacer radioteatro en LV 24 de San Rafael en una obra que se llamo fuiste madre ante Dios donde hizo el papel de malo, después fue en el 1988 cuando participio en la primera fiesta de la vendimia que se realizó en Sport club que fue cundo salió reina de la Provincia Anahi Gagua ,m en el año 1995 participio en el festival de la Tonada realizando una teatrización, tambien ha participado en el festival de las Rosas en dos oportunidades (teatrización y Baile), después con Hugo Gálvez grava la Martina Chapanay donde hacía del padre de esta, en los estudios de LV 8 Radio Libertador con un elenco extraordinario como Mónica Montiel, Lorenzo D’ Lucas, la cual se irradio en LV 24 Radio manantiales, después gravamos Armando Cruz de Santelmo, donde hacía el personaje del Sargento Clodomiro Reinoso, en año 1996 viene una producción norteamericana a filmar en la provincia de Mendoza la película 7 años en el Tibet protagonizada por Brad Pit, en el año 1997 lo vuelven a llamar para finalizar las últimas escenas    de esta película, en el 1998 viene a Tunuyán una producción del cine Nacional donde eran protagonistas JUAN PALOMINI Y PAOLA CRUZ, la película se llamo Río Escondido, después de un casting trabajo en esa película junto a Paola Cruz, que se filma entre Campo Los Andes y el Dique Valle de Uco, y en el 2004 viene otra producción del cine nacional con ALBERTO DE MENDOZA, NORMA ALEANDRO, Y NATALIA OREIRO, los que filman en esta provincia la película de CLEOPATRA, tambien tuve que hacer un casting en Canal 9 Mza. Trabajo en la película y tengo una escena con Norma Aleandro. Pero, mí sueño es poder irme a Buenos Aires a probar suerte, por que quiero hacer televisión. Recuerda que tiempo a tras había en el mi teatro talleres de guitarra, danzas, clases de teatro, cosas que se fueron perdiendo y hoy le gustaría que volviera la cultura por que aquí en Tunuyán esta muerta la Cultura, yo con esta vendimia va hacer la Décimo Cuarta vendimia que participo en Tunuyán y jamás me dieron un reconocimiento, pero pese a todo voy a seguir haciéndolo por que me gusta. por que llevo 18 años arriba de los escenarios. Por un instantes nos quedamos reflexionado sobre cuanto costara dar un reconocimiento a una persona que siempre trabajo por la cultura de un pueblo.

Heriberto Montiel

LUIS ALCAINO ACTOR
LUIS ALCAINO ACTOR

 

 

AÑO 2004 TUNUYAN LE RINDIO UN HOMENAJE A DON HILARIO CUADROS

Hermoso homenaje le rindieron los tunuyaninos al Padre del cancionero Cuyano Don Hilario Cuadros, fue el día viernes 6 de febrero del mencionado año en el escenario mayor de la Tonada, estuvieron presente su dos hijas las que viajaron exclusivamente de Buenos Aires donde Viven con su madre para recibir un presente junto al sobrino Carlos   Cuadros este último residente en la ciudad de Mendoza, con mucha emoción Carlos y las Hijas de Cuadros recordaron algunas anedoctas, con mucha nostalgia recordaron su infancia y su casa aquella de la cañadita Alegre en Guaymallén, también recordaron a don Hilario cuando salía de farra y regresaba a la semana, Carlos Recordó cuando su tío solía andar por el Valle de Uco especialmente por San Carlos, por ello le dedico un tema a las San Carlinas. Hilario Cuadros nació al iniciarse nuestro excitante y conflictivo siglo XX, en 1902, en la Media Luna de Guaymallén (referente territorial de la cultura popular mendocina) de padres y abuelos cantores, su formación como músico folclórico estuvo signada por la herencia familiar. Su aprendizaje fue en base a la imitación de formas, géneros y estilos. La imitación ha sido la forma más perdurable de aprendizaje musical de los pueblos, que se extiende a la reproducción de prácticas y repertorio. En Hilario Cuadros debemos sumar a su aprendizaje empírico su intuición creadora, que ha dejado un patrimonio de más de 300 composiciones. Su padre, Anselmo Cuadros, era un cantor de origen chileno propietario de "La barraca de Don Anselmo", donde se vendían velas, cueros y jabones, una industria muy desarrollada en la época. Su madre fue doña Carlota Romero, quien a dúo con su hermana Magdalena cantaban el repertorio tradicional. En ese marco familiar él formó su primer dúo cuyano con su hermano Juan Guillermo. En esa época le decían "el chileno”, y más adelante Ernesto Fluixá lo llamaría “El caballero de la tradición".Luego, con el cantor sanjuanino Domingo Morales formó el Dúo "Cuadros - Morales" y comenzó con él sus actuaciones públicas en San Juan, donde el periodismo los bautizó como "Los trovadores de Cuyo". El dúo se convirtió en conjunto con la incorporación de Alberto Quini y Roberto Puccio. En 1931 ya tenían un lugar ganadéenlos teatros de Buenos Aires y en Radio Nacional. Abordó distintos repertorios compartiendo con otros músicos, como Acosta Villafañe, Monbrun Ocampo, Buenaventura Luna, Arancibia Laborde y don Félix Pérez Cardazo, de Paraguay. La amistad de este último le posibilitó la incorporación del arpa y el violín dentro de su conjunto, donde tocaron y compusieron juntos. Hilario Cuadros se conectó con otros cancioneros de América y escribió "pasillos" colombianos, mambucos y cieguitos. En nuestro país grabó para el sello Odeón la mayor parte de sus composiciones y hasta la actualidad se reeditan sus canciones. El conjunto colombiano "Guitarras campesinas" editó un long play dedicado al repertorio cuyano. Hilario desde muy joven impactó por su originalidad, especialmente en el uso de la voz en falsete natural en los dúos y por el variado empleo que hacía en sus conjuntos de otros instrumentos, lo que permitió el acercamiento a diversos públicos. Las temáticas de sus obras respondieron a los paradigmas de Nación - Patria y Tradición que se mantuvieron vigentes desde el siglo XIX y fueron retomados y resemantizados de acuerdo a las necesidades estratégicas dominantes. La Gesta Sanmartiniana se hace presente en su producción en la cueca Los 60 Granaderos con música de Félix Pérez Cardoso; La cueca a San Martín; El Manzano de Tunuyán; Sargento Ayacucho; el vals Che sí de Corrientes (Mi madre de Corrientes, alusiva a la madre del General San Martín, con letra del poeta Julio Quintanilla); Fray Luis Beltrán. Los sentimientos religiosos populares se vieron plasmados principalmente en La Virgen de la Carrodilla y Mi Patrona y Generala. De paisajes y costumbres cuyanas son piezas representativas: Flor de Guaymallén, La voz de los Cerros, Cochero ‘e Plaza; el gato El Tupungatito, y las tonadas Arbolito sos testigo; Dónde andará y Las Brujas de las Minas .El primer larga duración grabado por Cuadros en Buenos Aires para el sello Columbia se llamó Cañadita Alegre del 42.
En el anhelo por conocer más directamente la vida, la obra y el contexto social y cultural que posibilitó su permanencia, nos pusimos en contacto con sus familiares en Mendoza. Estuvimos con su sobrino Carlos Cuadros, quien con una amabilidad muy cuyana nos brindó su tiempo y su archivo sobre la vida y la obra de su tío.
Nos contó Carlos que aún vive en Buenos Aires la esposa de Don Hilario.
Que en el cementerio de la Capital está el panteón de los Cuadros.
Nos mostró la popularidad que Hilario Cuadros tiene aún en Colombia y pudimos relevar varias grabaciones de "pasillos" colombianos grabados en ese país.
Nos puso en contacto además con un interesante trabajo realizado por un grupo de fonoaudiólogos mendocinos sobre el uso de la voz del conjunto musical "Los Trovadores de Cuyo". El trabajo analiza especialmente el falsete y la voz nasalizada. Este estudio nos demuestra una vez más el poder cognitivo y polisémico de la música, especialmente el canto. Nos dice Alberto Rodríguez, "en las casas de campo y aun en los parrales criollos de la misma ciudad, plenos de regocijo los espíritus, en la más franca y amena cordialidad, hombres y mujeres pulsaban la guitarra entonando sentidas y oportunas canciones que renovaban el interminable y siempre gracioso repertorio criollo". Nos resulta de muchísimo valor para sintetizar nuestra recordación una frase de Igor Stravinsky citada por Alejo Carpentier:"Una tradición verdadera no es el testimonio de un pasado transcurrido; es una fuerza viviente que anima e informa. Que lastima que los mendocinos destruyéramos la casa, la parra y ramada que había delante de la casa de Don Hilario, allí donde tantas veces pulsaban la guitarra grandes cantores como Ángel Cacielo por nombrar algunos. Hoy allí hay una estación de servicio y un minimarket, este lugar con historia se encuentra ubicado en la lateral norte de Acceso Este y Calle Hilario Cuadros de Guaymallén, tambien había un busto realizado en bronce realizado con donaciones del pueblo Mendocino, conseguido por el conductor de Peña Folklórica de Cuyo Don Andrés Areco quien hizo construir ir el busto el que duro muy poco por que los amigos de lo ajeno le sustrajeron las placas recordatorias.

Nota Heriberto  Montiel

El cantar del río, el del arroyuelo, el de los zorzales, el de las calandrias y el de los jilgueros. Flores de heliotropo, claveles del cerro, cogollo de menta, todo eso le traigo, Señora en el pecho.

HILARIO CUADROS-TROVADORES DE CUYO
HILARIO CUADROS-TROVADORES DE CUYO

 

 

AÑO 2004 TUNUYAN LE RINDIO UN HOMENAJE A DON HILARIO CUADROS

Hermoso homenaje le rindieron los tunuyaninos al Padre del cancionero Cuyano Don Hilario Cuadros, fue el día viernes 6 de febrero del mencionado año en el escenario mayor de la Tonada, estuvieron presente su dos hijas las que viajaron exclusivamente de Buenos Aires donde Viven con su madre para recibir un presente junto al sobrino Carlos   Cuadros este último residente en la ciudad de Mendoza, con mucha emoción Carlos y las Hijas de Cuadros recordaron algunas anedoctas, con mucha nostalgia recordaron su infancia y su casa aquella de la cañadita Alegre en Guaymallén, también recordaron a don Hilario cuando salía de farra y regresaba a la semana, Carlos Recordó cuando su tío solía andar por el Valle de Uco especialmente por San Carlos, por ello le dedico un tema a las San Carlinas. Hilario Cuadros nació al iniciarse nuestro excitante y conflictivo siglo XX, en 1902, en la Media Luna de Guaymallén (referente territorial de la cultura popular mendocina) de padres y abuelos cantores, su formación como músico folclórico estuvo signada por la herencia familiar. Su aprendizaje fue en base a la imitación de formas, géneros y estilos. La imitación ha sido la forma más perdurable de aprendizaje musical de los pueblos, que se extiende a la reproducción de prácticas y repertorio. En Hilario Cuadros debemos sumar a su aprendizaje empírico su intuición creadora, que ha dejado un patrimonio de más de 300 composiciones. Su padre, Anselmo Cuadros, era un cantor de origen chileno propietario de "La barraca de Don Anselmo", donde se vendían velas, cueros y jabones, una industria muy desarrollada en la época. Su madre fue doña Carlota Romero, quien a dúo con su hermana Magdalena cantaban el repertorio tradicional. En ese marco familiar él formó su primer dúo cuyano con su hermano Juan Guillermo. En esa época le decían "el chileno”, y más adelante Ernesto Fluixá lo llamaría “El caballero de la tradición".Luego, con el cantor sanjuanino Domingo Morales formó el Dúo "Cuadros - Morales" y comenzó con él sus actuaciones públicas en San Juan, donde el periodismo los bautizó como "Los trovadores de Cuyo". El dúo se convirtió en conjunto con la incorporación de Alberto Quini y Roberto Puccio. En 1931 ya tenían un lugar ganadéenlos teatros de Buenos Aires y en Radio Nacional. Abordó distintos repertorios compartiendo con otros músicos, como Acosta Villafañe, Monbrun Ocampo, Buenaventura Luna, Arancibia Laborde y don Félix Pérez Cardazo, de Paraguay. La amistad de este último le posibilitó la incorporación del arpa y el violín dentro de su conjunto, donde tocaron y compusieron juntos. Hilario Cuadros se conectó con otros cancioneros de América y escribió "pasillos" colombianos, mambucos y cieguitos. En nuestro país grabó para el sello Odeón la mayor parte de sus composiciones y hasta la actualidad se reeditan sus canciones. El conjunto colombiano "Guitarras campesinas" editó un long play dedicado al repertorio cuyano. Hilario desde muy joven impactó por su originalidad, especialmente en el uso de la voz en falsete natural en los dúos y por el variado empleo que hacía en sus conjuntos de otros instrumentos, lo que permitió el acercamiento a diversos públicos. Las temáticas de sus obras respondieron a los paradigmas de Nación - Patria y Tradición que se mantuvieron vigentes desde el siglo XIX y fueron retomados y resemantizados de acuerdo a las necesidades estratégicas dominantes. La Gesta Sanmartiniana se hace presente en su producción en la cueca Los 60 Granaderos con música de Félix Pérez Cardoso; La cueca a San Martín; El Manzano de Tunuyán; Sargento Ayacucho; el vals Che sí de Corrientes (Mi madre de Corrientes, alusiva a la madre del General San Martín, con letra del poeta Julio Quintanilla); Fray Luis Beltrán. Los sentimientos religiosos populares se vieron plasmados principalmente en La Virgen de la Carrodilla y Mi Patrona y Generala. De paisajes y costumbres cuyanas son piezas representativas: Flor de Guaymallén, La voz de los Cerros, Cochero ‘e Plaza; el gato El Tupungatito, y las tonadas Arbolito sos testigo; Dónde andará y Las Brujas de las Minas .El primer larga duración grabado por Cuadros en Buenos Aires para el sello Columbia se llamó Cañadita Alegre del 42.
En el anhelo por conocer más directamente la vida, la obra y el contexto social y cultural que posibilitó su permanencia, nos pusimos en contacto con sus familiares en Mendoza. Estuvimos con su sobrino Carlos Cuadros, quien con una amabilidad muy cuyana nos brindó su tiempo y su archivo sobre la vida y la obra de su tío.
Nos contó Carlos que aún vive en Buenos Aires la esposa de Don Hilario.
Que en el cementerio de la Capital está el panteón de los Cuadros.
Nos mostró la popularidad que Hilario Cuadros tiene aún en Colombia y pudimos relevar varias grabaciones de "pasillos" colombianos grabados en ese país.
Nos puso en contacto además con un interesante trabajo realizado por un grupo de fonoaudiólogos mendocinos sobre el uso de la voz del conjunto musical "Los Trovadores de Cuyo". El trabajo analiza especialmente el falsete y la voz nasalizada. Este estudio nos demuestra una vez más el poder cognitivo y polisémico de la música, especialmente el canto. Nos dice Alberto Rodríguez, "en las casas de campo y aun en los parrales criollos de la misma ciudad, plenos de regocijo los espíritus, en la más franca y amena cordialidad, hombres y mujeres pulsaban la guitarra entonando sentidas y oportunas canciones que renovaban el interminable y siempre gracioso repertorio criollo". Nos resulta de muchísimo valor para sintetizar nuestra recordación una frase de Igor Stravinsky citada por Alejo Carpentier:"Una tradición verdadera no es el testimonio de un pasado transcurrido; es una fuerza viviente que anima e informa. Que lastima que los mendocinos destruyéramos la casa, la parra y ramada que había delante de la casa de Don Hilario, allí donde tantas veces pulsaban la guitarra grandes cantores como Ángel Cacielo por nombrar algunos. Hoy allí hay una estación de servicio y un minimarket, este lugar con historia se encuentra ubicado en la lateral norte de Acceso Este y Calle Hilario Cuadros de Guaymallén, tambien había un busto realizado en bronce realizado con donaciones del pueblo Mendocino, conseguido por el conductor de Peña Folklórica de Cuyo Don Andrés Areco quien hizo construir ir el busto el que duro muy poco por que los amigos de lo ajeno le sustrajeron las placas recordatorias.

Nota Heriberto  Montiel

El cantar del río, el del arroyuelo, el de los zorzales, el de las calandrias y el de los jilgueros. Flores de heliotropo, claveles del cerro, cogollo de menta, todo eso le traigo, Señora en el pecho.

 

 

AÑO 2004 TUNUYAN LE RINDIO UN HOMENAJE A DON HILARIO CUADROS

Hermoso homenaje le rindieron los tunuyaninos al Padre del cancionero Cuyano Don Hilario Cuadros, fue el día viernes 6 de febrero del mencionado año en el escenario mayor de la Tonada, estuvieron presente su dos hijas las que viajaron exclusivamente de Buenos Aires donde Viven con su madre para recibir un presente junto al sobrino Carlos   Cuadros este último residente en la ciudad de Mendoza, con mucha emoción Carlos y las Hijas de Cuadros recordaron algunas anedoctas, con mucha nostalgia recordaron su infancia y su casa aquella de la cañadita Alegre en Guaymallén, también recordaron a don Hilario cuando salía de farra y regresaba a la semana, Carlos Recordó cuando su tío solía andar por el Valle de Uco especialmente por San Carlos, por ello le dedico un tema a las San Carlinas. Hilario Cuadros nació al iniciarse nuestro excitante y conflictivo siglo XX, en 1902, en la Media Luna de Guaymallén (referente territorial de la cultura popular mendocina) de padres y abuelos cantores, su formación como músico folclórico estuvo signada por la herencia familiar. Su aprendizaje fue en base a la imitación de formas, géneros y estilos. La imitación ha sido la forma más perdurable de aprendizaje musical de los pueblos, que se extiende a la reproducción de prácticas y repertorio. En Hilario Cuadros debemos sumar a su aprendizaje empírico su intuición creadora, que ha dejado un patrimonio de más de 300 composiciones. Su padre, Anselmo Cuadros, era un cantor de origen chileno propietario de "La barraca de Don Anselmo", donde se vendían velas, cueros y jabones, una industria muy desarrollada en la época. Su madre fue doña Carlota Romero, quien a dúo con su hermana Magdalena cantaban el repertorio tradicional. En ese marco familiar él formó su primer dúo cuyano con su hermano Juan Guillermo. En esa época le decían "el chileno”, y más adelante Ernesto Fluixá lo llamaría “El caballero de la tradición".Luego, con el cantor sanjuanino Domingo Morales formó el Dúo "Cuadros - Morales" y comenzó con él sus actuaciones públicas en San Juan, donde el periodismo los bautizó como "Los trovadores de Cuyo". El dúo se convirtió en conjunto con la incorporación de Alberto Quini y Roberto Puccio. En 1931 ya tenían un lugar ganadéenlos teatros de Buenos Aires y en Radio Nacional. Abordó distintos repertorios compartiendo con otros músicos, como Acosta Villafañe, Monbrun Ocampo, Buenaventura Luna, Arancibia Laborde y don Félix Pérez Cardazo, de Paraguay. La amistad de este último le posibilitó la incorporación del arpa y el violín dentro de su conjunto, donde tocaron y compusieron juntos. Hilario Cuadros se conectó con otros cancioneros de América y escribió "pasillos" colombianos, mambucos y cieguitos. En nuestro país grabó para el sello Odeón la mayor parte de sus composiciones y hasta la actualidad se reeditan sus canciones. El conjunto colombiano "Guitarras campesinas" editó un long play dedicado al repertorio cuyano. Hilario desde muy joven impactó por su originalidad, especialmente en el uso de la voz en falsete natural en los dúos y por el variado empleo que hacía en sus conjuntos de otros instrumentos, lo que permitió el acercamiento a diversos públicos. Las temáticas de sus obras respondieron a los paradigmas de Nación - Patria y Tradición que se mantuvieron vigentes desde el siglo XIX y fueron retomados y resemantizados de acuerdo a las necesidades estratégicas dominantes. La Gesta Sanmartiniana se hace presente en su producción en la cueca Los 60 Granaderos con música de Félix Pérez Cardoso; La cueca a San Martín; El Manzano de Tunuyán; Sargento Ayacucho; el vals Che sí de Corrientes (Mi madre de Corrientes, alusiva a la madre del General San Martín, con letra del poeta Julio Quintanilla); Fray Luis Beltrán. Los sentimientos religiosos populares se vieron plasmados principalmente en La Virgen de la Carrodilla y Mi Patrona y Generala. De paisajes y costumbres cuyanas son piezas representativas: Flor de Guaymallén, La voz de los Cerros, Cochero ‘e Plaza; el gato El Tupungatito, y las tonadas Arbolito sos testigo; Dónde andará y Las Brujas de las Minas .El primer larga duración grabado por Cuadros en Buenos Aires para el sello Columbia se llamó Cañadita Alegre del 42.
En el anhelo por conocer más directamente la vida, la obra y el contexto social y cultural que posibilitó su permanencia, nos pusimos en contacto con sus familiares en Mendoza. Estuvimos con su sobrino Carlos Cuadros, quien con una amabilidad muy cuyana nos brindó su tiempo y su archivo sobre la vida y la obra de su tío.
Nos contó Carlos que aún vive en Buenos Aires la esposa de Don Hilario.
Que en el cementerio de la Capital está el panteón de los Cuadros.
Nos mostró la popularidad que Hilario Cuadros tiene aún en Colombia y pudimos relevar varias grabaciones de "pasillos" colombianos grabados en ese país.
Nos puso en contacto además con un interesante trabajo realizado por un grupo de fonoaudiólogos mendocinos sobre el uso de la voz del conjunto musical "Los Trovadores de Cuyo". El trabajo analiza especialmente el falsete y la voz nasalizada. Este estudio nos demuestra una vez más el poder cognitivo y polisémico de la música, especialmente el canto. Nos dice Alberto Rodríguez, "en las casas de campo y aun en los parrales criollos de la misma ciudad, plenos de regocijo los espíritus, en la más franca y amena cordialidad, hombres y mujeres pulsaban la guitarra entonando sentidas y oportunas canciones que renovaban el interminable y siempre gracioso repertorio criollo". Nos resulta de muchísimo valor para sintetizar nuestra recordación una frase de Igor Stravinsky citada por Alejo Carpentier:"Una tradición verdadera no es el testimonio de un pasado transcurrido; es una fuerza viviente que anima e informa. Que lastima que los mendocinos destruyéramos la casa, la parra y ramada que había delante de la casa de Don Hilario, allí donde tantas veces pulsaban la guitarra grandes cantores como Ángel Cacielo por nombrar algunos. Hoy allí hay una estación de servicio y un minimarket, este lugar con historia se encuentra ubicado en la lateral norte de Acceso Este y Calle Hilario Cuadros de Guaymallén, tambien había un busto realizado en bronce realizado con donaciones del pueblo Mendocino, conseguido por el conductor de Peña Folklórica de Cuyo Don Andrés Areco quien hizo construir ir el busto el que duro muy poco por que los amigos de lo ajeno le sustrajeron las placas recordatorias.

Nota Heriberto  Montiel

El cantar del río, el del arroyuelo, el de los zorzales, el de las calandrias y el de los jilgueros. Flores de heliotropo, claveles del cerro, cogollo de menta, todo eso le traigo, Señora en el pecho.

Cochero 'e plaza

 

(Hilario Cuadros)

Cochero cuánto me cobra
por llevarme hasta la casa,
de mi comadre Paulina
que vive en la Vereda-Alta,
no piense en el que me sobra
porque el Chino anda con plata.

Anda el carro culatero
por catar vinos y grappas,
se me ha calentao el pico
y hoy ni San Pedro me para,
yo veo en usted amigazo
que ganitas no le faltan.

Allí le iremos pegando
a la cazuela, empanadas,
tortitas con chicharrones
y aceitunitas zajadas
a los huesitos picantes
al vinito y la pichanga.

Dispense cochero amigo
diga si me lleva o no,
no me ande con medios teros,
diga teros y se acabó.
Que tanto embeleco
estando el naranjo seco.

Usted me lleva Cochero
allá vive a veinte cuadras
tiene un par de ojitos pardos
que cuando miran atrapan.
Si usted gusta acompañarme
no es tan larga la distancia.

Bailaremos unas cuecas
y cantaremos tonadas,
con algunos cogollitos
a dúo si me acompaña.
¿Pá qués don Ramón Romero
de bigotera y polaina?

¿Qué le parece Cochero
palabra cumplimentada?
Baje pronto la capota
y hasta que Dios diga basta.
Con requinto y con guitarra
ya está la pavita echada

Evocando personajes típicos de nuestra tierra cuyana y en relación con la celebración del "Día de la Tradición", sobresalen dos figuras representativas de la cultura cuyana. Ambos simbolizan la peculiaridad de nuestra tierra y en un pasado no muy lejano se los veía recorrer el paisaje zonal, deteniéndose a contar viejas historias henchidas de tradiciones.

El nuestro es el popular "carrerito" o "el carrerito sanjuanino", agregado que revela su identidad o pertenencia local. Su diminutivo acaso alude al cariño y la simpatía que la gente sentía por ellos. El "carrerito" es aquel hombre sacrificado que pasaba la mayor parte de su existencia conduciendo una rústica carreta, tirada por caballos o mulas, transitando aquellos polvorientos caminos sanjuaninos, transportando cargas, silbando tonadas al viento, una suerte de baquiano, nostálgico y portador de sueños. Solía llevar junto a su carga, la guitarra y en las noches estrelladas la tocaba para calmar un poco su soledad.

Buenaventura Luna lo pinta en su tonada cargado de romanticismo y con un halo de magia: "Si la noche esta embrujada, carrerito sanjuanino, entóname una tonada y no vuelvas al camino...". A manera de remembranza menciono a dos de ellos. Uno es aquel que mi padre veía en los amaneceres chimberos transitando por la calle "Las Tapias"; dirigiéndose siempre a las playas del río a buscar ripio. Se llamaba Félix Rocier Quiroz y un amanecer de 1941 fue asesinado por error. A partir de este hecho su estampa fue sublimada por la piedad popular. El otro, llamado "el último carrerito", es un criollo del departamento 25 de Mayo apellidado Ernesto Balmaceda. Toda su vida la dedicó a este oficio y en su memoria guarda inolvidables vivencias de su trashumante existencia.

La otra figura del terruño cuyano, pero más propia de Mendoza y de algunas provincias norteñas, es aquel célebre "cochero", personaje que don Hilario Cuadros inmortalizó en su conocida cueca "Cochero 'e plaza". Este singular hombre es aquel que se lo veía en toda noche o madrugada, siempre afable, un tanto compinche, dispuesto a indicar donde hay una imperdible peña o fiesta, incluso con la gentileza suficiente para acompañar al ocasional pasajero a dar una serenata, para lo cual amablemente bajará la "capota" de su coche. El cochero que evoca don Hilario junto a su inmortal "trova", es un personaje que existió, allá por las primeras décadas del pasado siglo. Su cueca recuerda lugares como "la Vereda Alta" o menciona a personajes como la "comadre Paulina" o a "don Ramón Romero". También señala comidas y bebidas típicas de la zona: "Allí le iremos pegando a la cazuela, empanadas (...), a los huesitos picantes, al vinito y la pichanga...".

Ahora bien quien significa la palabra pichanga, conforme a las investigaciones en el diccionario de la real academia española significa lo siguiente:

Pichanga. (De or. quechua).
1. (Noroeste Argentino) Vino que no ha terminado de fermentar, será esta la verdadera bueno no quiero complicarle las cosas pero aparece esta otra definición, lo hago por   Don Hilario por que este visitaba mucho este país, pichanga. Es en Chile: un tipo de comida, parecido a lo que los argentinos llamamos “picada”; y además, en Chile, Bolivia y Perú (y tal vez en algún otro lado) es un partido de fútbol de barrio, informal, lo que aquí llamamos un “picadito” (creo –de eso no entiendo–). De dónde sacaron ellos esa palabra... no sé. Pero casi seguro que del quechua. Por la zona, bien puede ser.

También puede ser pachanga: que significa: Diversión, jolgorio ruidoso y desordenado.

Cierto baile.

Bueno también nos queda saber cuál es la “verada Alta”, la "comadre Paulina" o a "don Ramón Romero" de Bigotera y Polaina.

Bigoteras de vino Bocera de vino u otro licor que, al beber, queda en el labio de arriba.

Qué bueno que es recordar todas estas tradiciones amigos.

Rec. H. Montiel

HACE 33 AÑOS MENDOZA VIVIA UN DÍA TRISTE

Gladys Ortega fue, más allá de una gran

Deportista, un ejemplo de vida que

Aún perdura,

El 18 de octubre de 1.978 no fue un día más en Mendoza. Fue un día triste para todos. Pero especialmente para el deporte y los habitantes de la ciudad de Palmira. Porque ese día dejaba de existir Gladys Ortega, aquella gran atleta que tantas alegrías le regaló a la provincia y al país. Tenía tan solo 27 años.

Irma Gladys ortega, tal era su nombre completo-aunque le gustaba que la llamaran Gladys, nació el 21 de mayo de 1951 en el departamento de Guaymallén, pero siendo una niña aún se radico con su madre Nélida y con sus hermanos Nelly, Carlos, Susana y Alicia, en la ciudad de Palmira, en la que terminó de cursar sus estudios primarios en la Escuela Martín Güemes. La escuela de comercio de Palmira la cobijó durante la época secundaria y fue allí donde comenzó a generarse la gran atleta. De la mano del director de esa casa de estudios, ingeniero Nibaldo Azocar y del profesor José Rigoberto Olguín, Gladys se encontró en el atletismo uno de sus grandes amores.

En 1965 y a partir del torneo “talento Atlético” comenzó su carrera hacía los primeros planos Nacionales e Internacionales. Se consagro campeona nacional intercolegial (cursaba segundo año) en las tres especialidades de lanzamiento: de disco, bala y jabalina. Pero fue en 1968 cuando apreció la gran campeona. En el sudamericano Brasil cosechó una medalla de oro y dos de plata en las especialidades de bala y jabalina y a partir de allí todos fueron éxitos, llegaron los subcontinentales de Ecuador 69, Chile 71, Perú 73, Brasil 75, y Uruguay 77, en todos Gladys Ortega estuvo en algún lugar del podio, con preseas de oro, plata o bronce sobre su cuello.

En los juegos panamericanos de calí, Colombia, logro un excelente sexto puesto entre la más dest6acadas atletas de estados Unidos, Cuba y Canadá. Un detalle que puede pintar aún más la gran personalidad de Gladys es que desde 1968 fue capitana del seleccionado argentino.

En lo que respecta a su carrera profesional se gradúo como profesora de educación física en el Instituto Nacional de Educación Física Dr. Jorge Coll y a partir de ello regalo su “amor” en cada clase que dirigió en la escuela Barcala de Chapanay, nuestra señora de la compasión y Nacional de Comercio, también dirigió la agrupación Atlética Palmirense en forma conjunta con el profesor Leandro Espínola, con quien se casó en diciembre de 1976.

Su vida siempre fue una entrega total de energía, vitalidad, simpatía y solaridad. Fue un ejemplo para niños y jóvenes.

Su trayectoria deportiva, profesional y humana dejó en todos nosotros una huella y un recuerdo inolvidable. El destino quiso que Gladys diera vida a nuestro hijo Leandro Gastón el 4 de octubre de 1978, cuando soportaba una penosa enfermedad. Ese fue quizás su último gran triunfo.

Catorce días después Gladys dejó este mundo para continuar con su obra en “otra Vida”. Aquella hermosa Morena de ojos grandes, sonrisa amplia e infinita simpatía, desde algún lugar seguramente mucho más bello y puro que este mundo, esta guiando las obras de todas aquellas personas de bien.

Fuente: Diario Uno

Leandro Espínola

Recopilación Heriberto Montiel

76 SIN CARLOS GARDEL

 

76 años de la muerte, de Carlos Gardel es algo más que un bronce que sonríe en Argentina, donde el cantor de tangos es objeto de homenajes que trascienden los mitos y las controversias que rodean su figura, en cafés, teatros, museos, y centros culturales de Buenos Aires se recuerda desde comienzos de este mes al Zorzal Criollo, aunque las mayoría de las actividades están previstas para el 24 porque en esa fecha de 195 muere el famoso cantante de tangos Carlos Gardel, en accidente de avión en el aeropuerto de Medellín , y ese mismo día, entre las cenizas y los hierros retorcidos, nació el mito.

El accidente ocurrió cuando un trimotor del Servicio Aéreo Colombiano (saco) con el Zorzal Criollo y 12 personas más a bordo, se estrelló contra otro aparato en la misma pista del aeropuerto de la ciudad Colombiana.

Carlos Gardel sonreía, con esa dentadura perfecta y muy blanca, desde la diminuta ventanilla del trimotor saludaba a decenas de sus fanáticos y seguidores que concurrieron a despedirlo al aeropuerto de Medellín y que agitaban pañuelos.

El avió de Saco, un F-31, se deslizo por la pista, tomo velocidad y, de repente, apareció de frente otro trimotor, el manizales, de la Sociedad Colombo Alemana de Transporte Aéreos (Scadta), de la que nació luego Avianca.

Los dos aviones chocaron en medio del asombro de los pilotos, entre ellos el de Saco, Ernesto Samper Mendoza, quien jamás pudo contar su impresión por no sobrevivió.

También presenciaron el choque, estupefactos, quienes despedían a Gardel: bajaron los brazos y los pañuelos blancos, escucharon una explosión y vieron una nube gigantesca que cubrió el espacio, antes de que los aparatos se quemaran totalmente.

En total murieron 15 personas y cinco más resultaron heridas, con quemaduras de gravedad entre de los ocupantes de los dos aparatos. El avión de Gardel viajaba, entre otros, su guitarrista Guillermo Barbieri, de quien también quedó sólo un montículo de cenizas.

Charle Rumuald Gardés, su verdadero nombre, también conocido como el Zorzal Criollo o el Morocho del Abasto, nació en diciembre de 1890 en Toulouse, Francia, de madre soltera.

Cuando aún no cumplía los cinco años, su madre Bertha Gardés, decidió que ambos debían viajar a Argentina y radicarse en Buenos Aires.

En la capital Argentina madre e hijo vivieron los primeros años en un inquilinato de la calle Uruguay, donde se respiraba un aire musical, de bohemia y arrabal, mientras la madre del ídolo lavaba y planchaba ropas ajenas. Ante de los 20 años, Gardel trabajo en decenas de oficios. Fue tipógrafo, ayudante de joyería y de panadería y utilero en un teatro, entonces ya cantaba en cafetines y bares, alrededor del mítico Mercado del Abasto. Al celebrarse el día de su muerte en la terminal aérea de Medellín, las crónicas periodísticas recuerdan que Gardel se encontraba en una gira triunfal de conciertos.

CARLITOS CADA VES CANTAS MEJOR…

 


El 11 de diciembre se conmemoró el “Día Nacional del Tango”.

.

Esta fecha tiene una connotación muy importante:

Es el día que nació, allá por 1890, el ícono de la música ciudadana, Carlos Gardel.

.

el “morocho del Abasto” llegó por primera vez a nuestra provincia (Mendoza).

Es por eso que queremos recordar aquel acontecimiento, que pocos recuerdan.

.

Un largo y extenuado viaje

.

En una cálida noche de noviembre de 1917, tres artistas procedentes de Argentina esperaban en la estación de Santiago de Chile la partida del tren trasandino que los conduciría a la ciudad de Mendoza.

Con impecables trajes y elegantes sombreros se subieron al coche. En sus manos llevaban el equipaje y sus guitarras. Se los veía cansados por el trajinar de una extensa gira en Viña del Mar y en la capital trasandina.

.

Uno de ellos, llamado "Carlitos" hacía algunos chistes para levantar el ánimo.

El tren se puso en marcha hacia el macizo andino. Luego de unas horas de viaje fueron invitados por el guarda a pasar al coche comedor para cenar.

.

Algunos de los que se encontraban allí reconocieron a los artistas: eran el dúo Gardel y Razzano acompañado por el "Negro" José Ricardo, tercer guitarrista del grupo.

.

Varios de los comensales se acercaron para saludarlos. Los tres agradecieron los cumplidos.

Al amanecer, el convoy cruzó la cordillera de los Andes por el túnel internacional. Desde la ventanilla del vagón, "Carlitos" miraba asombrado las imponentes montañas con sus cumbres nevadas. El otro integrante leía algunas partituras preparándose para la actuación en Mendoza. A media mañana, el tren llegó a la estación del trasandino, ubicada en Belgrano y Sargento Cabral.

.

Allí los cantantes fueron recibidos por empresarios del cine Centenario y otros conocidos. Después de los saludos, los artistas, con un pequeño grupo, se trasladaron al hotel en donde se hospedaron en plena ciudad.

.

Caminando por las calles

.

Aquella ciudad de Mendoza, que visitaba por primera vez Carlos Gardel, era una ciudad progresista. Contaba con varias casas de dos pisos y algunas de ellas eran antisísmicas; varias calles estaban empedradas.

.

Los mendocinos pasaban una grave crisis económica y política. Gobernaba Francisco Álvarez, más conocido como "Pancho hambre". Al poco tiempo sería intervenida por la Nación y nombrado en el cargo de gobernador Don Eufrasio Loza.

.

Después de descansar del viaje, Gardel, Razzano y el "Negro" Ricardo, se prepararon para dar un paseo por la ciudad. Los famosos visitantes caminaron por la avenida San Martín.

Aquella arteria estaba prolijamente empedrada y en el centro se encontraban las vías por donde circulaban los tranvías eléctricos.

.

Los tres, se sentaron en la Confitería Colón -San Martín y Necochea- y se tomaron un café. Charlaron sobre el espectáculo que iban a dar, fumando.

Luego visitaron la muy coqueta Alameda, que tenía hermosas glorietas y grandes árboles; era el obligado paseo de todo forastero.

.

Canto de zorzal

.

Eran las 21.30, cuando un nutrido público se agolpó en la calle Las Heras al 100, esquina 9 de Julio. En ese lugar se encontraba el cine Centenario.

.

Se podía ver entre los participantes a gente de la alta sociedad mendocina como los Corbalán, los Reta, los Guiñazú, también algunos políticos y empresarios bodegueros.

.

En el camarín, Carlos Gardel y José Razzano ultimaban algunos detalles para su presentación y a las 22, el dúo, acompañado por la guitarra del “negro” Ricardo, salió al escenario. Los tres estaban vestidos con un smoking color negro, camisa blanca y moño. Inmediatamente fueron presentados al público, que los recibió con un gran aplauso.

.

La magia del Zorzal criollo comenzó cuando cantó “Mi noche triste” tango de Castriota y Contursi, que había sido grabado por el grupo en abril de ese mismo año. Luego cantaron “Entre colores”, “El sol del 25”, la zamba “Ya canta el gallo”, “A mi morocha”, “Gaucha”, “Una rosa para mi Rosa”.

.

El auditorio ovacionó al “morocho del Abasto” y al “Oriental”, quienes tuvieron que repetir algunas canciones.

.

Finalizada la función, varias admiradoras del grupo esperaron al joven Carlitos para que les firmara un autógrafo o simplemente para saludarlo.

Ni Razzano ni Gardel se imaginaron el éxito del espectáculo brindado y su estadía en la ciudad se prolongó por varios días, para luego partir hacia Buenos Aires.

Recopilación

Heriberto Montiel

Fuente Diario Uno

TITO DE FRANCISCO
TITO DE FRANCISCO

TITO DE FRANCISCO

Es bueno recordar a próceres, y personas que siempre luchan por la cultura de un pueblo, personas que han contribuido al engrandecimiento de nuestra tierra, pero lamentablemente lo recordamos cuando ya no se encuentran entre nosotros, por tal circunstancias trato de recordar en este texto a un artista plástico que vive en el Valle de Uco, tuvo un brillante paso por el cine internacional como guionista y actor de largometraje.

Ramón Francisco Rodríguez conocido como Tito De Francisco reside en Calle Marinelli 131 de Tunuyán, nacido en esa ciudad para fecha 24 de diciembre de 1947, casado, tiene tres hijos. En su humilde hogar tiene su taller artístico donde se observan distintas obras de artes y cartelerias, con nostalgia comenta que entre los años “80 y “trabajo en la capital Federal como guionista, técnico y actor, de largometrajes cinematográficos y televisivos, algunos galardonados en festivales internacionales.

También comenta lo difícil que es vivir del arte, casi siempre ha trabajado ad honoren y se encuentra conforme porque siempre le tendieron una mano. El HC D de Tunuyán a través de la ordenanza 1.709, en su artículo segundo invitó y homenajeo en el mes de febrero durante la realización de la fiesta de la Tonada este hombre que prestigió la cultura.

Sus trabajos son numerosos nombrare algunos: 1969 Actor fundador de Mini teatro Municipal “Julio Quintanilla” centro plaza Independencia de la ciudad de Mendoza, 1970 Director fundador del elenco “jóvenes y teatro” Tunuyán-Mendoza, 1970 productor , Director, Guionista y Actor en cortos metrajes “la historia del tercer hombre”, 1972 fundador de la Dirección de Cultura de la Municipalidad de Tunuyán, 1976 expone en galería meridiana República de México, 1978 creador del escudo departamental de Tunuyán, 1978 Presidente Fundador de la cámara Juniors Tunuyán, 1979 Creador e intérprete y productor del unipersonal “el tumba Latas”, 1980 expone en el Instituto de cooperación Iberoamericano España, 1980 productor libretista y actor del unipersonal de teatro collage “el ,tumba Latas” que fue galardonado por la sociedad de escritores e la plata y reconocida por el Instituto Ibero Americano de cultura España, 1985 Productor, Director y guionista de largo metraje del Film “Matar La Tierra”, 1987 exposición en las Municipalidades de Tunuyán, San Carlos y san Rafael, 1990 Productor, Director y Guionista del documental “volver a la tierra”, 1993 Creador de la Carpa Artística Plástico Festival Nacional de la Tonada Tunuyán y muchas obras más..

Nota Heriberto Montiel

MONUMENTO A LOS BAQUIANOS UBICADO EN PAREDITAS
MONUMENTO A LOS BAQUIANOS UBICADO EN PAREDITAS
Placa  con el nombre de los hombres fallecidos en la Laguna del Diamante.
Placa con el nombre de los hombres fallecidos en la Laguna del Diamante.
parte del grupo de Militares, antes de partir hacía la Laguna del Diamante San carlos.
parte del grupo de Militares, antes de partir hacía la Laguna del Diamante San carlos.
El sobreviviente: Juan Alberto Lucero
El sobreviviente: Juan Alberto Lucero

29-07-2000

HERIBERTO MONTIEL

 

El Suboficial Mayor del Ejercito Argentino en la actualidad Retirado Ruperto Ampuero actual presidente de la comisión de vaquéanos del Ejercito, se refirió al monumento que mas que nada es un sentimiento por que se recuerda el fallecimiento de cinco vaquéanos que eran de San Carlos, pasaron más de 40 años sin que nadie se acordara de ellos, por tal motivo tomo la iniciativa con un grupo de compañeros de realizar este monumento. dado siempre pasaba por el lugar donde murieron 23 suboficiales, soldados y dos gendarmes y nunca le dieron la importancia que le correspondía, los vaquéanos no tenían día como lo tienen cualquier institución y procedieron a dedicar el día del vaquéanos en homenaje a estos hombre que murieron en la laguna del diamante en cumplimiento del deber, allí dejaron la vida vaquéanos que eran de San Carlos Como: PASO, VIDELA, TOBARES, GONZALEZ, Hoy quedan dos sobrevivientes de esta tragedia ocurrida en el año 1953 que son SILVA Y LUCERO, Ampuero dos años después de esto ingresaba al Ejercito como Solado en la Compañía de vaquéanos Campo de Los Andes, y luego realizo la carrera de suboficial. Estuvo en los actos que se realizaron en Pareditas San Carlos le entrego un petitorio al Sr. Intendente del departamento.

 EL INTENDENTE JORGE DIFONSO CON EL PRESIDENTE DE BAQUEANOS

RUPERTO AMPUERO.- ENTREGA EL PETITORIO REFERIDO AL MONUMENTO EN HOMENAJE A LOS VAQUEANOS FALLECIDO EN LA LAGUNA DEL DIAMAMNTE.

 

Las maniobras militares realizadas en el mes de Agosto del año 1953en la Laguna del Diamante, en la que la que participaron 35 hombre, entre baquianos del Ejercito y Gendarmes terminó en una tragedia que se cobró 23 vidas, producto de una tormenta de viento blanco, por este hecho desde 1996, el 18 de agosto es el día del baquiano.

Uno de los sobrevivientes de aquella tragedia es JUAN ALBERTO LUCERO, QUE HABÍA INGRESADO AL Ejercito en 1949 y en la época de la tragedia ya era cabo primero de baqueanos. En 1976, lucero se retiró del Ejército con el rango de suboficial Mayor de baquianos y se radicó en Guaymallén. Todo comenzó un mes antes cuando ahumada, un superior, le dijo Lucerito sabes que estoy organizando una comisión a la Laguna el Diamante para el mes próximo.

Se preocupó y admitió que habría que haber adiestrado a quienes iban a ir hasta la Laguna en época de invierno, que para esa época era como hacer una hazaña, para la tecnología que había. Las condiciones climáticas en las que se desplazaban eran bastantes adversas. Todo era cuesta arriba, con la nieve por arriba de las rodillas la crujida de todo fue bastante grande, porque ahí los que bramaban eran hombres. No sólo caminaban sino cinchaban los trineos con alimentos.

En las Vegas del Yaucha preparan todas las carpas, pero los oficiales se metieron dentro de la casilla de madera que había sido construida por la Universidad Nacional de Cuyo, la cuestión de rango molestaba del grupo ya que todos sentían el intenso frio. De hecho durante las maniobras se produjeron algunas diferencias debido a que no se estaba cumpliendo con lo estipulado la travesía hasta el refugio de obras públicas, actualmente utilizado por Gendarmería, fue bastante tortuosa, pero nadie imaginaba a esa altura que la desventura se avecinaba por atrás del volcán Maipo. Tras verificar la situación en los pasos de Alvarado debieron hacer noche en las numeradas, a los dos kilómetros de los pasos se hizo la noche, si habían pasado noches malas, sin duda esa fue la peor. Se pudo armar la carpa porque estaba todo congelado y no se podía clavar ni una estaca. Cinco se metieron en una carpa desarmada. allí estuvieron tiritando como locos.

Al día siguiente los hombres no pudieron rodear la Laguna del Diamante por lo que tuvieron que atravesarla, uno de los ingenieros observo la situación y afirmó que el hielo resistiría tranquilamente unos 3.000 kilos. Así que se cruzó unos 8 kilómetros a puro hielo salieron de la laguna a las 14 era un día hermoso. Fue ahí cuando nos dieron el aviso del temporal que se avecinaba para el día siguiente. Si bien evaluaron la posibilidad de emprender la vuelta al refugio Cruz de Piedra ese mismo día, ninguno de los oficiales escuchó las sugerencias y se hizo noche en el refugio de Obras Públicas. Tipo 4 de la mañana se levantó porque quería orinar, salió del refugio y sintió que el Maipo bramaba. En ese momento me acordé que un baqueano le había dicho: cuando esté por aquí y sienta bramar el Maipo dispare, porque se viene el temporal, así que le aviso a los demás que teníamos el temporal encima, fue como hablarle a la pared. El grupo se dividió en tres patrullas. La primera en partir fue la de Lucero, la las 5 emprendimos el viajo dice Lucero antes de salir deje una velita en la grutita de San Antonio y San Judas. A las dos horas estábamos en la boca de los paramillos vimos que empezaba a salir gente del refugio. Mire con atención y vi, a la distancia, continuaba encendida la velita en la gruta, cerca de las 10 se desató el temporal con viento blanco y nieve, en Paramillo quedaron apostados dos Gendarmes y dos militares que murieron a pesar de que quisieron campear el temporal. Cuando llegamos al refugio de la Universidad en las Vegas del Yaucha, varios compañeros lloraron a la vez que decían; no me quiero morir, ahí tomamos la decisión de seguir, a pesar que el viento era tan fuerte que me golpeo y me volteo, pero gracias al conocimiento que tenía lograron llegar al refugio de Cruz de Piedra a la medianoche poniéndose a salvo, allí fuimos varios los que lloramos dice Lucero, el rescate de resto no se podía concretar por las adversas condiciones climáticas por lo que recién se pudo realizar el 26 cuando amainó el temporal. Este sobreviviente también colaboro con las tareas de rescate y pudo observar a compañeros muertos y otros que apenas respiraban “el grupo estaba en una vega escondida, en el Portezuelo de Los Gaucho, donde no lograron llegar porque estaba todo cubierto por dos metros de nieve”, cuando me vio uno de mis compañeros grito: Lucerito nos va a salvar. Allí había 14 muertos. Otro me dijo: Me estoy muriendo, La mayoría estaban chupados y barbudos, pero los rescatamos a todos, después del rescate se descompenso y estuvo en cama.

EL SUBOFICIAL JUAN LUCERO FUE UNO DE LOS

35 MILITARES ALCAZADOS POR EL TEMPORAL.

MURIERON 33, EL PUDO SOBREVIVIR.

nota y Recopilación

  Heriberto Montiel

fuente: D. Uno 

Viviana Montoya
Viviana Montoya

VIVIANA MONTOYA

Viviana   Montoya, residente en Tunuyán, y nacida en Buenos Aires, con una trayectoria en la música de 20 años, entrevistada en el programa ayer y hoy conducido por H. Montiel de lunes a viernes en LV 24 AM. 1320, programa que ya no se emite en la mencionada emisora, la referente folklorista del Valle de Uco, comento sobre su nuevo trabajo llamado EL REENCUENTRO, Viviana comentó que mucho tiempo atrás había actuado en esta emisora cuando era LV 24 Radio Manantiales cuando hacía muy poco que había llegado a Tunuyán, hacía cinco años que cantaba pero no se dedicaba de lleno a la música, y como un desafío de un cuñado, que le dijo que en esa radio había una fiesta aniversario, y que no era capaz de cantar, pero   acepto la apuesta la cual lo hizo en forma de un chiste ya que en ese tiempo habían unas tremendas guitarras y yo tenía tan sólo una guitarrita de chingui chingui ( poca claridad sonora, chica), por ello busco quien la acompañara, cuando llego le preguntaron que venia hacer, por supuesto les dije que venía a cantar, entonces la escucharon cantar y la aceptaron, desde entonces tiene muy lindos recuerdos de esta emisora. En la Provincia de Buenos Aires cantaba en un grupo de tres Chicas y se llamaban tres para el canto durante tres años, después estuvo en el grupo el Ceibal, luego comenzó como solista, el destacado músico Lito Nieva fue de gran influencia en su aprendizaje y lanzamiento como solista, a el lo conocemos a través de Hugo Alarcón y a su vez conocí a Zamba Quipildor un gran poeta Salteño, con el cual mantenemos muy buena relación, y en una de sus primeras visitas que hace al departamento le pedí de que fuera mí Padrino, también me conecto con Julio Marbis, canté en el programa que tenía en radio conocido como Argentinísima, también fui revelación del Festival Nacional de la Tonada en el año 1985, bajo la dirección de Elías “Chiche” Mocayar, y en el año 1989 cuando por primera ves el festival se hacía en la ciudad la actuación fue maravillosa, Tunuyán confía en Viviana desde hace 10 años concediéndole el honor de entonar el Himno Nacional Argentino, idea que nace de Raimundo Gonzalez “Chimica”, se juntan todos los músicos que iban a tocar la canción Patria Con Guitarras, se presento mucha gente, y cuando estaba en mí casa me avisaron que había ganado y que tenía que interpretar las estrofas del Himno cosa que me lleno de orgullo. El año 1999 viajo a los Estados Unidos y tuvo la oportunidad de pasar a CD (una grabación que habían realizado en el departamento), el cual se llamó ABRAZO AMERICANO, para poder comercializarla en ese país la cual fue muy buena, ahora esta cantante Tunuyanina presenta su nuevo trabajo discográfico al que le llamo REENCUENTRO, ¿por que ese nombre? Viviana nos comentó que hay tres razones: la primera por que hacen catorce años que no grabo, la segunda es que hay una zamba que lleva ese nombre, la cual es muy bonita, la tercera es algo muy especial para mí ya que tuve un reencuentro con Dios en mí vida que me dio fuerzas para seguir en esto. El conjunto de este exponente folklórica esta compuesto por Rubén Pardo 1ra Guitarra, Roberto Gelves en Ritmo, Marcelo “Chacho” Peñaloza en Bajo, Rodrigo “Choro” Brantiz en batería, bajo la dirección general de Mauricio Abrego.

NOTA HERIBERTO MONTIEL

cine Avenida de Tunuyán
cine Avenida de Tunuyán
CINE ducal de Rivadavia
CINE ducal de Rivadavia

LOS CINES BARRIALES O DEPARTAMENTALES

 

Te acurdas hermano qué tiempos aquellos, 25 abriles que no volverán, decía un tema muy conocido y qué razón tenía. Hubo tardes y noches que ir al cine era una actualidad más de la vida barrial. Entonces en las salas de barrio y de los departamentos, los niños Vivian aventuras de matiné, las damas lloraban a moco tendido en funcionas especiales para el bello sexo y las familias desplegaban verdaderos picnics mientras veían sufrir a Tita Merello o se reían con Luis Sandrini. Para los distribuidores de películas, en la Capital Federal los “cines de Barrios” eran los que funcionaban en los partidos. En cuanto a Mendoza eran aquellos que estaban en cualquiera de las secciones de la ciudad. Saliendo de esos límites, eran considerados “cine departamentales”. Pero en la realidad, cada comunidad hacía propio el cine que le quedaba más cerca. En este sentido, el Cine Plaza de Godoy Cruz, funcionaba y generaba las costumbres de un cine barrial.  

Luego de sus estrenos en las salas   del centro, las películas seguían siendo explotadas en el circuito de los barrios y los departamentos.”Las plazas principales para los estrenos en Mendoza, seguida por San Juan, San Rafael, San Luis, Villa Mercedes, luego iban a los departamentos, casi siempre Las Heras, Godoy Cruz, San Martín; Rivadavia y Tunuyán”.

Por ende, en los cines de barrio la novedad no era lo que atraía al público, sino que era otra más de las actividades que vinculaba a cierta comunidad, “ahí se fomentaba la cordialidad entre los vecinos, ya que a la conversaciones en las largas colas se les sumaba el acompañarse a sus hogar al regreso, luego de medianoche”.

Los primeros cines barriales Mendocinos surgieron a partir de 1920. En ese año en Pedro Molina abrió sus puertas el primero de Guaymallén: el Belgrano. En 1926comenzó a funcionar el coliseo frente a la plaza central de Godoy Cruz. Pero fue a mitad de los “40 cuando se produjo una explosión. En 1948 en los diarios se anunciaban 14 salas barriales y departamentales. Una década después, mientras en el centro había 10 cines, en el resto del circuito se publicitaban 22. Solo, en las secciones de la ciudad había cuatro, en Guaymallén seis y en Godoy Cruz cinco.

En las pantallas barriales los programas eran dobles o triples: se proyectaba un estreno reciente y la de complemento por lo general  vista poco tiempo atrás. Los programas podían ser continuados, es decir se pagaba la entrada para ver la película cuantas veces se quisiera, o por sesiones: matiné, familiar y noche. Los precios siempre eran populares. El plaza cobraba la platea 50 centavos para mayores y 30 para menores, a su vez, el céntrico centenario, 80 y 50 centavos, algunos cines barriales unificaban sus tarifa para las damas y los chicos. Ahí los filmes eran presididos de noticieros (sucesos argentinos), colillas, y los días de matiné, por dos capítulos de las series o seriales como superman, Flash Gordon, o Dick Tracy. En noviembre de 1948 el recreo (Pedro Molina), el Superman en (Godoy Cruz) y el Miraflores en (Las Heras) pasaban la flecha negra. El cine Real o Real Cine (Videla Castillo antes de Jujuy, en la cuarta Sección) era el centro de esparcimiento de las familias de esa zona en la década del 60. Reig hace memoria: los que éramos pibes entonces, ni bien comíamos los tallarines del domingo salíamos hechos una bala para no perdernos los episodios que en serie daban semanalmente y que generalmente terminaban en una situación difícil para el muchacho o la muchacha y cuya continuación esperábamos con ansiedad para el próximo domingo, previo hacer apuestas en la escuela de cómo se salvarían”.

También habían días para las damas, con dos películas a fines generalmente románticas, una noche para las argentinas o Mexicanas, que solía ser la que reunía a las familias. En estas funciones era común que los asistentes llevaran sus canastos con sanguches y bebidas (las Bidu por ejemplo) porque teníamos que irnos sin cenar por las impresionantes colas que había que hacer, lo cual el ambiente generalmente solía estar mestizado con olor a milanesas.

Hacía finales de los 60 comenzaron acerrar tanto las salas de barrio de la ciudad como las salas céntricas más tradicionales. No obstante, en los diarios publicaban hasta 27 cines departamentales. En 1978 eran sólo 11 los cines céntricos y 15 los departamentales. Había cinco autocines.

Este ocaso se acentúo durante los 80 debido a la masividad que habían logrado la televisión, el video y las cargas impositivas para el sector. A ello se sumó al que ir al cine pasaría a ser una actividad programada. Es decir como parte de una salida que incluía película y té o cena a la salida.

Atrás quedaría los sanguches de milanesas, los pataleos y chiflidos, y la intimidad de las butacas traseras. Muchas de estas salas terminaron sus días como bowling, salones de fiestas, iglesias evangelisticas y centros culturales, cuando no derribadas.

 

Cine Avenida de Tunuyán:

No podemos dejar de mencionar que el escenario donde se desarrollaron la mayoría de los eventos descriptos fu el cine Teatro Avenida que floreció durante las décadas del 60 y 70. En esta época se proyectaban películas diariamente incluyendo matiné para niños. Las proyecciones correspondían a la época de oro del cine nacional.

Con la llegada de la televisión, el cine Avenida paulatinamente fue perdiendo vigencia hasta que otras causas como la mala calidad de las películas, imperfecciones técnicas y problemas arquitectónicos motivaron su cierre a fines de la década del 80.

   

Cine Real de La Consulta,

Este sitio en pleno centro de La Consulta tenía por destino ser un aserradero, pero la familia Bianchetti desafió esa suerte y erigió allí en la década del ’50 el cine Real. No sólo las películas llenaron sus noches. Toda la movida cultural del departamento lo tuvo por sede. “Aquí se hacían conciertos, bailes estudiantiles, actos escolares, todos los eventos de la comunidad”, comentó emocionado uno de los efectivos de Defensa Civil que vigilaba la zona superior.

La escasa rentabilidad hizo que el silencio lo fuera impregnando y veinte años atrás cerró definitivamente sus puertas. Siempre estuvo el anhelo de los sancarlinos por recuperarlo. Ahora, cuando los hijos de los propietarios originales (Luis Bianchetti y Hnos) no veían otra solución que rentarlo a una Iglesia Evangélica, el municipio se alzó con una propuesta. En la Actualidad fue inaugurado como Cine Teatro Municipal. SAN CARLOS– La Comuna local alquiló el edificio del ex cine teatro Real, de La Consulta, que en mayo reabrirá sus puertas para convertirse en el único del Valle de Uco. Además de proyectar películas en calidad digital, el espacio será utilizado por el dictado de talleres relacionados con el arte, y será epicentro de reuniones y encuentros socioculturales. La comunidad celebra la idea y espera ansiosa por el desembarco del séptimo arte. Luego de 26 años de inactividad, una vez más se levantará el telón.

El viejo cine Artemisia de Tupungato fue demolido

Muchas generaciones pasaron desde su inauguración en 1961. Vivió los 50 años que “dicen” deben durar los edificios.

Por el decreto 90/94 fue declarado patrimonio municipal pero este no pudo detener el retiro de las valiosos proyectores y las butacas para dar paso a lo que serían los últimos días del viejo Artemisia. Su demolición comenzó a principios de este año 2011.

Ojalá que la partida del viejo Artemisia sea un nuevo camino abierto para que nazca el nuevo cine local, esto es lo que esperan los no pocos habitantes tupungatinos que consultamos al respecto. También se espera que los inversores locales y extranjeros que colaboran con el progreso vean con amplitud de criterio que todo emprendimiento tiene procesos que cumplir y normas que respetar y que su poder económico no minimice a la autoridad –como en este caso la municipal- que tiene el fin de preservar el bien común de la Villa de Tupungato

 

El Ducal, gigante de Rivadavia

Los cines de barrios y departamentos eran tan grandes como los del centro, por ejemplo el Gran Sur, inaugurado en San Rafael  en 1944, tenía capacidad para 1.550 espectadores, uno de los últimos en abrir fue el Rivadaviense Cine Teatro Ducal, el 7 de Junio de 1963, fue diseñado por su propietario. Juan Centorbi. El edificio aun en pié, tiene planta baja, primer piso y terraza cubierta y dos amplios locales. En sus inicios tenía 1,500 butacas de cuero y un gigantesco escenario con la pantalla en proporción además contaba con una tecnología de avanzada. Otra novedades : el personal de boletería , bombonería y acomodadores eran femeninos.

El Ducal fue en 1980 escenario para el estreno Nacional de la película el diablo metió la pata, que se filmó en escenario naturales de Rivadavia y Junín, la protagonizaban Luis Sandrini, quien junto a su esposa, la actriz Malvina Pastorino, asistió a ese acontecimiento. Muchos de los extras fueron habitantes de ese departamento, quienes también asistieron a las proyecciones obligando a realizar dos funciones.

In tendente de Tunuyán Isidro Velladares año 1972
In tendente de Tunuyán Isidro Velladares año 1972
terminal de omnibus de Tunuyan -año 1972
terminal de omnibus de Tunuyan -año 1972
afiche del Festival Cuyano de la Tonada y el Canto-año 1972
afiche del Festival Cuyano de la Tonada y el Canto-año 1972

                     TUNUYAN

ORIGENES DEL DEPARTAMENTO

 

La actual ciudad cabecera del departamento de Tunuyán se encuentra en los terrenos donde el capitán español, don Juan Amaro del Campo fundara la estancia de “tool” 0 “Totoral”.

La avanzada del jefe español posibilito más tarde, la instalación de otros ,fundos, tales como “Sara Guilla”,” Ucumale” y “machinte” .a comienzo del siglo VII, el Obispo de Santiago de Chile, Fray Pérez de Espinosa, se radicó en la zona, creando el Curato de Uco.

En 1621, los jesuitas también se instalaron en el norte de este Valley fundaron un establecimiento que denominaron estancia de Jesús María y José de Uco. Al fundarse el fuerte de San Carlos en 1770, bajo la comandancia de José Francisco Amigorena, se logro frenar el avance de los indígenas, impulsando la ganadería y la agricultura, posibilitando el re poblamiento de la zona.

En ésta época, los centros de actividad ganadera y agrícola eran: la Arboleda, El Totoral, Uco el viejo, La Carreta y el Melón. Toda la región estaba bajo la jurisdicción del mencionado fuerte de San Carlos.

En 1786, un informe del Marqués de Sobremonte a la corona española decía que el Curato de Uco poseía 412 habitantes, haciendo constar los avances de la región y la laboriosidad de sus integrantes.

En 1788, a solicitud de Sobremonte, el tropero Pedro Arenas realizó un reconocimiento del paso a Chile por el Portillo, hasta entonces conocido y transitado solamente por los indígenas. El éxito de la misión, marcó el comienzo del progreso de Tunuyán ya que se convirtió en puente de comunicación con el vecino país.

Cuando San Martín urdió su estrategia para el cruce de la cordillera, el Portillo jugó un papel fundamental, en la denominada “guerra de Zarpa”, ya que el enemigo creyó que el grueso del ejército de Los Andes cruzaría por dicho paso, cuando en realidad lo hizo por los Patos y la Cumbre.

El Gran Capitán utilizo frecuentemente la ruta del Portillo para realizar sus viajes. En 12853, al finalizar la campaña libertadora del Perú, regreso por este paso a la patria.

CREACIÓN DEL DEPARTAMENTO DE TUNUYAN.

El actual territorio del departamento de Tunuyán perteneció primero al antiguo departamento de San Carlos y después al de Tupungato. Por decreto del 8 de noviembre de 1858, la jurisdicción de San Carlos fue dividida en dos departamentos. EL DE Tunuyán con villa cabecera en San Carlos, y el de Tupungato, con cabecera en Villa de La Arboleda.

En 1880, los vecinos solicitaron al gobierno provinciales que se dotara de elementos propios a las poblaciones instaladas en los Arboles, Los Sauces, el Totoral y la Estacada. Estás, por razones de distancia, no podían ser atendidas como era necesario, especialmente en el ramo de la policía, correccional.

El 22 de agosto del aquel año, el gobierno de Mendoza dictó un decreto por el cual se establecía la jurisdicción de la Comisaría Sud de Tupungato. El 25 de noviembre mismo año, la Cámara Legislativa de la provincia sancionó la ley que convirtió al departamento, con el nombre de Tunuyán, al territorio asignado a la mencionada Comisaría.

El Gobernador Elías Villanueva promulgo dicha ley el 30 de noviembre. Este gobernador aceptó el ofrecimiento de don Benigno Villanueva, que donó 9 hectáreas terreno de su propiedad situada en el Totoral destinado al emplazamiento de la Villa Cabecera del departamento cuyo trazado había ya deli9neado el departamento Topográfico de la provincia.

Una vez que fueron ubicadas la casa departamental, la escuela y la Iglesia, se distribuyeron lotes entre los pobladores, con el compromiso de edificar sus casas en un plazo de dos años a partir de la fecha. la mensajería (el correo) hacía el totoral partía los días lunes , el precio del pasaje era de tres pesos.

Como se dijo anteriormente Tunuyán hasta 1858 Formaba parte del departamento de San Carlos, debido a que en este último vivía el subdelegado, por iniciativa de Juan Toledo, que ocupaba interinamente ese cargo, fue creada una nueva Comisaria el 25 de noviembre del mismo año, su función era administrar mejor los distintos puntos poblados. Fueron establecidos los siguientes limites: sureste y este el Río Tunuyán, al norte el Arroyo de Los Arboles, al oeste la Cordillera, el valle, así delimitado, incluía seis distritos: Melocotón, Vista Flores, Chacayes, Arboles de Villegas, Sauces y Totoral.

La Comisaría desarrollo sus actividades en forma muy precaria ya que carecía de personal y medios de movilidad, lo que dificultó mucho la comunicación con Mendoza. Las travesías se realizaban entonces por la pampa del Sebo.

Servicio de mensajería

En 1865 en la “estancia el Totoral” se fundó una posta con lo que se inicio un servicio regular de mensajería desde Mendoza a San Carlos. Algunos documentos de la época registran accidentes en los que las víctimas son pasajeros de las mensajerías, cuando estas se hunden en las peligrosas ciénagas que bordean el camino.las zonas circundantes estaban parcialmente despobladas y prácticamente aisladas por falta de vías de comunicación.

Paralelamente, en ese periodo, se inició un activo comercio de exportación de ganado ha Chile por el Paso del Portillo.

En nuestro siglo, Tunuyán comenzó a progresar paulatinamente. Su actividad se vigorizo con la llegada de importantes de núcleos de extranjeros, que promovieron especialmente la agricultura.

En 1912, se realizaron las primeras colonizaciones importantes, estructurando los primeros lineamientos del paisaje que hoy circunda a la ciudad cabecera. A partir de 1940, la ciudad de Tunuyán, ubicada a 80 km de la Capital mendocina , adquiere las características que definen su aspecto actual, dotado de una fisonomía lineal, cuyo estiramiento está vinculado a la ruta 40, que la comunica con el sur mendocino.

En 1973 se produjeron dos hechos importantes para el progreso del departamento: la inauguración de la estación Terminal de Ómnibus y la de LV 24 Radio Manantiales, que cubre todo el Valle de Uco.

Recopilación Heriberto Montiel

Fuente Diario Uno

MAFALDA

Mafalda apareció por primera vez

En un aviso. Desde entonces se

Instaló en el corazón de grandes

Y chicos

Para muchos el nombre de Joaquín

Salvador Lavado es el de un ilustre

Desconocido. Pero si hablamos de Quino,

El autor de Mafalda, ya no hay confusión

Desde hace años, el dibujante vive en Milán,

Pero vuelve por temporadas a nuestro

País.

 

Un 29 de setiembre de 1964 apareció publicada por primera vez Mafalda, el próximo setiembre cumple 47 años, el origen de la historieta fue cierta firma de electrodomésticos. De marca Mansfield, que le encargo a Joaquín Lavado, más conocido como Quino, la confección de una tira cuyo requisito principal fuese que, además de aparecer en ella artefactos hogareños, los personajes tuvieran nombres que comenzaran con M. Quino recordó que en la película dar la cara. (1962), del realizador argentino José Martínez Suarez, a una nenita se llamaba precisamente Mafalda.

COMO NACIÓ

Sin embargo, la tira no fue aceptada por los diarios, tal vez previendo el tufillo a publicidad encubierta que contenía, tiempo después, Julián Delgado, amigo de Quino y a la sazón jefe de redacción de la revista de actualidad política primera plana, le pidió esas tiras de muestras para comenzar a publicarlas allí semanalmente vale aclarar que, con anterioridad, tres tiras salieron publicadas en la revista leoplan.

En marzo de 1965, Mafalda comenzó a salir diariamente en el diario el mundo, donde duró hasta el cierre, en diciembre de 1967, reanudo la tarea en junio del 68, en la revista siete días , donde entono el canto del cisne el 24 de junio de 1973, fueron en total 1.928 tiras y hablar de sus meritos es entrar en franca competencia con los comentarios hechos por intelectuales, artistas hombres inteligentes y sensibles de todo el mundo.

LAS PRIMERAS TIRAS

Así eran las dos primeras tiras publicadas: en esta primera etapa un tanto distinta a la conocida-está para frente al sillón donde su padre, sentado, lee el diario. Mafalda: ¿vos bueno papá?-Papá: Y… creo que si , 2ª cuadrito:- Mafalda (haciendo gesto de grande):?pero, sos el más, más, más, mas, bueno de todos, todos, todos, los papás del mundo? 3ª cuadrito:-papá bueno…no se. A lo mejor hay otro papá más buen o que yo, 4ª cuadrito:-Mafalda se aleja con cara de enojada ¡lo suponía¡

La otra tira muestra en sucesivos cuadritos a Mafalda sentada a la mesa dibujando en un papel una casita. En un momento dado, tric, se le rompe la punta del lápiz que está usando, en el cuarto y último cuadrito, en una mano apretando el lápiz roto y puño cerrado en la otra, con cara de enojo. Mafalda dice: “estas cosas ocurren solamente en este país”.

Mafalda a esta altura de nuestras vidas, más que un personaje de ficción se ha transformado en un habitante más de nuestras historias y en una invitada de lujo para nuestros recuerdos más sentidos.

fuente diario uno

Quino el Papá de Mafalda
Quino el Papá de Mafalda

ROTARY CLUB TUNUYAN AL SERVICVIO DE LA COMUNIDAD

Así funciona el Rotary Club de Tunuyán, por eso entrevistamos a la actual presidenta Señora FARIDA ABEUD la cual nos comenta que, el Rotary nace en 1905 con Paúl Harris en los Estados Unidos, en este año el Club esta cumpliendo los 100 al servicio de la comunidad, en Tunuyán comenzó a funcionar el 21 de marzo del año 1997 y lo hace con el gobernador de distrito que es 4860 RAFAEL CALILE, el Valle de Uco tiene la Consulta, Tupungato, y Tunuyán. Algunas de las obras que ha realizado son: en primera instancia fue el rotacanto que es ayuda a los chicos, donde se invitan a todas las escuelas para que participen los chicos de 6 a 14 años de edad, esto se realiza de 1999 hasta la fecha, con la ayuda de la Municipalidad el 25 de noviembre el rotacanto niño, y el que sale premiado canta en la tonada, el club lo lleva a C hile a competir con el rotacanto de ese país. Tambien se ha colaborado dando audiófonos a una señora de apellido Bustos, y tenemos cinco casos más que se les va a ir dando conforme a alas posibilidades, también tenemos la medalla del Rotary la que le entregamos al mejor compañero en las escuelas secundarias todo los años, otra cosa que se ha hecho es el seminario de Violencia y Seguridad, que fueron cuatro sábados dictados por médicos de distintas hospitales, de la Universidad nacional de Cuyo, y Champañat. Tambien Mí hermanito el árbol un proyecto que nos pidió el Señor Gobernador que fuéramos por Escuelas a plantar árboles, fuimos a las Escuelas T Luzuriaga, Marta Hinojosa, Hermanas Mercedarias, a una placita de Colonia Las Rosas, se cumplió ese proyector por se llego a plantar unos treinta árboles. El pedal es un proyecto donde recolectamos bicicletas usadas, la enviamos arreglar en la Ciudad tarea que tambien cumple la Sra. Millán, se arreglan estas bicicletas y las donamos a las escuelas de lejos donde los chicos caminan mucho, en el aniversario de los 100 años se ha hecho un stand para que la gente tome conocimiento de lo que se ha realizado, se ha realizado un viaje al Aconcagua con un grupo de Argentinos y Chilenos para dejar una placa de los cien años y un estandarte de ambos países. El Rotary al cumplir los 100 años se había propuesto una meta que al cumplir esa edad no hubiera más poliomielitis en el mundo, y justamente se nos ha comunicado que no hay más ese virus en el mundo. Tambien trabajamos con el club la Consulta, por que cuando vienen a pedirnos sillas de ruedas, camas ortopédicas, muletas, bastones, y con la rueda interna de la Consulta que facilita en calidad de prestamos abonando una cuota de cinco pesos por mes por el tiempo que la necesiten, se han entregado en Tunuyán dos sillas de ruedas, dos muletas, una cama ortopédica, y bastones. El Club se sustenta con la cuota que abonan los socios en este caso en Tunuyán son 8 los que abonan veinte pesos por mes cada uno, con esto pagan una colaboración al internacional, y una al distrito Mendoza, a parte para ayudar a la gente se realizan eventos como peñas folklóricas, bailes, bingos, sino conseguimos con otros clubes, Rotary Club se encuentra ubicado en la casa del maestro sobre ruta 40, allí poseen biblioteca propia, y apuntes sobre el Rotary, la comisión esta integrada por Farida Abeud presidenta, Ricardo Mercado vicepresidente, Carmen De Pedro secretaria, Juan Carlos Farina prosecretario, Ricardo Mercado tesorero, Mirta Rodríguez pro tesorero y Macero Edgardo La Torre, en compañerismo a Rosita Romano, y en celebración centenario del Rotary a Elvelina Barón de Treviño. Para finalizar quiero comentar que estamos proyectando algo para los chicos de la casita, que en primer momento le hicimos un partido de fútbol y después les brindamos una cena, ahora son los invitados como diez clubes pero de a poco vamos a ir incorporando más, por ellos le pedimos a la gente que se arrime al Rotary, por que estos niños necesitan ayuda, es lo más importante que estamos haciendo hasta el momento.

Heriberto Montiel   15-93-2005

oscar funes
oscar funes

 

Febrero 24, 2010

- Falleció Don Oscar Funes, un maestro rural que le cambió los días a miles de sancarlinos con su ejemplo de vida

Falleció Don Oscar Funes, un hombre que ayudó a cambiar la historia de la Mendoza de adentro. Quedará en la historia por haber conducido durante décadas un proceso educativo fuera de lo común en su pueblo. Entra a esta nota y aliméntate con su ejemplo.

Había que verlo recorrer su quinta: probar sus tomates o sus nueces, aprender de él los secretos del cultivo de los hongos, la cría de animales o enamorarse de las magnolias que se descolgaban del árbol de su patio. Ha muerto Don Funes, un hombre que logró que fuera un poco mejor el destino de esta raza.

Es así: ha muerto uno de esos hombres que dan sentido a los esfuerzos colectivos, esos que algunos llaman fundamentales. Se trata de don Oscar Funes, un maestro rural que le cambió los días a miles de sancarlinos con su ejemplo de vida.

Tanto fue así, que don Funes recibió en vida uno de los homenajes más hermosos que la vida pudo hacerle: la escuela secundaria de Pareditas, San Carlos, lleva su nombre. Y sí que hicieron justicia con la decisión.

Repitámoslo: Don Funes, el querido maestro sancarlino, murió hoy a los 81 años. Dirigió durante 30 años la escuela primaria de Pareditas, educó a todo un pueblo y formó una familia maravillosa, para quienes tenemos la alegría de conocerla.

Y lo hizo junto a Lita, su mujer, también dedicada maestra sancarlina, con quien tuvo cinco hijos, cuatro de ellos docentes y uno promotor cultural de la zona y todos comprometidos con la realidad social de su región. Ahora mismo, su familia, incluidos sus doce nietos, lo vela en su propia casa y será enterrado hoy a las 19 en el cementerio de San Carlos.

Si bien Oscar Funes nació en Rivadavia, su vida laboral lo llevó, en primer término, a El Zampal, Tupungato: “Me había recibido de maestro y quería trabajar. Un día llegué a la Inspección Nacional de Escuelas, en la ciudad de Mendoza, y el director me dice: ‘Funes ¿querés ir a trabajar a El Zampal, en Tupungato?’ ‘Bueno, cómo no’. ‘Entonces, andá que te hagan el nombramiento’. Voy a una oficina, me hacen el nombramiento, vuelvo a donde estaba el director y le pregunto: ‘¿A dónde queda El Zampal?’; ‘Ah, ¿no sabes dónde queda?’; ‘No. ‘Bueno, yo tampoco”, recordaría el querido maestro en una excelente entrevista que Federico Silva pintos le hiciera en MDZ hace un par de años.

Después, don Funes llegó a Pareditas en 1960 a dirigir una de las primeras escuelas nacionales de la provincia. El hombre llegó al pueblito “no sólo con ideas nuevas para la época, sino que encontró una comunidad dispuesta a acompañarlo. El resultado: 30 años al frente de una escuela que fue el centro del desarrollo de la zona”, recuerda la entrevista.

Aquí, una serie de retazos de la vida de Don Funes, este hombre inolvidable que olvidó el hecho de que debía seguir iluminándonos:


* El policía me pregunta: “¿A dónde lo llevo?” “A la escuela”. “No hay escuela”. “Cómo no va a haber escuela si a mí me han nombrado en una escuela que hay acá”, le digo. “Acá no funcionó nunca ninguna escuela”, me contesta. Entonces nos hicimos amigos y empezamos a recorrer casa por casa hasta que dimos con la casa de este señor. Al principio no me querían ni ver, ni el dueño de la tierra, ni la señora, ni los hijos. Claro, yo llegaba y les entorpecía todos sus proyectos. Pero al poco tiempo era como de la familia. Yo tenía 21 años. Nunca me cobraron pensión. Entonces empezamos a hacer la inscripción. No teníamos ni bancos, ni escritorio, ni nada. Empezamos a pedir cajones y tablones y arrancamos con 15 alumnos. Pero como seguía llegando gente, al poco tiempo tenía 75 chicos. Teníamos sólo dos habitaciones, y al final empecé a dar clases a la mañana y a la tarde”.

* “Se hizo el primer concurso, de acuerdo al estatuto del docente, y resultó que, por puntaje, yo estaba en los primeros lugares. Los inspectores me decían: ‘Funes, con el puntaje que tenés, te podes pedir una escuela en el Gran Mendoza, una escuela nacional grande’. Y yo decía: ‘No, ya opté. Me voy a Pareditas’. ‘Pero estás loco, con ese puntaje te podes ir a trabajar a Mendoza’. ‘Pero yo no me animo a ir a trabajar allá’. ‘¿Por qué?’. ‘Porque, desde que me inicié, trabajé siempre en escuelas de personal único’. En El Zampal era maestro, director, portero y cocinero. Y en Ñacuñán estuve ocho años, y también era una escuela de personal único. Tenía todos los grados.

* “A la Lita la conocí en un curso que se hizo para maestros rurales en Ezeiza (Buenos Aires), en el año ‘48. De ahí nos fuimos a Catamarca. Yo hubiera seguido en Catamarca, pero la Lita se peleó con la directora y no quiso saber nada más. Así que el tonto la siguió. Y entonces, vinimos a San Carlos. Nos casamos en el año ‘60. Y nos fuimos a Pareditas y ahí iniciamos la escuela de puertas abiertas: llamamos a todos los vecinos que quisieran venir, para colaborar con la escuela entre todos. Dentro de la escuela formamos la unión vecinal, la cooperativa de servicios públicos, el Club Pareditas también se reunía en la escuela, hacíamos bailes, beneficio y todo”.

* “Empezamos a luchar por la luz eléctrica, por el agua corriente y por todo lo que necesitábamos. Por muchos años, todo el progreso que tuvo Pareditas lo tuvo con centro en la escuela. No es que el director haya sido un héroe, sino que la que lo hizo fue la comunidad. Y el personal docente, claro, a esos yo les rindo homenaje”.
* “Yo llegué a Pareditas sabiendo algo de fotografía. Tenía un pequeño laboratorio que me había hecho en la cocina de mi casa, donde podía revelar y hacer ampliaciones. Así que me llamaban para todas las fiestas. Claro que muchas veces metía la pata hasta la manija. A varios los dejé sin fotos. Además, tenía una máquina de escribir. Yo aprendí a escribir con dos dedos, desde muy chico, porque mi padre tenía una máquina de escribir. Así que llegué a Pareditas con una máquina de escribir. Nadie tenía una máquina de escribir; nadie. Entonces, cualquiera que tenía que hacer un contrato decía: ‘Don Funes, no me hace el contrato’. Yo era un rey. Era una persona que sabía más que el resto de la gente. Pero los maestros se fueron quedando, quedando”.

* “Cuando llegué a Pareditas, los maestros volvían a la tarde a la escuela. Se quedaban haciendo trabajos, había máquinas de coser, hacían los disfraces para los actos. Un maestro con un solo sueldo vivía. Nunca se hizo rico un maestro, pero sí podía vivir. Hoy, -y esto va en homenaje a los maestros nuevos-, con lo que gana un maestro no se puede vivir. Entonces, tampoco le podemos exigir”.

* “Hoy resulta que tenemos alumnos que manejan una computadora mucho mejor que los maestros. Antes parecía que los maestros lo sabíamos todo y hoy nos encontramos con que los alumnos saben más que los maestros. Antes todo lo hacíamos nosotros, porque en sus casas los alumnos de escuelas rurales no tenían ni un libro, no tenían un padre que tuviera algo. La única persona que podía proveer de esos conocimientos era el maestro. Además, hoy a un maestro no le da el cuero para más”.

Fuente: MDZ Online

 

 

José Albino Gutiérrez

José Albino Gutiérrez (ciudad de Mendoza, 28 de febrero de 1773 - San Carlos, 16 de octubre de 1831) militar patriota de la independencia argentina y gobernador de la Provincia de Mendoza.

Nació en Mendoza en febrero de 1773. Dueño de una gran extensión de terreno desértico y una poderosa flota de   carretas, se dedicó al comercio y en 1802 se enroló en la milicia provincial, llegando al grado de capitán.

Colaboró en la construcción del colegio secundario de Mendoza. Contribuyó con sus bienes a la formación del Ejército de los Andes y apoyó la campaña del coronel chileno Ramón Freire a Chillán. Posteriormente ocupó cargos importantes en el cabildo de la ciudad.

En 1820 no tomó parte en el inicio de la guerra civil, y fue ascendido a coronel por el coronel Tomás Godoy Cruz.

Punta del Médano

Reemplazó al jefe del ejército mendocino, general Bruno Morón, cuando éste murió al enfrentar las fuerzas del caudillo chileno José Miguel Carrera, ex general de Chile. Carrera siguió su avance desde San Luis, con la idea fija de pasar a Chile a derrocar a su enemigo, el conservador Bernardo O'Higgins. La mayor parte de sus fuerzas eran montoneros e indígenas, justamente el tipo de enemigos al que estaba acostumbrado Gutiérrez. Éste lo descubrió, atacó y derrotó el 31 de agosto de 1821, en la Batalla de Punta del Médano, secundado por el coronel Manuel Olazábal. Carrera se dio a la fuga hacia San Juan, pero fue tomado prisionero por sus propios hombres y llevado a Mendoza. Allí fue enjuiciado y condenado a muerte. La condena se cumplió el 4 de septiembre de 1821 en el cabildo de Mendoza.

Fue ascendido al rango de coronel mayo, equivalente al de general, el 3 de septiembre de 1821, y el Ejército de Chile le concedió el grado de coronel y poco después el de brigadier general por decreto de O'Higgins. Durante los siguientes dos años y medio fue el comandante militar de la provincia. Simultáneamente se dedicó al cultivo del olivo y la dirección de una fábrica de coches de pasajeros; el primer vehículo que construyó fue donado a la Iglesia Matriz de la ciudad, para el traslado del cura párroco y del viático a los enfermos.

En 1823 fue duramente amonestado a su paso por Mendoza por el general José de San Martín, que consideraba innecesario el fusilamiento de 20 prisioneros que había ordenado después de la prisión de Carrera.

Gobernación

En abril de 1824 estalló una revuelta en la capital, contra la devaluación que había decretado el gobernador Pedro Molina. Éste renunció, pero nadie aceptó el cargo; interinamente lo ocupó un Triunvirato, que hizo elegir como sucesor al general Gutiérrez el 7 de mayo.

Su gobierno no fue popular, y pese a que recompuso el antiguo sistema monetario — cuya modificación había costado el cargo a Molina — se vio obligado a aplastar una revolución pocos días más tarde. Para intentar ganar algo de tranquilidad desterró a varios líderes conspiradores, como Juan de la Cruz Vargas y Juan de Rosas.

El 28 de junio estalló una manifestación en su contra, e inmediatamente se puso al frente de la misma el recién llegado coronel Juan Lavalle, tomando el control de varios regimientos. Gutiérrez intentó convencer a los sediciosos de deponer su actitud, pero resultó herido por el comerciante José Correa, uno de los líderes. Fue alcanzado por los rebeldes en su casa y arrestado, mientras Lavalle asumía interinamente el gobierno provincial. Poco después organizó unas elecciones muy poco libres, por la que fue electa una legislatura que llevó al poder a Juan de Dios Correas, su cuñado.

Actuaciones posteriores

Fue desterrado a Buenos Aires, de donde pudo regresar a fines de 1826. Se dedicó a administrar sus campos, y especialmente su bodega — la más grande de la provincia en su época — y sus viñas. Se exilió en Chile después de la invasión de la provincia por los unitarios en 1830.

Regresó a Mendoza en abril del año siguiente, y el gobernador Manuel Lemos lo nombró Comandante de Armas de la provincia. Gutiérrez se negó a aceptar el cargo, pero el gobernador insistió y le ofreció todo tipo de apoyos. De modo que aceptó y se trasladó al Fuerte de San Carlos, en el sur de la provincia.

Poco después, el Valle de Uco fue invadido por los pehuenches de los Hermanos Pincheira, derrotando en un primer combate a los jefes enviados en su contra desde Mendoza, comandantes José Santos Ramírez y Videla. Gutiérrez organizó las milicias provinciales y salió al cruce del malón en la Sierra de Aguanda, cerca de San Carlos. Fue rodeado por los indígenas y seriamente herido a lanzazos, pese a lo cual éstos retrocedieron y se retiraron hacia el sur. Gutiérrez falleció al llegar a San Carlos, presumiblemente ese mismo día.

Sus restos fueron inhumados en la Iglesia Matriz, con una columna que recordaba sus méritos.

El distrito General Gutiérrez del Departamento de Maipú, en la provincia de Mendoza, tomó de él su nombre

CARTA DE EDGADO A OMAR LUNA

don omar no se q le pasa como no va a querer q c aga la fiesta del oregano la fiesta es de todos los pareditanos no se si esto lo va a ser cambiar de opinion pero,yo se q usd. x lo q sta aciendo lo van a odiar mucho yo a usd. no lo odio pero ay mucha gente q si agalo por ese nicho estupendo q iso por san expedito.... !!! QUE DIOS LO VENDIGA!!!!!!!!!!! CHAUUUUUUUUUUUUUUU
                                                                         Palabras de Edgardo en facebook

Qué decirte Edgardo. Cómo comenzar a decirte. De seguro y desde ya alguien dirá algo así como: qué maestras ha tenido! Pero no te preocupes. La ortografía es algo así como andar peinado o no peinado.  Peinarse tiene que ver con la presencia, como lavarse la cara, pero por nada de eso uno deja de ser la persona que es. Y en el asunto de la comunicación, puede haber algún detalle de  ortografía pero lo importante es que se entienda el mensaje, que exista el diálogo que nos convierte en un nosotros. Como en este caso en que un VOS  se conecta con un YO  y así nos convertimos en un NOSOTROS.

Qué bueno que me escribiste en facebook. Sabes? No soy muy propenso (porque adicto es otra cosa) a explicar, a defenderme de agravios porque los considero destructivos y yo me juego y participo en la construcción social. No obstante, paso a contarte sobre la Fiesta del Orégano para que vos saqués tus conclusiones y sobretodo, para que aportes al engrandecimiento de ella. Te cuento:

La idea

Hace ya varios años, era el....., yo trabajaba en Telefónica, en un local ubicado frente a la plaza de Pareditas. Era una  siesta nublada y escribía un cuento para llevar a un taller literario ubicado en la ciudad de Mendoza.

Estoy pensando en los personajes, en el cuento, cuando veo que pasa por la ruta Horacio Bazán, un trabajador rural, en un tractor al que seguían tres acoplados atiborrados de orégano. Atiborrado es algo así como lleno que casi se desparrama. Y  pensé: "Y si hacemos la Fiesta del Orégano?". Lo pensé en plural y fue así como lo hicimos. Hay un cuaderno por ahí que tiene garabateado las primeras ideas sobre la fiesta. El mismo cuaderno en que estaba escribiendo el cuento para el taller.

Luego le conté la historia a compañeros de trabajo y otros amigos. Y así,  cada uno aportaba otra y otra idea a la idea inicial. Iván Zotelo aportó el logotipo del hombrecito arrodillado ante el surco y su hermana, si mal no recuerdo, fue quien  dijo de realizar un Rally de Tractores. Otro propuso cerrar con un baile. Alberto Sara y  Silvia Alonso organizaron toda la parte deportiva. Un pentatlón impresionante.  Y así, uno a uno fuimos aportando y armamos la Primer Fiesta del Orégano.

No sabés la alegría que vivíamos en cada reunión, en cada trabajo, en cada día, en todo momento. Todos los integrantes de la Comisión Organizadora éramos relativamente jóvenes y muchos vecinos nos miraban algo raro, así como casi siempre miran los grandes a los más jóvenes.

Y la fiesta se hizo. Previo a eso, un intendente, Natalio Firpo, nos cedió un rancho en la Fiesta de la Tradición para que recaudáramos fondos. Participé en la primera y luego por razones de trabajo y de estudio me retiré de la Comisión Organizadora y en un par de años, los demás integrantes también se fueron retirando por distintos motivos.

El crecimiento

Y allí comenzó un ir y venir de gente que organizaba la fiesta un año y al otro. Y así fueron pasando las ediciones y siempre llamándose Fiesta del Orégano.

Llegó la número doce. El Presidente de la Comisión Organizadora era Eduardo Sudatti y me llamaron para que les diera una mano.

Ya me había recibido de profesor de Lengua y Literatura, había ganado algunos premios como escritor y por votación entre los escritores de la Mendoza, ocupaba un cargo importante en la Subsecretaría de Cultura de la Provincia de Mendoza.

Gracias a ese cargo  realicé varios cursos sobre Gestión Sociocultural y sabés qué Edgardo? Entre esas cosas aprendí que las fiestas populares,  al igual que las personas, tienen que tener un número de identidad.

Te explico. Vos te llamás Edgardo Magallanes. Bien. Pero en el mundo hay muchos que se llaman "Edgardo" y puede ser que por ahí aparezca un Edgardo que también se apellide "Magallanes". Pero tu número de documento, tu DNI es lo que te hace ÚNICO  en el mundo. Vos tenés tu DNI y no vas a encontrar a ninguna otra persona en el mundo que pueda ser identificado con ese número.

Bien. Como te dije, lo mismo pasa con las fiestas populares. Esto era algo que recién comenzaba a conocerse en el quehacer cultural mendocino. A propósito Edgardo, me permito darte una de las tantas definiciones de lo que es cultura. Cultura es lo opuesto a naturaleza. Por ejemplo, si nos paramos en el medio de la Pampa de las Cortaderas, lo que vemos es pura naturaleza. Pero si allí encontramos un corral de ovejas, eso ya es cultura. Porque cultura es la mano del hombre actuando sobre la naturaleza. Una huella, un camino, una casa, un horno de barro, una huerta, un jardín, todo aquello en que interviene el hombre es cultura.

Te comparaba el DNI de las personas con el número que deben tener las fiestas populares. Ese número se denomina MARCA REGISTRADA y la Fiesta del Orégano no la tenía. Ahora te cuento cómo la obtuvo.

Como te dije, participé en la primer fiesta y luego regresé en la número doce. Allí me dieron un certificado "en reconocimiento al Creador de la Fiesta del Orégano" y se me corrieron las lágrimas al sentir el aplauso de todos los vecinos presentes. Carlitos Farias, otro de los participantes del hermoso sueño concretado de la primera, siempre recuerda ese hecho.

Luego, con ese certificado y otros requisitos, me fui a Buenos Aires a tramitar la marca registrada. Por otra parte, con un grupo de vecinos creamos una entidad para que fuese “la dueña”, la propietaria de la fiesta. Así nació la Asociación Cultural Pareditas de la que fui Presidente. Te digo que fui, porque ahora estamos disolviendo la entidad.

El trámite de la marca tiene todo un largo proceso que duró casi un año. Los organizadores de la fiesta número doce me encargan  coordinar la siguiente y allí aplicamos todo lo que sabía como Gestor Sociocultural. Esa fiesta, la número 13, fue considerada por autoridades de Mendoza como la mejor de todas las realizadas en ese año en la provincia y sin embargo allí aparecieron los primeros nubarrones.

La tormenta

Comenté a los integrantes de la fiesta sobre el trámite ya realizado y que a partir de ahora la fiesta ya tenía su número de marca registrada y que además ya tenía el carácter de FIESTA NACIONAL. Allí la noticia salió de boca en boca y gente muy mal intencionada, con muchos intereses de por medio salió a decir que yo era el dueño. Lo mismo que está pasando ahora.

Se me insultó, se dijo cualquier cosa de mí pero a la fiesta no la pudieron ni pueden voltearla. Y sabés por qué Edgardo? Por que la Fiesta ya tiene su DNI, su Número de marca registrado y a nivel nacional. Lo que pasa es algo así como con los cumpleaños. Vos podés pasar un cumpleaños tuyo sin festejarlo, pero no por eso vas a dejar de existir.

Lo cierto es que para solucionar el asunto, los integrantes de la entidad propietaria de la fiesta, la Asociación Cultural Pareditas, cedimos la marca por tres años a la Municipalidad de San Carlos, y el intendente de ese momento, Mario Guiñazú, decidió no hacer la fiesta y apoyado por un grupo de vecinos de Pareditas que se reunían en el Centro de Jubilados cuyo presidente en ese momento era Alfredo Nahim.

Ahora te preguntarás por qué, pese a explicar esto a varias personas, siguen interesados en difundir que yo soy el malo de la película? Hum... no sabría decírtelo con exactitud pero con los datos que te doy y con el paso del tiempo irás sacando tus conclusiones.

Más arriba te dije del asunto de los cumpleaños que se festejan o no. La Fiesta Nacional del Orégano, no celebró tres cumpleaños pero seguía latente. Llegaron las elecciones y ganó el actual intendente Jorge Andrés Difonso y una de sus primeras gestiones culturales fue realizar la Fiesta Nacional del Orégano.

 

La actualidad

Ahora, en el año 2010, esa sesión de la marca a la municipalidad se venció. Fue así que al enterarse, un grupo de vecinos que querían hacer la fiesta que viene, se acercaron a mi casa para hablar del asunto. Les expliqué todo esto que te digo ahora y quedamos que en vez de ceder la marca a la municipalidad, ellos se harían cargo de la entidad, de la Asociación Cultural Pareditas y por lo tanto, la fiesta quedaba en sus manos ya que así lo indican las actas de dicha entidad.

Pero algo les pasó que no regresaron más y nuevamente se comenzó a criticar y a denostar a mi persona públicamente. Debido a eso, los integrantes de la Asociación Cultural Pareditas, cedimos por un año más, la marca al intendente Jorge Difonso. En sus manos se encuentra ahora la marca registrada.

¿Qué irá a pasar con la Fiesta Nacional del Orégano este año? La verdad es que no lo sé Edgardo. En lo personal creo que el Intendente, por lo que lo conozco y conoce de la fiesta, va a bregar para que se realice la FIESTA NACIONAL DEL ORÉGANO y presiento que casi todos, no todos, los pareditanos queremos que así sea, que se realice y se denomine “del orégano”. 

Bien. Ahora el reloj indica que debo ir a trabajar y al despedirme te digo que me siento muy contento y resarcido gracias a tu comentario en facebook. Resarcido es algo así como restañado. Es como cuando te caes y llorás y te duele y viene otra persona y te ayuda a levantarte. Y eso es lo que hicieron tus palabras conmigo, Edgardo. Me restañaron heridas. Gracias por ello.

Un abrazo y hasta siempre. Que Dios te bendiga  a vos y a tu familia y también a nuestra querida Fiesta Nacional del Orégano.
                                                        

EDGARDO
EDGARDO
OMAR LUNA
OMAR LUNA

JOSE GERMAN PASTENE, REALIZO LA TRAVESIA DE VOLVER A SU PAIS   CHILE EN CARRETELA Y EN PARTE A PIE POR EL PEHUENCHE,

Son muchos los inmigrantes que llegaron a este país, y especialmente a Mendoza donde echaron raíces, formando grandes comunidades, una de ella la comunidad Chilena: 32.000 chilenos hay en Mendoza conforme al último censo realizado por el consulado, se calcula que la cantidad puede ser mayor ya que han quedado muchos que no fueron censados. Esta historia comienza cuando Pastene se traslada a Corrientes y desde allí con la Familia lo hacen con destino al sur de la Argentina, después de andar muchos lugares llegan a la Provincia de Mendoza para luego trasladarse a Tunuyán, lugar de nacimiento de Irene la hija menor de la Familia, Irene le comentaba a este medio que su papá José Germán Pastene era un ciudadano Chileno que permaneció por 28 años en Tunuyán y debido a que no existían labores para su profesión de gasfiter en la Argentina, regresar a Talca Chile por el paso “el Pehuenche” en abril de 1962. Pastene se traslado con su familia en una carretela, para demorar varios día en llegar a Talca, ya que en el trayecto se enfermo la esposa y un niño, a parte era pleno invierno y las nevadas eran muy intensas, el grupo familiar era compuesto de doce personas, del matrimonio que formaba Pastene con la Argentina Máxima Montenegro, y sus 8 hijos, siendo el mayor Ramón de 14 años y la menor Irene de cinco meses, primeramente Pastene se ubicó en una carpa junto al camino longitudinal, para después recibir un predio en la población Arturo Prat en donde lo sorprendió la muerte. Había empezado a trabajar normalmente para su familia, como igualmente sus hijos mayores cuando una violenta enfermedad lo puso en cama, para no volver a recuperarse, fallece el 15 de Julio de 1962. La familia quedo en la más completa orfandad. Un periódico chileno decía: Una encomiable labor social cumplieron los taxistas del paradero de la 2 oriente 1 sur 1 norte y las pompas fúnebres Urrutia Villegas, en la sepultación del los restos del ciudadano Chileno José Germán Pastene, que regresara a su patria desde Tunuyán, Argentina, con su familia. Los taxistas de la 2 Ot. Reunieron una valiosa suma de dinero para la sepultación de Pastene y por su parte la empresa funeraria obsequio los servicios. Otras personas piadosas tambien ayudaron a la madre y niños, en los angustiosos momentos de la muerte de José, Irene pidió que le publicaran estas líneas para su papá que esta en los cielos: A pesar de que yo no te conocí hoy y siempre te necesite en todo los momentos, en los buenos y en los malos, en un día especial como el día del niño, el cumpleaños, día del amigo, del Padre, admiro a quienes lo tienen, pero no lo saben apreciar, papá se que el 15 de este mes(Julio) se cumple un año más de tu muerte, quisiera recordarte con un poco de alegria por que, para mí fuiste y serás un gran héroe mientras yo viva, lo mismo que mi madre, pienso que te amo y te va amar por siempre, yo no tuve una imagen de padre ni siquiera donde poner una flor por que no se en que lugar de Chile te encuentras enterrado, pero te llevo en el alma y en el corazón.

 NOTA HERIBERTO MONTIEL

 

 

 

 

 

 

 

 

HILARIO CUADROS
HILARIO CUADROS
BUSTELO
BUSTELO

  

Carlos Washington Lencinas
Lo mató la pasión. O no. No hay certezas y, en realidad, lo que hay, es un debate abierto en torno a la muerte de Carlos Washington Lencinas. En septiembre de 1929 fue a Buenos Aires a exigir que se le entregase su diploma de senador nacional que había ganado en las elecciones de 1926 y que, como acto seguido, se le había negado acusándosele de actos de corrupción durante su cargo de Gobernador. Fue en esa ciudad en donde fue advertido de que un francotirador lo andaba buscando. Se vino en tren a Mendoza. Cuando arribó, una multitud lo esperaba y se dispuso a dar un discurso en el círculo de armas. Le dispararon. En vano lo colocaron sobre una mesa de Billar del Círculo de Armas y trasladado al Hospital Provincial. Allí murió generando una profunda conmoción en la sociedad, ya que su liderazgo y apogeo se encontraba intacto. No se supo si lo mató la pasión de algún seguidor o si, en definitiva, fue algún emisario del yrigoyenismo, sector del radicalismo que con su desaparición se vio beneficiado. 

  

Hilario Cuadros
El 13 de diciembre es oficialmente el Día de la Tonada. Se trata de la fecha de nacimiento de Hilario Cuadros, el poeta, cantante y folklorista nacido en Guaymallén que proyectó la música cuyana al país y al exterior desde Los Trovadores de Cuyo. Su obra lo transformó en un “Gardel cuyano” a quien le rindieron culto en países como Chile, Perú, Ecuador y Colombia, país este último en el que todavía se lo recuerda. El 8 de diciembre de 1956 –y tras una extensa afección renal- murió en Buenos Aires.

Elvira Calle de Antequera
La nieta de Adolfo Calle, fundador del diario Los Andes, vivió intensamente a lo largo de 96 años. El 8 de febrero de 2007 murió. Si bien cultivó un bajo perfil, que sostuvo básicamente dedicado a actividades empresariales y académicas, y que levantó sólo sobre el final de su vida al postularse como candidata a diputada nacional por la UCR, su muerte generó un fuerte impacto entre los mendocinos “informados”. Apenas se conoció la noticia, cientos de mendocinos se agolparon frente a la puerta del diario, en Avenida San Martín hasta el punto de que la policía tuvo que cortar la calle.  

  

José Genoud
Un disparo en el pecho terminó con la vida de uno de los políticos mendocinos que más trascendencia lograron a nivel nacional: José Genoud. Primer vicegobernador de la nueva democracia, como segundo en la fórmula de Felipe Llaver, Genoud lideró un movimiento interno en el Radicalismo de tinte balbinista que acumuló una gran cuota de poder. A tal punto, que el dirigente logró escalar posiciones hasta convertirse en senador nacional y, desde allí, transformarse en Presidente Provisional del senado y protagonista de cuestiones centrales del país. Fue testigo del Pacto de Olivos que llevó a reformar la Constitución. Pero su rol en el tratamiento de la reforma laboral durante la breve gestión de De la Rúa lo llenó de sospechas y lo condenó al ostracismo.

Santiago Felipe Llaver
El doctor Santiago Felipe Llaver fue el primer gobernador de la era democrática que tiene Mendoza desde 1983. Falleció el 14 de julio de 2002 cuando tenía 85 años y debido a una diabetes descompensada pasó los últimos años con un delicado estado de salud.
Santiago Felipe Llaver fue uno de los pocos políticos que, en vida, fue homenajeado al colocarle su nombre a un asilo de ancianos de su departamento, que hospeda a abuelos sin familia.
Sus comienzos en la militancia dentro de la Unión Cívica Radical se remontan a su época de estudiante secundario. Su estilo político hizo que siendo aún muy joven ya integrara el ala más rebelde del centenario partido político.
A fines de la década del ´60 fue uno de los fundadores del Movimiento de Renovación y Cambio, el sector que supo competir contra la tradicional corriente balbinista y que con el retorno de la democracia llevó a la presidencia de la Nación a Raúl Alfonsín. Como punto culminante de su extensa carrera política, Llaver llegó a la Gobernación de Mendoza justamente a fines de 1983. Su triunfo fue resonante, tanto como lo fue a nivel nacional. Así, la UCR mendocina recuperó protagonismo y rompió con la polarización peronista-demócrata de los años ‘70. La fórmula la compartió con José Genoud, que no concluyó su período ya que a los dos años fue electo por la Legislatura senador nacional por la Provincia.

 

Nicolino Locche
El Intocable nació en Tunuyán, el 2 de septiembre de 1939 y murió el 7 de septiembre de 2005 a los 66 años como consecuencia de un paro cardíaco.
El intocable, el mote con que lo bautizaron los periodistas deportivos mendocinos por su agilidad para esquivar golpes, murió en la vivienda que habitaba en nuestra provincia.
El ex púgil, uno de los máximos boxeadores argentinos de la historia y un ídolo del deporte en el país, era un empedernido fumador y, pese a que los médicos le habían prohibido el cigarrillo, no pudo abandonar ese hábito, que había forzado su hospitalización en varias ocasiones por problemas respiratorios y cardíacos.
Locche se había consagrado campeón mundial de boxeo el 12 de diciembre de 1968 en Japón tras vencer por nocaut técnico en el décimo asalto al hawaiano Paul Fuji.
Luego de obtener la corona mundial de los welter júnior ante Fuji, realizó cinco defensas exitosas de su título ante Carlos Hernández, Joao Henrique, Adolph Pruitt y Domingo Barrera Corpas, todas en el mítico estadio Luna Park de Buenos Aires.
Perdió su reinado el 10 de marzo de 1972, cuando en Panamá fue derrotado por puntos en 15 asaltos por el local Alfonso Frazer.

 

Pascual Pérez
Sindicado por algunos especialistas como el campeón "más pulcro", el mendocino Pascual Pérez no sólo inscribió su nombre en la historia grande de los peso mosca sino también en las principales páginas del boxeo argentino, a punto tal de haberse convertido en el primer campeón mundial nacional.
Falleció el 22 de enero de 1977 y bien vale repasar la meritoria campaña profesional del púgil nacido en la localidad de Rodeo Medio, el 4 de marzo de 1926.
Desde pequeño, en los gimnasios de la zona del Valle de Tupungato, Pascualito sintió atracción por calzarse los guantes y así comenzó su carrera como amateur, apenas superada la pubertad.
Ya en 1948, cuando era común designarlo bajo los apelativos “El Pequeño Gigante” o “El León mendocino”, Pérez alcanzó una de sus mayores proezas como boxeador.
En los Juegos Olímpicos de Londres, el cuyano consiguió la medalla de oro en la división mosca, con apenas 48 kilogramos.
El 26 de noviembre de 1954, Pérez entró en la historia: obtuvo el campeonato mundial mosca al vencer por puntos al japonés Yoshio Shirai, tras 15 rounds en el estadio Korakuen, de la ciudad de Tokio.
Un dato que no puede pasar inadvertido del “Pequeño gigante de Tupungato” es el hecho de que mantuvo 92 peleas, de las cuales ganó 84 (57 por la vía rápida), perdió 7 y empató una.
Pero tampoco hay que olvidar la natural espontaneidad y don de "buen tipo" que supo imprimirle a su vida, inclusive cuando ya no era más campeón del mundo y el boxeo correspondía a las páginas del recuerdo.
Por esas cuestiones que suelen ser habituales en los boxeadores argentinos, Pascualito Pérez murió sin haber hecho "fortuna", cuando tenía apenas 50 años.

Valdo Delgado y Eduardo Pinto

 

Los músicos mendocinos Eduardo Pinto (28) y Valdo Delgado (41), integrantes de la banda Miles de Años, quienes habían viajado a Uruguay para participar en el II Encuentro Internacional de Músicos Jazz a la Calle, murieron el 7 de enero de 2008 en un accidente automovilístico en el vecino país.
La Policía y la Justicia uruguayas iniciaron una investigación para tratar de determinar las causas del fatal accidente, que también se cobró la vida del uruguayo Jorge Diego Simonds Roldán, de 61 años, conductor del microbús en el que viajaban los dos músicos como únicos pasajeros.
Valdo Delgado era –además de integrante de Miles de Años- director musical de la banda que acompañó a Sandra Amaya y fundador de Cóndor Dorado y del trío étnico Delgado-Alcaraz-Videla. Delgado nació en Santiago de Chile, se crió en Buenos Aires y aseguraba que estaba muy feliz viviendo en Mendoza.
Por su lado, Pinto era multiinstrumentista. Tocaba el bajo, el piano y la guitarra, entre otros. Había grabado su disco solista en el que interpretaba todos los instrumentos. Además fue integrante de Markama y Simpecao, entre otros grupos.

 



Mario “Cirujano” Ortiz
El 12 de setiembre de 1978, toda Mendoza desfilaba delante del ataud de Mario “Cirujano” Ortiz, en la capilla ardiente que se montó en la Federación Mendocina de Box.
Ortiz fue una figura que llenó de gloria al deporte mendocino, habiendo conseguido ser representante olímpico por el país en los juegos de Alemania 1974, y luego campeón Argentino y Sudamericano. No pudo llegar al título del mundo, para el que era un gran candidato, porque la cruel enfermedad que apareció lo dejo a los 26 años, en su plenitud deportiva, fuera del ring y la vida.
Porque a su muy buena defensa y técnica le adosaba una velocidad, precisión y potencia a su ataque que le valieron recibir el apodo de “cirujano”.

Francisco Gabrielli
Francisco José Gabrielli es uno de los políticos más recordados por su profesión en nuestra provincia.
Murió el 11 de junio de 1995 y su pérdida fue sentida con profundo dolor por miles de mendocinos. Dirigente del Partido Demócrata,  fue elegido dos veces gobernador y se desempeñó una vez como Interventor Federal de facto de la misma.
Fue ingeniero de profesión y ocupó sus primeros cargos públicos al ser nombrado director de Vialidad Provincial y luego, en el año 1941, Superintendente General de Irrigación.

 

Padre Jorge Contreras
El padre Jorge Contreras falleció el 24 de agosto de 2008, en el hospital El Carmen. Allí fue trasladado cerca del mediodía cuando se sintió descompuesto y cerca de las 17 se descompensó. A pesar del trabajo médico, el corazón del padre había decidido no latir más.
Su nombre era Jorge Juan Augusto Contreras. Tenía 83 años y fue bautizado con tres nombres porque nació un 27 de abril (cerca del día de San Jorge), porque su madre se llamaba Augusta y -ya que era el primer hijo- no podía faltar el nombre del padre. Por respeto a la tradición, lo llamaron Juan. Sin embargo, para todos es conocido, simplemente, como el cura Jorge Contreras, el sacerdote que está junto a los pobres.
El padre Jorge era responsable de la parroquia Virgen Peregrina, en el barrio La Gloria de Godoy Cruz. Un lugar -como decía él- “marcado” por el prejuicio social en contra de sus habitantes. Un lugar marginal que, a pesar de todo, con el testimonio de un cura -en acción y palabras- ha hecho renacer la esperanza.
Contreras, además de estar en la parroquia Virgen Peregrina fue capellán en la Penitenciaría provincial. Durante toda su vida siempre estuvo cerca de los pobres lo que ha provocado que sea mucha la gente que se encuentra preocupada por él y que incluso han propuesto realizar una cadena de oraciones por la mejoría del párroco.

Angel Bustelo
A los 89 años y víctima de una enfermedad terminal, el 11 de abril de 1998 murió el político, abogado y escritor mendocino, Angel Bustelo, ex candidato a presidente de la Nación en 1989 por la alianza Alternativa Popular y miembro fundador de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre.
Incondicional militante del socialismo y símbolo de quienes durante décadas sufrieron persecusiones ideológicas en la provincia, Bustelo fue junto a Renato Della Santa y a Benito Marianetti, la figura más tenaz del pensamiento de izquierda en la política mendocina.
Fue convencional constituyente en 1948 cuando se reformó la Constitución de Mendoza, en la década del 40 fue diputado provincial por el Partido Comunista y en 1987 fue miembro fundador del Partido Socialista Obrero para la Liberación.
La municipalidad de Mendoza lo declaró ciudadano ilustre y la Federación Universitaria de Cuyo presidente honorario.
En la campaña electoral de 1989 aceptó ser candidato a presidente por Alternativa Popular, luego de que el ex fiscal Ricardo Molinas rechazara la propuesta.

Daniel Riolobos
El 17 de junio de 1992 una noticia que llegaba desde México entristecía al mundo del espectáculo argentino y mucho más a Mendoza: había muerto -por un problema cardíaco- Daniel Riolobos, uno de los grandes cantantes melódicos argentinos, más reconocido en el exterior que en nuestro país.
Nacido en Villa Hipódromo, Godoy Cruz, el 14 de diciembre de 1932 fue un auténtico niño prodigio debutando en radio a los cinco años. Aunque realizó estudios de canto, su pasión era el fútbol. Fue tan grande su amor por la redonda que llegó a jugar en la primera división de Independiente Rivadavia, hasta que una serie de lesiones lo decidieron a dedicarse al canto.
Así, se trasladó a Buenos Aires donde fue contratado por la orquesta de Robert Inglez para una gira por América Latina. El éxito lo adoptó de inmediato y se le abrieron las puertas de Venezuela, Cuba, Puerto Rico, Estados Unidos y México, donde se radicó en 1958.
Después de varios premios internacionales, logró por fin el reconocimiento en Argentina al imponerse en el Segundo Festival Buenos Aires de la Canción de 1968, con el tema "No es un juego el amor", de Eladia Blázquez. En 1979 representó a nuestro país en el Festival de la OTI, imponiéndose con "Cuenta conmigo", de Chico Novarro y Raúl Parentella.
Romántico como pocos, Daniel Riolobos sigue sonando en el alma de sus amigos, de sus colegas y de todos aquellos que supieron escucharlo con atención. Fue un grande. Fue nuestro. Es un espejo para los nuevos cantantes.
“Canta como Sinatra pero en castellano”, fue la frase que usó el gran Pedro Vargas para valorar justamente a su colega, un mendocino que triunfó en México en la década de los ’60 con el bolero de Homero Expósito “Vete de mí”.
Al morir, Daniel Nicasio Riolobos tenía 60 años, cinco hijos mexicanos y una mujer -Pequi Sobisch-, con la que supo formar una

NICOLINO LOCCHE
NICOLINO LOCCHE
DANIEL RIO LOBOS
DANIEL RIO LOBOS
ELVIRA CALLE DE ANTEQUERA
ELVIRA CALLE DE ANTEQUERA

Con la oligarquía bodeguera desalojada del poder –un hecho que provocó constante tensión en Mendoza–, Lencinas intentó sin éxito conseguir el apoyo del yrigoyenismo.

El partido ya tenía un caudillo y no había espacio para otros experimentos. Apartado de la bóveda partidaria, Lencinas sería reconocido como pre-peronista: casi tres décadas después, sus políticas sociales fueron avaladas por el general Juan Perón, que lo consideró un precursor de la justicia social y de la soberanía política. Sus críticos, en cambio, le hicieron notar que la reforma social sostenida a fuerza de autoritarismo tenía un parentesco no muy lejano con el fascismo italiano de los años veinte.

El liderazgo emocional de Lencinas sobre los “humildes y desheredados” –que antecedieron a “los descamisados” de Evita y Perón–, en una sociedad rígida, convertiría al caudillo mendocino en el centro del rencor conservador. Sin embargo, más daño le provocaría la decisión del yrigoyenismo de sacrificar su gobierno con una intervención federal destinada a curar sus supuestos “excesos institucionales”.

No fueron pocas las objeciones que recogió Lencinas. El nepotismo en el Estado, la concentración del poder, su autoritarismo y también el desprecio al sistema judicial heredado –que el caudillo consideraba un obstáculo para las transformaciones emprendidas– fueron algunos de los aspectos más cuestionados de su gobierno. Tampoco resultaba sencillo implementar la transición sin escalas de un régimen conservador cerrado a las clases populares a un radicalismo personalista y antioligárquico que pretendía achicar las distancias con procedimientos severos, en una sociedad en la que coexistían los conventillos con dos baños disponibles para doscientas personas y los programas del five o’clock tea en las tardes del Jockey Club para recreación de la elite conservadora.

Frente a este diagnóstico, Lencinas no amortiguó las contradicciones; puso a la sociedad frente a un dilema igualmente cerrado: aceptar su liderazgo o enfrentarlo.

El gobierno nacional fue un observador implacable de sus acciones. Cada sector o institución que se sentía vulnerado en sus derechos por Lencinas buscaba auxilio en Yrigoyen, el Parlamento o el partido radical. Los conflictos que acumuló en un año y medio de poder mantuvieron movilizada a la sociedad mendocina: conflictos por la remoción de los jueces designados por el régimen, con los legisladores conservadores, a quienes no se les concedía el diploma en la Legislatura; con las autonomías municipales avasalladas, con la prensa por la libertad de expresión, con los bodegueros por el reparto de los beneficios de la producción vitivinícola, con los trabajadores sindicalizados que reclamaban por sus salarios al Estado y, también, el conflicto con su vicegobernador, Delfín Álvarez, a quien acusaba de conspirador.

Álvarez fue suspendido en sus funciones por el Senado provincial con la recomendación de que se sometiera a un examen psiquiátrico. En ejercicio transitorio del Ejecutivo, Álvarez había vetado dietas a legisladores.

A fines de 1918, tras diez meses en el ejercicio de un gobierno por el que había luchado más de treinta años, Yrigoyen le reclamó la renuncia a Lencinas. No implicaba una obligación institucional, sino el llamado a una disciplina partidaria que el caudillo provincial no obedeció. Entonces, en febrero de 1919, Yrigoyen envió a Mendoza una intervención para garantizar las “formas republicanas”, restituyó en sus cargos al vicegobernador Álvarez y a los jueces removidos y convocó a elecciones para junio de ese año.

Si pensaba que de ese modo se desembarazaría del lencinismo, Yrigoyen no hizo más que potenciarlo. El caudillo ratificó su liderazgo en las urnas e hizo uso de la nueva mayoría en ambas cámaras. Acto seguido, Álvarez fue nuevamente destituido y todo lo que se había deshecho en la intervención se volvió a hacer de acuerdo con la voluntad de Lencinas, legitimado por las urnas.

No sólo la elite bodeguera afectada en sus intereses de clase se contó entre sus enemigos. Aunque Lencinas capitalizó para sí la concreción de muchas demandas obreras, quizás el mayor foco de tensión de su gobierno se produjo con la gremial docente, en la que predominaba una novedosa militancia femenina. La intención de su gobierno fue crear escuelas para paliar el analfabetismo, pero la debilidad de las finanzas públicas impidió que el veinte por ciento de las rentas generales fuese utilizado para el presupuesto educativo. Este déficit fue mucho más que un perjuicio burocrático: los salarios de la educación pública durante el gobierno de Lencinas se pagaron con atrasos que a veces superaban el año. Y además, como en muchos casos, el pago se instrumentaba a través de emisiones de Letras de Tesorería; en la conversión a la moneda de curso legal se disipaba casi el cincuenta por ciento de su valor. Los salarios de los maestros fueron constante objeto de usura. El conflicto docente estuvo mezclado con matices ideológicos contradictorios.

Uno de los rasgos distintivos fue la intervención de la Liga Patriótica, que apoyó a educadores que se declaraban “activos combatientes contra el pendón rojo”. En Mendoza, la Liga fue impulsada por la reacción conservadora en prevención del “extremismo proletario”. Era un discurso que tenía eje en la central porteña liderada por Carlés, pero con un agregado local: la condena a la movilización de los peones rurales que eran favorecidos por el lencinismo en su salario y en su organización gremial.

La patronal vitivinícola era el más influyente sustento corporativo de la Liga. En un singular “corte transversal”, la Liga Patriótica unió, además de bodegueros, a asociaciones católicas, maestros y estudiantes, inmigrantes prósperos y brigadas femeninas, quienes, aferrados al patriotismo pedagógico, se apropiaban de la Revolución de Mayo y de José de San Martín para enfrentar al caudillo local.

Lencinas fue impiadoso cuando lo desafiaron. En este punto también se diferenció de Yrigoyen, que prefirió moderar u ocultar la represión obrera, o presentarse sin responsabilidad luego de que se consumara, con o sin su autorización. Lencinas se preservó menos.

La metodología represiva de su gobierno en los conflictos fue la agresión física, el secuestro o directamente la deportación clandestina: el traslado de los opositores hacia otras provincias, sea al desierto cuyano o a las alturas andinas, para que sobreviviesen como pudieran.

Hacia julio de 1919 la mediación del interventor federal Perfecto Araya no había resuelto el conflicto con los docentes, y menos pudo solucionarse tras el segundo acceso de Lencinas al poder. La reincorporación de los funcionarios educativos cuestionados y el persistente rechazo al reconocimiento de la sindicalización condujo a los docentes a la huelga. Lencinas dijo que se trataba de un movimiento subversivo y que los que adhirieran serían tratados como delincuentes.

Los docentes decidieron continuar el dictado de clases en sus casas o en las de sus alumnos. Los establecimientos educativos quedaron prácticamente vacíos. La policía intervino. Irrumpió en domicilios particulares sin orden judicial y llevó a docentes, alumnos y padres a la comisaría. El 4 de agosto de 1919 una huelga general solidaria paralizó las actividades en la provincia. El paro continuó y comenzaron los despidos. El clima se enrareció.

Los grupos represivos del lencinismo –matones con sueldos del Estado– se movilizaban en un “auto fantasma” convertido en leyenda, que patrullaba las ciudades para escarmentar a los detractores en la vía pública; si alguno de los victimarios llegaba a ser aprehendido, el gobierno trabajaba para su pronta liberación. Los intereses estaban cruzados: la Liga Patriótica, que impugnaba a Lencinas por favorecer a los trabajadores vitivinícolas, ahora lo apoyaba por reprimir a los maestros y conformaba un sindicato docente “paralelo” oficialista, pero, a su vez, sectores conservadores ofrecieron recursos económicos en apoyo a la huelga y en perjuicio del gobernador.

El 30 de setiembre otra huelga general en Mendoza llevó a prisión a más de dos centenares de personas que fueron alojadas e incomunicadas en el cuartel de bomberos. Hubo tiroteos. Dos policías resultaron muertos. Los dirigentes sindicales comenzaron a desaparecer. Los recursos de hábeas corpus fueron rechazados por la policía. Nadie supo lo que había ocurrido por más de una semana. Luego se reveló.

Diez dirigentes habían sido detenidos en forma clandestina y conducidos al cuartel de bomberos. Y desde allí hacia el desierto: los montaron en mulas, esposados de a dos en dos,privados de agua y de comida, y los soltaron cabalgando a pelo, con simulacros de fusilamiento. Prometieron degollarlos si regresaban a la provincia. Después de algunos días un grupo de docentes apareció en San Juan. Otro en San Luis. Sólo el fin del año escolar atemperó el conflicto...

Los conflictos de Mendoza y los nuevos pedidos de intervención fueron trasladados a la escena nacional. Hacia noviembre de 1919 se creó una comisión en el Congreso para verificar si el gobierno provincial respetaba los “derechos individuales”. Lencinas negó toda autoridad a la interferencia parlamentaria que había unido a radicales, socialistas y conservadores porque, argumentaba, no tenían facultades para investigarlo: las provincias eran autónomas.

Lencinas terminó por enfrentarse con el gobierno nacional y con el partido. En la comprensión de que los conflictos no tendrían solución mientras el gobernador permaneciese en el cargo, Yrigoyen le informó a un funcionario mendocino convocado a Buenos Aires que su gobierno provincial “estaba en el aire y debía ser liquidado”.

A partir de ese mensaje, la relación política entre el caudillo nacional y el provincial nunca se recompondría. Un mes después, en enero de 1920, Lencinas desafió a Yrigoyen. Le escribió: “No le tengo miedo a nadie y menos a usted […] ahora espero que usted empiece y me arroje la piedra que me ha de liquidar, cosa que no conseguirá jamás”.

José Néstor Lencinas murió tres semanas más tarde, víctima de una dolencia renal, pero la carta desafiante sería leída por su hijo Carlos Washington Lencinas nueve años más tarde en el Senado de la Nación, cuando enfrentara a Yrigoyen durante su segundo mandato. Carlos Washington Lencinas había heredado el poder y los mismos conflictos de su padre con el gobierno central. Mendoza continuó siendo una tormenta para el radicalismo nacional. Un día después de la muerte del caudillo, los maestros que habían sido despedidos fueron reincorporados.

 

carlos w lencinas
carlos w lencinas

DERECHAZO PARA LA HISTORIA

 

EL 7 de noviembre de 1970, Carlos Monzón obtuvo la corona mundial de los medianos (versión AMB 0y CMB) al derrotar por nocaut en el 12 round a Nino Benvenuti, en el Pallazzo dello Sport de Roma Italia.

Comenzaba así uno de los más brillantes ciclos del boxeo Argentino, que se extendería a lo largo de 14 defensas exitosas en 6 años y 9 meses.

Se retiro como campeón del mundo el 30 de julio de 1977, cuando venció por puntos al colombiano Rodrigo Valdez, en Montecarlo.

En total realizo, 100 combates, con 89 victorias-61 por nocaut-, 8 empates y 3 derrotas.

En 1988 fue condenado a 11 años de prisión por el homicidio de su mujer Alicia Muñiz y el 8 de enero de 1995 falleció luego de protagonizar un accidente automovilístico.

Desde arriba llega un mensaje de fervor popular. Ya divisaron al galán de cabellos rubio, con pocas marcas en la cara, que deja su lugar al visitante para que suba primero. Dos atletas entran por un pasillo portan do portando las Banderas Italianas y Argentina. Viene por allá el clan Monzón, Russo, Menno, Monzón, con Tito Lecture, policías y más policías…tímidos aplausos, el Santafesino sube al ring. Bata marrón. Pantalón rojo. Botas blancas con medias azules. Detrás Nino, el mimado de un público que vino a verlo ganar sin ninguna duda.

El Alemán Drust juez del combate, llama al centro del ring. Benvenuti mira a Monzón a la manera de Clay. Así matando con la mirada. Envolviéndolo. Como queriendo dormir al adversario antes de empezar el combate. Monzón recibe esa carga de ojos con la misma indiferencia que si volteara a un pato con su escopeta en alguna laguna de Santa Fe…

DERECHA DE LA HISTORIA

El último raund, el duodécimo de una pelea a quince, fue un avasallamiento total por parte de Monzón, entero y cada vez más lucido, dueño absoluto de la situación, y que llego a jugar y a correr por el ring al Italiano.

A los dos minutos exactos llegó la hora esperada. Una zurda arriba y una derecha cruzada. Hicieron retroceder a Benvenuti, un uno dos perfectos tirados por Monzón con absoluta seguridad y destino exacto. Allá se fue el italiano contra las cuerdas. Monzón se agacho, tirándose hacía su derecha, Monzón que ya había “olfateado” esa única salida de Benvenuti, cercado por las cuerdas, mando con todo esa famosa derecha. Llegó gusta, neta, exacta al costado de la boca de Benvenuti, que cayó fulminado. Monzón se fue al rincón neutral casi sin mirar su obra. El juez corrió a contar. Benvenuti quedo de rodillas,. Con la mandíbula apoya contra la lona. Quiso reaccionar cuando la cuenta llegaba al fin, y se volvió a caer.

El out llegó implacable. Podrían haberle seguido contando un rato más. El campeonísimo había caído abatido, fulminado. Tardo un rato en reaccionar. Pero más tardo el público, que no lo podía creer.

Monzón se fue al centro del ring y el árbitro le levanto la mano decretándolo ganador por KO el 12ª round. Allí donde Benvenuti era patrón, el Santafesino escribió una de las páginas más claras, sino la mejor de todos los tiempos, en materia de lograr un título. Un KO brillante, buscado, sin desesperación y como epilogo de un certero remate de la mano que había hecho hablar a Italia.

Lo de Monzón y su título de campeón mundial es el premio al esfuerzo, a la dedicación, a la concentración, a la fe puesta en todo para lograrlo. A su indiferencia por el adversario, a su imperturbable manera de ser.

Heriberto Montiel

Recopilaciones

Fuente: Revista el GRAFICO, 10 de noviembre de 197

Casa de Los Villanueva-Tunuyán
Casa de Los Villanueva-Tunuyán

HERIBERTO MNTIEL

RECOGIENDO HISTORIA

buscando historia llega al lugar donde nace la ciudad de Tunuyán el Totoral, indagando se llega al domicilio de Don José Wenceslao Hurtado. De 77 años de edad, nació en Tunuyán, el 28 de setiembre de 1927, toda su vida vivió en calle Francisco Delgado y Melchor Villa Nueva en la finca que perteneció a sus padres, con emoción comenzó a relatar lo que le iba llegando a su mente como un viejo soldado que se canso de luchar contra el tiempo, y muy despacio nos va guiando en el pasado recordando su infancia, don José comenta que conocía la casa de los Villanueva como la palma de su mano dado que era vecino de la familia Villanueva, era muy chico cuando esta familia lo ocupaba para los mandados el era como de la familia recuerda que en esa casa existía el único teléfono de hilo en Tunuyán el cual se comunicaba con la policía, recuerda a un hombre que trabajaba para los Villanueva el cual se lo recuerda con el sobrenombre de orégano este le sabía contar que su papá era el capataz y cocheros de la estancia de los Delgados y que le había tocado trasladar al General San Martín en mateo, escuchaba muchas conversaciones y en una de ellas escucho decir al que fue gobernador de Mendoza Aldao que en la última batalla contra el indio que se libro en San Carlos donde salieron favorecidos obviamente tomaron prisioneros a indios los cuales los trajeron encadenados a la estancia de los Delgados de todos los que trajeron sólo pudo sobrevivir uno el cual murió en ese lugar los otros murieron de hambre porque no quisieron comer la comida del hombre blanco. Don José busca en su memoria todo lo que había escuchado y visto en aquel caserón de los Villanueva hoy olvidado y en ruinas retoma el dialogo diciendo usted como otros del pueblo no saben que este lugar refriéndose a las calles Francisco Delgado y Melchor Villanueva es el más histórico de Tunuyán, porque por estas calles se paseaba el General San Martín con doña Carmen de Delgado que era su comadre esta familia colaboro con San Martín en el cruce de Los Andes con la donación de 500 mulas y cuando San Martín regreso por el paso del Portillo doña Carmen mandó a varios peones a recibirlo en la estancia los Chacayes que era de propiedad de la familia, San Martín regresaba muy enfermo. Retrocediendo unos 70 años atrás recuerda con lontananza que justo en la intersección de ambas arterias en esquina noreste existía un negocio muy importante era de ramos generales propiedad de un hombre que lo conocían con el sobrenombre cabeza de ajo existía una peluquería y pulpería donde se reunían todo el pueblo era el punto de concentración habían delante del negocio barras de madera donde se ataban los caballos la cola de carretas llegaba hasta el cementerio porque todo llegaba a ese lugar para cambiar trigo por harina o cualquier otro producto también llegaba a lugar un hombre con una carreta al que las mujeres llamaban el pollero este solía vender de todo un poco géneros, chucherías que las damas compraban y cuando no había efectivo canjeaba con huevos, pollos cualquier otra cosa. Pero todo no era tranquilidad en el Totoral después de varia copas los paisanos se envalentonaban y se armaban grandes trifulcas y allí estaba yo salía corriendo a la casa de los Villanueva a llamar a la policía y a los pocos minutos llegaba la policía a caballo y arriaban a los revoltosos a la comisaría donde eran castigados con trabajos para el estado de aquellos policías bravos recuerdo a Venancio Vásquez, Cirineo Ponce, Carlos Salas y el más bravo de todos era un sargento de apellido Olmedo el que a puro longazo los hacia declarar recuerdo tambien al comisario que era de apellido Da Peña. En la probidad de los Villanueva existía un molino el que enviaba electricidad al negocio de ramos generales tambien recuerdo que muy cerca de allí funcionaba un oratorio al que conocían con el nombre de oratorio de los Videla, hoy por supuesto no queda nada lo mismo que el negocio sólo un montón de escombros, una lástima que las autoridades no se dignen por lo menos a colocar en este lugar un monolito con una placa recordatoria.

NOTA HERIBERTO MONTIEL

intendente Giner y la Sra Guillen
intendente Giner y la Sra Guillen

BIBLIOTECA POPULAR SEGUNDO MANUEL ESTEVES

 

Presidenta de la mencionada biblioteca Carmen Guillen de Esteves la cual comenta que la iniciativa fue de la Sra. Norma Molinar cuando formaba parte de la Dirección de Escuelas de la Municipalidad la iniciativa nace porque en Tunuyán no existía una biblioteca como esta, se decide reunir un grupo de gente en el mini teatro donde se deliberó por el nombre que se le iba a poner entonces debido a que en el año 1996 había fallecido Segundo Esteves el que había sido Director y Maestro que había hecho mucho por la cultura de Tunuyán, por votación se decide colocar ese nombre y por comodidad se decide nombrarla como presidenta, con un grupo de mujeres comienzan a trabajar con la ayuda del municipio además consiguen la personería jurídica y el 9 de julio de 1997 se inaugura. Se comienza a trabajar en la calle Echeverría y República de Siria, allí se comienza a trabaja con donaciones del pueblo dado que para poder inaugura la biblioteca debíamos contar con 600 libros que era el mínimo que se pedía en ese entonces, nos regalaron estanterías, computadoras, mesas y sillas. Allí estuvieron de 1997 al 2000 y tuvieron que buscar otro lugar por las condiciones edilicias, la escuela Palermo les ofreció un salón donde permanecieron 2 años, con el tiempo recibieron de la CONABIP (Comisión Nacional protectora de Biblioteca Populares ), la que le manda el núcleo de lo que sería la biblioteca una colección muy grande, con libros, enciclopedias, cuando ya las reconoce como bibliotecas popular, la CONABIP manda dos veces al año libros y subsidios divididos en dos partes, que serían tres mil pesos dividido en dos, para comprar libro, mobiliarios, y para pagar la persona que atiende la biblioteca, la biblioteca es gratis para las personas que quieran utilizarla lo puede hacer teniendo todos los servicios, tiene la bonificación del Gobierno en la suma de $100 que nos beneficia en el servicio de Internet, COPROBIP (Comisión Provincial Protectora de Bibliotecas Populares) ubicada en la subsecretaría de Cultura del Gobierno, este año les han dado a todas las biblioteca un subsidio de $7000, el cual se destina una parte a la compra de libros, se han realizado ampliaciones, comprado estanterías. La biblioteca cuenta con más de 6000 libros, también tiene talleres donde se dictan clases de portugués los lunes y viernes, italiano, inglés, y clases de pinturas al óleo y pasten, el taller de dibujo y pintura pertenecen a la Municipalidad y son completamente gratis. Los socios inscriptos son aproximadamente 80 los que abonan una cuota mínima, los jóvenes y estudiantes pueden ir a tomar apuntes en el salón de la biblioteca, creemos que le estamos brindando un buen servicio al alumnado del Valle de Uco y al público en general. Por último recalco la Sra. Carmen Guillen que el público se acerque a la biblioteca para que goce de los servicios que esta cuenta.

Nota Heriberto Montiel

2003

el Intendente de Tunuyán Eduardo Giner hizo entrega de un subsidio de mil pesos por los próximos 5 años a la Biblioteca Popular Segundo Manuel Estévez.

La Sra. Carmen Dolores Guillen, Presidente de la biblioteca, recibió el primero de los cheques. Varias mujeres, integrantes del grupo que llevan a cabo el funcionamiento de esta legendaria biblioteca, se mostraron agradecidas y entusiasmadas con la idea de mejorar el servicio que brindan a la sociedad del Valle de Uco.

La ecuación forma parte del proyecto de inclusión social propuesto por el Doctor Giner, es por ello que se ha trabajado fuertemente en la entrega de subsidios y recursos para que instituciones como éstas puedan seguir creciendo.

Refiriéndose a la comisión directiva Giner expresó:

“A veces en nuestra sociedad se van desdibujando los roles y más de una ves el estado mira para el costado ante las realidad de los propios habitantes, nosotros siempre nos propusimos,en la medida de nuestras posibilidades, recrear en Tunuyán un estado solidario y facilitador que apoya y acompaña a las instituciones que nos dan tanto como lo es la Biblioteca Estévez”. “Esta es una obra de ustedes, pero es nuestra obligación acompañarlos y ayudarlos”

“Es un ejemplo a seguir la voluntad con la que trabajan por la educación, yo estoy contento de poder ayudarlos”.
19-09-211

FUNDACIÓN DE LOS FUERTES SAN JUAN Y AGUANDA

Ante las constantes avanzadas y malones de los aborígenes y con el fin de

dar mayor seguridad a la población de la Villa y las estancias circundantes, se

Proyecta la construcción de una línea de fortines para reforzar su defensa.

La fundación de un nuevo fortín estuvo a cargo del Comandante Don Juan

Manuel Ruiz el 16 de marzo de 1774 colocándole el nombre de “Fuerte San Juan

de Nepomuceno” por conmemorarse el día del Santo. Estaba ubicada más o

menos a “14 leguas al sudoeste de la Villa” (en realidad a unos 40 km.). Era una

pobre construcción rodeada de tapiales, empalizadas y un mangrullo como pues-

to de observación. Servía en él una modesta guarnición militar , lo que no impidió

que cumpliera una importante función en defensa de las florecientes estancias

Que a su abrigo comenzaron a formarse en Paso de las Carretas, el Col mallín y

Junto al mismo Fuerte de San Juan.

Años más tarde, sin embargo las incursiones indígenas continuaron. El

Comandante de Armas del Fuerte de San Carlos Don Francisco Esquivel y Aldao y

el Comandante de Armas de Fronteras Don Francisco de Amigorena resolvieron

Reforzar la línea de defensa contra aquellos creando un nuevo fortín entre los dos

Anteriores. La fundación se realizó el 11 de junio de 1789 denominándoselo

“Fortín Aguanda”, quien estaba ubicado a unas “8 leguas al sur de la Villa de San

Carlos”, a orillas del arroyo del mismo nombre y en las proximidades de la Estancia

Aguanda. También su construcción era precaria y muy sencilla. Su forma era

Cuadrada y estaba rodeado de una empalizada y tapias de adobones y con un

mangrullo de observación. Esta fortaleza sirvió como las anteriores para frenar

los ataques de los nativos que no se resignaban a perder sus tierras.

En 1804 el comandante de armas de Mendoza, Faustino Ansay, informa al

Virrey Sobremonte “que el Fuerte de San Carlos y el poblado están en ruinas. Las

familias de los soldados se hallan en la miseria, no hay arados ni bueyes y tienen

que vagar por las estancias en busca de trabajo”. El Fuerte ya no cumple con su

función, atento a esto se decide a construir el Fuerte de San Rafael.

Con la creación del Fuerte de San Rafael en 1805, los Fuertes de San Juan

Nepomuceno y Aguanda comienzan a decaer y fueron deteriorándose paulatina-

mente, cumpliendo funciones aproximadamente hasta 1833, fecha desde la cual

no hay más antecedentes de los mismos.

En tanto, el Fuerte de San Carlos es primero fuerte desde 1770 hasta la déca-

da de 1830, fecha en que ocupa el edificio la sede de la Subdelegación de San

Carlos y de la Comandancia General de Fronteras. Luego el 8 de noviembre de

1857 se establecen los departamentos de Tunuyán y Tupungato continuando las

autoridades con su asiento en el Fuerte San Carlos. A partir de entonces al Fuerte

se lo denomina Cuartel de Policía. En 1895 se convierte, además, en la sede

Municipal, donde desempeñó sus funciones el primer Intendente don Sergio

Cejas. En 1903 se quiebra esta primera etapa democrática, se interviene el

departamento y se establece la Jefatura Política de San Carlos.

En 1923 el Gobernador Carlos Washington Lencinas, oriundo de ese Departa-

mento, autoriza los gastos para edificar la casa departamental de San Carlos en

el mismo predio en que se encuentra la Jefatura Política. En 1927 se inaugura el

nuevo edificio. Finalizando así la vida del antiguo Fuerte San Carlos.

Cuatro fortalezas, tres de San Carlos y una de San Rafael, con humildes pero

valerosos hombres con sus respectivas familias, sirvieron de escudo para defender

-

a otros menos humildes que vivían en la Ciudad de Mendoza y que se beneficiaron

con su sacrificio y hasta con su sangre.

DON JOSÉ DE SAN MARTÍN TUVO UN ENCUENTRO

MUY IMPORTANTE EN EL FUERTE SAN CARLOS

Sin lugar a dudas que la imagen del Fuerte San Carlos está profundamente

ligada a la consulta realizada por el General Don José de San Martín con los abo-

rígenes del lugar , en septiembre de 1816.

Según relata el General Miller en sus memorias, San Martín decidió tener una

conferencia con los aborígenes Pehuenches con el fin de pedirles permiso para

atravesar su territorio sin ser molestado cuando atacara a los españoles desde el

Paso del Planchón.

El general San Martín dispuso que el día antes al fijado para el parlamento,

120 pellejos de aguardiente, 300 de vino, numerosas bridas, espuelas, sombre-

ros, frutas y otros bienes se les regalaran a los aborígenes como elementos pre-

liminares a cualquier negociación.

El día señalado para el encuentro llegaron los caciques vestidos con todo el

esplendor que usaban en ocasión de sus guerras, demostrando así a los blancos

que si era necesario, entrarían en combate.

Cada cacique era precedido por un grupo de soldados a los que San Martín

había instruido para que hicieran fuego sin balas con sus pistolas como salva en

honor a los visitantes, ya que sabía que este homenaje era muy apreciado por los

caciques. Al llegar al Fuerte, un cañón disparaba cada cinco minutos como bien-

venida, a lo que los aborígenes respondían con golpes en el pecho y gritas que

mostraban su contento.

La conferencia se realizó en la plaza de armas del Fuerte, y sólo fueron

admitidos los caciques y capitanes. El resto de los miembros de los pueblos ori-

ginarios permanecían afuera, atentos a los resultados del encuentro.

San Martín ofreció a los caciques y capitanes una copa de vino para brindar

antes de iniciar las tratativas, pero ninguno la aceptó, diciendo que si bebían no

tendrían en sus cabezas la firmeza necesaria para parlamentar .

Es de destacar la actitud juiciosa por parte de los aborígenes, a los que a

veces juzgamos apresuradamente como seres primitivos y salvajes. Sin embargo,

ya admitían que el alcohol en la sangre no es un buen consejero a la hora de tra-

tar cosas serias e importantes para la vida.

El intérprete, Fray Francisco de Inalicán, aborigen araucano criado por una familia

criolla, arengó a los indios recordándoles la amistad que habían tenido las tribus

pehuenches con el general en jefe, y que en esta oportunidad les entregaba algunos

regalos y les pedía permiso para que el ejército patriota pasara por sus tierras para

derrotar a los españoles que eran los que verdaderamente querían robarles sus tierras.

aciques si aceptaban el pedido que les hacía el jefe de los cristianos. Cada jefe

emitió su opinión con la mayor tranquilidad y sin sufrir interrupciones por parte

de los demás. ¡Otra cosa para aprender de estos “indios salvajes”!

Cuando terminaron de parlamenta, Ñeikún manifestó que todos menos tres

caciques aceptaban el pedido, y que todos respondían por la conducta de los tres

que no aceptaban el pedido. Para sellar el acuerdo, los caciques, excepto los tres

que no estaban de acuerdo con la mayoría, abrazaron al general.

Meditemos por un momento en esta enseñanza democrática: tres caciques

no estaban de acuerdo con el pedido del general San Martín, pero por sí estarlo

la mayoría, aseguraban que no se iban a oponer al paso del ejército.

Cementerio de San Carlos (Pcia de Mendoza)
Por Gilberto Amador Vega

Era costumbre en la época hispánica que los cementerios, por lo general, estuvieran ubicados a un costado de la Iglesia, mientras que los restos de los vecinos o personajes caracterizados eran sepultados en el interior de los templos. Testimonio de ello es que, en varias iglesias de nuestra ciudad capital se hallan los restos de personajes o próceres, tales como Don Manuel Ignacio Molina, representante de Mendoza ante la Primera Junta de Gobierno, en 1810, que se encuentra en la Basílica de Santo Domingo. Los del General José Albino Gutiérrez, muerto en la Batalla de Aguanda, en San Carlos, están en la Iglesia de Nuestra Señora de la Merced. Don Martín Zapata representante de Mendoza en el Congreso Constituyente de 1853 y sus familiares están en la histórica Capilla del Plumerillo. Igualmente, en la Catedral de Loreto hay una gran cantidad de personajes.

San Carlos no estaba ajeno a ello, así nos demuestra este informe del mes enero de 1873 del Subdelegado Don Manuel Furque, quien dice: " que es muy notable la falta de una construcción de un nuevo cementerio, separado de la población, porque el antiguo que hay es nocivo a la salubridad en general, y está en la plaza junto a la Iglesia".

Este informe nos deja traslucir lo progresista que ha sido el Subdelegado, al lanzar una iniciativa de esta naturaleza tan importante más aún teniendo en cuenta que se trataba de una sociedad tradicionalista de usos y costumbres tan cerradas, como lo era en aquel entonces.

Esta iniciativa, fue continuada por otro subdelegado con las mismas inquietudes que el anterior, Don Francisco Álvarez, quien el 25 de marzo de 1874, se dirige al Ministro de Gobierno informándole que "en todos los pueblos cultos está situado fuera. La mansión de los muertos debe estar en el retiro y más que todo es antihigiénico".

"Aquí, el cementerio está al lado de la iglesia parroquial, a pocas varas de la plaza, pero ¡qué cementerio!, es necesario verlo. Es tan estrecho para este departamento de 5.000 habitantes, por lo que ya cuenta dificultades para enterrar los cadáveres. He tenido curiosidad de hacerlo medir, para que el Gobierno pueda comparar el área de terreno que encierra: mide 30 varas de frente por 30 de fondo, lo que hace una superficie de 900 varas cuadradas". (125)

Según nota del 1º de Octubre de 1875 del Ministro de Gobierno, apoya favorablemente tal iniciativa comprando el terreno y referente a ello, el Subdelegado, le pone en conocimiento diciendo que " se ha procedido a su adquisición, el que debe servir para la instalación del nuevo cementerio de San Carlos, y al efecto adjuntó la escritura de venta hecha por Don Antonio Carrión, propietario del terreno, al Subdelegado Don Francisco Álvarez, en representación del Estado ". (126)

Dicho terreno está diecisiete cuadras al S. O de la Villa y tenía por límites al Poniente y Sud con el mismo vendedor, por el naciente con derechos de Doña Petrona Leguizamón y por el Norte con la calle Pública. Su costo se estipuló en cincuenta pesos bolivianos. Una vez conseguido el terreno, se procedió a iniciar las obras de su construcción lo que se hizo no sólo con la ayuda del gobierno, sino también con donativos hechos por el vecindario.

La tarea constructiva estuvo bajo la dirección del Subdelegado que solicitó su traslado, Don Manuel Furgue, de acuerdo al plano dado por el Gobierno (127). Más tarde, el Señor Furgue es reemplazado por el Sr. Calderón y la obra quedó inconclusa, ya que faltaban algunas tareas de ornato y cierre total de acuerdo al plano ya citado.

Aparte de ello, se había planteado un problema sobre su administración, ya que con anterioridad estuvo en manos de la Iglesia, quien era la que por aquella época, llevaba en forma gratuita el control de las defunciones. El Sr. Calderón pide que sea el sacerdote quien continúe con esa tarea. Pero 10 años más tarde, con fecha 15 de Junio de 1886, el Subdelegado Primitivo Santibáñez, argumentando desatención, se dirige al Ministro de Gobierno informándole tal situación, a la vez que le solicita "que el Cementerio vuelva a la dirección del Subdelegado, previa intervención que corresponda a la Iglesia, aunque sus rentas no se podrían considerar como recursos para salvar al deplorable estado, pero sería una base y sobre ésta se solicitará el concurso de los vecinos".(128)

Así es como la administración del Cementerio, vuelve nuevamente a los Subdelegados, percibiendo algunos impuestos para su mantención, tal como se hace en la actualidad, lo que nunca fue suficiente. Y es que a pesar de todo, su atención siempre dejó mucho que desear y, hasta hace algunas décadas se permitía instalar ramadones para la venta de bebidas y comidas el día de los fieles difuntos, que siempre terminaban en borracheras y festines desagradables.

Una vez creada y organizada la Municipalidad, ésta se hizo cargo de su atención. Últimamente se lo ha renovado con la construcción de nuevos pabellones de nichos, como también de una hermosa capilla de sobrias y elegantes líneas arquitectónicas, digna de la metrópoli, que este laborioso y progresista pueblo de San Carlos se merece. -

 


       

Derechos Reservados © 2003 - Ricardo A

 

CUANDO RINGO FUE VAPULEADO POR FRAZIER.

10 de diciembre de 1968, Oscar Bonavena recibe la paliza mayor de su carrera boxística. Y el calificativo no admite sustitutos, porque durante todo el combate realizado en Filadelfia se vio un solo boxeador que pegaba, Joe Frazier, y a otro que, recostado sobre las cuerdas, asumía un papel de dolorosa bolsa de entrenamiento.

La sangre de Ringo baño a todos aquellos que estaban muy cerca del borde de ring, a tal punto que, en camarines, pudo verse la máscara más terrible nunca vista hasta la fecha :

Bonavena tenía cortado los arcos superciliares y los pómulos, lo que convertía en dos globos uniformes las zonas que rodeaban las cavidades oculares. La nariz manaba abundante sangre y los labios semejaban a dos riñones rojos, grotescos.

La actitud de Bonavena en la pelea. Guapa de todas maneras, como en cada una de sus intervenciones, porque con haberse tirado al piso hubiera terminado aquel sufrimiento, quedo en la incógnita. Tiempo después, se hablo que la mafia lo había amenazado de muerte, y la presencia en la pelea de su esposa y su hija Adriana eran motivos más que suficientes para sumar la cuota lógica de prevención que pudo haber sufrido Ringo.

La pasividad del Argentino nunca se pudo explicar en base a estrategia alguna finalmente, se llego a la conclusión de que pudo existir la comentada amenaza, por que Bonavena había tirado dos veces a Frazier en el combate anterior y las acciones del entonces campeón, solo para el estado de Nueva York, habían sido compradas por un grupo de veinte comerciantes que tenían la urgencia de recuperar lo invertido.

Mentira o verdad Ringo Sigue siendo Un grande.

ESTO ES HITORIA

LA VERSIÓN TRADICIONAL

La india Magdalena tiñó las telas para los uniformes

Una de las colaboradoras de San Martín en la campaña fue la india Magdalena, quien con sus manos tiñó las telas para los uniformes.

En 1814 el general José de San Martín llegó como Intendente de Cuyo para organizar el Ejército de los Andes y realizar la gran proeza de liberar el territorio chileno del poder realista.

De la nada, el Libertador tuvo que formar un ejército, forjó las armas en la Maestranza, reclutó a los ciudadanos, que gustosos fueron a enrolarse como soldados, muchos de ellos al regimiento de granaderos a caballo. Creó el campo de instrucción en " el Plumerillo" para que las tropas se instruyera en el manejo de las armas, instaló una fábrica de pólvora, utilizó la sabiduría del molinero Tejeda para abatanar las telas que después se usarían en la vestimenta de la tropa. El ganar tiempo era esencial para el éxito de la campaña.

Un día, el general San Martín, por intermedio de un paisano, se enteró que vivía en el sur una india llamada Magdalena. El general necesitaba una persona que supiera teñir telas y ella era la indicada para este trabajo. Entonces, solicitó que un oficial y dos granaderos marcharan hacia la estancia de El Yaucha en donde ella vivía para traerla a la ciudad y ocuparla en ese ramo. La comisión marchó y al llegar a la estancia, el oficial comunicó a los dueños que el general San Martín buscaba a la india por sus conocimientos en el tinte de las prendas. Inmediatamente, el oficial y el capataz fueron a llamar a Magdalena, que realizaba sus labores diarias. Allí el hidalgo capitán de granaderos a caballo, le preguntó si podía realizar esa tarea, a pesar que no hablaba muy bien el castellano, ella aceptó gustosa en participar sirviendo a la patria.

Así, todos partieron al día siguiente desde la estancia de El Yaucha hacia nuestra ciudad y luego de realizar un largo viaje, llegó a la plaza Mayor y acompañada por el oficial fue directamente a entrevistarse con el entonces Gobernador Intendente de Cuyo. Al entrar a su despacho, el general vio a la india con sus atuendos y supo que era la persona indicada y le preguntó si podía teñir las telas del color de los uniformes que era azul oscuro. Ella contestó que sí, pero que necesitaba algunos ayudantes. Inmediatamente, San Martín llamó a uno de sus más fieles colaboradores y ordenó que se le diera alojamiento, comida y todo lo necesario para trabajar.

Aquella indiecita, comenzó sus actividades al día siguiente en el patio de una habitación. Lo primero que pidió fue gran cantidad de añil, que era el vegetal para colorear las telas de azul, enseguida varios soldados, trajeron lo solicitado, bolsas que contenían raíces, las que fueron seleccionadas por Magdalena que con sus expertas manos machacó aquellos vegetales para extraer una pigmentación de color azul, luego comenzó la preparación de ese color en gran escala. Utilizando barriles de madera comenzó el proceso del teñido de las telas. Este trabajo no era tan simple, luego de introducir las piezas abatanadas en grandes recipientes que contenían la sustancia azul, pasaba por dejarlas varios días en remojo y después las telas eran puestas en una gran batea para refregarlas y luego se secaban. Después de quedar bien secas se enrollaban y se depositaban para que los sastres confeccionaran los uniformes.

Con dinamismo, la Magdalena, como le decían las otras mujeres que la ayudaban, trabajaba duro para que las telas estuviesen listas. Sabía también que al cruzar la cordillera de los Andes, los soldados deberían estar bien abrigados para no pasar frío, el frío de aquellas cumbres nevadas. El tiempo corría en contra, ya que la fecha de la partida del ejército sería en enero de 1817. Así lo había decidido el general San Martín y ese plazo era inamovible. La ciudad vivía momentos de verdadero patriotismo, los mendocinos, con cierta expectativa, comentaban sobre la posible partida para el día 18 de enero. Ya el ejército tenía la bandera de los Andes que había sido confeccionada por las patricias mendocinas. Faltaban muy pocos días para que aquella gloriosa epopeya se pusiera en marcha, cuatro mil hombres estaban uniformados y equipados.

Unos días antes de la partida, el general San Martín fue a visitar a la india Magdalena y le agradeció por todo el aporte, esfuerzo y dedicación que había hecho en favor de la patria. La india retribuyó el agradecimiento saludándole con sus curtidas manos.

Magdalena, volvió a aquella estancia del sur en donde vivía. Al igual que muchos que participaron en la organización del Ejército de los Andes, siguió con sus tareas habituales.

Por mucho tiempo quedó en el olvido, quizás sin saber que fue protagonista de una de las más importante gestas que tuvo nuestra incipiente nación.


LA OTRA VERSIÓN

El verdadero protagonista que coloreó “el picote”

Mucho se ha escrito con relación a la organización en Mendoza del Ejército de los Andes. La mayoría de los autores tal vez desconocieron o descartaron la información de que los pertrechos de guerra llegaron en su totalidad desde Buenos Aires.

Con relación al vestuario, a principios de 1816 comenzó a proyectarse la fabricación, abatanamiento y teñido de telas en nuestra provincia de forma experimental. No solamente los mendocinos tuvieron ese privilegio, en San Luis existió otro batán que se utilizó para fabricar el picote.

Juana Mayorga

En febrero de ese mismo año, el gobernador Intendente de Cuyo, José de San Martín, convocó por intermedio del comandante de armas del fuerte de San Carlos a una criada de la familia Mayorga llamada Juana, quien supuestamente tenía un gran conocimiento sobre una raíz con que los indios oriundos del sur coloreaban sus telas.

Días después, fue conducida a la ciudad por una pequeña comisión para poder realizar el tinte de color azul. Al llegar a Mendoza, San Martín y sus colaboradores tuvieron muchas expectativas sobre esta criada, pero cuando se dispuso a elaborar con aquellas raíces el anhelado producto resultó todo un fracaso. Inmediatamente regresó a su domicilio. El gobierno le pagó la suma de cuatro pesos por sus servicios.

Tras malograrse aquella posibilidad de fabricar coloraciones, San Martín inmediatamente se conectó con otra persona de origen indio llamada Magdalena. Quien según algunos que la conocían sabía el secreto de teñir telas de color añíl.

La india Magdalena

El comandante José León Lemos, jefe del fuerte de San Carlos, insistió que conocía otra india que tenía conocimientos más cabales sobre esta tarea y fue convocada a la famosa india Magdalena, quien vivía en el sur, más precisamente en la estancia de El Yaucha y que según la tradición popular, le adjudicó el tinte de las telas para confeccionar los uniformes para el ejército en Mendoza. En un intento de suma premura para desarrollar este proyecto se envió a buscar a aquella estancia a Magdalena y desde allí, partió rumbo a Mendoza, acompañada por el blandengue José María Ramírez. Cuando llegó a Mendoza, le esperaban todas las herramientas y útiles para trabajar. Magdalena pidió traer raíces para extraer la sustancia que coloreaba, pero como la anterior, esta india no pudo cumplir con su cometido que fue teñir las telas llamada "picote" de color azul.

Casi un mes después, más precisamente el 28 de marzo, se la despachó con el mismo soldado que la había escoltado, hacia San Carlos. En gratitud a su trabajo, se le pagó con arrobas de yerba mate con un corte de reboso.

No satisfechos con los resultados de Magdalena, se convocó a Francisco Javier Correas un entendido en química.

Francisco Javier Correas

Tras el fracaso de estas dos indias con sus tintes naturales extraídos de raíces, el gobierno optó por convocar por último al ciudadano Francisco Javier Correas, quien el estado tenía muy buenas referencia por haber cumplido puntualmente con entrega de tejidos, le pidió que realizara el trabajo. Correas accedió al pedido de San Martín y desde abril de ese mismo año, procedió al teñido del "picote". Para los más escépticos de los encargados de ese ramo, decían que fracasaría como los otros intentos. Pero el trabajo tuvo muy buenos resultados. El color azul de los paños quedó muy firme y comenzó a teñirse una cantidad considerable de piezas, es por eso que a Francisco Javier Correas, trabajó desde abril a junio, pero el gobierno le abonó desde octubre de 1816 hasta noviembre una considerable cantidad de pesos.

El proyecto de uniformar a la tropa, no prosperó, a pesar de que Correas fue el único que tuvo éxito en aquel interesante emprendimiento.

Los uniformes que

llegaron de Buenos Aires

Los uniformes para las tropas de líneas se confeccionaron en Buenos Aires con paños de segunda para los soldados y de primera para los oficiales, esto significaba que para los primeros las telas eran muy finas.

Las tropas de carretas de Pedro Sosa, Nicolás Serpa y José Albino Gutiérrez entre otros, fueron las que transportaron estas prendas que entregaron en la Plaza Mayor en donde se distribuían en una casa ubicada en la ciudad que servía de y depósitos denominado "Almacenes del Estado".


Conclusión

Francisco Javier Correas fue el que tiñó las telas de uso experimental

En las dos versiones podemos apreciar que la famosa india Magdalena, aparece como otro de los mitos de la gesta sanmartiniana.

La posibilidad de realizar en Mendoza el abastecimiento propio de varios pertrechos de guerra, fue uno de los objetivos que tenía José de San Martín junto a sus colaboradores. Por ello, se comenzó desde fines de 1815 la construcción de un batán para fabricar el picote, una especie de tela.

Como podemos apreciar que la primera persona que se convocó para teñir de azul las telas fue la criada aborigen Juana Mayorga que según comentarios, tenía los conocimientos y experiencia para extraer las raíces y transformarlas en tinturas, pero los resultados fueron adversos.

Días después, fue requerida desde el gobierno la presencia de la mitológica india Magdalena, quien vivió en el sur de San Carlos, en la estancia del Yaucha. Queda muy claro que Magdalena no pudo utilizar sus actitudes para dar tintura a los paños y a fines de marzo de 1816, se la despachó con el mismo blandengue que la había escoltado hacia la estancia en donde residía. En gratitud a su trabajo, se le pagó con especies. Aquí podemos observar que la versión tradicional nos señala a la india como la única que tiñó las telas que luego fueron usadas para la confección de uniformes para el ejército.

El fracaso en el trabajo de ambas indias se debió a que sus tintes naturales tal vez no cubrían por completo las prendas. Posiblemente eran más económicos que la propuesta de Francisco Javier Correas quien empleaba sulfatos y otros químicos. El estado quien tenía muy buenas referencias le contrató desde abril de 1816. A pesar de que el trabajo tuvo muy buenos resultados, el gobierno desistió del proyecto de uniformar a las tropas por carecer de dinero como lo demuestran varios documentos.

Esto aclara que el único que realizó el tinte de las telas fue Francisco Javier Correas y que recién se le pagó por sus labores en los últimos meses de 1816.

La mayoría de los pertrechos como habíamos mencionado llegaron a partir de 1815 desde Buenos Aires. Cuando el gobierno central decidió apoyar la invasión militar a Chile, aquel poder, envió al flamante Ejército de los Andes, desde finales de 1816 hasta principio de 1817, la cantidad necesaria de indumentaria para vestir a las tropas de las distintas unidades. Las carretas descargaban sus bultos en la Plaza Mayor para allí mismo distribuirlos a los integrantes de los cuerpos militares.

Con esto, se demuestra que la india Magdalena, lamentablemente, no obtuvo el compuesto esperado para acolorar aquellos paños, debemos destacar que Magdalena y Juana Mayorga pusieron el máximo esfuerzo para lograrlo. Pero la historia ha olvidado a Francisco Javier Correas que con sus conocimientos supo cumplir con ese proyecto.

San Martín eligió a Cuyo para formar su ejército. Poco a poco el campamento El Plumerillo fue el centro donde confluyeron los cuyanos, sin distinción de clases, desde los más pudientes, hasta los más humildes, para dar, a su patria, lo que cada uno podía", escribe el periodista Gregorio Torcetta.

17 de Agosto de 2011 | 08:02

 

A mediados de la década de 1950, Los Cantores de Quilla Huasi, que entonces integraban Carlos Lastra, Ramón Nuñez, Carlos Vega Pereda y Oscar Valles, habían grabado para el sello Phillips, el tema Camino de carros, una zamba del gran autor y músico sanluiseño Rafael Arancibia Laborda.

Con el tiempo, la canción, se convirtió en un clásico de nuestra música autóctona.
Aquellos fueron los años de mi niñez y, entre otros, esa zamba me marcó hondamente por su mensaje.

Hoy, a medio siglo la vuelvo a evocar como un alegato irrefutable, para introducir el recuerdo de figuras históricas singularísimas que casi nadie conoce.

Camino de carros

“Que triste y solo has quedado caminito de los carros. El viento atiza tus llagas desnudando tus guijarros. / “El tiempo te va borrando, se secaron tus chañares. Los tordos y las calandrias alegran otros lugares. / “Has visto pasar carretas con nuestras tropas gloriosas; viste flamear mi bandera cabalgando victoriosa. / “Nada vale lo que fuiste; nada vale tu pasado y ahora tras de la loma vas muriendo avergonzado. / “Por eso en el corazón tengo tanto polvo y barro, porque es la suerte del criollo, la del camino de carros”.

Andrés Tejeda, el molinero que quería ser pájaro

Hubo en aquellos años de 18l6 en Mendoza, un molinero que soñaba con volar. Se llamaba Andrés Tejeda, un humildísimo mulato que demostró una gran inteligencia y una habilidad casi fantástica. Por eso San Martín lo eligió para que en su molino cerealero se acondicionara el batán que transformaría en tela los lienzos fabricados en San Luis. Del batán de Tejeda salieron las telas con las que, las mujeres mendocinas confeccionaron los uniformes del Ejército de los Andes.

Tejeda tendría unos 30 años, carácter sombrío, de pocas palabras, pero de extraordinario ingenio. Era uno más entre los pobres del pueblo, sin ninguna instrucción, pero posiblemente la figura más pura y grande de nuestra guerra de la emancipación.

San Martín premió su singular talento aplicado al bien de la comunidad, designándolo “Ciudadano”, un título honorífico que no le daba a cualquiera. El propio San Martín dijo de Tejeda que “…era un hombre cuyo talento mecánico es pasmoso sobre toda consideración”.

Los inventos eran su pasión. En su taller decidió que volaría como otro pájaro. Con fuertes cueros flexibles, cosidos con tiento elaboró el armazón de sus propias alas revestidas con lienzo. Realizó varias pruebas a poca altura. Una vez decidido, una mañana de agosto de 1816, subió al techo de su molino y se lanzó al vacío batiendo las alas con sus brazos. Voló unos 50 metros y cayó fracturándose las piernas. Seis meses después moría cuando miles de uniformes azules, hechos con la tela salida de su batán, coloreaban las quebradas cordilleranas rumbo a Chile.

Rafael Vargas y su banda de músicos negros

Don Rafael Vargas tenía en su hacienda una banda musical propia, formada por doce negros libertos de sus antiguos dominios. Él mismo los había seleccionado por sus aptitudes musicales y los mandó a Buenos Aires a estudiar y de allá volvieron con instrumentos nuevos.

Se hizo famosa y su presencia se volvió indispensable en cuanta fiesta social y religiosa se organizara. Un buen día don Rafael hizo vestir a sus músicos con sus vistosos uniformes de gala y tomando la calle de La Cañada que llevaba directamente al campamento, los hizo desfilar hasta El Plumerillo.

Durante el trayecto se le unieron los vecinos y así la numerosa caravana llegó a presencia del coronel Las Heras, amigo personal de don Rafael Vargas, quien, ante la sorpresa del militar y de todos los presentes, le dijo: “Coronel, aquí tiene usted la banda de su regimiento”. Fue el primer regimiento que tuvo banda propia y la que sonó con notas de victoria después de Chacabuco y Maipú .

Josefa Tenorio fue soldado en la guerra por la independencia (*)

Josefa Tenorio fue una esclava negra que estaba al servicio de doña Gregoria Aguilar en la época de la gesta Sanmartiniana en Mendoza. Precisamente por su condición podía entender mejor que nadie la importancia de la empresa libertadora.

Habiendo corrido el rumor que el enemigo intentaba volver para esclavizar de nuevo a la patria y ante la oferta de liberar a los negros que se enrolaran en el ejército.

“…Me vestí de hombre y corrí presurosa al campamento para recibir órdenes y tomar un fusil. El general Las Heras me confió una bandera para que la defendiera con honor. Fui destinada al cuerpo de guerrillas del comandante general don Toribio Dávalos y sufrí todo el rigor de la campaña. Mi sexo no me impidió ser útil a la patria y si en un varón es todo recomendación de valor, en una mujer es extraordinario tenerlo. Suplico a V.E. que examine lo que presento y juro. Y se sirva declarar mi libertad que es lo único que apetezco”.

El general Gregorio de Las Heras le otorgó su libertad.

La india Magdalena tiñó los uniformes (*)

"San Martín miraba orgulloso y pensativo a sus soldados. Las columnas azules de la Patria Grande iban saliendo desde el campamento Plumerillo. Los sabía valientes, pero también que muchos de ellos no volverían.

Simultáneamente la india Magdalena, conmovida, también veía pasar a esos hombres, confiando en que ellos lograrían abrir las puertas de la libertad, también para sus hermanos de raza, a quienes el hombre blanco había esclavizado en su propia tierra.

Algún tiempo atrás, San Martín, asomado a su tienda de campaña, miraba hacia el cielo preguntándose quién podría conseguirle el azul que buscaba para sus uniformes, que no perdieran el color.

- Hay una india, llamada Magdalena, que conoce todos los secretos del teñido, mi general. Sólo ella puede lograrlo. Vive en La Consulta, San Carlos.

Cuando estuvo frente a ella, el general, con amabilidad no exenta de firmeza, le preguntó si se sentía capaz de lograr un azul indeleble que resistiera la acción del viento, la lluvia, la nieve y el sol. Ese sería el color de los uniformes de los libertadores de América.

- Haré todo lo que esté a mi alcance, general, respondió Magdalena.

Aquella india pehuenche de Mendoza, había recibido de sus hermanos mapuches, todos los secretos de las hierbas y colorantes. Sólo los mapuches eran capaces de lograr los más bellos azules, porque ese es su color. El de la Reina Azul que les espera en la otra vida, en el Kallfu Huenú (el cielo azul), junto al Gran Padre.

Y Magdalena, la india humilde , logró el color perfecto deseado por San Martín para aquellos 5.000 uniformes.

Y aquel día de la partida de su ejército, al momento de abandonar el campamento, el Gran Capitán, volvió sus ojos una vez más y buscando los ojos de Magdalena, le dejó, como despedida, una profunda mirada de agradecimiento a esa india que había cumplido su misión en la gesta por la independencia americana.”

Nota del autor
(*) Estas dos historias fueron rescatadas y publicadas por la docente y autora mendocina Olga Ballarini, quien las publicó el 23 y 30 de agosto de 1988 en el diario “Hoy”, en su página educativa “Sin Tiza” dedicada a la literatura infantil. La historia de Josefa Tenorio, fue tomada por el músico Aníbal Cuadros, también comprovinciano nuestro, para componer, con ritmo de candombe, el tema musical homónimo, que integra su cantata “Volverme raíz”, actualmente en proceso de grabación, y en la que participan destacados músicos docentes universitarios de nuestro medio, arregladores e intérpretes.

Fuentes: Andrés Tejeda, de Juan Draghi Lucero; Manual del Folklore Cuyano, de A. Rodríguez y Elena Moreno

JORGE BATIZ
JORGE BATIZ

Jorge Bátiz nació en Tandil (Provincia de Buenos Aires), Argentina, el 8 de diciembre de 1933. Se crió en La Plata; por eso se lo conoció como el "Platense Bátiz".

Desde chico se dedicó a dos pasiones deportivas: el ciclismo y el fútbol. Jugaba en las divisiones menores de Estudiantes de La Plata como puntero derecho. Pero a los 18 años se decidió: dejó el fútbol y se dedicó de lleno al ciclismo, en épocas en que sólo el esfuerzo personal llevaba a alcanzar logros. En esa época se corría sin directores técnicos ni mecánicos, ni siquiera alguien que lo alentara en la carrera.

Y fue el mejor ejemplo del ciclismo argentino: Triple Campeón Argentino de Velocidad Pura, con sus triunfos alcanzados en 1952, 1953 y 1955.

Dos veces llegó a ser Sub-Campeón Mundial, en 1955 en Vigorelli (Milán), Italia, escoltando a Giuseppe Ogna, quien para ganarle necesitó sacarlo dos veces de la pista, sin que valieran los reclamos de este argentino solo en Italia, y se quedó con la Medalla de Plata; y en 1956 en Copenhague (Dinamarca) detrás del francés Michel Rousseau, Campeón Olímpico de Melbourne'56.

Se hizo acreedor en 1955, del Título de Campeón Panamericano en el Campeonato Continental de Mayores de México.

Fue ganador de Campeonatos Argentinos, 1952, 1953 y 1955;

Campeón Panamericano, México, 1955;

Subcampeón del Mundo, Dinamarca, 1955;

Olimpia de Oro, 1956.

Resultó 5 veces ganador de los 6 días en el Luna Park, 1958, 1959, 1961, 1962 y 1963. 2º en Madrid, 1963. 4º en Berlín, 1958 y 1959. Fue compañero de Equipo de Fausto Coppi.

Le fue entregado el Kónex de Platino en 1980.

 

Fue un velocista excepcional. Dejó de correr a los 36 años y comenzó a desempeñarse como entrenador de la Selección Argentina de Ciclismo.

ARMANDO TEJADA GOMEZ
ARMANDO TEJADA GOMEZ

Armando Tejada Gómez: profeta en su tierra

Hoy se cumplen veinte años de la partida física del poeta mendocino más celebrado fuera (y dentro) de nuestras fronteras. El presente de su legado y el recuerdo de su hija Paula. Por qué se lo sigue extrañando como el primer día.

Por Juan Villalba - Especial para Cultura Los Andes

El poeta Carlos Levy no le gusta hablar de homenaje: “Los muertos no los necesitan. En todo caso, no es un muerto sino un fantasma que ronda festivales y memorias. Y lo evocaremos, justo en el día en que se cumple un aniversario de su cambio de estadio”.

Lo cierto es que sus versos perviven en peñas, guitarreadas y juntadas, regadas por el vino mendocino, entre sonidos de risas y de cuerdas de guitarra, rasgueadas con precisión o así nomás.

Hoy, Levy dirá presente en el recordatorio de don Armando, a exactos veinte años de su fallecimiento. También estarán en la Feria del Libro (Centro Cultural Le Parc) Paula Tejada, una de sus hijas, y la voz de Tonio Contreras. Prometen desgranar un rico anecdotario de vivencias y situaciones desconocidas para el gran público.

“Para mí, indudablemente, Tejada Gómez es, todavía, uno de los más grandes exponentes de la poesía mendocina, más allá de lo que yo pueda compartir del espíritu o el estilo del Cancionero, al que no pertenecí nunca”, aclara Levy, para luego referirse a las derivaciones de la obra del autor de “Canción con todos”.

“Hay un antes y un después de Armando. Las escuelas que ha dejado su poesía son innumerables. Primero, por la ética que transmite, y también porque está llena de criaturas vivas. No es una poesía celeste, sino terriblemente humana, conmovedora, y no inútilmente dramática. Es una alegre manifestación de vivir, aunque a veces pareciera todo lo contrario”.

“Hay centenares de poetas influidos por su obra, tanto en la forma como en los contenidos; de hecho, esto se percibe en todo el folclore que vino después del Cancionero”. La observación es precisa: desde la primera reunión de Armando con sus compañeros de ruta (en la casa de Luzuriaga) la canción popular argentina ya no sería la misma.

Los herederos

“Hay un cambio en la actitud de la gente cuando se enteran que soy hija de Tejada. Es una reacción muy positiva, de emoción; supongo que es la que tendrían si tuvieran a mi papá cerca. Como no existe esa posibilidad, yo soy lo más cercano: recibo importantes muestras de cariño y consideración que en realidad van dirigidas a él”.

Paula Tejada es profesora de Folclore, especialista en patrimonio cultural: enseña historia de las danzas y también comparte su saber sobre producción de espectáculos tradicionales, incluyendo, claro, las fiestas vendimiales.

Su experiencia con Armando fue inmediata, e intransferible. Cuando a mediados de los sesenta él y su familia se trasladaron a Buenos Aires para impulsar el Cancionero junto a Oscar Matus, Mercedes Sosa y Tito Francia, la quinta adquirida en Guernica, bautizada “La Cancionera”, fue epicentro de reuniones fraternas de las cuales formó parte con mirada de niña.

“A casa venía, por ejemplo, Orlando Pardo; en la sobremesa sacaba unas telas y nos pintaba retratos. Yo lo vivía con la naturalidad con la que uno experimenta la única realidad que conoce, que es la propia. Que Carlos Alonso dejara dibujitos en mi cuaderno de escuela o que tocara la guitarra Francia o Matus o que cantara la Negra era lo habitual, como la amistad con Hamlet Lima Quintana, la familia Sobisch, el Negro Heredia o Teresa Parodi. Yo creo que ni ellos se daban cuenta de quienes eran”.

“Después de muerto mi papá me di cuenta cabalmente que estar ahí había sido un privilegio enorme. Creo que este vínculo que tuvimos con este tipo de gente, de tan enorme corazón, tan propenso a la solidaridad, tan generoso con sus conocimientos, más allá de su gran talento, es lo mejor de la herencia que nos dejó Tejada”.

Negrito de la Media Luna

“Es honra de los hombres proteger lo que crece, / cuidar que no haya infancia dispersa por las calles, / evitar que naufrague su corazón de barco, / su increíble aventura de pan y chocolate, / transitar sus países de bandidos y tesoros / poniéndole una estrella en el sitio del hambre, / de otro modo es inútil ensayar en la tierra / la alegría y el canto, / de otro modo es absurdo / porque de nada vale si hay un niño en la calle” (“Hay un niño en la calle”, de “Antología de Juan”, 1958).

En aquella casi legendaria zona del distrito Pedro Molina, en Guaymallén, Armando vivió una niñez penosa, en el seno de una familia muy numerosa, de padres sacrificados y muy trabajadores. ¿Cómo transmitió esto a sus propios hijos?

“Era muy orgulloso de su origen, de su infancia en la Media Luna –cuenta Paula–. Al que lo quería escuchar, le aclaraba muy prontamente de dónde venía, tanto desde lo económico como desde lo geográfico”.

“Su papá era tropero y estaba ausente muchísimo tiempo. Cuando volvía al hogar y podía verlo, desde su mirada de pequeño era realmente portentoso. Y cuando murió, Armando era tan chico (tenía cuatro años) que mantuvo una imagen gigante. También hubo una importante idealización de la madre, a quien amó muy profundamente. Creo que la ausencia tan temprana del papá hizo que se fortaleciera su vínculo con ella, al igual que con algunos de sus hermanos”.

“Padre tropero, / vuelvo buscando / la huella de tu huella / bajo los soles del año, / detrás de qué galope / tu sombra se fue apagando...”, le dedicaría en “Tropero padre”, musicalizado por Matus.

El precoz sufrimiento marcó su vida y su poesía, y determinó el compromiso social en su adultez. “Su militancia –señala Paula– fue muy vital: en el convencimiento, en la crítica y en la autocrítica. Para él, tener una utopía de un futuro mejor, de un horizonte luminoso y glorioso para todos, era vivir muy bien acompañado. Esto promovía su alegría, el pensamiento y la discusión, y todo lo que entendía por sentirse vivo. Porque era un apasionado y todo lo hacía con pasión”.

La partida de Armando a España, a dos años del golpe de Estado de 1976, fue consecuencia directa de la prohibición de su obra, en el marco de uno de sus períodos más oscuros. “El exilio fue uno de los peores momentos de su vida. Él ya había vivido en carne propia dejar Mendoza; abandonar Argentina fue el colmo”.

“Era un hombre de grandes convicciones. En ningún momento hubo lamentos por lo que vivió junto a la familia. En todos había un convencimiento ideológico que hizo que se tolerara todo lo que la coherencia conllevaba: la angustia, los llantos… ”.

Todas las voces

“Subo desde el sur / hacia la entraña América y total, / pura raíz de un grito / destinado a crecer y a estallar” (“Canción con todos”, 1969).

¿Ocupa la poesía de Armando, en nuestros días, el lugar justo? Trasladamos la inquietud a su hija: “Hay muchos cantores, en todo el país, que interpretan obras de artistas populares, ya sea de Armando, Francia, Matus y Lima Quintana, como del Cuchi Leguizamón o Ariel Petrocelli. Desde mi punto de vista, ése es el lugar que merecen. Creo que cada artista que incorpora en su repertorio a un poeta y un músico está haciéndoles un homenaje. En este caso, están donde tienen que estar: en la voz del pueblo”.

“Tras su muerte, después de muchos años de dedicarme a recordarlo en aniversarios y actos, me di cuenta que su obra andaba sola, que excedía el control que yo podía tener de ella. Aunque yo no hiciera nada, iba a estar de todos modos en la voz de la gente”.

“Sería magnífico, además, reeditar sus libros y que estuvieran en las bibliotecas. La gente nos lo reclama. Sería otra manera de que la obra siga viva.”. Paula señala que hubo proyectos recientes para esto, que no prosperaron.

¿Y a la hora de elegir? “No podría destacar una poesía por sobre otra, o afirmar cuál es la de mayor trascendencia o la que generó un mayor legado. Sin dudas, la que terminó popularizándose a nivel continental y mundial es “Canción con todos”. Se interpreta en Japón, Suecia, Turquía, Finlandia... De todas maneras, pienso que su obra es un conjunto y que quizá lo mejor de Tejada no fue lo más conocido o lo que más difusión tuvo”.

“Creo que en sus últimos años tenía una conciencia bastante clara de la madurez a la que había llegado como artista: con cada vez menos recursos lograba redondear ideas más potentes. Siempre fue claro y contundente en su expresión, pero pienso que la mejor síntesis está en su obra final. Ojalá pudiéramos saber lo que hubiera venido después”.

El 11 de febrero de 1963 se dio a conocer el manifiesto del Nuevo Cancionero, hace casi medio siglo. Pero Paula renuncia a una visión estática del pasado: “Sabemos cuándo empezó y se extendió al continente, pero no es posible saber cuándo y dónde va a terminar. Y está bien que así sea, porque los cultores del Cancionero tienen un conocimiento profundo de la cultura popular tradicional y crean a partir de esto. Mientras esto continúe, no tendrá fin”.

“Es un movimiento, y está en movimiento; tiene hijos y vive en todo el país. Se ve en los grandes escenarios de los festivales del verano pero también es posible observar su vigencia en lugares no tan multitudinarios. Aquí en Mendoza, está representado por Orozco-Barrientos, que son quienes mejor lo hacen, o Sebastián Garay, entre otros”.

“Hay muchos jóvenes que han tomado el legado. Algunos, muy pocos, llegan a grandes audiencias, como Raly Barrionuevo o Bruno Arias, pero lo importante para mí es saber que quienes lo llevan en su corazón son muchos y están en todo el territorio de la patria. Con su obra, mi papá burló la muerte”.

recopilacion heribderto

OSCAR ALFREDO GALVEZ
OSCAR ALFREDO GALVEZ

UNA LEYENDA: EL 16 DE DICIEMBRE DE 1989 FALLECÍA OSCAR ALFREDO GÁLVEZ

 

 

Oscar Alfredo Gálvez nació en Caballito el 17 de agosto de 1913. Escribió parte de la historia del automovilismo argentino, junto con su hermano Juan, y el menor Roberto, aunque éste último sólo asomó a este deporte.

 Hijos de una familia porteña, en que el padre era mecánico, desde chicos sintieron su pasión por los fierros, lo que hizo que Oscar se sintiera "mecánico", y dejara la escuela primaria, después de intentar tres veces cursar el 4º grado.

 Los hermanos Gálvez fabricaban sus propios autos, rígidos, duros, cuadrados, pesados, prepararon el auto para que Oscar corriera en 1937 las Mil Millas Argentinas, y Juan logró acompañarlo, modificando su documento, pues era todavía menor de edad, y el anecdotario señala que perdieron el segundo puesto por perder tiempo en cambiar la correa que ataba el capot (que se cortaba por ser un cinturón común de pantalones).

En 1939 participaron en el Gran Premio Getulio Vargas, en que los Gálvez rompieron el diferencial, lo ataron con alambre y continuaron, pero sobre el final volcaron, se reacomodaron y llegaron segundos, atrás de Juan Manuel Fangio.

 En 1940 tuvieron un tremendo vuelco al caer a un precipicio, y decidieron comenzar a usar casco. Oscar -lo que son las épocas- consiguió uno de paracaidista y Juan otro de los que usan en los tanques de guerra.

 Esos eran los tiempos con anécdotas pintorescas de los pioneros de esta actividad. Y fueron muy buenos mecánicos, inventores y técnicos que fabricaban nuevas piezas y probaban ingeniosas soluciones.

Juan era menor, silencioso e introvertido, Oscar expresivo y extravertido. Era inconfundible el auto de Oscar, un Ford negro y blanco de la escudería de Armando (quien fuera presidente de Boca Juniors). Corrió cerca de 309 carreras, ganó 7 Campeonatos, 90 victorias en total. Fue Campeón en Turismo de Carretera y en Pista ( en 1947 y 1948); y en TC en 1953, 1954 y 1961.

 El 6 de febrero de 1949, corrió en Palermo bajo la lluvia, con un Alfa Romeo 3.800 y logró el primer triunfo de Argentina sobre los experimentados conductores europeos, en lo que fue posteriormente la fórmula 1.

 En 1948 logró el Gran Premio de la América del Sur, que fue considerada una carrera épica por el estado de los caminos de esa época. Y la gente se volcaba a la calle para saludar al "Aguilucho" que volvía triunfador.

 En 1952 ganó seis veces en un año.

 Su desempeño como corredor duró 25 años y un mes, y logró en su trayectoria un 28,8% de efectividad, siendo superado en esto por su hermano Juan (quien encontró en su pasión un trágico final). Falleció el 16 de diciembre de 1989 y al Autódromo de la Ciudad de Buenos Aires se le puso su nombre en su homenaje.

 

 

PASCUALITO PEREZ EL LEON DEL VALLE DE UCO
PASCUALITO PEREZ EL LEON DEL VALLE DE UCO

DIARIO LOS ANDES

EL LEON DEL VALLE DE UCO

martes, 22 de mayo de 2012 - Pascual Pérez nació el 4 de marzo de 1926 en el departamento de Tupungato (aunque algunos biógrafos afirman que fue en Rodeo del Medio) y murió en Buenos Aires el 22 de enero de 1977 víctima de una complicación hepático-renal a la edad de 50 años, cuando vivía de un modesto sueldo como empleado de la administración pública, muy lejos del brillo de otrora.
 
Por su baja estatura –medía 1,51 metro y pesaba apenas 47 kilos–, se lo conoció como “El Pequeño Gigante”. También llamado “El León Mendocino” o “El Pequeño Gladiador”, como lo bautizó el periodista deportivo Félix Daniel Frascara en las páginas de El Gráfico.
 
Fue el primer campeón mundial en la historia del boxeo argentino, cuando en la inolvidable noche del 26 de noviembre de 1954 se consagró en la división mosca al derrotar por puntos en 15 rounds al local Yoshio Shirai en el estadio descubierto Korahuem de Tokio, Japón, por una increíble bolsa de apenas 2.000 dólares (claro que de aquella época, no de ahora).

Previamente había sido medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres en 1948. Como tenía una gran caja torácica y largos brazos, los especialistas señalaban que sus puños tenían la misma potencia que un liviano de 61 kilos.

Un peón de viña

Desde chico, con solo 5 años, aprendió a usar el azadón para colaborar con su padre y sus hermanos en las tareas que realizaban en una finca que la familia administraba en el Valle de Uco.

Pascualito siempre recordaba que “yo era un peón de viña, empuñaba la zapa y la mancera del arado desde que amanecía hasta que anochecía. Quizás el trabajo rudo fortaleció mis músculos, por lo que pegaba muy fuerte para mi edad y pequeño físico”.

También vivió en Panquehua, Las Heras; Colonia Francesa, Lavalle y Rodeo de la Cruz, Guaymallén, por los trabajos de su padre como contratista. Se hizo boxeador a partir de los 11 años bajo el nombre de José Pérez porque el papá, que era un vasco español muy cerrado, no le daba permiso para que fuera pugilista.

Su hermano Eduardo contaba que se había comprado una guitarra y salía de casa con la excusa de que se iba a estudiar música y solfeo.

Fue la madre quien le dio permiso para concurrir al gimnasio del Club Sportivo Rodeo de la Cruz –hoy Club Deportivo Guaymallén–, donde comenzó a entrenarse bajo la dirección de Francisco “Nene” Romero, que lo quería como un hermano mayor. En esa época se relacionó con el profesor Carlos Suárez y en 1952 se hizo profesional dirigido por Felipe Segura. Como aficionado había combatido desde 1944.

Casa asegurada

Aunque parezca increíble, el rival más difícil del mendocino en los Juegos Olímpicos de Londres resultó la balanza. Después del primer combate, en que venció por KO2 al filipino Rex Adolfo, no podía dar el peso y corrió el riesgo de ser descalificado. Para enfrentar al sudafricano Joe Williams en la segunda ronda, al que también le ganó por KO3, lo pesaron tres veces y le cortaron el pelo para que llegara al límite exigido.

Completamente rapado, derrotó luego al belga Alex Bollaert por puntos y en la semifinal al checo Frantisek Majdloch también por puntos. Hasta que en la esperada final, el sábado 7 de agosto de 1948, superó en fallo unánime al italiano Espartaco Bandinelli.

Horas después de su consagración olímpica recibió un telegrama de felicitación del entonces presidente, Juan Domingo Perón, que tenía solo dos palabras de texto: “Casa asegurada”.

A su regreso a Mendoza recibió de regalo una vivienda amueblada en el barrio 4 de Junio sobre la calle Jorge Adolfo Calle de la Sexta sección de ciudad, donde durante años fue vecino de Eusebio Guiñez, que había recibido el mismo premio por su desempeño en la clásica maratón.

Los Mancifesta, esos príncipes del compás

Marcaron una edad de oro del tango mendocino. El jueves murió Alfredo, director de la orquesta. El recuerdo del legendario músico en palabras de sus amigos.

Los Mancifesta, esos príncipes del compás
Al piano, el recordado Alfredo Mancifesta. Un ícono que integra las páginas doradas del 2x4 local.

domingo, 14 de abril de 2013

Corría la década del 50 y las calles de Mendoza se empapelaban de afiches, invitando a milonguear el sábado por la noche. Peinados a la gomina, músicos en vivo, y cuerpos entrelazados al ritmo del dos por cuatro pintaban una postal típica en clubes (Andes Talleres, Huracán, Giol o Villa Hipódromo, por sólo nombrar algunos), en salones de fiesta, en la boite del Casino provincial...

Y sí: más de un memorioso recordará a aquellas orquestas típicas, que brillaron en las noches mendocinas y marcaron una edad de oro del tango en nuestra provincia. Algún nostálgico recordará haber bailado al compás de Los Manganelli, Colombo o Appiolazza.

Alfredo, Oscar, Armando y José, “Los hermanos Mancifesta”, cuatro jóvenes maipucinos de aquellos tiempos, animadores de la música popular, supieron convertirse, también,  en verdaderos íconos del género, trascendiendo en tiempo y espacio. Adoptando el estilo de Juan D’Arienzo, gran exponente del dos por cuatro, batían récords en venta de localidades en el escenario que pisaran. 

“A los seis meses de nuestro debut, ya planificábamos las presentaciones del año siguiente (un promedio de 20 por mes).  Fue un boom”, cuenta Armando, violinista y co-director de la orquesta.

“Los Mancifesta tenían una cosa que llenaban en todos lados. En Chile son ídolos”, sentencia Ángel Bloise, periodista tanguero por excelencia, que más de una vez entrevistó a los hermanos maipucinos.

“En el ‘51 -recuerda Armando-  formamos la orquesta junto a mi hermano José y mis primos Oscar y Alfredo. Con Pepe tocábamos en la orquesta de los Manganelli (una de las principales de la época) pero decidimos salirnos y juntarnos con Oscar (violín) y Alfredo (piano), que tocaban en la Orquesta Rawson. La bautizamos ‘Los hermanos Mancifesta’, porque con mis primos nos criamos en la misma casa; éramos como hermanos”.

Con algunas interrupciones pero siempre volviendo a pedido de su público fiel, los hermanos se despidieron de los escenarios en 2005, en el Festival de Tango de La Falda, uno de los más importantes del país.

En ese momento la formación estaba compuesta por tres bandoneones a cargo de Jorge Puebla, Francisco Tolli y Enrique Camisay, dos violines de  Armando Mancifesta y Miguel Cotignola, el bajo con Javier Tomaselli y en el piano Alfredo Mancifesta. Cantaba Carlos Tejeda y Miguel Ángel Herrera. Durante su vasta trayectoria transitaron grandes exponentes del tango. El primer cantor fue Luis Armando Pallares.

“En 1968, cuando atacó el rock en la provincia, decidimos parar. En 1981, por pedido de nuestro público y amigos, retomamos la orquesta, hasta 2005 en que finalizamos en el Festival de La Falda”, rememora Armando. “Ese festival -recuerda Bloise- lo cerraron junto a Jorge Arduh, un ícono del tango cordobés, y la gente no dejaba que Los Mancifesta se bajaran del escenario. Eran muy queridos en todos lados”.

Adiós al Maestro

A los 79 años, el jueves, falleció Alfredo, gran pianista y director de la orquesta, un hombre que,  además de ser un excelente músico, “era un ‘dicharachero’”.  “Tenía una manera de ser muy especial, no se tomaba nada en serio”, recuerda su primo Armando con el que se pasaba semanas enteras componiendo. El Negro, como cariñosamente le decían “era una persona extraordinaria y músico excepcional. Siempre estaba de buen humor.
 
Siempre buscaba la paz cuando había algún tipo de problema en la orquesta”, consiente Miguel Ángel Herrera, uno de los últimos cantantes que tuvo la  formación, junto a Carlos Tejeda. Herrera, también, rememora que en los últimos tiempos de la orquesta “éramos nueve músicos y se hizo difícil continuar, porque los clubes ya no contrataban orquestas tan grandes”.

Quizás ésta fue una de las causas por la que no se los vio más en los escenarios, pero más de un amante del género recuerda y atesora alguno que otro disco de Los Hermanos Mancifesta. 

Mariano Garreta - Especial para Estilo
LIBERTAD LA MARQUE
LIBERTAD LA MARQUE

Libertad Lamarque Bouza (nacida el 24 de noviembre de 1908 en Rosario, Argentina, fallecida el 12 de diciembre de 2000 en Ciudad de México), fue una actriz de cine, televisión y teatro, y cantante argentina, nacionalizada mexicana[2] que vivió la mayor parte de su vida en México; dejó su país natal en 1946 tras una pelea con Eva Perón esposa de Juan Domingo Perón presidente de Argentina en esos años quién le dió 48 hrs para dejar el país o se atuviera a las consecuencias, motivo por el cual se fue a México en donde vivió hasta su muerte. Y se hizo famosa en toda América Latina al interpretar temas musicales como «Madreselva» y «Besos brujos» y participar en varias producciones cinematográficas mexicanas.[3]

Inició su carrera artística en el teatro y como cantante de tango, se consagró principalmente en el cine, donde participó desde su juventud cuando fue convocada para rodar la película muda Adiós, Argentina. Entre las producciones donde actuó destacan ¡Tango! —el primer filme sonoro argentino—, Puerta cerrada, El alma del bandoneón, Ayúdame a vivir y La casa del recuerdo, todas estrenadas durante las décadas de 1930 y 1940.[4] Contratada por Argentina Sono Film, fue dirigida por prestigiosos directores como Luis César Amadori, Luis Saslavsky, Alberto de Zavalía o Mario Soffici, y actuó junto a algunos de los actores más importantes de aquellos tiempos como Florén Delbene, Arturo de Córdova, Pedro Vargas y [[Pedro Infante, en las películas Ansiedad y Escuela de Música. ref name="Diccionario

Asentada en México, filmó casi cincuenta películas y se le atribuyó el apelativo de «la novia de América» por sus variadas presentaciones en gran parte del continente americano.[6] Considerada como la actriz argentina con mayor trayectoria en el ámbito internacional,[6] Lamarque participó en una amplia variedad de medios que van desde el cine y el teatro a la televisión y la radio. Con la caída del peronismo, retornó a su país natal en la década de 1960 y prosiguió su carrera, con algunos espectáculos televisivos y obras teatrales como Hello Dolly, mientras que en 1972 y 1978 fue convocada para hacer sus dos últimas películas: La sonrisa de mamá y La mamá de la novia.

El resto de su carrera estuvo ligado al tango y al medio televisivo, participando en telenovelas de diferentes países latinoamericanos como Mamá, Soledad o Amada. Además, obtuvo importantes premios en diversos países.[7] Entre ellos se encuentra haber sido designada «Ciudadana ilustre de la Ciudad de Buenos Aires» y «Personalidad Emérita de la Cultura Argentina». En 1998, a la edad de 90 años, incursionó en La usurpadora y dos años después, recibió el premio Ariel de Oro por su trayectoria y encarnó a la madre superiora del ciclo infantil Carita de ángel, pero falleció inesperadamente durante una de las grabaciones. Al momento de su muerte, contaba con 62 películas (20 en Argentina, 41 en México y una en España) más cuatro participaciones especiales,[8] sumado a ochocientas canciones registradas, siete ciclos televisivos y una gran cantidad de obras teatrales.[9] Lamarque estuvo casada en dos oportunidades, con Emilio Romero y luego con Alfredo Malerba. Con Romero tuvo una hija, Mirtha,[10] quien le dio seis nietos. También tuvo diez bisnietos y un tataranieto, nacido poco después de su muerte

Primeros años

Su padre, Gaudencio Lamarque, de ascendencia francesa nació en Uruguay y se asentó en Rosario (Santa Fe). Militante, delegado gremial anarquista y hojalatero —persona que fabrica, vende o repara piezas de hojalata—, se casó a los 32 años con Josefa Bouza (apodada «Pepa» por la familia), viuda de origen español que contaba con seis hijos a su cargo (anteriormente estaba en matrimonio con Pedro Quintela).[14] Gaudencio había sido esquilador de ovejas, fabricante de juguetes y artesano de flores de papel, labores que realizaba para sostener económicamente a la numerosa familia. La única hija del matrimonio, Libertad, nació en Rosario el 24 de noviembre de 1908 en la calle Ituzaingó, entre Julio A. Roca y España.[14] Amamantada por su hermana mayor Eduviges, creció muy cerca de la disciplina de su abuela paterna.

Realizó sus estudios primarios en el Colegio Juana Blanco, de la calle Buenos Aires en Rosario, y fue la menor de diez hermanos: Eduviges, Gonzalo, Elena, «Pepita», Amelia, Pedro, Aurora, Libertad —fallecida a los cuatro años de edad— y Lirio, —también fallecido a los pocos años de nacido—; Aurora fue administradora de sus bienes décadas después, y Amelia fue actriz en algunas películas.[14] [6] Comenzó su carrera en la actuación, de manera profesional, a los siete años de edad. En esa época, participó con el conjunto Los Libres en obras como Las víboras, pieza de Florencio Sánchez,[15] en actos de beneficencia, en fiestas para los presos de Rosario (en las cuales su padre colaboraba en cuanto a la organización) y en actos culturales llevados a cabo en plazas públicas de la región. Entre sus logros destacan haber ganado un premio en un carnaval de disfraces (por su traje de una sirena), y haber recibido una medalla de oro en el concurso infantil del Eden Park, además de obtener un reconocimiento como la «reina del corso». Poco después hizo su primera gira teatral con un elenco de ámbito nacional e, incluso, llegó a visitar la región sur de Buenos Aires.[13] Juana Rouco Buela, figura del anarcosindicalismo argentino, describió los inicios artísticos de Lamarque en su libro autobiográfico Historia de un ideal vivido por una mujer (1964):

«Me instalé con un pequeño negocio de librería en la calle Alvear y allí se formó a los pocos días de mi llegada una agrupación cultural que la componíamos varios compañeros. La formaban Luis Difilipo, Juan Lazarte, que entonces eran jóvenes estudiantes, Pedro Lamarque y el viejo Lamarque como lo llamábamos, o sea el padre y hermano de Libertad Lamarque y Juan Ferrer. Esta agrupación realizó varios actos culturales en locales cerrados y plazas públicas... Recuerdo uno que se realizó en el local de un cine donde era tanto el público que no tenía cabida, que se tuvo que abrir la puerta para que pudieran apreciar el acto. En esa función fue donde por primera vez se presentó para cantar Libertad Lamarque, hija del compañero Lamarque, que formaba parte de la agrupación. Libertad era una niña de más o menos 12 años y me tocó a mí ensayarla y lo hizo muy bien. ¡Quién podría pensar que sería esa la iniciación de una carrera artística tan brillante como lleva realizada Libertad Lamarque!, la que nunca se separó totalmente de nuestro ambiente

Carrera en Argentina

Comienzos profesionales

En 1926, Lamarque se trasladó con su familia a la calle Corrientes,[17] en el centro de Buenos Aires. Recomendada por un periodista rosarino, se presentó ante el reconocido empresario Pascual Carcavallo, dueño del Teatro El Nacional.[13] Carcavallo la aceptó y pagó clases de actuación para ella y el resto del elenco del teatro, lo que le permitió representar un papel en la obra El dueño del pueblo, de Julio Sánchez Gardel.[18] Tras realizar una interpretación del tango «Tanita de la proa» vestida de marinero, le solicitó una interpretación de «Mocosita» que recomendaba Salvador Merico y Olinda Bozán. Posteriormente fue reemplazado por otros tangos como «Tatuaje», «Pato», «La cumparsita», «Langosta» y «El ciruja». Trabajó asiduamente con él por un año y con 300 pesos argentinos mensuales como sueldo.[19] Luego, intervino en un sainete titulado La muchacha de Montmartre, de José Saldías, integrando un trío vocal con las actrices Antonia Volpe y la ya mencionada Bozán, siendo acompañadas por el guitarrista Rafael Iriarte.[18] [19] El autor Pedro Ochoa expresó: «Será en la década de 1930 cuando su nombre se sume a la corriente principal del tango. Es la década de los cantantes. Y entre las mujeres, un selecto grupo de cancionistas ocupa el centro de la escena: Azucena Maizani, Mercedes Simone, Ada Falcón, la actriz Tita Merello y por supuesto Libertad Lamarque».

Libertad Lamarque (centro) junto a otras actrices de su época en el Teatro Maipo, 1933.

Dos meses después debutó en Radio Prieto y fue contratada por la empresa RCA Victor, que le pagaría 150 pesos argentinos por cada disco, pero luego cobraría el doble por cada mes. El 26 de septiembre de 1926, grabó sus primeros discos con temas musicales como «Chilenito» (de Agustín Irusta) y «Gaucho Sol» (de Santiago Rocca y Atilio Supparo), auspiciados por la compañía Víctor para la cual grabó durante toda su carrera artística de ocho décadas. Gaudencio, al enterarse del hecho, mudó su hojalatería a la calle Paraná, en Buenos Aires, mientras que el domicilio de la familia se encontraba cerca de allí.

Inició su carrera en teatro y luego continuó con el cine. En 1927, con poco apoyo familiar, se casó con Emilio Romero, un apuntador del Teatro Smart con quien el mismo año tuvo a su única hija, Mirtha, que llegó a incursionar como cantante en dos oportunidades. En 1929, actuó en la obra El conventillo de la Paloma, de Alberto Vacarezza, encarnando a la muchacha que llaman «Doce Pesos». Vestida por la sastrería Casa Las María Luisa (a la cual concurrían importantes figuras del espectáculo),[] continuaba en el teatro y cantando cada vez con roles más significativos, a tal punto que, con casi treinta años ya era considerada como toda una «personalidad».

Las primeras grabaciones que realizó en los años 1920 fueron eléctricas, conocidas como sistemas de grabación ortofónica. Luego llegaría la grabación analógica, y finalmente se utilizaría el sistema digital.

El escritor e historiador Horacio Salas, en su obra El tango (Ed. Emecé, 1986), señala que en la adhesión de una gran cantidad de admiradores no faltó tampoco un componente sociológico: «Libertad Lamarque ocupó desde del comienzo de su carrera un segmento que por entonces permanecería vacante: el del arquetipo femenino canónico para la segunda generación inmigratoria, la mujer que pretende imitar los modos de la clase alta [...] En el canto nacional, nada podía encarar mejor este arquetipo que una voz de soprano [...] Ocurría lo mismo con las vaporisidades del vestuario y con las líneas apenas insinuadas en el maquillaje, que sin embargo dejaban su marca de clase en algunos subrayados según las pautas de la moda». Luego agrega, por contraposición a otros arquetipos y basándose en algunos temas de su repertorio como «Andate» y «Volvé»: «La mujer que encarna Lamarque no es la cabaretera de los años 1920, imagen del pecado, falsa y licenciosa para quien el engaño, además de una característica del oficio, es una constante inherente a la condición femenina; muy al contrario, ella canta desde los sufrimientos de la mujer casada».

Consagración

En 1929, comenzó el rodaje del filme mudo Adiós, Argentina —donde Lamarque interpretó a una paisana—, el cual se estrenó al año siguiente.[5] Tras esta producción, Luis César Amadori la contrató para actuar al lado de Florencio Parravicini en una compañía revisteril en el Teatro Maipo, junto con un reparto que incluyó a Alberto Anchart y León Zárate.

Durante una gala benéfica en el Teatro Colón en 1931, fue elegida «reina del tango», escoltada por Rosita Montemar y Fedora Cabral. En esa ocasión interpretó «Cumparsita» y «Taconeando».[13] Cabe señalar que como cantante de tangos se caracterizó por tener una tonada muy aguda.[3] Incluso interpretó «Volver» junto a uno de los máximos exponentes del género: Carlos Gardel. Adicionalmente, actuó en sainetes porteños como La vida es un sainete y Cortafierro, de Alberto Vaccarezza, donde interpretó el tango «Araca, corazón». En 1932, a manera de conmemoración de las mil presencias escénicas, realizó una gira por Paraguay y diversas provincias del interior argentino junto a músicos como Gregorio Rivero, Ángel Las Heras y Nicolás Ferrari.

A pesar de que las grabaciones se sucedían ininterrumpidamente, entre 1934 y 1936 hubo un intervalo. Durante varios años se presentó en el Teatro Liceo, destacándose principalmente en Tres valses (1940), con Roberto Airaldi.[14]

En 1933, Argentina Sono Film la contactó para protagonizar ¡Tango!, obra de Luis José Moglia Barth que además es el primer filme sonoro del cine argentino El contrato de la película estipulaba que ningún integrante del elenco debía figurar antes que Lamarque en los créditos, lo cual se respetó al final. El reparto principal estaba compuesto por Tita Merello, Alberto Gómez, Alicia Vignoli, Pierina Dealessi y Carmencita Calderón. Ese mismo año se estrenó Dancing que, a pesar de ser también uno de los primeros filmes sonoros, no trascendió con tal popularidad como lo hiciera ¡Tango!.

Por otra parte, Lamarque obtuvo un importante éxito en estaciones de radio como Belgrano o El Mundo, donde recibió una notable suma de dinero, equiparable a los salarios de Niní Marshall, Pepe Arias y Luis Sandrini.[25] Poco después resultó elegida «Miss Radio», según una encuesta realizada por la revista Sintonía de 1934, en la que obtuvo 57.483 votos.[13] En 1935, después de una discusión con Emilio Romero, la actriz intentó suicidarse arrojándose desde el balcón de la habitación que compartían en un hotel de Chile. Tras esto, Romero se llevó consigo a la hija de ambos a Uruguay y, mediante un proceso de divorcio que duró varios años, Lamarque encontró a su hija en Montevideo Romero murió en 1945, cuando todavía el proceso de divorcio no había concluido.

Libertad Lamarque en Ayúdame a vivir (1936).

En 1935, los críticos la definieron como actriz melodramática tras su actuación en El alma del bandoneón, junto a Pepita Muñoz.[5] En 1936, intervino en Ayúdame a vivir, de José Agustín Ferreyra, en el rol de Luisita. El argumento, diseñado por el ya mencionado director y por Lamarque, narra las desventuras románticas de una joven y recoge experiencias personales de la propia cantante, e introduce la innovación de interrumpir el diálogo para continuarlo con una canción entonada por la actriz.[26] Con Ayúdame a vivir, según la historiadora Estela Dos Santos, «fundaron algo así como la ópera tanguera cinematográfica». En su momento, el director del ya mencionado filme evocó: «Ahí Libertad Lamarque operó el milagro de conquistar el Pacífico para la cinematografía argentina» Para entonces, en Argentina Lamarque contaba con una notable popularidad en el público, la cual se extendió al presentarse en otros países latinoamericanos y en España.[27]

«El hecho de haber escrito el argumento no me lo perdonó el periodismo "casi" en general, y nos cayeron despiadadamente, pero el público argentino dijo "sí" desde el primer momento, y el público es irrefutable, él no sabe de entretelones ni de intereses, es imparcial y aplaude lo que le gusta. Así vimos por toda América durante varias décadas Ayúdame a vivir, iluminando las pantallas cuando los dueños de los cines necesitaban fondos urgentes, para levantar algún pagaré.»

Libertad Lamarque.

En 1937, se estrenó el romance musical Besos brujos, estelarizado por Lamarque junto a Florén Delbene.[5] En una escena, la actriz presentó el tango que lleva el mismo nombre que la película y que hace referencia a la situación que atraviesan los protagonistas en la trama. Tres películas de Lamarque con José Agustín Ferreyra (Ayúdame a vivir, Besos brujos y La ley que olvidaron) llegaron a establecerse como íconos del melodrama y todas mantuvieron características similares: siempre figuraban cuadros musicales en su contenido.[6] Sus presentaciones en Cuba y México tuvieron notoriedad, mientras que sus estrenos en Argentina lograron ser exitosos, especialmente el de Ayúdame a vivir en el cine Monumental, donde la gente presente en el lugar comenzó a mover el automóvil en el que se trasladaba Lamarque. En Cuba, llegó a ser tan popular que era común que las personas en las confiterías o bares, en lugar de ordenar un café cortado, pidieran un ayúdame a vivir, bebida a la que relacionaban con la película protagonizada por Lamarque.[5]

En 1938, recibió una propuesta de Paramount Pictures,[7] de Hollywood (EE.UU), para incorporarse a elencos internacionales; sin embargo rechazó la invitación y, en su lugar, participó con Hugo del Carril en Madreselva, estrenada ese mismo año y basada en un tango homónimo que contó con el apoyo de la crítica cinematográfica. La trama relata la historia entre una modesta muchacha de barrio, hija de un titiritero inmigrante, y de un famoso actor. La película, dirigida por Luis César Amadori (uno de los propietarios de SACI), se estrenó tiempo después en Estados Unidos. Al año siguiente, en 1939, Lamarque interpretó a Nina Miranda en Puerta cerrada (1939), la cual protagonizó junto a Agustín Irusta, mientras que Luis Saslavsky se encargó de escribir el guion. En 1940, recibió en Croacia(en Zagreb) el premio a la «Mejor Actriz Extranjera» por su labor en el filme.[7]

Después de actuar en Caminito de Gloria, fue secundada por Silvana Roth en La casa del recuerdo, basada en el argumento de María Luisa Bombal y Carlos Adén. En 1941 y 1942, filmó dos películas poco recordadas en la actualidad, pero con valorables actuaciones: Una vez en la vida, de Carlos F. Borcosque, y Yo conocí a esa mujer, con libretos de Carlos A. Petit. Para 1942, se había movilizado a los Estudios San Miguel. Su primera labor con esta compañía fue en En el viejo Buenos Aires, con la participación especial de Amelia Bence y bajo la coordinación de Antonio Momplet.

El compositor Homero Manzi escribió el guion de Eclipse de sol (1943), basada en una obra de Enrique García Velloso. Esta película fue uno de los últimos trabajos notables de Lamarque en Argentina, y para esta composición debió cambiar la tonalidad de su cabello.[6] Luego de encarnar a Lola Morel en una película de 1944, fue convocada para encabezar junto a Eva Duarte su último filme antes de su exilio. Sin embargo en 1947, se estrenó Romance musical, rodada años antes.

«El público es bastante conservador conmigo y no me deja cambiar. Tal vez porque les recuerdo a sus parientes, a una época que ha quedado atrás, a su juventud.»

Libertad Lamarque.

En 1945, tras un previo noviazgo, contrajo matrimonio con el músico Alfredo Malerba. Ella lo definió como «el hombre de su vida y la persona que organizó sus presentaciones durante más de 30 años».[18] Sin embargo, Lamarque decidió separarse en 1983, cuando contaba con 75 años. Jamás volvería a formar relaciones. En reportajes, a pesar de su resistencia a hablar de su vida privada, siempre se consideró una desafortunada en el matrimonio y manifestó su arrepentimiento por haber formado esas relaciones.[11] Hacia 1946, la actriz se convirtió en la figura principal del programa patrocinado por jabón Federal en Radio Belgrano, emitido los días jueves y domingos en horario central.[30] Por la misma emisora, también cantó en un festival solidario contra la poliomielitis.[13]

xilio

Su relación con Eva Perón

Eva Perón y Libertad Lamarque en La cabalgata del circo (1945).

Lamarque y Evita se conocieron en 1944, cuando un terremoto produjo serios daños en la provincia de San Juan, y hubo 10 000 víctimas aproximadamente. Como otros militares nacionalistas del Grupo de Oficiales Unidos (GOU), Juan Domingo Perón pertenecía al gabinete del presidente de facto Pedro Pablo Ramírez, donde ejercía como secretario de trabajo y previsión y secretario de guerra.[31] Ante la tragedia, Perón encabezó una convocatoria dirigida a figuras notorias como Lamarque, Mirtha Legrand, Mecha Ortiz, Silvana Roth y Niní Marshall (de quien fue íntima amiga), quienes colaboraron aportando dinero. Lamarque otorgó 3.900 pesos argentinos.

En su autobiografía, Lamarque expresó que, a partir de la asunción de Juan Domingo Perón a la presidencia de Argentina en 1946, no tuvo más contratos para trabajar en el país, lo cual atribuyó a su mala relación con Eva Perón. Allí también afirmó que había hecho lo posible para cambiar la situación e incluso se entrevistó con la propia Perón, pero todos negaban que existiera una prohibición respecto a su persona Por su parte, la autora Marisa Navarro, en su libro Evita (Ed. Corregidor, 1981), sostuvo que la verdadera razón del exilio eran las dificultades de la industria cinematográfica vinculadas a la escasez de celuloide.

«No quiero que la gente siga preguntando si le pegué una cachetada o no a Evita. Todo fue muy distinto... Ella no cumplía con su trabajo. Y eso a mí me molestaba. Por su retraso en la filmación de La cabalgata del circo yo debía esperar horas y horas. Eva, mientras todo el grupo de trabajo estaba ya en el set, se quedaba almorzando con el director de la película o el productor. Siempre estaba rodeada de hombres del ambiente. Estaba todo listo para rodar la escena y ella no aparecía. Llegó un momento en que nos agotamos. Hugo del Carril prefirió quedarse de pie, pero yo me fui a sentar, allí mismo, sin moverme de mi sitio. De pronto alguien dijo "ahí viene Eva" y se alborotó el avispero. Por primera vez le dirigí la palabra. Haciendo una enorme reverencia, doblándome en dos todo lo que pude, lo que me permitía el corsé que lucía durante el rodaje, le dije: "Buenas tardes..." Lo dije así, con furia, desde el alma. Ella se frotó las manos y, un poco nerviosa, miró a un lado y al otro y dijo "Bueno, vamos..." De alguna manera, gracias a mi pelea con Evita, conquisté América. De no haber sido así, Libertad Lamarque hubiera quedado en el anonimato.»

Libertad Lamarque.

Retrato oficial de Evita en 1947.

Durante el gobierno peronista (1946-1955), hubo un conjunto de artistas (entre ellos, Arturo García Buhr, Niní Marshall y Libertad Lamarque) que tuvo dificultades para trabajar o que directamente no podía hacerlo, por lo que debieron exiliarse. Sobre la cinematografía en aquellas épocas, el diario La Nación publicó: «El territorio del cine, que por ser más popular tiene un impacto más directo sobre la sociedad, resultó más conflictivo a la hora de encaminarlo dentro de las nuevas premisas. Durante el peronismo, la actividad había sido intensa, pero la suma de favoritismo y de censura para todo lo que escapara a la visión oficial había afectado la calidad de las producciones.»

Seguidamente, se comentó que Lamarque le habría dado una bofetada a la propia Duarte. El acto, que adquirió una relevante repercusión, fue desmentido por la artista pero los empresarios cinematográficos, sin esperar una confirmación oficial por parte de Evita, continuaron sin contratarla.

La actriz, hasta sus últimos años, siempre negó haberle dado una bofetada a Eva Perón. Además, explicó que en la época de filmación de dicha película había poca gasolina en Argentina, por lo que todos los artistas que integraban el elenco debían maquillarse en sus viviendas y trasladarse en tren hasta los estudios donde se rodaba el filme. Sin embargo, según comentó, Evita se retrasaba y los actores y el director debían esperarla ya preparados para el rodaje de dicha película. Según la redactora Irene Amuchástegui, Lamarque, molesta por el hecho, le dijo: «Tiene usted muy buen corazón, así que cuando le sobre gasolina, tráiganos un poco al estudio por favor, aunque sea en la boca, en un buche». Al sugerirle algunos allegados de que volviera a reconciliarse con Eva Perón, ella respondía: «Yo jamás me arrimé al sol que más calienta».

En la década de 1940, los problemas para rodar películas se acrecentaron notablemente. Las prohibiciones a artistas, muchas veces también relacionadas con la obtención de celuloide para filmar —los directores no podían incluir en sus elencos a artistas censurados—, dependía exclusivamente del gobierno. Hechos similares han sido narrados respecto de otras actrices como Niní Marshall.[37] Otra de las versiones es que durante el rodaje de la película La cabalgata del circo por episodios de celos, las dos artistas discutían y en uno de esos enfrentamientos, Duarte habría exclamado que era «la única artista del lugar» respondiendo Lamarque con una bofetada.

Consagración en México

Ante la falta de trabajo en Argentina, emprendió un exilio a Cuba, contratada por la RHC Cadena Azul. Acompañada por Tita Merello, llegó al aeropuerto de Morón, desde donde viajó. Meses después, realizó una gira por América Latina en la que estaba incluido México. En aquel país, un centro nocturno le ofreció trabajo por tres semanas pero el espectáculo duró tres meses, asentándose ahí definitivamente. Primeramente, vivió de forma temporal en la Casa Latinoamericana junto a su esposo, un lugar donde residían diversos artistas argentinos asentados en aquel país, como Hugo del Carril, Imperio Argentina, Ana María Lynch, Niní Marshall y su esposo Marcelo Salcedo. Entre las figuras de mayor renombre de México se hallaban María Félix, Amanda Ledesma, Cantinflas, Marga López y Arturo de Córdova. Al poco tiempo consiguió trabajo y realizó una valorable cantidad de éxitos en cine, donde llegó a formar parte de las actrices que integraron la «Época de Oro» del cine mexicano con películas como Soledad, La dama del velo, Otra primavera, Huellas del pasado, La loca, Te sigo esperando, entre otras. Su único fracaso fue Gran Casino, de 1947, donde actuó con Jorge Negrete. El director Luis Buñuel recordó: «Pese a las dos grandes figuras, la película sólo obtuvo un modesto éxito. Entonces, se me "castigó". Permanecí dos años y medio sin trabajar... Vivíamos del dinero que nos mandaba mi madre».[13]

  

Libertad Lamarque.

En 1949, participó en la película Otra primavera, que fue nominada en competencia con Los olvidados, de Luis Buñuel, para el premio Ariel otorgado por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas. La actriz fue nuevamente candidata por sus papeles en La loca (1951), de Miguel Zacarías, y Cuando me vaya (1953), de Tito Davison. En 1955, Lamarque interpretó a una directora de orquesta y compartió cartel con Pedro Infante en Escuela de Música, donde se podían apreciar melodías como «Lamento Jarocho», de Agustín Lara.

Filmes mexicanos como Huellas del pasado, La loca, Otra primavera (por la que fue nominada al premio Ariel) y La mujer X, fueron «excepcionales» de acuerdo a la crítica. En Ansiedad (1952) y Escuela de música (1955) llevó a cabo varios cuadros musicales con Pedro Infante.[5] El dúo musical integrado por ambos fue exitoso, pero jamás trabajaron juntos en un disco. Mis padres se divorcian (1957) y La cigüeña dijo sí (1958) la muestran en una faceta diferente a la de la comedia. Ahí compartió cartel con Arturo de Córdova, su pareja por excelencia y una de las preferidas por el público. En Cuando me vaya (1953) interpretó la vida de la famosa compositora mexicana María Greever y en Yo, pecador (1959) se relata la vida de Fray José Mojica, en la cual interpretó a la madre del destacado actor a pedido de él mismo. Así era mi madre o Bello recuerdo (1961), con Joselito y Sara García, fue la única película filmada en España con su participación; mientras que la sinopsis de Rosas blancas para mi hermana negra (1969), intercala el tema racial con el entonces novedoso trasplante de corazón.

Desde 1955, con el derrocamiento al ex-presidente Juan Domingo Perón, viajaba a Buenos Aires con mayor frecuencia. En 1959, en una breve estadía por Argentina y después de protagonizar una gran cantidad de películas en México como Acuérdate de vivir (1952), Rostros olvidados (1952), Te sigo esperando (1951), La mujer sin lágrimas (1951) o La marquesa del barrio (9150), protagonizó Creo en ti (1960),[6] con Jorge Mistral, que se estrenó en 1960.

La Novia de América»

Entre los diversos sobrenombres que recibió, el que más se caracterizó fue el de «la novia de América»,[6] originado por el público cubano Lamarque fue adquiriendo en su repertorio temas de distintos géneros como la milonga, el folclore o el tango y para cada presentación utilizaba vestidos que hacían referencia al país donde llevaba a cabo el recital, por lo que surgió este seudónimo. A su vez, fue llamada «doña Liber», «la reina del tango» y «la señora de la lágrima», por su estado emocional característico en sus trabajos cinematográficos de la década de 1930.

[editar] Los músicos que la acompañaron

Hizo su primera grabación a los 17 años, y a lo largo de 71 años alcanzó los 450 registros. Éstos fueron presentados en México, Argentina, España y Cuba. También hizo variadas interpretaciones musicales en sus películas que abarcaron géneros como el tango, el bolero, el vals, la zamba, la milonga, la rumba y la ranchera.

Desde 1926 hasta 1937 la secundó un trío de guitarristas integrado por Cerdá, Ferrari y Rivero, según se menciona en los discos de sus grabaciones para RCA Victor. Durante la grabación de ¡Tango! tuvo el acompañamiento de Luis Visca,[14] con quien interpretó el tango de Sciammarella y Fontaina, «Andate»; con la orquesta de Osvaldo Fresedo representó el tango «Noviecita», de Luis Bates y Sebastián Lombardo. A mediados de los años 1930 cantaba acompañada por un trío cuyo bandoneonista era Héctor María Artola. El violinista era Antonio Rodio, quien dirigía una de las orquestas más populares de Argentina. En 1938, tuvo el acompañamiento especial de las orquestas de Alfredo Malerba y Mario Maurano. Con esta última continuó hasta 1945, cuando volvió a cantar con la orquesta de su esposo. Alternó, además, las de Héctor Stamponi (1948-1950), Miguel Buchino (1956), y también en ese año la de Alfredo Malerba nuevamente y Juan D´Arienzo.[3] En 1966, cantó a dúo con su hija y con la orquesta de Miguel Buchino. En 1967, 1971 y 1972 grabó long-plays con el conjunto de Lucio Milena.

En México, la secundaron Ruiz Armengol, Chucho Zarzosa, Raúl Lavista, Chucho Ferrer, Miguel Esperón, Coros de Coyoacan, Magallanes, Pocho Pérez, el Mariachi Vargas, de Tecalitlán y el Mariachi de América, de Jesús Rodríguez de Hijar. Trabajó en Chile, Puerto Rico, Venezuela, República Dominicana, Guatemala, El Salvador, Honduras y hasta en Nueva York.[18] En La Habana hizo teatro y grabó varios discos.

Vida posterior

Última etapa

En 1961, filmó Así era mi madre, su única película española, secundada con musicales en donde Sara García y Joselito eran las otras figuras. En los años de 1960 se la podía apreciar en el programa de televisión Sábados Circulares, de Nicolás Mancera, en varias presentaciones.[42] Lamarque adquirió mucha popularidad con el estreno de la comedia musical Hello Dolly (en 1967 en el Teatro Nacional de Buenos Aires),

dirigida por el franco-argentino Daniel Tinayre, que también hizo producciones en América y España. Luego, en 1968, continuó con las presentaciones en México y la RCA Victor las recopiló en un LP que contiene dichas puestas en escena.

Con el transcurso de los años, tuvo que adecuarse a roles más acordes a su edad, aunque siempre afirmó que no le molestaba «el paso del tiempo». A partir de la década de 1970 incursionó en televisión en el género de la telenovela, incursionando siete veces en ello. En 1972, recibió su primera propuesta por parte de Venezuela para actuar en Esmeralda, y luego protagonizó en el mismo país: Mamá, que tuvo una alta aceptación pública. Continuamente, en 1975, a título de homenaje, recibió el premio Martín Fierro.

Sin embargo, Soledad (como se llamó una de sus películas), fue su consagración televisiva. Fue producida en 1980 por la cadena mexicana Televisa, y Lamarque ahí compuso a una ama de llaves que después de cuidar a tres hijos ajenos, es despreciada por éstos cuando decide casarse con el padre de ellos. Al año siguiente, en 1981, la telenovela se transmitió en Argentina por Canal 11 y el productor Goar Mestre la convocó y le propuso emitir una tira por el mismo canal titulada Amada, estrenada en octubre de 1983 con guiones de Celia Alcántara y basada en una propuesta de Lamarque, respectivamente. La sinopsis indicaba que una pareja decide repartir la herencia entre sus dos hijos biológicos y de crianza, hecho que desata un polémico conflicto. La acompañaron en la trama Ariel Keller, Diego Varzi, Ivonne Fournery, Patricia Palmer y Silvia Kutika.

Libertad Lamarque, en 1982, en un programa para recaudar fondos durante la Guerra de Malvinas.

En los años 1970 seguía filmando en México e incluso tuvo una participación especial en un filme sobre la historia del cine azteca, pero en 1972 y en 1978 encabezó las que serían sus últimas dos películas argentinas: La sonrisa de mamá, con Palito Ortega, y La mamá de la novia. Con aquel músico, compuso un reconocido tema que se volvió muy popular: «Se parece a mi mamá», el cual es muy evocado especialmente en el Día de la Madre. Ambos filmes fueron dirigidos por el prestigioso director Enrique Carreras. En Argentina, protagonizó la obra teatral Aplausos (1972), que produjo un rotundo éxito en su estreno en el Teatro Cómico con un elenco integrado por Duilio Marzio, Tincho Zabala, Julia Sandoval y Enrique Dumas. En 1978, recibió una condecoración del presidente venezolano Carlos Andrés Pérez y en 1980, de nuevo en México, compartió el premio de la Asociación de Críticos de Nueva York con la actriz María Félix. Ese año el Museo del Cine le entregó la Cámara Pathé junto a Tita Merello, Delia Garcés, Niní Marshall y Mecha Ortiz «en reconocimiento a las primeras figuras del cine nacional». En 1982, protagonizó la revista musical Libertad Lamarque, ¿es una mujer de suerte? en el Teatro Lola Membrives, con guiones de la propia actriz y la adaptación de Nicolás Carreras; mientras que la dirección musical perteneció a Oscar Cardozo Ocampo. Entre los músicos de su orquesta se encontraban Osvaldo Berlingeri, Arturo Schneider, Raúl Luzzi y Omar Murtagh. También apoyó a su país natal en el programa especial 24 horas por Malvinas, conducido por Pinky y Cacho Fontana, donde donó una joya para la subasta y recitó varios versos al lado de Lolita Torres.

En 1985, recibió en Argentina el premio Konex de Platino a la Mejor Cantante de Tango, y en 1986 publicó su autobiografía titulada Mis memorias, de Editorial Vergara En la publicación, confirmó su edad que hasta entonces era desconocida. Además, expresó: «La escribí a mano, porque a máquina no me puedo inspirar». En la presentación del libro declaró: «He puesto, incluso, aquellas cosas de las que hubiera preferido no acordarme nunca en la vida, pero quise que no quedaran dudas sobre mi verdad.» Sin embargo, varias editoriales en publicaciones escritas retienen que su fecha de nacimiento sería 1906 o 1909, que son falsas respectivamente. En 1988, hizo una temporada marplatense por tres meses (enero, febrero y marzo) en el Teatro Ópera con un espectáculo musical llamado A todo tango II, con dirección de José Colángelo. A su vez, dejó plasmadas las huellas de sus manos en la Vereda de la Fama del Hotel Hermitage. En 1989, fue incluso homenajeada en el Festival de San Sebastián, en España, donde se proyectó parte de su obra. También recibió el Caesar Awards otorgado por la Asociación de Teatro Americano a los artistas latinoamericanos en la ciudad de Los Ángeles y se colocó una baldosa con su nombre en la vereda del Latinstar en la ciudad de Miami. Luego, durante una visita a París al Festival del Otoño, se le realizó un homenaje. En 1990 fue designada «Ciudadana ilustre de la Ciudad de Buenos Aires» y el 15 de noviembre de 1991, pocos días antes de su cumpleaños, el Concejo Municipal rosarino la distinguió como «Ciudadana Ilustre de Rosario».

Últimos años

Con su espectáculo Tangos y Nostalgias se presentó en la inauguración de Expo-Sevilla en 1992 y recorrió más de 15 ciudades de América En 1993, viajó a Buenos Aires para recibir como muchos otros artistas, el premio Podestá, que se lo otorgó la actriz Graciela Borges. El viernes 1 de diciembre de 1995 se le concedió en el Teatro Nacional Cervantes un homenaje donde fue distinguida con el honor de «Personalidad Emérita de la Cultura Argentina». La ceremonia se realizó conmemorando el octogésimo aniversario del inicio de la carrera artística de Lamarque e invitada por el secretario de Cultura Mario O‘Donnell. La distinción que la actriz recibió, ya había sido entregada a otra reconocida figura: Enrique Cadícamo, «por su trayectoria artística y su aporte a la cultura nacional». En esta oportunidad participaron del homenaje Alberto Castillo, Niní Marshall, Raúl Lavié, María Marta Serra Lima, Horacio Salgán, Eva Franco, Irma Córdoba, Eduardo Bergara Leumann, entre otros.

«Creo que me da vergüenza, pudor, tener que confesarlo pero no sería sincera si no dijera que vivo agradecida a todo el mundo que me ha querido y me quiere todavía».

Libertad Lamarque, 1998.

En 1996, durante una corta temporada y luego de permanecer varios años en Miami junto a su asistente Irene López Luque, estrenó en el Teatro Gran Rex un recital titulado Entre nosotros, donde cantó tangos y boleros a dúo con María Marta Serra Lima, de quien fue íntima amiga, y con la participación especial del Mariachi Los Torales. En noviembre de aquel año fue premiada en el XII Festival Internacional de Cine, con la presencia de su amiga Eva Franco y alrededor de 17 000 espectadores, aunque no pudo presenciar la ceremonia de apertura debido a un retraso en su viaje. En 1997, participó en el disco «Pasiones», con el grupo Los Pimpinela, donde no cantó sino que formó parte del elenco del video. Con Enrique Chía, por su parte, hizo su última grabación a la edad de 89 años, destacándose su interpretación de «El día que me quieras», de Carlos Gardel y Alfredo Le Pera, a lo que le siguió una presentación en el Miami-Dade County Auditorium con la Orquesta Filarmónica de Florida.[7]

 

Libertad Lamarque en sus últimos años.

El 27 de noviembre de 1998, fue designada «Asesora ad Honorem» por la Secretaría de Cultura, de acuerdo con una resolución firmada por la titular del área, Beatriz Gutiérrez Walker. El homenaje a la artista, célebre por su actividad cinematográfica y por los tangos que interpretó con su personal estilo musical, se realizó en la Botica del Ángel, con Eduardo Bergara Leumann como anfitrión. Lamarque fue reconocida por la jerarquía de los aportes realizados en favor del desarrollo y la difusión de la música ciudadana y del arte dramático de acuerdo con la resolución que lleva el número 3120. En la misma norma se indicó que se designa a la artista como asesora de la Secretaría de Cultura para colaborar con la difusión del tango en Argentina y en el exterior.

En 1998, interpretó a la abuela Piedad Bracho, una mujer alcohólica, en La usurpadora, telenovela mexicana protagonizada por Fernando Colunga y Gabriela Spanic,[55] que llegó alcanzar más de 45 puntos de audiencia y fue emitida en varios países como Colombia, Brasil, Croacia, Estados Unidos, Ecuador, Grecia y Perú (en repetidas ocasiones). Al cumplir 90 años, regresó a Argentina para celebrar su cumpleaños con sus amigos y familiares, por lo que se le hicieron varias notas periodísticas para revistas de interés general y confesó a la prensa que iba a realizar un breve papel en la telenovela mexicana María Teresa, donde interpretaría a una monja al lado de Thalía y Fernando Carrillo. A su vez, fue galardonada en el Sindicato de Distribuidores de Diarios y Revistas. El 24 de julio de 2000, en la ceremonia de los premios Ariel en el Palacio de las Bellas Artes, recibió su último homenaje en México, obteniendo el Ariel de Oro por su extensa trayectoria.

Viajaba continuamente a México y a Miami, donde tenía una residencia en Coral Gables, y realizaba sus tradicionales recitales por toda América y Europa, presentándose en diversos escenarios en compañía de otros cantantes. En su tiempo libre, practicaba gimnasia, ciclismo y natación, teniendo una vitalidad asombrosa a la que ella comentaba que «el secreto era borrar los malos recuerdos de la mente y no ser soberbia».En el 2000, interpretó a la madre superiora de la telenovela mexicana Carita de ángel, adaptación de Papá Corazón, escrita por Abel Santa Cruz En esta ocasión, estaba protagonizada por la joven actriz Daniela Aedo, y contaba con un elenco de actores integrado por Lisette Morelos, Miguel de León, Nora Salinas, Manuel Saval, Berta Moss y Marisol Santacruz. En una oportunidad, Lamarque padeció una caída en su domicilio, por lo que la producción del ciclo debió reacomodar las escenas para que no hiciera demasiados esfuerzos. La anciana actriz pidió que se la protegiera de la prensa, de modo tal que se evitara sacarle fotografías o hacerle reportajes debido a las condiciones que atravesaba, por las cuales debía trasladarse en silla de ruedas temporalmente.[62]

[editar] Fallecimiento

Mientras se encontraba en la grabación de la telenovela Carita de ángel comenzó a sentir fuertes dolores en su espalda, por lo que fue internada el 30 de noviembre en el Hospital Santa Elena, de México, donde fue atendida por su médico particular Fernando Mejía Figueroa. A pesar de todo, Lamarque no se dirigió al hospital hasta que terminó de grabar los episodios correspondientes a ese día, lo cual fue considerado «muy profesional» por sus pares. Fue diagnosticada con una bronquitis que derivó en una neumonía, y su estado de salud se agravó durante el trayecto de dos semanas. Sin embargo, su hija admitió ante la prensa: «Está contenta y tranquila, dentro de lo que significa estar en el hospital, pero no tengo ningún dato de cuándo saldrá. No se ha hablado con el doctor ni con el productor de la telenovela para ver cuándo podría seguir grabando.» Falleció a los 92 años el martes 12 de diciembre de 2000 de un paro cardiorrespiratorio a las 8:00 (hora argentina)/5:00 (hora mexicana). Aplaudida y ovacionada por la gente presente, fue velada en la casa funeraria Gayosso de Félix Cuevas, donde se interpretaron los temas musicales «Vereda tropical», «Veracruz» y «Despierta» con la presencia de mariachis en torno al féretro a las 15 h del día siguiente fue cremada en el Panteón Español y sus cenizas fueron arrojadas al mar frente a su vivienda de Miami, según su última petición. En la serie infantil fue reemplazada por la actriz Silvia Pinal y se dedicó el capítulo 126 en su memoria. Su hija (traductora de inglés, francés e italiano), confesó: «A ella no le gustaba estar encerrada. Como su nombre bien lo dice, la libertad siempre fue muy importante para mi madre. Cumpliremos su voluntad. Ella decía que después de algunos años de que alguien fallece nadie lo visita en el panteón. En cambio, al mar toda la gente acude.»

Filmografía

Artículo principal: Anexo:Filmografía y telenovelas de Libertad Lamarque.

Su filmografía, comprendida entre 1930 y 1978, contiene más de sesenta películas, entre ellas El alma del bandoneón, La ley que olvidaron, Ayúdame a vivir, Besos brujos, entre otras, casi todas pertenecientes al género melodramático y con cuadros musicales interpretados por la propia Lamarque (en algunas ocasiones, acompañada del actor protagonista).[6] El cine argentino, durante las décadas de 1930 y 1940 principalmente, estuvo asociado al tango y merced a su influencia, Libertad Lamarque logró trascendencia a nivel internacional, en películas dirigidas por cineastas como José Agustín Ferreyra, Mario Parpagnoli, Mario Soffici, entre otros.[67] Adquirió popularidad en variados países hispanoamericanos y fue considerada la actriz argentina con mayor carrera internacional

Su primera película, Adiós, Argentina, perteneciente al cine mudo, fue dirigida por el italiano Mario Parpagnoli en tan solo dos días. Ahí, Lamarque interpretó el tango «Cumparsita» y encarnó a una paisana. En 1933, participó del primer filme sonoro argentino, ¡Tango!, en donde interpretó a la rival del personaje de Tita Merello, compitiendo por el amor de Alberto Gómez respectivamente. Sobre aquella producción, Oscar del Priore expresó: «...se aprecian los dos grandes rumbos en la canción tanguera en voces femeninas: el acento de arrabal de Tita y el dramático de Libertad.» Se consagró en la cinematografía desde mediados de la década de 1930, siendo protagonista de exitosos filmes como Madreselva, Puerta cerrada, Besos brujos, entre otras. Según el redactor Néstor Pinsón, cobraba una cifra aproximada de 95 000 pesos argentinos, suma de dinero muy elevada para aquel entonces.

Sus personificaciones se caracterizaron principalmente por ser de mujeres sufridas e incluso, muchas estuvieron basadas o relacionadas con episodios padecidos por Lamarque en su vida personal. Su última película antes de su exilio fue La cabalgata del circo aunque en 1947 se estrenó Romance musical, que también contó con su presencia. En total, participó de 20 filmes argentinos. En México, acompañó a Jorge Negrete, una de las figuras cinematográficas mexicanas más influyentes, en Gran Casino, que no tuvo demasiado éxito.[13] Sin embargo, durante los próximos 20 años, encabezaría producciones de gran resonancia como Otra primavera (1949), La loca (1951) o Cuando me vaya (1953), por las cuales fue nominada al premio Ariel otorgado por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas. En cine, recreó la vida de María Greever y de Fray José Mojica, y en compañía de Joselito y Sara García, rodó su única película española: Bello recuerdo o Así era mi madre (1961). En México, su último trabajo cinematográfico lo cumplió en 1973 con La loca de los milagros y retornó a su país natal para filmar, dirigida por Enrique Carreras, las que serían sus últimas participaciones en el medio: La sonrisa de mamá, como la madre de Palito Ortega, y La mamá de la novia.

Discografía

Lamarque trabajó para la RCA Victor durante siete décadas.

Luego de incursionar en Radio Prieto, realizó con la compañía RCA Victor su primer disco que contuvo temas musicales como «Gaucho sol» y «Chilenito». Con aquella empresa trabajaría durante toda su carrera discográfica, hasta 1997, año en que hizo en compañía de Enrique Chía su último disco.

Si bien en sus comienzos interpretó tangos humorísticos, para la década de 1930, cuando se consolidó como actriz, comenzó a incorporar tangos sentimentales a su repertorio.[67] El ya mencionado del Priore, publicó: «Voz formidable, afinación, estilo y repertorio, le sirvieron para lograr una merecida notoriedad. Es considerada por muchos la máxima intérprete femenina del tango.»

En Argentina, fue acompañada por guitarristas en un comienzo, luego por la orquesta de su marido, Alfredo Malerba, y por la de Mario Maurano, Héctor Stamponi y Víctor Buchino. También fue acompañada por Juan D´Arienzo en dos temas, por la orquesta de Lucio Milena y por la de Tito Ribero. En México dejó registradas cientos de canciones, acompañada por los conjuntos locales de Ruiz Armengol, Chucho Zarzosa, Raúl Lavista, Chucho Ferrer y otros. Hizo dúos con Pedro Vargas, Miguel Aceves Mejía y en una oportunidad con su hija Mirtha. Sus múltiples registros discográficos constituyen una cifra no alcanzada por ninguna otra cancionista argentina.

Entre los temas más destacados de su repertorio, se hallaban «Besos brujos», «Cita en la frontera», «Tristezas de la calle Corrientes», «Uno», «Volver», «Malena», entre otros. A lo largo de su vida, Lamarque no solo cantó tangos sino también rancheras, milongas, boleros y folclore.

Homenajes

En 1996, a iniciativa de Ben Molar, se colocó una placa con su nombre en la avenida Corrientes al 1200. La actriz y cantante Cecilia Milone en algunos de sus espectáculos como Besos Brujos, entre tangos y boleros (1999 -2000), o Morocha y pasional (2007), incluyó un homenaje a Lamarque, a quien definió como una importante referente del tango[69] y expresó: «Creo que cuando el humor está dado por alguien que ama al género tiene lo que puede tener una imitación, por ejemplo, de Libertad Lamarque: está hecha con tanta admiración que aunque le pongas un toque de humor termina siendo un homenaje.» El 24 de noviembre de 2008 se conmemoró el centenario de su nacimiento y se realizaron varios homenajes en el Centro Cultural San Martín. El Museo de Cine Pablo Duckrós Hicken realizó un recordatorio en el Colegio Público de Abogados,[71] proyectándose varios musicales y filmes protagonizados por ella. El Complejo Teatral de Buenos Aires y la Fundación Cinemateca Argentina proyectaron, al igual que el Complejo Tita Merello, una gran cantidad de películas suyas.[9]

Victoria Ángeles cantando en la obra Tributo a Libertad Lamarque.

Durante 2010 y 2011, la actriz Victoria Ángeles encabezó una comedia musical titulada Tributo a Libertad Lamarque, basada en su autobiografía y auspiciada por el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires y la Academia Nacional del Tango.[72] En diciembre del mismo año, al conmemorarse el décimo aniversario de su muerte, múltiples publicaciones le dedicaron homenajes así también como diversos ciclos televisivos de países como Estados Unidos.[73] En febrero de 2011 el espectáculo Homenaje a Libertad Lamarque, producido por Juan Montero en el Teatro Manuel Artime de Miami, obtuvo una distinción durante la entrega de los premios Miami Life Awards.

 

A todos los futbolistas, felicidades en su día

 

El 14 de mayo de 1953 Argentina venció a Inglaterra por 3 a 1 en el Monumental. En honor a uno de los goles, el de Grillo, bautizado como el gol imposible, es que se celebra en nuestro país el Día del Futbolista.

 

  •  
1 de 2

Fuente:

 

14 de mayo de 1953. La selección Argentina jugaba contra la inglesa en el Monumental. Cerca de los 42 minutos, toma la pelota Lacasia sobre el borde del área grande y se la entrega a Grillo. Este elimina a Weight, se saca de encima a Barlow y encara al arco. Un tercer defensor se tira al piso intentando sacarla al córner pero no lo logra.

La posición de Grillo era incómoda. Estaba mano a mano con el arquero inglés pero casi sobre la línea de fondo. Ditchburn, siguiendo la lógica, sale a cortar el centro pero el delantero de Independiente remata al arco pese a tener un ángulo cerrado. Gol. 1 a 0.

Ese día nuestra selección vencía por 3 a 1 a Inglaterra y era la primera vez que la albiceleste lograba imponerse a los creadores del fútbol, pese a que los libros de estadísticas británicos se nieguen a ponerlo.

Aquel tanto de Grillo fue bautizado en aquel entonces como “el gol imposible”. Tiempo después, Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA) adoptó esa fecha, en homenaje a aquel gol, para celebrar el Día del Futbolista Argentino.

Télam

Murió Froilán González

Tenía 90 años y se destacó como el primer piloto de Ferrari en ganar un Gran Premio de Fórmula 1, en Silverstone en 1951.

15/06/13 - 08:59

A los 90 años y lleno de gloria se fue uno de los grandes pilotos que Argentina le dio al mundo: este sábado 15 de junio murió José Froilán González, quien en 1951 se anotó en la historia grande del automovilismo al entregarle a Ferrari su primera victoria en un Gran Premio de Fórmula 1.

Fue un 14 de julio de 1951 aquel día en el que “Pepe” consiguió ese hito, que en 2011 -60 años después- recibió un cálido homenaje en Inglaterra, en ese circuito donde llevó a la escudería italiana a lo más alto de un podio por primera vez. Ese día, Fernando Alonso, actual piloto número 1 de Ferrari, giró con el 375 F1 que piloteaba el arrecifeño.

Desde hacía varios meses que el ex piloto no la estaba pasando bien. Y varias cadenas se armaron a través de las redes sociales para donar sangre. Internado en el Instituto Fleming, Froilán González se despidió esta mañana para reencontrarse, seguramente, con Juan Manuel Fangio para recordar viejas épocas.

 

Froilán. González gira con la Ferrari. Nostalgia y recuerdos. archivo clarin
Froilán. González gira con la Ferrari. Nostalgia y recuerdos. archivo clarin

La extrema tacañería y avaricia de la que fue la mujer más rica del mundo

Hetty Green fue la mujer más rica y tacaña del mundo (suziecat7/Pinterest)Imagínense por un momento la siguiente escena: Último cuarto del siglo XIX, hasta Wall Street llegan varias de las personalidades más importantes de la vida política y económica de la ciudad de Nueva York. Van en sus lujosos y suntuosos carruajes y al apearse para entrar en el edificio de la Bolsa se topan con una mujer con cara de pocos amigos y vestida con viejas ropas. Todos y cada uno de esos importantes personajes se reverencian frente a ella y le rinden pleitesía, dejando atónitos a los viandantes que por allí transitaban, al ver cómo una mujer con aspecto cercano al de una sin techo era reverenciada por los más insignes hombres de la ciudad.

Evidentemente, no se trataba de ninguna vagabunda sino de Hetty Green, una mujer más temida que apreciada y que controlaba gran parte de las acciones de los grandes negocios que se movían en Wall Street.

Ese descuidado aspecto hizo que, en más de una ocasión, alguna persona que no la conocía le diese una limosna, la cual no devolvía, a pesar de poseer una inmensa fortuna.

[Relacionado: Getty, el multimillonario que se negó a pagar el rescate de su nieto]

A lo largo de cuatro décadas (entre finales del siglo XIX y principios del XX) Hetty Green fue considerada como la mujer más rica del mundo, a la vez que se había ganado el de ser la más tacaña y avariciosa, debido a que no gastaba ni un centavo de más ni perdonaba ni una sola de las deudas que alguien había contraído con ella a través de su negocio de prestamista.

Muchos eran los importantes empresarios de Nueva York que tenían alguna deuda asumida con la señora Green, por lo que su fama de implacable la llevaba a ser temida por la mayoría de ellos. No le importaba dejar a familias enteras sin su hogar si con ello podía satisfacer el cobro de una deuda.

Este comportamiento la llevo tener como apodo el mote de “la bruja de Wall Street”.

Muchos son los episodios que destacan en su vida por el que la hacían merecedora de tal sobrenombre, aunque quienes más tuvieron que soportar su extrema tacañería fueron los propios miembros de su familia.

Sonado fue en su momento el contrato prematrimonial que hizo firmar al que sería su esposo y por el que no se podría beneficiar de un solo dólar de ella. Pero sus hijos Edward y Sylvia fueron los realmente afectados, ya que a pesar de tener como madre a la mujer más rica del mundo vivieron de una forma totalmente austera y sin un solo capricho.

Hetty Green fue conocida como la bruja de Wall Street (Wikimedia commons)Hetty Green en lugar de tener una casa en propiedad en la que residir prefería hacerlo en una lúgubre pensión a las afueras de Manhattan. Siempre vestía con las mismas ropas y no se cambiaba de vestido hasta que éste no se caía de viejo. La comida la compraba en economatos y adquiría los productos más baratos, además de que en más de una ocasión había llegado a acudir a comedores sociales, con tal de ahorrarse el gasto que suponía comer.

Incluso en cuestiones de salud fue tremendamente agarrada, no queriendo gastar ni un solo dólar más de lo necesario e incluso negándose a llamar a un médico para que atendiese a alguno de sus hijos.

Esta actitud fue fatal para la salud del pequeño Edward quien tras caer y fracturarse la pierna, su madre no quiso gastar dinero en pagar los servicios de un médico y prefirió curarlo ella misma, con la consecuencia de que la herida gangrenó y al niño hubo que apuntarle la pierna.

[Te puede interesar: El hombre que se enriqueció con los monstruos]

Siendo ya anciana, Hetty Green requirió de los cuidados y servicios médicos, pero impidió que se contratase a enfermeras o doctor alguno, intentando corregirse ella misma la grave hernia colocándose una tablilla de madera que se la oprimiese y así ahorrarse los 150 dólares que costaba la operación.

Tras sufrir una apoplejía (consecuencia de la cual fallecería en 1916 a la edad de 81 años) su hijo contrató los servicios de una enfermera para que la cuidara, pero la hacía ir vestida de calle y con ropas baratas para hacer creer a su madre de que se trataba de una voluntaria social que acudía gratuitamente.

Tras la muerte de Hetty Green se calcula que la fortuna que tenía ascendía a cerca de doscientos millones de dólares (que actualmente serían alrededor de los dos mil millones de dólares).

Durante los siguientes 20 años de vida que le quedaron, Edward se dedicó a dilapidar la parte de la herencia que recibió, despilfarrándola en juergas, juego y amantes. Mientras, su hermana Sylvia siguió llevando una vida totalmente austera y tras fallecer en 1951 todo el patrimonio familiar fue a parar a la beneficencia, siendo repartido entre 63 organizaciones benéficas.

Hetty Green, “la bruja de Wall Street”, no solo pasaría a la historia por ser la mujer más rica del siglo XIX, sino que llegaría a ser incluida en las primeras ediciones del Libro Guinness de los récords como la mujer más tacaña y avara del planeta.



Crímenes en la Mendoza moderna
Tal vez han cambiado el vocabulario y la forma de presentar estas noticias, pero las tragedias no sólo siguen sucediendo, sino desgraciadamente aumentando. Algunos casos pasaron a la historia.
martes, 20 de octubre de 2009

Eduardo Ayassa eayassa@losandes.com.ar
Debieron pasar muchos, pero muchos años para que las noticias policiales tuvieran su propio espacio en los medios gráficos. Las primeras crónicas o relatos relacionadas con el accionar de ladrones, asaltantes, violadores u homicidas tenían un espacio reducido. Era, al decir de muchos, un subgénero dentro del periodismo escrito, casi emparentado con la promiscuidad, pero mucho más con la pobreza.

Así, las páginas policiales, sin una identificación propia, fueron tomando frases que se reiteraron entonces: se desató un "incendio dantesco o voraz; pudo ser una verdadera tragedia", como prólogo de algún accidente en las rutas o "cinematográfica persecución" (entre delincuentes y policías). Sin embargo, con los años esos términos fueron pasando de moda.
Hoy la terminología cambió. Ya no sorprenden ni a quien escribe ni a los lectores palabras como: secuestro-express, motochorro, salideras bancarias o delito de cuello blanco (del inglés white collar crime) y que ha sido, en muchos casos pero sólo para algunos, la puerta de ingreso a la literatura nacional.

En este repaso de 126 años, algunos de los casos más relevantes ocuparon, de acuerdo a la época, un apretado lugar reducido en columnas, mientras que otros más cercanos a nuestros días llegaron a las tapa con destacados titulares y fotografías, ocupando páginas completas.

Allá por 1916

Tuvo su espacio y por sus características se convirtió en un caso enigmático para la época. Los responsables fueron José y Marcos Leonelli; dos nombres y un mismo apellido para una serie de asesinatos descubiertos un 20 de diciembre. El cuerpo de Tufik Ladekani estaba enterrado en un sótano y fue el primero de una serie a la que le siguieron Julián Azcona, que se encontraba enterrado en una caballeriza y Juan Dávila, que apareció después de desagotar un pozo séptico. Hubo más muertes, pero no se pudo identificar a los asesinos, aunque todas las sospechas señalaban a los hermanos.
La década del '60

El fiscal Roberto Lavado cerró su intervención en el segundo juicio por el Crimen de Villa Seca con esta frase: "Este caso va a figurar en la antología de los casos penales célebres y es lo que nos tiene que volver cautos y hacer que la causa sea perfectamente fallada". Mas el triple crimen quedó impune.
 
Fue descubierto el jueves 28 de setiembre de 1961, cuando aparecieron los cuerpos de Antonio Alonso (36), su reciente esposa Julia Bilmore (30) y un empleado de nacionalidad boliviana, Carmelo Quispe (25). El caso obligó a realizar dos juicios. Uno en noviembre de 1963 y el segundo tres años después. En Tunuyán y todo el Valle de Uco se habló de robo y también de droga, hubo algunos detenidos pero ningún culpable.

Esa misma década hubo otro caso: Avelino Maure fue maestro y profesor de miles de mendocinos. Era un hombre respetado y muy querido, por eso sorprendió que una noche cuando transitaba por la calle Las Cañas recibiera más de 20 puñaladas y un tremendo golpe en la cabeza que terminaron con su vida.

Fue el 16 de setiembre de 1969. Cuatro horas más tarde la Policía acusó del crimen del profesor a su esposa, Susana Arbues y al amante de ésta, Rodolfo Giménez Jáuregui. Ambos terminaron en la cárcel, después de un juicio que empezó el 9 de agosto de 1971 y que, como pocos, acaparó la atención popular que se agolpó en las escalinatas del Poder Judicial, después de desbordar la sala de audiencias y los pasillos de la Tercera Cámara del Crimen.

Infanticidios

En 1994, un 22 de agosto, ocurrió uno de los crímenes múltiples más aberrantes, que conmocionó a todo el país y que tuvo como escenario una humilde vivienda de Tres Porteñas. Ese día, Julio César Giménez degolló a sus cuatro hijos: Marina (7), Ana (6), Carlos (5) y Juan Exequiel (2).

Un par de años más tarde (10 de junio de 1996), Ayrton Brian Godoy, de 3 años apareció enterrado en un descampado de Guaymallén. Hasta esa hora, la imagen de Yoryi, como era conocido, había empapelado la zona del Unimev, de donde se dijo había sido secuestrado. Murió como consecuencia de los golpes dados por el padre, que junto a la madre, terminaron en la cárcel.

Corría el año '99, cuando la pequeña Rosario Belén Amitrano, de un año y 6 meses, murió en un hospital como consecuencia de los malos tratos provocados por su padre, Alejandro Amitrano, quien desde ese momento se encuentra prófugo de la Justicia.

El 5 de marzo de 2003, una madre de 17 años apuñaló a su bebé de 5 meses porque lloraba, según declaró en el juicio que la condenó a perpetuidad.

Mucho más cerca en el calendario y con un juicio reciente contra algunos de los responsables, está el caso de Micaela Reina, de 12 años, que fue encontrada asesinada en el interior de una pileta de una bodega abandonada de Guaymallén. Fue el 17 de mayo de 2007.

Entre muchos, un caso

Era un alumno más entre un contingente que desde Moreno (en la Provincia de Buenos Aires) había llegado al sur mendocino convocado por las bellezas de El Nihuil y Valle Grande, en un viaje de egresados. Se llamaba Sebastián Bordón y estaba a punto de cumplir 19 años. Desapareció unos días antes y después de una búsqueda sorprendente fue encontrado muerto en el fondo de un barranco del Cañón del Atuel.
 
Ahí se comprobó que había sido brutalmente golpeado, lo que después quedó demostrado en el juicio que se hizo en el año 2000.

Precisamente en esas audiencias -que duraron meses- quedó demostrado que varios efectivos de la fuerza de seguridad provincial proporcionaron información falsa para desviar la investigación, mientras el cuerpo sin vida del joven fue colocado en el fondo de un barranco para simular un accidente, una trama que quedó vacía de sustento a la hora del juicio.

Por el homicidio, fueron procesados 5 policías y un civil y posteriormente condenados, en un fallo que muchos califican de brillante, y que fue conocido el 14 de diciembre de 2000.

El presente

Con palabras tomadas de la jerga policial, el lunfardo que se habla en las cárceles y los términos jurídicos de profesionales y magistrados, la crónica policial se ha ido ampliando con el tiempo y Los Andes ha sido un fiel testigo de ese cambio.
 
     

Los sangrientos asesinatos de los hermanos Leonelli

En 1916, la provincia se conmocionó por el asesinato del prestamista Ladekani en manos de los hermanos José y Marcos Leonelli. Asesinos en serie, en una historia espeluznante.

Los sangrientos asesinatos de los hermanos Leonelli
José y Marcos Leonelli, rostros que recorrieron el país.

Notas Relacionadas

miércoles, 26 de julio de 2006

Esta historia ocurrió en 1916 y es una de las más sangrientas en los archivos policiales mendocinos. Se trata del asesinato en masa de varios habitantes de la provincia (algunos de ellos de origen sirio y español) ejecutados por los hermanos Marcos Mauricio y José María Leonelli.

Muertes espeluznantes, y una sombra de terror que envolvió a los Leonelli desde su niñez, en una historia que conmocionó a la provincia y al país.

Mi vecino, el asesino

Era una calurosa mañana del 20 de diciembre. El matrimonio Juan Putalivo y María Milletti, que vivían en la calle Salta al 1800 de ciudad, fueron conmovidos por los gritos desgarradores que salían desde el sótano de una casa: “¡Socorro, me matan! ¡No, por favor!”

Alertados, varios vecinos de la cuadra salieron a la vereda. Acto seguido, una niña llamada Felisa Palacios corrió en busca de un policía. Al llegar a la intercepción de San Juan y San Luis, la pequeña encontró al agente Juan Guerrero Pérez. En el camino otro policía, de apellido Orozco, se unió a ellos y precipitadamente llegaron al lugar. Les costaría creer lo que iban a encontrar.

La llegada de la policía

Los vecinos se congregaron en el domicilio de Urquiza 191. Los uniformados golpearon la puerta de aquella casa pero nadie contestó. De pronto se presentó un joven en mangas de camisa, con unas manchas de sangre. “¿Que se les ofrece?”, le preguntó a los agentes. Guerrero le mencionó las denuncias, a lo que el desconocido comentó, despreocupado, que esa casa estaba abandonada y que en ella nada había ocurrido. Inmediatamente los policías penetraron en la vivienda, con cierto sospecha respecto del individuo, quien intentó darse a la fuga, pero uno de los representantes de la ley lo atrapó.

El sospechoso fue interrogado y contestó que se llamaba José María Leonelli.

Confundido por la situación, José María Leonelli, fue interrogado por los agentes y confesó que su hermano, Marcos Mauricio Leonelli, había matado a un hombre. Los efectivos policiales se dirigieron hacia el domicilio de la familia, ubicado en Urquiza 173.

Marcos Mauricio Leonelli se dio cuenta de que habían sido descubiertos y rápidamente trató de cambiarse la camisa que estaba manchada de sangre, pero fue interceptado. Las evidencias estaban a la vista. Y confesó el asesinato.

Los hermanos Leonelli quedaron detenidos, el comisario de la Tercera, Carlos Pizarro, llegó con los oficiales de investigaciones Delenba y su auxiliar Spinoza.

Los “sabuesos” comenzaron a inspeccionar distintos lugares de la casa y, al llegar a la entrada, se encontraron con un gran charco de sangre en uno de los corredores, junto al ingreso a un sótano. Sospecharon que allí habían depositado el cuerpo de la víctima.


Un macabro hallazgo

Los investigadores levantaron la tapa del sótano y bajaron las escaleras. Al llegar a un rincón, hallaron en el suelo el cuerpo inerte de un hombre joven. Su cara estaba envuelta con una lona y medio sepultado entre papeles y basura.

El inspector Spinoza dio vuelta cuidadosamente el cadáver y, al retirarle la lona, pudo notar que el cráneo estaba completamente bañado en sangre. En el cuello de la víctima se encontraba un grueso alambre retorcido, con el cual había sido estrangulado. Su vestimenta estaba hecha jirones.

El comisario Pizarro quedó sorprendido al observar que la víctima era Tufik Ladekani, un cambista de dinero nacional, de origen sirio, que operaba en importantes bancos de la ciudad.

La reconstrucción del crimen

Por la mañana, José Leonelli se encontró con Tufik Ladekani en el banco para cambiar una suma de dinero nacional. El prestamista estaba con otro amigo, a quien le dijo que lo esperara, que acompañaría al señor Leonelli a su casa para poder realizar la transacción y luego regresaría.

José Leonelli y Ladekani fueron hasta Urquiza 173 en un carruaje. Al llegar a la casa, Ladekani, sin desconfiar, entró en la vivienda. José, por su parte, simuló buscar el dinero para entregárselo. Entonces apareció su hermano Marcos e intentó sacarle unos 7.900 pesos que tenía en el saco. El joven sirio fue atacado brutalmente con un objeto de hierro hasta morir. Después trataron de borrar las evidencias. En eso, la policía ya estaba en la puerta.


La historia continúa

Los investigadores comenzaron a sospechar que no se trataba de un simple robo y muerte. Sospechaban que la casa ocultaba otras desapariciones. Y estaban en lo cierto.

El próximo miércoles, la segunda entrega. Carlos Campana - Especial para Los Andes

Vuelven a hablar de la muerte que conmovió a los mendocinos
En 1996, Yoryi Godoy fue asesinado a golpes por su padre cuando tenía tres años, ante la mirada de su madre. Ambos inventaron una historia de secuestro, pero después confesaron que el cuerpo del pequeño estaba enterrado en un baldío. Ahora, la madre goza de salidas transitorias.

El 10 de mayo de 1996, Jorge Eduardo Godoy terminó con la vida de su hijo Ayrton Yoryi Godoy, de apenas 3 años. El hombre, ante la mirada de su esposa, Graciela Camargo, le dio una tremenda paliza al niño porque no lo saludó antes de partir al trabajo.

El niño nunca recibió asistencia médica y después de agonizar durante algunas horas en su propia camita en su casa de Guaymallén,  murió por hemorragias internas. Tras varias horas, los padres fueron a verlo y se encontraron con el macabro resultado de su violencia. Para cubrir la situación, el matrimonio inventó la historia de un supuesto secuestro del niño en la playa de un supermercado de la zona.

Los mendocinos se conmovieron y movilizaron ante lo que parecía ser un ilícito. Los memoriosos recuerdan los móviles de los canales de televisión entrevistando a los padres y pidiendo colaboración a los mendocinos para dar con el paradero de Yoryi.

Pero poco a poco la historia inventada se caía, y finalmente la pareja confesó: el chico había muerto por la paliza que le dio el padre, quien posteriormente lo enterró en un descampado.

Una perra entrenada encuentra el cuerpo del niño

Tras su confesión, el hombre dijo que no recordaba con exactitud el lugar donde había ocultado el cuerpo de su hijo.  Las autoridades policiales pusieron en marcha un operativo para dar con el cadáver del niño, por lo cual pusieron en funciones a la recordada Daisy, una perra que pertenecía al equipo de Infantería de la Policía. El can logró su objetivo y señaló la zona, acortando los tiempos de búsqueda.

Al año siguiente, en julio, Godoy fue condenado a reclusión perpetua, mientras que la madre fue condenada a prisión perpetua por ser cómplice de su marido.

Si viviera, hoy Yoryi tendría 18 años. Su madre desde ahora gozará de salidas transitorias, a pesar de que el equipo criminológico que la analizó recomendó no permitirlo.

Mendoza 4 de enero de 1970: la rotura de la represa Frías

El destino, impuesto por el hombre, ha emplazado a la ciudad de Mendoza en las últimas hondonadas de la cordillera de Los Andes. A veces, pasos naturales de las aguas, esos accidentes topográficos se han ido cubriendo con el crecimiento de la ciudad.

Aquel domingo 4 de enero de 1970 se presentaba aburrido, caluroso y húmedo. No había fútbol por el receso de verano. El Parque y los cisnes del centro -que todavía funcionaban-, eran dos de las opciones 'para hacer algo' en esa jornada.

Los nubarrones negros, estaban hacia el lado de la 'boca del río' y, como decían los viejos de antaño, ello preanunciaba una tormenta de proporciones. Había llovido ese día en la zona del pedemonte (1) y el agua bajaba desde los cerros hacia los colectores naturales para detenerse en los diques de contención que rodean la ciudad.

La naturaleza pudo más que los cálculos más finos de los ingenieros y el dique Frías, ubicado en Godoy Cruz, comenzó a desbordarse hasta que se rompió, provocando que el agua bajara con fuerza inusitada hacia la ciudad. El dique Frías tenía una capacidad de 6 millones de metros cúbicos, que al colapsar se abrieron paso hacia las zonas urbanas.

Enseguida se produjeron los primeros muertos, ocupantes de viviendas instaladas en el zanjón Frías, en Villa del Parque. El frente de destrucción y muerte se extendió desde Luján hasta Las Heras.
Las imágenes posteriores quedará grabadas para siempre en muchos de los que hoy peinan canas. La calle San Martín quedó desbordada por un torrente de agua y lodo de casi un metro de alto, que arrasaba todo lo que encontraba a su paso. Mesas, sillas, automóviles y muchos transeúntes desprevenidos y sorprendidos eran llevados como papeles por la corriente. Algunos lograron salvarse tomándose de un árbol o de los semáforos que en ese entonces se ubicaban en el centro de la arteria (donde anteriormente estaban las garitas de tránsito), o eran socorridos por gente desde los edificios. Otros no corrieron la misma suerte y pasaron a engrosar la lista de 21 víctimas fatales (19 en Mendoza, 1 en San Martín y 1 en San Rafael).

Otros se salvaron por milagro. Es el caso de un oficial de Aeronáutica que esperaba a su esposa, en la vereda del edificio que la fuerza tiene en la avenida San Martín. De pronto la corriente lo arrastró varios metros, siendo rescatado frente al Automóvil Club totalmente desnudo, pero ileso.
Fue el 4 de enero de 1970 y por esas extrañas casualidades ese aluvión pudo ser visto por miles de mendocinos. En aquel entonces no existía la televisión por cable y la gente centraba su atención en los canales 7 y 9. Canal 7, precisamente, tenía sus estudios en la intersección de San Martín y Garibaldi, y los camarógrafos -a través de las ventanas- pudieron captar nítidamente la angustia de quienes desde los edificios veían crecer el agua en la calle y la desesperación de los automovilistas por abandonar sus rodados para buscar salvación.
Aquellos que viajaban desde el Este, el Norte y el Sur, tuvieron la suerte de no poder llegar a la ciudad. El puente Olive, que conectaba con Luján por calle Cervantes (todavía no existía el Acceso Sur), había sido arrastrado por el agua; los que vinculaban con Guaymallén estaban en pie, pero el agua había desbordado el canal Cacique Guaymallén y los dejaba intransitables. Lo mismo ocurría con todos aquellos que unían a la ciudad con Las Heras como consecuencia del zanjón de Los Ciruelos.

La tragedia comenzó poco antes de las seis de la tarde. El agua que bajó desde el dique colapsó el zanjón Frías. Se rompieron las lozas de los costados y los socavones en la tierra de los márgenes arrastraron viviendas y todo lo que encontraban en las cercanías. Como toda la red hídrica estaba colapsada, el agua y el lodo buscaron otra salida. Y la encontraron en la calle San Martín.

La crónica del diario Los Andes es dramática: "Un furioso torrente de agua marrón descendió de los cerros, colmó la capacidad de los zanjones y desbocó por todas las calles de la ciudad". Más adelante señalaba "casi a las 18:15 vimos bajar, rugiente, el agua por la avenida San Martín. El primer frente comenzó a llevarse las sillas y mesas ubicadas en las veredas. Poco después aumentó considerablemente el caudal de la crecida y los automóviles estacionados comenzaron a flotar. Primero se movió un coche chico y seguidamente los más grandes. La avenida San Martín se llenó de chapas que crujían", decía el periodista.

La crónica continuaba indicando que un Citroën estacionado frente al City Bank "con una familia en su interior (inclusive una criatura de meses) fue arrastrado por el agua. Afortunadamente 20 metros antes de llegar a Sarmiento chocó contra un árbol y fue encerrado por otros vehículos. Los serenos de una obra en construcción ayudaron a la familia a descender". Inclusive en la puerta del diario Los Andes se formó una cadena humana para rescatar a otra mujer en una situación desesperante.

"Contra un árbol de la vereda del Automóvil Club chocó el cuerpo de una mujer de edad. Inconsciente, fue recogida y trasladada hasta el hall de un edificio donde vive un médico que le prestó las primeras atenciones".

Hubo caos y desesperación durante la más de media hora que duró la pesadilla. Cuando pasó, las escenas eran propias de una guerra. "Aparecieron los camiones de bomberos y las ambulancias que, con sus sirenas e insistentes toques de bocinas, aumentaban la imagen de la desgracia", decía la crónica.

Las pérdidas habían sido cuantiosas (calculadas en 5.000 millones de pesos de aquella época) y las informaciones posteriores fueron más dramáticas aún. El agua había arrastrado viviendas en los barrios aledaños al zanjón de Los Ciruelos, arrancó la pasarela ubicada a la altura de calle Cipolletti y se llevó columnas de cemento. En el barrio Cívico, el agua inundó los sótanos de la Casa de Gobierno, mientras los jardines estaban cubiertos de agua, tambores de gasoil, postes, cajones, muebles, ropas y raíces. En la Cuarta Sección, las calles Coronel Díaz, Montecaseros e Ituzaingó se habían convertido en verdaderos ríos, mientras Las Heras vivía horas de angustia, especialmente en los barrios Independencia y Espejo.
A las referencias anteriores deben sumarse las pérdidas por inundaciones en Chacras de Coria, Vistalba, Costa de Araujo y Perdriel. Además de las pérdidas de cosechas, que en algunos lugares fueron totales. Como así también debe considerarse el lucro cesante, ya que muchas plantaciones no dieron frutos hasta dos años después. Finalmente se debe mencionar el daño sufrido por la red vial.

El aluvión tuvo repercusión internacional. El presidente Juan Carlos Onganía viajó a Mendoza para interiorizarse de la situación y se reunió con el gobernador José Eugenio Blanco, mientras desde Chile llegó ayuda por vía aérea.

Testimonio de los damnificados

Alfredo Del Giusti, a la sazón jefe de noticias del desaparecido diario Mendoza, se puso a la cabeza de sus cronistas y recorrió varios lugares. Tiene muchos recuerdos del hecho: "En Beltrán y Montecaseros iba circulando una carroza blanca, tirada por cuatro caballos, portando a un niño fallecido. El agua llegó al pecho de las bestias de tiro. Fue una foto premiada en un concurso internacional. Realmente era impactante".

Francisco Orsini, ex secretario de redacción del diario Los Andes: "Era un día domingo de enero y por eso había muy poca gente en el diario. La vieja redacción de Los Andes daba a calle San Martín y escuchamos gritar. Cuando nos asomamos, vimos una masa de agua y barro que bajaba con fuerza por la calle. Primero se llevó las mesas y las sillas ubicadas en las veredas y después arrasó con los autos. Fue todo sorpresivo. Los autos quedaban atorados en las esquinas junto a los semáforos o a los árboles.

"Todo duró poco más de media hora y cuando terminó parecía una guerra por las sirenas de los bomberos y las ambulancias. Ese día trabajamos a destajo y en los posteriores el tema pasaba por conocer el estado de los heridos y lo que había pasado en otros departamentos. El presidente Onganía salió por primera vez de Buenos Aires y vino a Mendoza por la gravedad del caso".
Carlos Gelabert, jubilado ferroviario: "En la Sexta Sección estaba con mi esposa cuando escuchamos el ruido del agua bajando por los zanjones. Fuimos a ver y observamos el canal desbordado, arrastrando árboles, piedras de gran tamaño y taponando los puentes. La gente de los alrededores estaba desesperada porque temía que el agua ingresara a las viviendas.

Nunca había visto tanta agua bajando desde los cerros y no había forma de controlarla. Fue impresionante".

El imprentero Jorge Oscar Cruz, entonces de 38 años, que vivía en Batalla del Pilar, se refugió con los suyos en la planta alta de la única casa de dos plantas de la cuadra. "Las casas estaban todas inundadas y había hasta un metro de agua en su interior".

Mirta Tuler en 1970 tenía 17 años y residía sobre la calle Belgrano frente al barrio Cívico, a una cuadra de Peltier. Recuerda que se encontraba con su familia en la planta alta de su casa , cuando se produjo la interrupción del servicio eléctrico. Encendieron la radio a transistores donde se informaba sobre el meteoro. Minutos después un rumor extraño, los llevó a las ventanas desde donde vieron una masa de agua muy oscura que avanzaba rápidamente cubriendo toda la calle. Tras este primer avance, el torrente se tornó más lento y pastoso. El zanjón Frías había desaparecido bajo esas aguas y junto con la calle conformaban un gran río que, frente al domicilio de Mirta, subió hasta medio metro, dejando un sedimento de 30 cm acumulado en el garage.

Como si escapara de los abrumadores recuerdos de la trágica tarde, comenta que formaba parte de un grupo literario relacionado con el escritor Ramponi. Cuya esposa quedó muy afectada por la inundación, incluso tratada psicológicamente, debido a la pérdida de sus obras pictóricas depositadas en el sótano de su casa.


Ana María Giménez, empleada: "Estábamos con mi mamá en la casa de una tía cuando vino mi primo diciendo que cerráramos todo porque se había desbordado el zanjón Frías. Así lo hicimos y pudimos salvar las pertenencias. En la casa de un vecino no había nadie. El agua presionó, rompió la puerta y las ventanas y comenzó a desvalijar la casa. Veíamos cómo salían las sillas, la heladera y hasta la ropa que esa gente había dejado fuera de los roperos. Cuando salimos, las calles eran un verdadero caos".

La profesora Nelly Gray de Cerdán, en aquella época, se aprestaba a preparar su tesis doctoral y el hecho que nos ocupa, fue el tema de la misma. Pero además de esto, fue testigo presencial de la tragedia en momentos en que regresaba de un día de campo. Cuenta que salieron aproximadamente del club en donde se hallaban, preocupados por la gran tormenta que se abatió sobre Charcas de Coria, alrededor de las cinco de la tarde, pero cuando llegaron a la intersección de la calle Ugarte y Panamericana, unos 20 m antes, el motor del automóvil se detuvo, por efecto de la fuerte lluvia y las aguas que ya corrían por el camino, salidas del cauce de un zanjón que se hallaba a esa distancia y que descendía del piedemonte. Se mantuvieron en el interior del vehículo y cuando amenguó la tormenta, limpiaron los vidrios empañados del parabrisas. Entonces observaron el patético espectáculo que traía el canal: heladeras, troncos, etc. El agua comenzó a desbordarse peligrosamente y saliendo del auto, se refugiaron en un sitio más alto, donde debieron permanecer hasta las seis de la mañana, en que el caudal descendió dejando más o menos visible el puente, por donde debían cruzarlo. 

Después vino el trabajo en la Universidad,
"Lo que ocurre, es que en aquella época no existía el criterio ecologista con que hoy tratamos estos temas, se confiaba mucho más en la tecnología, en las grandes obras. Único medio que podía darnos la protección necesaria. Actualmente, por suerte, esa filosofía de los grandes diques, se está complementando con otras obras menores, pero de gran importancia... ". La profesora Cerdán también dijo: "El hombre se ha involucrado con la naturaleza al organizar el espacio voluntaria o involuntariamente. De manera que nos movemos en medio de un paisaje fruto del hombre, antrópico, no natural. Los mendocinos hemos creado un oasis en medio del desierto, pero hemos roto un equilibrio natural. Esto hace que la labor diaria dependa de la inteligencia que el hombre emplea en defensa de  la naturaleza que pugna constantemente por imponer y mantener su ritmo".

¿Por que colapsó el dique frías?
En una de las primeras acciones gubernamentales, el Ministro de Obras y Servicios Públicos mendocino, Luis M. Magistochi, ordenó mediante Resolución Nº 1/70, la formación de una comisión que examinara técnicamente el origen del desastre. Dicha comisión fue encargada de investigar la destrucción del dique Frías. En su informe concluyó que el estado de la presa era óptimo para cumplir con el objetivo para el cual se había levantado: 'atenuación de crecientes'. Respecto al material de embanque, informó que tras una serie de verificaciones en las paredes laterales de la cuenca del Frías, aquel se encontraba a 11 m por debajo del coronamiento, que alcanzaba los 14 m desde el lecho del dique. Es decir, que el volumen de sedimentos depositados era de 3 m aproximadamente; se trata del 7,2 % (10.000 ) de la capacidad máxima de embalse, calculada en 140.000 . El mismo informe continúa diciendo que, el fenómeno del 4 de enero aportó un volumen de agua que sobrepasó la capacidad del vaso y determinó el funcionamiento forzado de la obra de toma y del aliviadero, que no lograron atenuar el caudal que bajó de la cerrillada.

Según el ministro Magistochi, el sistema estaba en perfectas condiciones y el dique Frías se hallaba limpio cuando fue inspeccionado, justamente un día antes del desastre. Sin embargo, gente del lugar dijo a la prensa que el embalse se hallaba embancado en un cuarto de su parte. A estas afirmaciones, el ministro agregó que el embanque habría ayudado a mantenerlo en pie, algunos minutos más y que de haber estado totalmente limpio, no habría contenido las aguas.


Esto nos indica, en primer lugar, una aparente contradicción en las declaraciones del funcionario y la falta de certeza en los datos que habría poseído la insitución. Luego, deducimos que el ministro acepta que el dique se hallaba embancado en un gran porcentaje, pero agrega inmediatamente que dicho estado de embancamiento habría servido para prevenir que el muro de contención se desmoronara antes. Sin demasiado conocimiento de las leyes de hidráulica, cualquiera puede deducir que el daño habría sido menor si el dique hubiera funcionado correctamente, liberando a las aguas por sus conductos correspondientes y limpios. Y que, si su destino era derrumbarse, menos nocivo habría sido, que ello se produjera antes de que la presión y el volumen de líquidos y elementos acumulados fuese mayor, sin esperar a que el embanque depositado en el lecho del dique, 'lo mantuviera en pie algunos minutos más'; afirmación esta, que pertenece al ministro Magistochi.

Vecinos y personas que lo habían visitado informaron a los medios que el dique presentaba grietas en sus paredes. Construido en 1942, bajo la direción del ingeniero Federico Tapper, quien también acudió al lugar e hizo declaraciones a la prensa, algunas de las cuales confirmarían el mal estado de conservación del Frías.

Al respecto, hay que aclarar que fue poca o nula la importancia que se dio a sus declaraciones, posiblemente muy valiosas, por su participación en la obra y por su experiencia e interés al presentarse espontáneamente, en el lugar de los hechos. También extraña que sea su única aparición en la prensa, ya que no se advierte su presencia en actividad pública alguna, después de visitar el lugar y hacer declaraciones como estas: "... el dique no funcionó gracias a la mala conservación de sus dispositivos. Con sólo tres metros de margen para trabajar desde la base de embancado hasta el coronamiento, la torre de descarga y posiblemente el canal aliviadero, no funcionó".
Aclaró luego que la pared del dique tenía por única misión evitar que el agua se filtrara a través de las piedras, es decir, era impermeabilizado; y que la contención sería realizada por acumulación de piedras. "El dique Frías fue concebido para controlar el paso del agua, no para contenerla. Los excesos de los caudales serían eliminados por la torre de evacuación y por el vertedero aliviador".

Todo el sistema dependía de un cuidado constante, consistente en el desembanque y la limpieza de las bocas de entrada de los dispositivos que permitieran una salida paulatina, del agua acumulada en el cuenco del dique. Su conclusión fue: "... imposibilitado el dique de realizar su función de drenaje y con un margen de seguridad de sólo 3 m, fue fácilmente arrasado por la masa de agua que descendió de las montañas. En buenas condiciones, los dispositivos hubieran podido impedir el desastre o, por lo menos reducir sus consecuencias".

Estas consideraciones del ingeniero Tapper, contrastan bastante con lo manifestado por el ministro Magistochi, quien parece haber reducido el control del dique, a un sobrevuelo en helicóptero, el día anterior; después del cual habría considerado que la presa se hallaba en buen estado de funcionamiento.

Sin embargo, el ingeniero Tapper, tampoco escaparía a ciertas contradicciones, o por lo menos a la falta de criterio y quizás de conocimientos de la zona y su peligro aluvional. Al seguir con la lectura del informe que presentara a la comisión antes mencionada, observamos que en el proyecto elevado al Inspector General de la ex Dirección Nacional de Irrigación, ingeniero C. A. Volpi, en mayo de 1939, el ingeniero Tapper defiende su proyecto porque reemplazaría con ventajas a otro que consideraba la construcción de dos diques: el 'A', en el sitio donde confluyen actualmente los ríos secos y forman el zanjón Frías, y el 'B' que no se ha conseguido ubicar.

Consideraba sin objeto la construcción del conducto de desagüe que atraviesa la escollera, para este tipo de presa que debía contener agua por pocas horas y para las escasas lluvias que precipitan en la cuenca.

Se aprecia aquí la falta de conocimiento del medio y la falta de experiencia, al emprender una obra que debía resguardar a una ciudad de una vía natural de aguas. Que ya en aquella época, había manifestado importantes avenidas aluvionales. Tal es el caso de la crecida de 1936, con una precipitación de 15,6 mm.

El dique propuesto regularía hasta el doble de lo registrado en aquella oportunidad. Evidentemente no sirvió para posteriores inundaciones como la registrada en 1959 y por supuesto tampoco en la de 1970.

Lo cierto es que el dique se construyó bajo la dirección de Tapper, pero su proyecto fue modificado incluyéndose la torre y el conducto de desagüe; y así mismo, la obra resultó inútil para el gran volumen de líquido y sedimentos, que fueron a dar contra el dique que no pudo evacuar los afluentes resultantes de aquel diluvio de 50 mm precipitados en una hora, aproximadamente.
Por huellas de sedimentos en las laderas de la olla, el volumen de agua y barro llegó a superar en 0,78 metros el coronamiento del dique, que cedió por la presión del material de arrastre, al no encontrar cabida en el lecho del embalse, ocupado ya por diversas capas de sedimentos acumuladas a través del tiempo.
Al respecto, la opinión en cuanto a los niveles de embanque, motivo principal para dilucidar las causas del desastre, varían según la fuente de donde provenga.
La Comisión Oficial dice que el nivel se hallaba por debajo de los 11 m de la coronación del dique, que alcanza 14; por lo tanto, la torre con celdas de desagüe de 10 metros se hallaba obstruida en un 30 %; y el canal aliviador parcialmente obstruido. Si esto es correcto y teniendo en cuenta el gran volumen de sedimentos que produjo la bajante, la obstrucción por falta de desembancado, ayudó para que el proceso se completara antes de que el dique alcanzara a evacuar. Por el contrario, en diciembre de 1939, durante la finalización de su construcción, cuando el pluviómetro ubicado en la obra registró una lluvia de 46,8 mm, el dique pudo evacuar correctamente. Es decir, con el dique terminado y en perfectas condiciones se pudo regular el agua; lo que no ocurrió el 4 de enero de 1970.
Para Tapper, el nivel de embancado habría alcanzado hasta 11 m, obstruyendo la torre y el canal aliviador.

El ingeniero Carlos Segerer, jefe técnico a cargo del despacho de la Dirección de Hidráulica, señaló en 2003: "Fue un accidente en una obra programada en la década del 30 y construida en la del 40, con las previsiones que había dado el estudio de años anteriores. Pero la naturaleza muchas veces es imprevisible". Segerer aseguró que en ese tipo de obras se trabaja de acuerdo con las estadísticas, y "a veces la naturaleza rompe esas estadísticas".

Aseguró que el dique Frías no estaba embancado y lo demostraron con fotografías aéreas tomadas dos meses antes del aluvión. "De haberlo estado, la Provincia habría perdido millones de pesos en juicios", dijo, para agregar que "la estadística marcaba una crecida máxima de 120 metros cúbicos por segundo y se previó el dique para esa cantidad. Pero como llovió durante tres días y las cuencas estaban colapsadas, ese día el caudal llegó a los 300 metros. El vertedero natural fue sobrepasado y la presa de tierra no aguantó. Ahora hemos previsto un aliviadero de 150 metros cúbicos, pero no sabemos si la naturaleza alguna vez puede llegar a hacer una mala jugada. En todo el mundo los ingenieros nunca dicen que jamás volverá a pasar, porque la que manda es la naturaleza".

Según los vecinos, la pared estaba agrietada y el zanjón, aguas abajo, no estaba asegurado con paredes de refuerzo.
Casi todos los que han expresado su opinión, coinciden en la falta de atención y mantenimiento del sistema aluvional, por lo menos en lo que se refiere a la simple observación directa de los que por esos días serían testigos del desafortunado hecho.
Después de ocurrido el siniestro, vemos aparecer los antecedentes, 1939: 46 mm, 1959 otra gran inundación pasada la cual el dique fue reparado y limpiado en 1962, después de que fuera creada la Dirección de Defensa contra aluviones (Ley 2797 del 23/01/1961).

En 1967 se habría realizado el desembancado nuevamente con máquinas de la D.P.V., en el tramo comprendido entre el camino que conduce al cuenco del Frías, hasta el dique mismo, según el ingeniero Daniel E. Cardone de la Dirección de Hidráulica. Pero del desembancado del mismo cuenco nada informa. Sólo insiste en que al día de la inundación se hallaba desembancado, confirmado esto personalmente durante el mismo 4 de enero de 1970, en horas de la mañana. Agrega que esto puede ser constatado por fotografías tomadas en octubre de 1969.
Esto es curioso y hasta confunde nuestro juicio. Una vez más tenemos que hacer frente a diversas opiniones: la del responsable, quien culpa a lo impredecible de la naturaleza y que como hombre de ciencia explica la variedad de elementos que se ponen en juego en una determinada situación, que deriva en caos, según el grado y dimensión que alcancen (densidad de cúmulos, altura, humedad, tiempo de precipitación, etc.), y la del simple observador y afectado que sabiamente intuye, pero no posee los medios para hacer frente a las advertencias del espíritu.

El padre Edgard Tarico
Edgard Tarico -fallecido en 2009- era un sacerdote tercermundista que en 1970 dirigía la capilla Nuestra Señora Virgen del Valle , en Villa del Parque. Recordó: "Aquel días llovió durante horas"Por la tarde, la lluvia se detuvo y habiendo terminado sus obligaciones religiosas, salió a respirar aire fresco. Dirigiéndose casi instintivamente hacia el Frías, a tan sólo una cuadra detrás de la capilla. Con tanta agua caída, imaginó que el cauce habría crecido. Extrañamente, eso no había ocurrido. Observó la montaña advirtiendo la gran tempestad que se abatía en la cerrillada. La impresión le produjo temor.

Otros vecinos se le acercaron. Menos cautos, no presentían ninguna desgracia. Sin embargo, algunos de ellos tenían sus viviendas junto al canal y en una cavidad que abarcaba una cuadra o más, con un desnivel de alrededor  de cinco metros, respecto a la calle y al resto del barrio. Separaba a este conglomerado urbano del peligroso zanjón, un muro de unos cinco metros por tres de ancho, y de tierra. Es decir, que vivían en una verdadera olla. Incluso había algunas casas en el mismo lecho del frías. Esta situación se debía al incumplimiento del contrato de una empresa, que había extraído arena y ripio del lugar, con el compromiso de rellenar el sitio, para después proceder al loteo correspondiente. Al no producirse ninguno de los dos actos, familias procedentes de las zonas rurales excluidas de su medio -por diferentes razones- se fueron asentando en ese terreno baldío pero peligroso.
Recuerda Tarico, que trató de advertir a los vecinos pero ya era tarde. A sus espaldas un estruendo interrumpió la conversación. No estaban muy lejos de donde se iniciaba la tragedia. Algunos moradores del bajo alcanzaron a huir con lo puesto solamente, porque las aguas embistieron el muro e inundaron la olla, que pronto se convirtió en un oscuro remolino, donde la creciente penetraba fatalmente para ahogar a sus víctimas, que junto a enceres domésticos y animales, flotaban sobre las pastosas aguas. El sacerdote vio pasar los cuerpos, bajando trágicamente, enredados entre ramas y alimañas, en un viaje vertiginoso y fatal. Y no pudo más que llorar y rezar, sus manos no podían alcanzarlos sin ser arrastrado él mismo. Lentamente, las aguas fueron descendiendo.
Numerosas familias se aglutinaron en torno al padre Tarico y a su colaborador, el padre Contreras. Entre otras cosas, hizo que los afectados formaran una comisión que los mantuviera unidos y organizados, para así efectuar con éxito sus reclamos. Ante la falta de acción gubernamental, dispusieron ocupar los terrenos fiscales que se hallaban detrás del hospital José Néstor Lencinas, pero fueron desalojados por la policía montada. El grupo insistió en el pedido de carpas que se consiguieron.

Ante la noticia de la llegada del presidente Onganía a la provincia, el ex sacerdote organizó una convocatoria, para que se hicieran reclamos al primer mandatario. Pero, como lo prueban las crónicas periodísticas, Onganía y su comitiva, cruzaron velozmente las calles de Villa del Parque, para dirigirse directamente y visitar solamente el destruido dique Frías. Esta indiferencia, motivó que Tarico organizara una poblada, que anunció por el altavoz de la Capilla. Rápidamente una columna de cerca de quinientas personas, se dirigió hacia la casa de gobierno, donde concluiría la visita del presidente. Con sus pancartas ignoradas por la comitiva, llegaron a la explanada. La concurrencia se había aumentado con otro grupo proveniente de una zona también muy afectada de Godoy Cruz: 'Confín Desagüe'.

Todo fue inútil. Ignorados por los funcionarios, estos sólo accedieron a reunirse con Tarico, quien se negó por no permitir que lo acompañaran algunos de los damnificados. Entre cánticos nacionales y voces de protesta, fueron dispersados por la policía, mientras en el interior del edificio de gobierno se homenajeaba al presidente, con el almuerzo, antes de su partida en visita oficial a Chile.


Conclusión del licenciado José Osvaldo Antequera
Tras el desarrollo de los acontecimientos relatados, de las erráticas primeras declaraciones en torno a lo acaecido el fatídico domingo 4 de enero de 1970, que costó tantas vidas y bienes, mucho se dijo y especuló. Si bien es cierto que también se asumieron responsabilidades, fueron de carácter tardío. Tan tarde, que a un año del desastre, en plena y nueva temporada estival y con peligro de grandes precipitaciones, el panorama del Fías continuaba igual.
Vendrían otros hombres, más capaces y con más elementos a su alcance que capitalizarían la experiencia...
Es difícil hacer un análisis pormenorizado de todos y de cada uno de los elementos que engloban el fenómeno aluvional, por el tipo de comportamiento que manifiestan; pero existen y siempre han existido las señales de la naturaleza, en evidente advertencia. 

Creemos que lo ocurrido, fue por falta de toma de conciencia, responsabilidad real y estudio de las condiciones ambientales que nos rodeaban.
  1. Pedemonte o piedemonte: falda, II. parte baja de un monte.
Fuentes:
Licenciado José Osvaldo Antequera, "El fenómeno aluvional en Mendoza: experiencia y conciencia del 4 de enero de 1970".
Luis A. Fermosel, "A 33 años del trágico aluvión", diario Los Andes 04/01/2003. 

 

RECOPILACIONES DE HISTORIAS, LEYENDAS DE MI PATRIA